EL ME­JOR DE TO­DOS LOS TIEM­POS.

Con mo­ti­vo de su 70 aniver­sa­rio, Fe­rra­ri lan­za el que po­dría ser el úl­ti­mo Ca­va­llino Ram­pan­te con mo­tor at­mos­fé­ri­co V12 ba­jo el ca­pó… Ver­ti­gi­no­so y rá­pi­do co­mo un ca­za de combate, nos per­mi­te sa­lir de Fiorano e ir­nos a to­mar el ape­ri­ti­vo de for­ma ci­vi­li­za

Car and Driver (Spain) - - ESTE MES - # C. S.

Fe­rra­ri ce­le­bra su 70 aniver­sa­rio con el 812 Su­per­fast, un mi­sil de 800 ‘ja­cos’ con el que se pue­de co­rrer y tam­bién s ir a to­mar el ape­ri­ti­vo… Lo hemos con­du­ci­do en Fiorano, la pis­ta de prue­bas de la mar­ca, la mis­ma que uti­li­za la Scu­de­ria de F-1 pa­ra po­ner a tono sus mo­no­pla­zas.

Es la pri­me­ra vez que un Fe­rra­ri mon­ta una di­rec­ción de asis­ten­cia to­tal­men­te eléc­tri­ca

Bas­ta ci­tar Ma­ra­ne­llo pa­ra que los ver­da­de­ros ti­fo­si sien­tan es­ca­lo­fríos en el cuer­po, com­pren­si­ble si te­ne­mos en cuen­ta que aquí na­ció Fe­rra­ri ha­ce aho­ra 70 años. Las ca­rre­te­ras de los al­re­de­do­res pa­re­cen más bien el es­ce­na­rio pa­ra ro­dar una pe­lí­cu­la de épo­ca, por sus pai­sa­jes y ver­des va­lles, aun­que a no­so­tros nos re­sul­tan per­fec­tas pa­ra pro­bar un de­por­ti­vo de 800 ca­ba­llos, los mis­mos que tie­ne el nue­vo 812 Su­per­fast, el res­pon­sa­ble de nues­tro via­je a Ita­lia. La ru­ta pro­gra­ma­da en el GPS nos lle­va des­de Ma­ra­ne­llo has­ta Fiorano, una pis­ta de 2,5 ki­ló­me­tros con nue­ve cur­vas y rec­tas que Vet­tel y Räik­kö­nen se sa­ben de me­mo­ria, ya que es­te tra­za­do es el que uti­li­za el equi­po de F-1 pa­ra po­ner a tono sus mo­no­pla­zas.

Ca­si de ca­rre­ras

De ca­mino, el 812 nos pi­de que lo re­vo­lu­cio­ne­mos a fon­do. Las mar­chas caen pro­gre­si­va­men­te y ve­mos que la ca­ja de cambios fun­cio­na co­mo un re­loj, mien­tras que las le­vas per­mi­ten me­ter o qui­tar ‘hie­rros’ en las si­tua­cio­nes más ex­tre­mas por­que son gran­des y es­tán fi­jas en la co­lum­na de la di­rec­ción. No hay po­si­bi­li­dad de error. Por su par­te, el gran cuen­ta­vuel­tas, en el cen­tro del cua­dro de ins­tru­men­tos, sir­ve pa­ra con­tro­lar per­fec­ta­men­te el fun­cio­na­mien­to de un mo­tor que es­ti­ra en­tre las 3.500 y las 8.500 vueltas co­mo si fue­ra un pro­pul­sor eléc­tri­co por la for­ma que tie­ne de en­tre­ga de par, cons­tan­te en ese mar­gen.

Pe­ro lo que re­sul­ta más lla­ma­ti­vo es que si lo de­ja­mos caer de vueltas a pro­pó­si­to bas­ta con ro­zar el pe­dal del ace­le­ra­dor a cual­quier régimen pa­ra ha­cer­lo bra­mar con vi­ru­len­cia.

