CI­TROËN Y PEU­GEOT, CON GRIP CON­TROL.

Es­tos dos SUV ur­ba­nos con ADN co­mún lle­gan car­ga­dos de ar­gu­men­tos co­mer­cia­les co­mo es la nue­va va­rian­te Rip Curl del di­ver­ti­do Cac­tus y el resty­ling es­té­ti­co del cui­da­do Peu­geot 2008. Dos op­cio­nes pa­ra dis­tin­guir­se en la ciu­dad

Car and Driver (Spain) - - ESTE MES -

No só­lo tie­nen uno de los me­jo­res mo­to­res Die­sel del pa­no­ra­ma por su con­su­mo, sino que 2008 y C4 Cac­tus Rip Curl sa­len al campo con to­das las ga­ran­tías.

Tras unos años al­go eclip­sa­dos por las mar­cas ger­ma­nas, pa­re­ce que los fa­bri­can­tes ga­los vuel­ven a afi­nar su dia­pa­són au­to­mo­vi­lís­ti­co. Bue­na mues­tra son los dos co­ches de es­ta com­pa­ra­ti­va; dos mo­de­los que tie­nen mu­cho más en co­mún de lo que pa­re­ce.

Por un la­do el Cac­tus es­tre­na es­te aca­ba­do 'sur­fe­ro' en co­la­bo­ra­ción con la fir­ma de sport­wear Rip Curl, dis­po­ni­ble en cin­co to­na­li­da­des de ca­rro­ce­ría y con un equi­pa­mien­to ex­clu­si­vo que in­clu­ye la ru­le­ta Grip Con­trol que va­ría el con­trol de trac­ción pa­ra lo­grar ma­yor ad­he­ren­cia al cir­cu­lar so­bre fir­mes des­li­zan­tes. Pe­se a que se de­no­mi­na C4 Cac­tus, re­cor­dar que es­te mo­de­lo es­tá desa­rro­lla­do a par­tir de la pla­ta­for­ma del C3 aun­que, pa­ra ser sin­ce­ros, sus co­tas y su ima­gen ex­te­rior lo po­si­cio­nan más co­mo un com­pac­to que co­mo un uti­li­ta­rio. La ver­dad es que su ima­gen es de lo más atrac­ti­va y so­fis­ti­ca­da, gra­cias en gran me­di­da a lo an­cho y ba­jo que es y a los pro­tec­to­res la­te­ra­les de plás­ti­co lla­ma­dos Air­bump. Da gus­to des­cu­brir que las crea­cio­nes de Ci­troën vuel­ven a te­ner ese to­que chic, atre­vi­do y so­fis­ti­ca­do que las hi­zo fa­mo­sas du­ran­te los años 70 y 80.

Más que ur­ba­nos

El Peu­geot, por su par­te, de­ri­va del ur­bano 208, y aca­ba de re­ci­bir un resty­ling es­té­ti­co y me­cá­ni­co que le ha sen­ta­do de ma­ra­vi­lla. Lu­ce un as­pec­to mu­cho más se­rio y ro­tun­do, con el que

in­ten­ta re­cu­pe­rar su po­si­ción de mar­ca fran­ce­sa con ca­li­dad. Sin du­da va por el buen ca­mino.

El in­te­rior del C4 es muy so­fis­ti­ca­do y ex­tre­ma­da­men­te atrac­ti­vo. Los ma­te­ria­les son de bue­na fac­tu­ra, con ajus­tes cer­te­ros y un di­se­ño de lo más atre­vi­do que en­con­tra­mos en la ac­tua­li­dad. Una pe­na que es­te en­torno tan agra­da­ble se vea per­ju­di­ca­do por de­ta­lles co­mo la au­sen­cia de asi­de­ros su­pe­rio­res pa­ra los acom­pa­ñan­tes o por unas ven­ta­ni­llas tra­se­ras que se abren só­lo en ti­po com­pás. El equi­pa­mien­to se en­ri­que­ce en es­ta ver­sión con una pan­ta­lla cen­tral ti­po ta­blet de sie­te pul­ga­das des­de la que ma­ne­jar la ma­yor par­te de los au­to­ma­tis­mos, asis­ten­te de arran­ca­da en pen­dien­tes, park as­sist, cá­ma­ra tra­se­ra y te­cho pa­no­rá­mi­co.

El Peu­geot si­gue fiel a su re­vo­lu­cio­na­ria po­si­ción de con­duc­ción con un vo­lan­te mi­núscu­lo y muy ba­jo. La ver­dad es que al prin­ci­pio es ex­tra­ño, pe­ro cuan­do nos acos­tum­bra­mos re­sul­ta de lo más agra­da­ble, aun­que nos cues­ta creer que és­te sea un mo­ti­vo de com­pra pa­ra na­die. El en­torno es ele­gan­te y muy ela­bo­ra­do en cuan­to a ca­li­da­des, con unos aca­ba­dos so­brios que trans­mi­ten ca­li­dad y buen gus­to y de­ta­lles tan cui­da­dos co­mo unas ti­ras de led que re­co­rren el te­cho lon­gi­tu­di­nal­men­te. En ma­te­ria de ha­bi­ta­bi­li­dad, las co­tas son li­ge­ra­men­te me­no­res que las del Cac­tus –ex­cep­to la al­tu­ra–, aun­que tam­bién per­mi­ten al­ber­gar a cua­tro ocu­pan­tes sin nin­gún pro­ble­ma y con un ma­le­te­ro muy si­mi­lar.

