Opel Cor­sa GSi.

Las si­glas GSi re­co­gen el tes­ti­go de­ja­do por el Cor­sa OPC, brin­dan­do un con­jun­to que con­se­gui­rá al­go sen­ci­llo pe­ro com­pli­ca­do al mis­mo tiem­po: ha­cér­nos­lo pa­sar bien

Car and Driver (Spain) - - ESTE MES -

Por re­la­ción ca­li­dad-pre­cio-pres­ta­cio­nes, es uno de los mi­ni GTi del mo­men­to.

Rec­ta, ace­le­rón. Cur­va, fre­na­da y gi­ro. Stop, bor­bo­teo. Si acom­pa­ñas es­ta se­cuen­cia de un so­ni­do se­co y cons­tan­te, trans­mi­ti­do pro­ba­ble­men­te por un ins­tru­men­to de per­cu­sión, qui­zá te pa­se co­mo a mí y te ima­gi­nes, no sé muy bien por qué, el tí­pi­co anun­cio de be­bi­da re­fres­can­te. Pre­ci­sa­men­te es­to úl­ti­mo, re­fres­car, es lo que con­si­gue la va­rian­te que te­ne­mos en­tre ma­nos y que con­si­gue que el Cor­sa, en la rec­ta fi­nal de vi­da de es­ta ge­ne­ra­ción, se con­vier­ta en un mo­de­lo ex­tre­ma­da­men­te atrac­ti­vo. Tres si­glas tie­nen la cul­pa de ello: GSi. Un ape­lli­do que se­gu­ra­men­te es­tá fres­co en tu me­mo­ria gra­cias al In­sig­nia GSi, que Opel pre­sen­tó a prin­ci­pios de año y que no­so­tros ya he­mos pro­ba­do en pro­fun­di­dad en es­ta re­vis­ta, una sa­ga que co­men­zó ha­ce 34 años con aquel ma­ra­vi­llo­so Ka­dett E de 115 ca­ba­llos pa­ra, más tar­de, lle­gar a otros co­mo el Man­ta, el As­tra o, cla­ro es­tá, el Cor­sa. El uti­li­ta­rio ha si­do, jus­ta­men­te, el que más ju­go ha sa­ca­do del tér­mino Gran Sport in­jec­tion por­que son ya cin­co las ge­ne­ra­cio­nes que han lu­ci­do es­ta si­gla en el por­tón del ma­le­te­ro.

El 'gi­ra­cue­llos'

De to­das ellas, la más re­pre­sen­ta­ti­va ha si­do, sin lu­gar a du­das, la pri­me­ra… has­ta aho­ra. Ese pri­mer Cor­sa GSi de 1988 sor­pren­dió por su ex­ce­len­te re­la­ción pe­so/ po­ten­cia, con 100 ca­ba­llos pa­ra mo­ver úni­ca­men­te 820 ki­los. En cam­bio, el que he­mos po­di­do pro­bar por las re­vi­ra­das

ca­rre­te­ras de la fron­te­ra fran­co­sui­za, han con­se­gui­do que ol­vi­de­mos aquel pu­ra­san­gre tan di­ver­ti­do.

Ata­via­do con un ele­gan­te ‘tra­je’ ro­jo –tam­bién hay dis­po­ni­ble uno ama­ri­llo, me­nos dis­cre­to–, los 4,02 me­tros del tres puer­tas –úni­ca ca­rro­ce­ría dis­po­ni­ble–, en­tran di­rec­ta­men­te por los ojos. Par­te de cul­pa la tie­ne un di­se­ño ex­te­rior bien re­ma­ta­do, con ele­men­tos ex­clu­si­vos co­mo las gran­des en­tra­das de ai­re fron­ta­les, el ca­pó vo­lu­mi­no­so, las mar­ca­das ta­lo­ne­ras la­te­ra­les, la pa­rri­lla en for­ma de pa­nal de abe­ja y los re­tro­vi­so­res ex­te­rio­res aca­ba­dos en imi­ta­ción de fi­bra de car­bono. A eso se aña­de la sa­li­da de es­ca­pe cro­ma­da si­tua­da en la­do iz­quier­do, el ex­tra­va­gan­te ale­rón tra­se­ro o las pin­zas de freno en ro­jo, que se de­jan en­tre­ver en­tre los ra­dios de las vis­to­sas llan­tas de 18 pul­ga­das –de se­rie par­te con unas bi­co­lor de 17 pul­ga­das–, mon­ta­das so­bre neu­má­ti­cos Mi­che­lin Pi­lot Sport en me­di­da 215/40 ZR18.