Co­mo es ha­bi­tual en las úl­ti­mas crea­cio­nes de la fir­ma, su com­por­ta­mien­to es­tá pro­fun­da­men­te in­fluen­cia­do por el ma­net­tino, el pe­que­ño se­lec­tor con cin­co po­si­cio­nes si­tua­do en la par­te in­fe­rior del vo­lan­te y con el que el con­duc­tor pue­de va­riar la di­ná­mi­ca. Las op­cio­nes van des­de un mo­do Wet pa­ra uso en mo­ja­do, en el que las ayu­das a la con­duc­ción son má­xi­mas, has­ta uno ESC-off en el que no hay nin­gún con­trol eléc­tri­co de por me­dio, por lo que el con­duc­tor es el úni­co res­pon­sa­ble de la ges­tión de los 800 ca­ba­llos del V12, que lle­gan ins­tan­tá­nea­men­te has­ta las go­mas tra­se­ras.

To­ma asien­to

Ya en Fiorano, ini­cia­mos las tan­das en Sport, el más sua­ve sin con­tar Wet, aun­que en el se­gun­do gi­ro de­ci­do dar el pa­so a Race. Aho­ra el co­che per­mi­te al­gún ex­ce­so a la ho­ra de apu­rar una fre­na­da y lo ha­ce con bas­tan­te se­gu­ri­dad. En el si­guien­te pro­gra­ma, co­no­ci­do co­mo TC-off, se des­co­nec­ta el con­trol de trac­ción y cuan­do di­go des­co­nec­tar es en sen­ti­do li­te­ral. No es co­mo en otros vehícu­los que cuan­do se apa­ga que­da la­ten­te pa­ra ac­tuar en ca­so de emer­gen­cia. En es­ta si­tua­ción ima­gi­na la ten­sión que pro­du­ce lle­var un co­che de 800 ca­ba­llos y ade­más con­du­cir­lo de­pri­sa… La co­sa se com­pli­ca mu­cho por­que hay que do­si­fi­car per­fec­ta­men­te dón­de y cuán­to hay que pi­sar el ace­le­ra­dor en las cur­vas pa­ra no aca­bar ha­cien­do un trom­po.

Lo más cu­rio­so es que pe­se a esa ‘pre­sión’, el 812 es un vehícu­lo muy con­for­ta­ble y fá­cil de con­du­cir, in­clu­so en una pis­ta de ca­rre­ras co­mo és­ta. El ma­ne­jo del vo­lan­te y las le­vas, la ges­tión del ma­net­tino y las sus­pen­sio­nes trans­mi­ten al pi­lo­to una sen­sa­ción de con­trol ab­so­lu­to. Y eso es al­go que ha­ce di­fe­ren­te a es­te mo­de­lo de al­gu­nos de sus an­te­ce­so­res que he po­di­do con­du­cir co­mo el 575 Su­pe­ra­mé­ri­ca, y so­bre to­do de al­gu­nos ri­va­les co­mo el Lam­borg­hi­ni Aven­ta­dor S, bas­tan­te más ra­di­cal. ➥

La di­rec­ción a las cua­tro rue­das es res­pon­sa­ble de la agi­li­dad que trans­mi­te el 812

➥ Me voy del cir­cui­to con la im­pre­sión de que es­te 812 es ex­tre­ma­da­men­te rá­pi­do en la pis­ta, a la vez que ‘có­mo­do’ pa­ra un uso dia­rio, sen­sa­ción que pue­do co­rro­bo­rar tras sa­lir a ca­rre­te­ra abier­ta y con­du­cir­lo du­ran­te unos ki­ló­me­tros a un rit­mo ‘nor­mal’. Bueno… al me­nos en es­ta zo­na don­de pe­se al es­truen­do que su­po­ne su mo­tor V12 na­die pa­re­ce in­mu­tar­se por ello. Y es que los ciu­da­da­nos de Ma­ra­ne­llo ven pa­sar ca­da día de­ce­nas de co­ches con el em­ble­ma del Ca­va­llino acom­pa­ña­dos por la ‘mú­si­ca’ de sus mo­to­res V8 o V12 sin que na­die gi­re la ca­be­za a su pa­so.

