SE­GU­RI­DAD A GOL­PES

Los dum­mies o ma­ni­quíes an­tro­po­mór­fi­cos son esos ‘mu­ñe­cos’ que ve­mos re­tor­cer­se en las prue­bas de cho­que. Unos so­fis­ti­ca­dos y su­fri­dos pa­sa­je­ros que han sal­va­do mu­chas vi­das… # P. BERRIO CAR AND DRIVER/GUETTY

Car and Driver (Spain) - - MAGAZINE DUMMIES -

Es­ta­mos acos­tum­bra­dos a ver las fotos y los ví­deos de las prue­bas de cho­que y nos fi­ja­mos en có­mo que­dan los co­ches tras el im­pac­to, pe­ro la ver­dad es que sin la in­for­ma­ción que apor­tan los in­mó­vi­les ocu­pan­tes de los co­ches en esas prue­bas, los resultados no se­rían de mu­cha re­le­van­cia ya que no apor­ta­rían in­for­ma­ción so­bre las con­se­cuen­cias del im­pac­to so­bre el cuer­po hu­mano. Y ahí es don­de re­si­de la im­por­tan­cia de esos so­fis­ti­ca­dos y ca­ros ma­ni­quíes.

Los dum­mies es­tán rea­li­za­dos en ace­ro, alu­mi­nio y cau­cho, con una ‘piel’ ex­te­rior que si­mu­la la hu­ma­na. To­das sus ar­ti­cu­la­cio­nes es­tán di­se­ña­das pa­ra apro­xi­mar­se lo más po­si­ble a las de una per­so­na, re­pro­du­cien­do los mis­mos gi­ros y mo­vi­mien­tos que po­drían su­frir un hu­mano.

Pe­ro lo real­men­te im­por­tan­te no es el ex­te­rior sino to­dos los sen­so­res que lle­van en su in­te­rior y que mi­den las fuer­zas, de­ce­le­ra­cio­nes, tor­sio­nes y mo­vi­mien­tos que su­fri­ría un cuer­po hu­mano en un ac­ci­den- te. To­dos esos da­tos se re­gis­tran en una es­pe­cie de ‘ca­ja ne­gra’ que va ins­ta­la­da en el mis­mo vehícu­lo y que es la ver­da­de­ra fuen­te de in­for­ma­ción acer­ca de la se­gu­ri­dad pa­si­va de la au­to­mo­ción. El nú­me­ro de es­tos sen­so­res va­ría en fun­ción del ti­po de ma­ni­quí y del im­pac­to que se quie­re es­tu­diar pe­ro la me­dia es de unos 40 sen­so­res, co­mo mí­ni­mo.

Di­fe­ren­tes ti­pos

La va­rie­dad es muy am­plia por­que hay nu­me­ro­sas evo­lu­cio­nes pe­ro bá­si­ca­men­te son de cua­tro ti­pos. Los Hy­brid III que son los más co­no­ci­dos y se uti­li­zan pa­ra las prue­bas de cho­que fron­ta­les, los Eu­roSid-I –em­plea­dos pa­ra los im­pac­tos

la­te­ra­les–, los CRABI –que em­pe­za­ron a usar­se en 1993 y son los de ni­ño– y, fi­nal­men­te, los BIORID que se uti­li­zan pa­ra ana­li­zar los cho­ques tra­se­ros. Las di­fe­ren­cias en­tre uno y otro mo­de­lo es­tá prin­ci­pal­men­te en el nú­me­ro de sen­so­res y su co­lo­ca­ción en fun­ción del ti­po de im­pac­to que se quie­re es­tu­diar. El pre­cio de ca­da uno de es­tos dum­mies su­pera am­plia­men­te los 100.000 eu­ros y es­tán en con­ti­nua evo­lu­ción, co­mo lo es­tá la elec­tró­ni­ca, me­jo­ran­do su ca­pa­ci­dad de aná­li­sis gra­cias a nue­vos sen­so­res y sis­te­mas de aná­li­sis y me­di­ción.

