VIA­JAR CO­MO AN­TES

Sin pri­sas, con pa­cien­cia, sin elec­tró­ni­ca, ca­si sin co­mu­ni­ca­cio­nes… Pa­ra ce­le­brar los 60 años del 600 hemos vuel­to por unos días al pa­sa­do y hemos dis­fru­ta­do del 600 y ca­si de un via­je en el tiem­po # PE­DRO BERRIO MI­QUEL LISO PA­RA SEAT

Car and Driver (Spain) - - NOSTALGIA SEAT 600 -

Ho­yen día pue­de pa­re­cer una lo­cu­ra em­plear cin­co días pa­ra lle­gar des­de Ma­drid has­ta Bar­ce­lo­na, pe­ro si ese via­je se ha­ce a los man­dos de un Seat 600 por ca­rre­te­ras se­cun­da­rias, dis­fru­tan­do del tra­yec­to y vi­si­tan­do las ciu­da­des por las que se pa­sa, la co­sa cam­bia y mu­cho. Una for­ma de cir­cu­lar que ya se nos ha ol­vi­da­do, sin ra­dio, sin equi­po de mú­si­ca, sin ai­re acon­di­cio­na­do, sin ‘co­nec­ti­vi­dad’ y ca­si sin co­ber­tu­ra pa­ra el mó­vil. Una ma­ne­ra de com­par­tir es­pa­cio y tiem­po con quien nos acom­pa­ña, de con­ver­sar de ver­dad, ca­si de sin­ce­rar­se, sin más in­te­rrup­cio­nes que el ai­re que en­tra por las ven­ta­ni­llas abier­tas.

Cin­co días pa­ra lle­gar de Ma­drid a Bar­ce­lo­na, sa­lien­do del cir­cui­to del Ja­ra­ma has­ta lle­gar a Cuen­ca, de ahí a Te­ruel, pa­ra en­ca­rar la ter­ce­ra eta­pa has­ta Pe­ñís­co­la; cuar­to día ha­cia Vi­lla­fran­ca del Pe­ne­dés pa­ra ter­mi­nar la úl­ti­ma jor­na­da en el cen­tro de Bar­ce­lo­na y siem­pre por ca­rre­te­ras na­cio­na­les y se­cun­da­rias, evi­tan­do to­do lo po­si­ble cir­cu­lar por au­to­pis­tas o au­to­vías.

100 co­ches, 100 his­to­rias

To­do un re­to pa­ra el cen­te­nar de Seat 600 que, a pe­sar del buen es­ta­do de la ma­yo­ría de ellos, acu­sa­ron las al­tas tem­pe­ra­tu­ras de la pri­me­ra ola de ca­lor de es­te año, aun­que los pro­ble­mas me­cá­ni­cos fue­ron so­lu­cio­na­dos rá­pi­da­men­te por sus pro­pie­ta­rios o por los me­cá­ni­cos de la di­vi­sión de co­ches his­tó­ri­cos de Seat, ca- MI­TAD DE CA­MINO. Des­pués de su­pe­rar la du­ra prue­ba de atra­ve­sar la Sie­rra de Al­ba­rra­cín, lle­gan­do a Te­ruel. ➥

pi­ta­nea­dos por Isi­dre Ló­pez, res­pon­sa­ble de es­ta co­lec­ción. Unos me­cá­ni­cos que son ver­da­de­ros ‘ma­gos’ de la me­cá­ni­ca cur­ti­dos en la com­pe­ti­ción de al­to ni­vel y enamo­ra­dos de la mar­ca y del 600.

La ca­ra­va­na com­pues­ta por más de un cen­te­nar de 600 es ca­si un re­su­men de la his­to­ria de Es­pa­ña de los úl­ti­mos 60 años, una es­pe­cie de “Cuén­ta­me” so­bre rue­das. En­tre los par­ti­ci­pan­tes en­con­tra­mos a tres ge­ne­ra­cio­nes de una mis­ma fa­mi­lia, el abue­lo, el pa­dre y el hi­jo que rea­li­za­ban es­ta tra­ve­sía jun­tos en el 600 E que ad­qui­rió el abue­lo en 1969 y que ha­bía es­ta­do en la fa­mi­lia des­de en­ton­ces.