Si me pre­gun­tas, creo que lo más ra­zo­na­ble es cir­cu­lar en Sport y con el cam­bio en mo­do au­to­má­ti­co –pa­ra se­lec­cio­nar­lo sim­ple­men­te hay que pre­sio­nar el bo­tón au­to–. A par­tir de ese mo­men­to, el fun­cio­na­mien­to del 812 es ci­vi­li­za­do, la ca­ja de cambios va po­nien­do siem­pre la mar­cha más al­ta po­si­ble y ba­jan el rui­do del es­ca­pe y el con­su­mo. Pe­ro ojo, es una trans­mi­sión de Fe­rra­ri, lo que quie­re de­cir que un sim­ple pi­so­tón en el ace­le­ra­dor y el Su­per­fast ba­ja au­to­má­ti­ca­men­te tres o cua­tro mar­chas ace­le­ran­do co­mo el de­por­ti­vo más po­ten­te del mer­ca­do. Lo mis­mo su­ce­de si de­ci­di­mos in­ter­ve­nir con las le­vas. Y es que así es el Fe­rra­ri 812 Su­per­fast, con el que las cur­vas des­apa­re­cen de la ca­rre­te­ra da­da su in­creí­ble es­ta­bi­li­dad. Eso sí, hay que acos­tum­brar­se a al­gu­nos de­ta­lles co­mo el tac­to de sus fre­nos ce­rá­mi­cos que de­tie­nen el vehícu­lo en cen­tí­me­tros o un pro­pul­sor que sen­ci­lla­men­te no tie­ne fin.

Sin du­da es el me­jor de­por­ti­vo desa­rro­lla­do por Fe­rra­ri en sus 70 años. Su ca­pa­ci­dad pa­ra ser ex­tre­ma­da­men­te rá­pi­do y efi­caz a la vez que con­for­ta­ble ha­cen de él el pri­mer Fe­rra­ri de la his­to­ria uti­li­za­ble a dia­rio.

No es la pri­me­ra vez que se uti­li­za la denominación Su­per­fast ya que Fe­rra­ri lo uti­li­zó en los se­ten­ta

COM­PE­TI­CIÓN. La nue­va evo­lu­ción del vo­lan­te mul­ti­fun­ción in­clu­ye bo­tón de arran­que, ma­net­tino y con­trol de fir­me­za de las sus­pen­sio­nes.

CON CLA­SE. Pe­se al em­pu­je y el ca­rác­ter del mo­tor, no re­nun­cia al lu­jo que apor­tan unos ma­te­ria­les ex­cel­sos. El equi­po mul­ti­me­dia lle­ga a eclip­sar al V12.

NO PIERDE DE­TA­LLE. El co­pi­lo­to dis­fru­ta de una pan­ta­lla adi­cio­nal en la que se le mues­tran has­ta da­tos del or­de­na­dor de a bor­do.

DOS PLA­ZAS GENEROSAS. La gran an­chu­ra del 812 per­mi­te con­tar con dos pla­zas muy am­plias, con bac­quets que en­vuel­ven nues­tro cuer­po co­mo un guan­te.

TO­DO CORAZÓN. Con sus 800 ca­ba­llos y sus 340 ki­ló­me­tros/ho­ra de pun­ta, es el Fe­rra­ri más rá­pi­do fa­bri­ca­do en se­rie por la mar­ca.

123 POR LI­TRO. Au­men­to de ci­lin­dra­da, de pre­sión de in­yec­ción y de régimen de gi­ro pa­ra al­can­zar los 800 ca­ba­llos. Nor­mal que el ca­pó sea lar­guí­si­mo si te­ne­mos en cuen­ta que tie­ne que dar ca­bi­da a 12 ci­lin­dros in­cli­na­dos a 65°.

EN EL CIR­CUI­TO DE FIORANO. El 812 se adap­ta a la per­fec­ción a las cur­vas del tra­za­do de Fiorano, don­de lo pu­si­mos a prue­ba. VAYA TE­CHO. 10.000 re­vo­lu­cio­nes de to­pe pa­ra el V12. Las dos pan­ta­llas que ro­dean a la es­fe­ra cen­tral son di­gi­ta­les.

EX­CLU­SI­VOS. En un de­por­ti­vo no to­do es co­rrer, tam­bién hay que de­te­ner­se y los fre­nos ce­rá­mi­cos del Fe­rra­ri son es­pec­ta­cu­la­res.

QUÉ MI­RA­DA. El de­par­ta­men­to de di­se­ño de la mar­ca ha au­na­do la es­té­ti­ca tra­di­cio­nal de Fe­rra­ri con de­ta­lles más mo­der­nos, co­mo los fa­ros de led.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.