Ca­rre­ra de clá­si­cos.

Exis­ten mu­chos even­tos de clá­si­cos por to­da Eu­ro­pa pe­ro, en la lo­ca­li­dad ita­lia­na de Ver­nas­ca, com­bi­nan la com­pe­ti­ción con un con­cur­so de ele­gan­cia

Car and Driver (Spain) - - ESTE MES - DA­VID BARZILAY/PE­DRO BERRIO VER­NAS­CA SILVERFLAG/FCA/GETTY

La lo­ca­li­dad ita­lia­na de Ver­nas­ca se trans­for­ma con es­te cer­ta­men.

La his­to­ria de es­ta com­pe­ti­ción co­men­zó en 1953, co­mo una subida en cues­ta or­ga­ni­za­da por el Au­to­mó­vil Club de Pia­cen­za. La ca­rre­ra tu­vo mu­cho éxi­to has­ta el ce­se de su ce­le­bra­ción en 1972. En 1996 el Club Pia­cen­tino Au­to­mo­to­vei­co­li d’Epo­ca re­cu­pe­ra la prue­ba co­mo un con­cur­so de ele­gan­cia di­ná­mi­co, con el nom­bre de Ver­nas­ca Silver Flag y un re­co­rri­do si­mi­lar al que se rea­li­za­ba has­ta 1972, en­tre Cas­tell’Ar­qua­to-Li­gag­nano-Ver­nas­ca. Los vehícu­los ad­mi­ti­dos son mo­de­los de com­pe­ti­ción des­de prin­ci­pios del si­glo XX has­ta 1972, siem­pre que ha­yan par­ti­ci­pa­do en al­gún ti­po de ca­rre­ra, rally, subida o cir­cui­to.

Es­te even­to tie­ne un en­can­to y una at­mós­fe­ra amis­to­sa de com­pa­ñe­ris­mo que mu­chas prue­bas de clá­si­cos no pue­den re­pli­car y por eso atrae a par­ti­ci­pan­tes de to­do el mun­do. Al­gu­nos, co­mo el pro­pie­ta­rio de un Lan­cia Au­re­lia B20, con­du­jo su co­che des­de Nor­folk, en In­gla­te­rra, has­ta la ca­rre­ra, par­ti­ci­pó y lue­go re­gre­só con­du­cien­do has­ta su ca­sa, un to­tal de ca­si 3.500 ki­ló­me­tros.

Con sa­bor ita­liano

En es­ta ca­rre­ra to­do es pu­ra­men­te ita­liano, des­de el en­torno en el que se rea­li­zan las ve­ri­fi­ca­cio­nes y el par­que ce­rra­do, en el cen­tro de Cas­tell’Ar­qua­to, has­ta los vehícu­los de se­gu­ri­dad y or­ga­ni­za­ción, su­mi­nis­tra­dos por Ma­se­ra­ti. Pe­ro en es­ta edi­ción, la 23ª la era mo­der­na, se ren­día ho­me­na­je a los vehícu­los fran­ce­ses de com­pe­ti­ción, por lo que se le otor­gó el tí­tu­lo de ‘Vi­tes­se in blue’.

Más de 200 au­to­mó­vi­les de com­pe­ti­ción de ca­si to­das las épo­cas par­ti­ci­pa­ron du­ran­te el fin de se­ma­na del cer­ta­men, con un to­tal de 43 clá­si­cos fran­ce­ses ins­cri­tos per­te­ne­cien­tes a muy va­ria­das mar­cas, en­tre ellos Ma­tra, Peu­geot, Re­nault, BNC, Amil­car, Tal­bot, Pan­hard, Deutsch Bon­net, De­laha­ye, Ge­ko. Al­pi­ne, To­rral­ba y Salm­son. En­tre los au­to­mó­vi­les ga­los ins­cri­tos se en­con­tra­ba ➥

el pri­mer co­che fran­cés ma­tri­cu­la­do en Ita­lia, un Peu­geot Ti­po 3 de 1893.