Un buen nú­me­ro de par­ti­ci­pan­tes eran matrimonios pa­ra los que el Seat 600 era al­go muy es­pe­cial, ya que fue su pri­mer co­che, su pri­me­ra for­ma de vi­vir y de co­no­cer mun­do, en el que via­ja­ron con

Una ca­ra­va­na que ce­le­bra la his­to­ria del que­ri­do 600 pe­ro tam­bién la de un país que se hi­zo ‘gran­de’ en 600

sus ni­ños y en el que si­guen cir­cu­lan­do aho­ra que vuel­ven a es­tar so­los, co­mo al prin­ci­pio de su re­la­ción. El 600 si­gue unien­do ge­ne­ra­cio­nes y vi­das, ha­cien­do que nie­tos vein­tea­ñe­ros com­par­tan vo­lan­te con sus abue­los o que un trein­tea­ñe­ro ame­ri­cano se enamo­ra­ra de Es­pa­ña, des­pués de una es­pa­ño­la y más tar­de del 600 con el que rea­li­za­ba la tra­ve­sía.

Jo­yas en la ca­rre­te­ra

No­so­tros hemos si­do los más afor­tu­na­dos por­que hemos po­di­do dis­po­ner de cua­tro in­ma­cu­la­dos 600 pro­ce­den­tes de la co­lec­ción de co­ches his­tó­ri­cos de Seat, per­fec­ta­men­te res­tau­ra­dos y ca­si en me­jor es­ta­do que cuan­do sa­lie­ron de la fac­to­ría de Mar­to­rell; en reali­dad tres 600 y un 800 –la ver­sión de cua­tro puer­tas–, ade­más del apo­yo de un Seat 1400 fur­go­ne­ta per­fec­ta­men­te res­tau­ra­do que tam­bién ser­vía pa­ra trans­por­tar al­gu­nos re­cam­bios y dar la no­ta de es­ti­lo y ca­si de au­ten­ti­ci­dad a la ima­gen de to­do el via­je. El nues­tro, un pre­cio­so 600 D de 1965 en co­lor cre­ma con el de­ta­lle ex­clu­si­vo de con­tar con un ori­gi­nal re­mol­que, ré­pli­ca de los uti­li­za­dos en la épo­ca.

Hoy en día que ni si­quie­ra lle­va­mos rue­da de re­pues­to en el co­che y la úni­ca he­rra­mien­ta dis­po­ni­ble en la ma­yor par­te de los co­ches es el kit de re­pa­ra­ción de pin­cha­zos, sor­pren­de la lis­ta de re­cam­bios ‘im­pres­cin­di­bles’ que la or­ga­ni­za-

ción de la TraveSeat re­co­mien­da lle­var: rue­da de re­cam­bio en bue­nas con­di­cio­nes, al­gu­nas lla­ves de las me­di­das más uti­li­za­das, agua re­fri­ge­ran­te, acei­te, ta­pa del del­co, pi­pa del del­co, bu­jías, pla­ti­nos, con­den­sa­dor, co­rreas... ade­más de otra lar­ga lis­ta de ‘acon­se­ja­bles’ co­mo bom­ba de agua, pa­lie­res, flec­to­res de pa­lier...

La pa­cien­cia va de se­rie

Ca­si 800 ki­ló­me­tros de una tra­ve­sía muy es­pe­cial que ha si­do un ho­me­na­je al inol­vi­da­ble 600, pe­ro que tam­bién es un re­cuer­do a to­dos aqué­llos que lo hi­cie­ron po­si­ble y a los que aquel pe­que­ño au­to­mó­vil les cam­bió la vi­da pa­ra siem­pre, por­que am­plió su mun­do e hi­zo más gran­de a un país en­te­ro. Una he­ren­cia, la de esas mi­les de his­to­rias, que no de­be­mos ol­vi­dar nun­ca…

IMA­GEN DE ANTAÑO. Dos sím­bo­los de nues­tra his­to­ria que se vuel­ven a en­con­trar en la ca­rre­te­ra.

3. DE OTRO TIEM­PO. Es­ta ima­gen es­tá to­ma­da en el mu­ni­ci­pio de Can­ta­vie­ja, en Te­ruel, y pa­re­ce de los años 60.

2. SIN PRI­SAS. La ca­ra­va­na, per­fec­ta­men­te or­ga­ni­za­da, ofre­cía una ima­gen de otro tiem­po que des­per­ta­ba sim­pa­tías por don­de pa­sa­ba.

4. FIN DE TRA­YEC­TO. Los más de 100 Seat 600 cum­plen su ob­je­ti­vo y com­po­nen un cu­rio­so par­que ce­rra­do en el Puer­to Olím­pi­co de Bar­ce­lo­na.

1. OB­JE­TI­VO PE­ÑÍS­CO­LA. Al fon­do ya se pue­de ver el Me­di­te­rrá­neo. La se­gun­da par­te de TraveSeat ini­cia su re­co­rri­do fi­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.