Le bas­ta, pe­ro no le so­bra

Una si­lue­ta ex­te­rior que enamo­ra y que tie­ne su con­ti­nui­dad en un ha­bi­tácu­lo bien re­ma­ta­do con un as­pec­to ra­cing, que po­co o na­da tie­ne que en­vi­diar al del ex­tra­or­di­na­rio y ex­tin­to Cor­sa OPC. Los asien­tos de­lan­te­ros de ti­po bac­quet fir­ma­dos por Re­ca­ro –op­cio­na­les, eso sí– con­si­guen ex­tra­po­lar a sus ocu­pan­tes a cual­quie­ra de los ra­llies que se ce­le­bran en nues­tro país. No im­por­ta cuál sea tu fi­so­no­mía, que aca­ba­rás bien en­ca­ja­do en ellos sin per­der un ápi­ce de con­fort. Ele­men­to que se ro­dea de un vo­lan­te acha­ta­do en su par­te in­fe­rior fo­rra­do en cue­ro y un pe­da­lier de alu­mi­nio per­fec­to pa­ra rea­li­zar el pun­ta-tacón.

Por­que más allá de es­te sin­gu­lar di­se­ño, lo que real­men­te in­vi­ta a po­ner­lo en mo­vi­mien­to es lo que se en­cuen­tro ba­jo el ca­pó. Allí se es­con­de el blo­que de ga­so­li­na 1.4 Tur­bo mo­di­fi­ca­do es­pe­cial­men­te pa­ra la oca­sión pa­ra in­cre­men­tar la res­pues­ta al ace­le­ra­dor. Di­cho y ca­si he­cho. Por­que aun­que los 150 ca­ba­llos de po­ten­cia y 22,3 ki­lo­grá­me­tros de par sean más que su­fi­cien­tes pa­ra mo­ver los po­co más de

Más allá del di­se­ño, lo que in­vi­ta a po­ner­lo en mar­cha es el 1.4 Tur­bo

1.200 ki­los de pe­so –man­te­nien­do in­tac­to el es­pí­ri­tu de la pri­me­ra ge­ne­ra­ción–, lo cier­to es que se ha­cen vi­si­bles en cuan­to la agu­ja del cuen­ta­rre­vo­lu­cio­nes pa­sa de las 3.000 vuel­tas. Por de­ba­jo de es­te ré­gi­men, el Cor­sa GSi re­sul­ta al­go pe­re­zo­so, arras­tra­do prin­ci­pal­men­te por unos desa­rro­llos en­fo­ca­dos a no dis­pa­rar el con­su­mo –el da­to ofi­cial se mue­ve en­tre los 6,0 y los 6,4 li­tros/100 ki­ló­me­tros en fun­ción de la llan­ta y el equi­pa­mien­to–.