Un cu­rio­si­dad es que en es­te am­bien­te de tan­ta tec­no­lo­gía y so­fis­ti­ca­ción, el sis­te­ma pa­ra de­tec­tar el pun­to de im­pac­to del cuer­po con el co­che en un cho­que es bas­tan­te ru­di­men­ta­rio: ma­qui­lla­je de di­fe­ren­tes co­lo­res que se apli­ca en los dum­mies, por ejem­plo ca­ra y hom­bros, y que que­da im­preg­na­do en los air­bags o en di­fe­ren­tes par­tes del ha­bi­tácu­lo pa­ra sa­ber con cer­te­za dón­de se ha gol­pea­do.

Los mo­de­los di­gi­ta­les

Pa­ra re­du­cir los ele­va­dos cos­tes que su­po­nen las prue­bas de cho­que y es - tos ma­ni­quíes, se han crea­do tam­bién los dum­mies di­gi­ta­les, ca­pa­ces de re­pro­du­cir, al igual que ya se ha­ce con las prue­bas de cho­que di­gi­ta­les, las con­se­cuen­cias de un ac­ci­den­te en l a pan­tal l a de un or de­na­dor.

El más co­no­ci­do es el lla­ma­do Hu­mos con una anato­mía va­ria­ble y ca­paz de ana­li­zar ti­pos de frac­tu­ras y de­for­ma­cio­nes del cuer­po hu­mano que con los mo­de­los reales no se pue­den es­tu­diar.

Pe­ro los dum­mies no so­la­men­te se uti­li­zan en las prue­bas de cho­que de au­to­mó­vi­les. Es­tos ma­ni­quíes, tan­to fí­si­cos co­mo di­gi­ta­les, se em­plean tam­bién en to­da cla­se de ar­ti­lu­gios que se mue­van y que trans­por­ten se­res hu­ma­nos, co­mo bar­cos y has­ta en el di­se­ño de las mon­ta­ñas ru­sas y otras atrac­cio­nes.

Nue­vas adap­ta­cio­nes

Los dum­mies se di­se­ñan pa­ra adap­tar­se al ma­yor por­cen­ta­je po­si­ble de la po­bla­ción, lo que se lla­ma per­cen­til, pe­ro es im­po­si­ble cu­brir to­do el es­pec­tro de las di­fe­ren­tes anato­mías hu­ma­nas. En los úl­ti­mos años la obesidad, la epi­de­mia de los paí­ses oc­ci­den­ta­les, tam­bién ha lle­ga­do a los dum­mies pa­ra en­ca­jar me­jor en las ca­rac­te­rís­ti­cas de la po­bla­ción, que en el ca­so de Nor­tea­mé­ri­ca afec­ta ya a más del 40% de los ha­bi­tan­tes. Por ello ya se han crea­do ma­ni­quíes con un ín­di­ce de ma­sa cor­po­ral de 35, lo que equi­val­dría a un es­pa­ñol de 1,73 me­tros de es­ta­tu­ra y na­da me­nos que 105 ki­lo­gra­mos de pe­so.

Los ni­ños no que­dan fue­ra de es­te pro­ble­ma y tam­bién se tra­ba­ja ya en el di­se­ño de­dum mi es in­fan­ti­les con unos cuan­tos ki­los de más en su cuer­po, al­go que ha­ce to­da­vía más com­ple­jo el di­se­ño y la efi­ca­cia de los sis­te­mas de re­ten­ción de los vehícu­los.

Los dum­mies es­tán lle­nos de sen­so­res que ofre­cen una va­lio­sa in­for­ma­ción

HA­BI­TUA­LES. La ima­gen de es­tos ‘mu­ñe­cos’ es­tá aso­cia­da a la de los es­pec­ta­cu­la­res im­pac­tos de las prue­bas de cho­que.

EN TO­DAS LAS SI­TUA­CIO­NES. Los dum­mies de em­ba­ra­za­das son ha­bi­tua­les en las prue­bas.

OBESIDAD. El so­bre­pe­so tam­bién afec­ta a es­tos su­fri­dos pro­ba­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.