Ca­rre­te­ras del ma­ña­na.

Las au­to­pis­tas del fu­tu­ro se­rán sos­te­ni­bles e in­te­li­gen­tes.

Car and Driver (Spain) - - ESTE MES - # KARAM EL SHENAWY

Aun­que mu­chas de las pe­lí­cu­las de cien­cia fic­ción de me­dia­dos y fi­na­les del si­glo XX se em­pe­ña­ran en mos­trar­nos un fu­tu­ro en el que los des­pla­za­mien­tos en co­che se rea­li­za­ban por los ai­res –to­da­vía re­cuer­do al­gu­nos tí­tu­los co­mo “Bla­de Run­ner” o “Re­gre­so al Fu­tu­ro”, en­tre otros–, lo cier­to es que de aquí a unos años, nues­tros vehícu­los se­gui­rán es­tan­do ‘pe­ga­dos’ al as­fal­to. Aho­ra bien, la mo­vi­li­dad del ma­ña­na se­rá bien dis­tin­ta a la que te­ne­mos hoy en día pues­to que, al igual que ha ocu­rri­do con ca­si cual­quier ám­bi­to que nos ro­dea, la tec­no­lo­gía en­tra­rá a for­mar par­te de ella. Así, las ca­rre­te­ras de­ja­rán de ser una mez­cla en­tre hor­mi­gón y al­qui­trán –que a su vez es un mix de ce­men­to lí­qui­do, are­na, pie­dra, gra­vi­lla y agua fría–, pa­ra es­tar com­ple­ta­men­te co­nec­ta­das con el vehícu­lo.

Un tra­ba­jo que no só­lo requiere una gran in­ver­sión –En Es­pa­ña, el cos­te me­dio por 1.000 me­tros cua­dra­dos as­cien­de a 160.094 eu­ros–, sino tam­bién de un tra­ba­jo ca­si ‘de chi­nos’ pa­ra ade­cuar la in­fra­es­truc­tu­ra a la de­man­da del fu­tu­ro. Y es que la red de ca­rre­te­ras de to­do el pla­ne­ta con­tem­pla ca­si 40 mi­llo­nes de ki­ló­me­tros, o lo que es lo mis­mo, 100 ve­ces la dis­tan­cia que se­pa­ra la Tie­rra de la Lu­na. De he­cho, cir­cu­lan­do a 100 ki­ló­me­tros/ho­ra tar­da­ría­mos 36 años en re­co­rrer­los, sin co­mer, sin dor­mir, sin re­por­tar com­bus­ti­ble ni ha­cer nues­tras ne­ce­si­da­des.

Da­tos que sir­ven pa­ra ilus­trar el enor­me es­fuer­zo que ha­bría que rea­li­zar pa­ra cam­biar to­da la red via­ria del pla­ne­ta y ade­cuar­la a las nue­vas tec­no­lo­gías que es­tán apa­re­cien­do, ta­les co­mo el co­che

au­tó­no­mo y el vehícu­lo eléc­tri­co. Sin em­bar­go, co­mo con­duc­to­res te­ne­mos que es­tar lis­tos pa­ra lo que nos tie­nen pre­pa­ra­do. Ya exis­ten cier­tos pro­yec­tos que co­mien­zan a dar las cla­ves de có­mo ges­tio­nar el po­ten­cial de las ca­rre­te­ras y, aun­que mu­chos se en­cuen­tran aún en fa­se de desa­rro­llo, las po­si­bi­li­da­des que abren tra­zan un es­bo­zo de lo que se­rán las ca­rre­te­ras en el fu­tu­ro.

Re­car­ga mien­tras conduces

Que el vehícu­lo eléc­tri­co do­mi­na­rá el sec­tor es un he­cho que na­die du­da. Aun­que pa­ra que lle­gue ese día to­da­vía hay que pa­liar uno de sus prin­ci­pa­les hán­di­caps: la au­to­no­mía. Un de­fec­to ➥

➥ que po­drá so­lu­cio­nar­se con el as­fal­to in­duc­ti­vo. Sí, al igual que los ac­tua­les te­lé­fo­nos mó­vi­les pue­den car­gar­se sin ne­ce­si­dad de ca­bles, quien con­duz­ca un au­to­mó­vil eléc­tri­co po­drá cir­cu­lar sin el mie­do ola an­sie­dad a que­dar­se ti­ra­do. Va­rias em­pre­sas han rea­li­za­do ex­pe­ri­men­tos aun­que el fa­bri­can­te Qual­comm ya ha he­cho una de­mos­tra­ción con dos Renault Kan­goo Z.E. adap­ta­dos. Ba­jo el as­fal­to, una se­rie de ca­bles con­vier­ten la vía en un ‘car­ga­dor’ que trans­fie­re ener­gía a los co­ches sin nin­gún con­tac­to gra­cias al mag­ne­tis­mo, si­mi­lar al que em­plean al­gu­nos tre­nes de inducción.

Más allá de la ya co­men­ta­da pér­di­da de an­sie­dad, las ven­ta­jas se­rían evi­den­tes: los vehícu­los se­rían más ha­bi­ta­bles gra­cias al mon­ta­je de unas ba­te­rías más pe­que­ñas, se ne­ce­si­ta­rían me­nos pie­zas de re­cam­bio y, so­bre to­do, se pres­cin­di­ría to­tal­men­te de los com­bus­ti­bles fó­si­les, lo que a su vez ayu­da­ría al me­dio am­bien­te.