La com­pe­ti­ción se lle­vó a ca­bo du­ran­te to­do el fin de se­ma­na con un ca­lor muy por en­ci­ma de lo ha­bi­tual, lo que hi­zo que los 8,5 ki­ló­me­tros del re­co­rri­do, con un des­ni­vel de más de 250 me­tros, es­tu­vie­ra es­pe­cial­men­te de­li­ca­do. La tem­pe­ra­tu­ra del as­fal­to lle­gó a ser tan al­ta que el fir­me se vol­vió li­ge­ra­men­te res­ba­la­di­zo y en al­gu­nos pun­tos has­ta de­ma­sia­do blan­do, lo que no im­pi­dió que to­dos se em­plea­ran a fon­do pa­ra dar un ver­da­de­ro es­pec­tácu­lo de con­duc­ción a los mi­les de es­pec­ta­do­res que des­de el vier­nes ya bus­ca­ban las me­jo­res lo­ca­li­za­cio­nes tan­to en la sa­li­da de la prue­ba en Cas­tell’Ar­qua­to co­mo en to­do el re­co­rri­do has­ta la lle­ga­da en Ver­nas­ca.

Fin de se­ma­na in­ten­si­vo

El vier­nes es el día de­di­ca­do a las ve­ri­fi­ca­cio­nes y a dos se­sio­nes de re­co­no­ci­mien­to del re­co­rri­do. El sá­ba­do se ce­le­bran dos prue­bas cro­no­me­tra­das, una por la ma­ña­na y otra por la tar­de. El do­min­go tie­ne lu­gar la úl­ti­ma de las tan­das cro­no­me­tra­das, se­gui­da del anun­cio de los re­sul­ta­dos y la en­tre­ga de pre­mios.

En­tre los fa­mo­sos pi­lo­tos par­ti­ci­pan­tes en la prue­ba se en­con­tra­ban el ex­pi­lo­to de Fe­rra­ri Fór­mu­la 1 y re­sis­ten­cia Ar­tu­ro Mer­za­rio, el ex­pi­lo­to fran­cés de ra­llies Ber­nard Dar­ni­che, la le­yen­da de Pors­che y el ga­na­dor de Le Mans Jur­gen Barth y Fran­co Pic­co, pi­lo­to ofi­cial de Ya­maha en diez edi­cio­nes del mí­ti­co Pa­rís-Da­kar.

El pre­mio pa­ra los vehícu­los pre­gue­rra fue pa­ra un Isot­ta Fras­chi­ni de 1908. El tro­feo ‘COYS Spi­rit of Mo­to­ring’ fue, co­mo no po­día ser de otra for­ma, pa­ra el Lan­cia Au­re­lia B20 por su ha­za­ña de via­jar des­de el Reino Uni­do. El ‘Best in show’ de en­tre los mo­de­los de des­pués de la gue­rra fue pa­ra un pre­cio­so Al­fa Romeo 2000 Spor­ti­va de 1954.

És­ta es una de esas prue­bas sin alar­des, abier­ta a to­dos y en la que no hay que pa­gar pa­ra asis­tir co­mo pú­bli­co, co­mo su­ce­de en otro ti­po de con­cur­sos de ele­gan­cia y con­cen­tra­cio­nes de clá­si­cos. Un fin de se­ma­na pa­ra dis­fru­tar en Ita­lia.

CURIOSIDADES. Es­te Re­nault Da­lla­mano Prototype de 1964 es una ver­da­de­ra ra­re­za.

MODESTOS PE­RO COMBATIVOS. Co­mo es­te pe­que­ño Fiat 1100 B de 1954 que fue pro­pie­dad del pi­lo­to de F-1 Lo­ren­zo Ban­di­ni.

ES­PEC­TA­CU­LAR. Un pre­cio­so As­ton Mar­tin Le Mans de 1933 en un im­pre­sio­nan­te es­ta­do de con­ser­va­ción re­co­rre la ave­ni­da prin­ci­pal de Cas­tell’Ar­qua­to.

VIA­JE EN EL TIEM­PO. Ber­nard Dar­ni­che vol­vió a po­ner­se a los man­dos de un Lan­cia Stra­tos, vehícu­lo con el que con­si­guió al­gu­nas de sus más im­por­tan­tes vic­to­rias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.