Pors­che Ca­yen­ne E-Hybrid.

3,2 a los 100.

Car and Driver (Spain) - - CONTENTS - CARLOS GAR­CÍA-AL­CA­ÑIZ

Un Pors­che que no ha­ce ruido. ¿Es­tá to­do bien? No se ha­brá ro­to na­da, ¿ver­dad? Es­to es lo que le su­ce­de a quien se sube en la ver­sión más efi­cien­te del Ca­yen­ne y des­co­no­ce que es hí­bri­da en­chu­fa­ble. En reali­dad no es di­fí­cil te­ner ese ti­po de sen­ti­mien­tos en un vehícu­lo así por­que, sea­mos rea­lis­tas, to­do el que se mon­ta en un Pors­che, es­pe­ra de­por­ti­vi­dad y no ba­jos con­su­mos. Pe­ro, ¿aca­so crees que el E-Hybrid es len­to o tor­pe? Ace­le­ra de 0 a 100 en cin­co se­gun­dos, ca­si co­mo un 911 Ca­rre­ra, y es ca­paz de mar­car­se unos tra­mos de mon­ta­ña con mu­cha sol­tu­ra a pe­sar de que la dis­tan­cia al sue­lo es muy su­pe­rior a la del fa­mo­so cupé ale­mán. Por­que si hay al­go que se ha res­pe­ta­do en el Ca­yen­ne E-Hybrid, aun anun­cian­do un con­su­mo me­dio de 3,2 li­tros a los 100, es el di­na­mis­mo, con un ta­ra­do de amor­ti­gua­ción con­for­ta­ble pa­ra cir­cu­lar por au­to­pis­tas y fir­me cuan­do to­ca en­fren­tar­se a las cur­vas; así es la ma­gia de la elec­tró­ni­ca…

Lo real­men­te im­por­tan­te en el SUV ger­mano es que lle­ga a cir­cu­lar un má­xi­mo de 44 ki­ló­me­tros en eléc­tri­co gra­cias ➥

al sis­te­ma que mon­ta. Un me­ca­nis­mo que uti­li­za ba­te­rías de io­nes de li­tio, con una ca­pa­ci­dad de 14 kWh, un 30% más que la an­te­rior ver­sión hí­bri­da del Ca­yen­ne, que da­ta de 2014. Al ir co­lo­ca­da ba­jo el pi­so del ma­le­te­ro, és­te pierde un po­co de ca­pa­ci­dad –125 li­tros–, aun­que el vo­lu­men res­tan­te si­gue sien­do so­bre­sa­lien­te –645 li­tros–. Unas pi­las que, en con­jun­to, pe­san 130 ki­los y que se car­gan en al­go me­nos de ocho ho­ras en un en­chu­fe do­més­ti­co, tiem­po que se re­du­ce a só­lo dos ho­ras y me­dia si se uti­li­za un wall­box. Por pro­tec­ción de la mis­ma, el ni­vel de car­ga os­ci­la en­tre el 15% y el 95%.

Na­da al azar

In­de­pen­dien­te­men­te de la com­ple­ji­dad téc­ni­ca del sis­te­ma, la for­ma de ma­ne­jar­lo en mar­cha es fá­cil, ya que se ha­ce a tra­vés de la ru­le­ta cir­cu­lar ubi­ca­do en la par­te in­fe­rior del vo­lan­te. Si desea­mos ro­dar en mo­do to­tal­men­te eléc­tri­co –le­tra E–, de­be­re­mos se­lec­cio­nar el pro­gra­ma E-Po­wer. La res­pues­ta del pro­pul­sor es in­creí­ble, ya que es ca­paz de po­ner­se a 135 ki­ló­me­tros/ho­ra sin con­su­mir com­bus­ti­ble y sin que eche­mos en fal­ta más ca­ba­llos ba­jo el ace­le­ra­dor. Por fun­cio­na­mien­to, ade­más de ser vá­li­do pa­ra ciu­dad, tam­bién lo es pa­ra ir por ca­rre­te­ra. Lás­ti­ma que, co­mo su­ce­de en otros au­to­mó­vi­les de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas, la autonomía ba­ja más rá­pi­do que el ki­lo­me­tra­je re­co­rri­do aun­que, por for­tu­na, el co­che se re­car­ga muy len­ta­men­te en mar­cha apro­ve­chan­do iner­cias y de­ce­le­ra­cio­nes.

Si que­re­mos que sea el pro­pio vehícu­lo el que to­me el con­trol de to­do, la op­ción es Hybrid Au­to –H–. A tra­vés de ella, el con­duc­tor só­lo se preo­cu­pa de dis­fru­tar al vo­lan­te, sa­bien­do que el Ca­yen­ne va a de­ci­dir por no­so­tros. Cuan­do lo crea con­ve­nien­te por­que se dan las cir­cuns­tan­cias, uti­li­za­rá la uni­dad eléc­tri­ca, só­lo el ga­so­li­na o re­cu­rri­rá a am­bos an­te una fuer­te de­man­da de po­ten­cia.

Pa­ra dis­fru­tar de ver­dad es­tán las fun­cio­nes Sport y Sport + –S y S+ res­pec­ti­va­men­te–, que obli­gan al V6 a es­tar siem­pre en­cen­di­do. Evi­den­te­men­te el aho­rro ener­gé­ti­co pa­sa a un se­gun­do plano en pro de las má­xi­mas pres­ta­cio­nes. ¿Re­cuer­das que al prin­ci­pio di­ji­mos que el Ca­yen­ne E-Hybrid es un Pors­che? Pues eso. Ade­más, el blo­que de com­bus­tión tra­ba­ja en un se­gun­do plano pa­ra ge­ne­rar elec­tri­ci­dad y re­car­gar las ba­te­rías pa­ra cuan­do se ne­ce­si­te más ade­lan­te.

In­cues­tio­na­ble

Más allá del pro­gra­ma ele­gi­do, a los man­dos de es­te Ca­yen­ne nun­ca se per­ci­ben ti­ro­nes o ma­las res­pues­tas, prin­ci­pal­men­te por el buen ha­cer me­cá­ni­co y por el ais­la­mien­to acús­ti­co. No ol­vi­de­mos tam­po­co

que el E-Hybrid es un SUV tan lu­jo­so co­mo es­pa­cio­so, en el que no hay na­da que des­en­to­ne, ni por aca­ba­dos ni por fun­cio­na­li­dad, a cos­ta de su­mar ex­tras. Ade­más, es­tre­na mul­ti­tud de gad­gets que no es­ta­ban dis­po­ni­bles has­ta el mo­men­to, co­mo un Head Up Dis­play en co­lor, con­vir­tién­do­se en el pri­mer Pors­che que lo ofre­ce.

La ter­ce­ra ge­ne­ra­ción ha es­tre­na­do los pi­lo­tos del 'nue­ve on­ce'. Al SUV le sien­tan real­men­te bien. SI­LUE­TA PRE­CIO­SA.

La me­cá­ni­ca fun­cio­na co­mo un re­loj: no hay ti­ro­nes ni ma­los rui­dos El con­fort de mar­cha del Ca­yen­ne es­tá fue­ra de toda du­da, en par­te por la sus­pen­sión re­gu­la­ble en­tre va­rias po­si­cio­nes. Los anagra­mas en co­lor ver­de fos­fo­ri­to y las pin­zas de freno en...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.