Una cal­za­da muy so­lea­da

Otra me­di­da a te­ner en cuen­ta, y que es­tá re­la­cio­na­da con la an­te­rior, es la de con­ver­tir el as­fal­to en una enor­me pla­ca so­lar fo­to­vol­tai­ca. El en­car­ga­do de pre­sen­tar el pro­yec­to fue el con­sor­cio ho­lan­dés So­laRoad, el cual ya ha cu­bier­to un tra­mo de 70 me­tros con es­tos pa­ne­les. Por su par­te, el gru­po ame­ri­cano So­lar Road­way con­si­guió re­cau­dar, a tra­vés del crowd­fun­ding, na­da me­nos que dos mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra su pro­yec­to. Si bien es­tas vías tie­nen una vi­da útil de 20 años, úni­ca­men­te tar­da­rían 15 años en amor­ti­zar­se, por lo que el lus­tro res­tan­te no ge­ne­ra­ría nin­gún cos­te. Pe­ro ade­más, es­tos pa­ne­les au­men­ta­rían la se­gu­ri­dad vial, ya que en in­vierno se­rían ca­pa­ces de de­rre­tir la nie­ve gra­cias a la ener­gía al­ma­ce­na­da en unos acu­mu­la­do­res. Tras las prue­bas rea­li­za­das en Ja­pón, se com­pro­bó no so­lo su efi­ca­cia, sino tam­bién su aho­rro en lo que a re­cur­sos se re­fie­re.

El Cen­tro de Tec­no­lo­gía de Rep­sol di­se­ñó, ha­ce po­co más de tres años un pa­vi­men­to in­te­li­gen­te que se­ría ca­paz de au­to­ci­ca­tri­zar. Gra­cias a la mo­di­fi­ca- ➥

Con las au­to­vías in­duc­ti­vas, la au­to­no­mía no se­ría un pro­ble­ma pa­ra el co­che eléc­tri­co

➥ ción de los be­tu­nes que con­for­man la mez­cla, los in­ves­ti­ga­do­res es­pa­ño­les con­si­guie­ron que los po­lí­me­ros se ex­ten­die­ran al mí­ni­mo sín­to­ma de grie­ta o ba­che, es de­cir, que se re­pa­ra de for­ma au­to­má­ti­ca. Si bien la im­plan­ta­ción de es­te ma­te­rial se­ría más ca­ro que el actual, des­de la pro­pia com­pa­ñía ase­gu­ran que, a cor­to pla­zo, el aho­rro en cos­tes de man­te­ni­mien­to y re­pa­ra­ción se­ría cer­cano al 50%.

Bri­llan­do por la no­che

Es­tar ilu­mi­na­dos sin ne­ce­si­dad de te­ner que ins­ta­lar fa­ro­las pa­re­ce al­go irreal, pe­ro es­te pro­yec­to sa­lió ‘a la luz’ ha­ce unos años en Ho­lan­da, cuan­do un gru­po de in­ves­ti­ga­do­res pro­pu­so apli­car una pin­tu­ra lu­mi­nis­cen­te a la señales de la cal­za­da. De he­cho, es­to ya es una reali­dad y la au­to­pis­ta N329, en la pro­vin­cia de Noord-Bra­bant, ya po­see señales fluo­res­cen­tes.

Co­mo com­ple­men­to a di­chas mar­cas via­les, po­dría desa­rro­llar­se la de­no­mi­na­da luz in­ter­ac­ti­va. Una apli­ca­ción que con­sis­te en en­cen­der pun­tos es­tra­té­gi­cos de la ca­rre­te­ra –cru­ces, ro­ton­das, ca­rri­les de ace­le­ra­ción o sa­li­das...–, con lu­ces que se ac­ti­van en el mo­men­to en el que el vehícu­lo pa­sa jun­to a ellos. Y pa­ra ri­zar aún más el ri­zo, se ha tra­ba­ja­do en la pre­pa­ra­ción del de­no­mi­na­do Dy­na­mic Li­nes. Una so­lu­ción que po­dría eli­mi­nar, o al me­nos re­du­cir, los atas­cos, pues­to que en fun­ción del vo­lu­men de vehícu­los, cam­bia­ría la for­ma de las lí­neas blan­cas del pa­vi­men­to, pa­san­do de con­ti­nua a dis­con­ti­nua.

Se tra­ta de un pro­yec­to im­plan­ta­do por Fe­rro­vial en Da­llas –EE.UU.–. Se ba­sa en pea­jes cu­yos ca­rri­les ex­prés, o ma­na­ged la­nes, ajus­tan sus ta­ri­fas en fun­ción de la me­dia de ve­lo­ci­dad o el nú­me­ro de vehícu­los que las em­plean.

Con el em­pleo de nue­vos ele­men­tos se po­dría re­du­cir el man­te­ni­mien­to a la mi­tad

DÉJATE LLE­VAR. El vehícu­lo se con­ver­ti­rá en un es­pa­cio más de tra­ba­jo, ocio o re­lax. Aun­que pa­ra ello se­rá ne­ce­sa­rio ade­cuar las in­fra­es­truc­tu­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.