Se­rio y ele­gan­te

Ex­te­rior­men­te su ima­gen es aho­ra más ele­gan­te y con­tun­den­te, un de­ta­lle in­dis­pen­sa­ble pa­ra los cros­so­ver de pe­que­ño ta­ma­ño. El aca­ba­do Allure de es­ta com­pa­ra­ti­va cuen­ta tam­bién con la ru­le­ta Grip Con­trol –las mis­ma del Ci­troën– que en co­la­bo­ra­ción con unos neu­má­ti­cos que obli­ga­to­ria­men­te de­ben ser M+S – mud and snow– nos per­mi­te cir­cu­lar so­bre su­per­fi­cies des­li­zan­tes al po­der es­co­ger en­tre are­na, nie­ve, ba­rro, nor­mal o con­trol de es­ta­bi­li­dad des­co­nec­ta­do. Es­to, uni­do a que am­bas ca­rro­ce­rías es­tán li­ge­ra­men­te so­bre­ele­va­das so­bre el sue­lo, nos per­mi­tin al­gu­na li­cen­cia pa­ra tran­si­tar so­bre pis­tas o ca­mi­nos, pe­ro te­nien­do siem­pre cla­ro que sus li­mi­ta­cio­nes son ob­vias y que no tie­nen 4x4.

Las reac­cio­nes del Ci­troën pa­re­cen ta­mi­za­das por un co­la­dor de con­fort. To­do ocu­rre de for­ma sua­ve y pre­de­ci­ble. La co­mo­di­dad es lo pri­me­ro, y los ocu­pan­tes se dan cuen­ta des­de los pri­me­ros me­tros. Las sus­pen­sio­nes aís­lan el ha­bi­tácu­lo de la ca­rre­te­ra de for­ma ex­ce­len­te, pe­ro

Nin­guno pue­de mon­tar trac­ción in­te­gral, pe­ro am­bos cuen­tan con Grip Con­trol

al vo­lan­te no de­tec­ta­mos in­cli­na­cio­nes exa­ge­ra­das ni re­bo­tes en los cam­bios de apo­yo. Sin du­da la pues­ta a pun­to de la amor­ti­gua­ción es uno de sus pun­tos fuer­tes, a lo que hay que aña­dir un ais­la­mien­to acús­ti­co bueno. La sen­sa­ción de se­gu­ri­dad en au­to­pis­ta es al­ta, y nos in­vi­ta a ex­pri­mir los 100 ca­ba­llos de su mo­tor tur­bo­dié­sel por en­ci­ma de los 160 ki­ló­me­tros/hora, to­do ello sin que la sen­sa­ción de ve­lo­ci­dad sea no­ta­ble.

En el Peu­geot las co­sas son di­fe­ren­tes, sin que ello sig­ni­fi­que que se per­ju­di­que la co­mo­di­dad. El con­duc­tor, gra­cias en gran me­di­da al mi­núscu­lo vo­lan­te, es mu­cho más par­tí­ci­pe de la con­duc­ción, con un tac­to más de­por­ti­vo que lo ha­ce más ágil y di­ná­mi­co en ca­rre­te­ras na­cio­na­les. Los cam­bios de apo­yo no son un pro­ble­ma, y só­lo cuan­do va­mos muy pa­sa­dos el con­trol de es­ta­bi­li­dad po­ne las co­sas en su si­tio al ins­tan­te, al­go muy pa­re­ci­do a lo que su­ce­de en el Ci­troën. Ade­más en am­bos ca­sos los con­tro­les de es­ta­bi­li­dad vuel­ven a co­nec­tar­se au­to­má­ti­ca­men­te por en­ci­ma de los 50 ki­ló­me­tros/hora.

El mo­tor, ex­cep­cio­nal

El pro­pul­sor que mue­ve a am­bos es un pro­di­gio de apro­ve­cha­mien­to en la zo­na me­dia del cuen­ta­vuel­tas, es de­cir en­tre 1.500 y 3.800 re­vo­lu­cio­nes, to­do ello con unos con­su­mos sen­ci­lla­men­te bri­llan­tes y una ci­fra de par que nos per­mi­te ade­lan­tar sin te­ner que re­cu­rrir al cam­bio con de­ma­sia­da fre­cuen­cia; una pe­na que la ca­ja sea de cin­co ve­lo­ci­da­des. Di­fe­ren­cias mí­ni­mas en el pre­cio mar­can dis­tan­cia en­tre dos mo­de­los en los que su es­té­ti­ca de­be­ría con­di­cio­nar tu de­ci­sión fi­nal de com­pra.

No es sen­ci­llo en­con­trar co­ches con un con­su­mo ho­mo­lo­ga­do real tan ba­jo

# IVÁN MIN­GO CH­RIS­TIAN COL­ME­NE­RO

CO­SAS DE LA IMA­GEN. El Cac­tus arries­ga con un di­se­ño ca­si fu­tu­ris­ta; el 2008 es fiel a la tra­di­ción.

ES­PE­CIA­LES. El Grip Con­trol de­be fun­cio­nar obli­ga­to­ria­men­te con neu­má­ti­cos de es­pe­ci­fi­ca­cio­nes pa­ra ba­rro y nie­ve –M+S.–. DE­TA­LLES. Pe­se a una ca­pa­ci­dad muy si­mi­lar, la bo­ca de car­ga del Peu­geot es más am­plia que la del Cac­tus, lo que me­jo­ra la fun­cio­na­li­dad. BUEN CAM­BIO. Desa­rro­lla­do por ZF, el se­lec­tor Quicks­hift de con­ver­ti­dor de par es más rá­pi­do de lo pre­vis­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.