Si bien só­lo ne­ce­si­ta 8,9 se­gun­dos pa­ra al­can­zar los 100 por ho­ra des­de pa­ra­do y mar­car una pun­ta de 207 ki­ló­me­tros/ ho­ra –que no he­mos po­di­do con­se­guir da­da las res­tric­cio­nes de las ca­rre­te­ras sui­zas y fran­ce­sas–, el ob­je­ti­vo real de las si­glas GSi es que nos lo pa­se­mos bien por tra­mos de mon­ta­ña. Ahí es di­rec­ta­men­te don­de nos ha di­ri­gi­do la ru­ta or­ga­ni­za­da por Opel. Las es­tre­chas y re­vi­ra­das ca­rre­te­ras de la Al­sa­cia son el es­ce­na­rio ideal pa­ra sa­car ese ner­vio y ma­la le­che que le de­man­da­mos al Cor­sa más pres­ta­cio­nal. Una vez con­se­gui­mos mo­ver­nos en torno a las 3.500 y las 4.000 re­vo­lu­cio­nes, to­do son ven­ta­jas. El blo­que 1.4 Tur­bo no des­fa­lle­ce, ni si­quie­ra si apu­ra­mos has­ta las 6.500 vuel­tas, don­de se en­cuen­tra el cor­te, ya que en­tre las 5.000 y las 6.000 apa­re­ce un boost ex­tra que man­tie­ne el ré­gi­men de gi­ro a un ni­vel al­to.

El per­fec­to he­re­de­ro

No con­tes­tos con eso, se­gui­mos ele­van­do el rit­mo, ani­ma­dos por un cha­sis he­re­da­do del Cor­sa OPC fren­te al cual, el GSi apor­ta sus pro­pias cua­li­da­des. Amor­ti­gua­do­res Ko­ni con un com­pro­mi­so per­fec­to en­tre co­mo­di­dad y fir­me­za, una al­tu­ra de ca­rro­ce­ría re­ba­ja­da en 10 mi­lí­me­tros fren­te al pro­pio OPC, una di­rec­ción rá­pi­da, in­tui­ti­va y que trans­mi­te to­das nues­tras ór­de­nes o un equi­po de fre­nos con dis­cos de 308 mi­lí­me­tros co­lo­ca­dos en el eje de­lan­te­ro, con­si­guen lo que Opel nos co­men­ta­ba al prin­ci­pio de la rue­da de pren­sa: di­bu­jar una son­ri­sa en nues­tro ros­tro.

La fe­li­ci­dad ple­na lle­ga cuan­do nos anun­cian el pre­cio de­fi­ni­ti­vo, mar­ca­do en unos ac­ce­si­bles 21.500 eu­ros sin cam­pa­ñas, por lo que a po­co que in­clu­ya­mos al­gún des­cuen­to, no es des­ca­be­lla­do pen­sar que po­dre­mos te­ner un au­tén­ti­co mi­ni cohe­te apar­ca­do en nues­tro ga­ra­je por po­co más de 14.400 eu­ros.

TO­MA NO­TA. El blo­que 1.4 tur­bo con­si­gue unas pres­ta­cio­nes más que dig­nas: 8,9 se­gun­dos pa­ra pa­sar de 0 a 100 y una pun­ta de ve­lo­ci­dad de 207 ki­ló­me­tros/ho­ra.

JUGUETÓN. A po­co que se­pas ‘ha­cer­te’ con el blo­que, los 150 ca­ba­llos del mo­tor te lo ha­rán pa­sar muy bien.

Los di­se­ña­do­res ale­ma­nes han con­se­gui­do tra­zar un Cor­sa con una lí­nea muy atrac­ti­va, muscu­losa y muy de­por­ti­va. HE­REN­CIA DE­POR­TI­VA. Con és­ta son ya cin­co las ge­ne­ra­cio­nes del Opel Cor­sa que han aña­di­do el ape­la­ti­vo GSi a su ga­ma.

BIEN SU­JE­TO. Son su­ti­les, pe­ro los cam­bios efec­tua­dos en el ha­bi­tácu­lo aña­den ese to­que ra­cing que tan­to gus­ta. Des­ta­can los asien­tos fir­ma­dos por Re­ca­ro, con una su­je­ción im­pe­ca­ble –1.260 eu­ros–.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.