Ca­ra a ca­ra: Al­fa Romeo Stel­vio Qua­dri­flo­gio y Pors­che Ca­yen­ne Tur­bo.

Si ha­ce unas cuan­tas dé­ca­das al­guien hu­bie­ra pre­sa­gia­do que ten­dría­mos en el mer­ca­do un Al­fa Romeo y un Pors­che con po­ten­cias de ver­da­de­ro de­por­ti­vo y en for­ma­to to­do­te­rreno, ha­bría te­ni­do me­nos cre­di­bi­li­dad que los pre­sun­tos adi­vi­nos de la te­le­vi­sión noc

Car and Driver (Spain) - - ESTE MES - PE­DRO BERRIO CHRISTIAN COL­ME­NE­RO

¿Son tan de­por­ti­vos co­mo apa­ren­tan?

Afor­tu­na­da­men­te pa­ra no­so­tros al­gu­nos de esos plan­tea­mien­tos que pa­re­cen lo­cu­ras lle­gan a ha­cer­se reali­dad. Y aun­que so­lo po­de­mos dis­fru­tar­los unos días mien­tras du­ra la prue­ba, otros po­cos ele­gi­dos pue­den pa­gar es­tas ‘ben­di­tas lo­cu­ras’ y dar­se el pla­cer de con­du­cir­las a dia­rio.

Sus si­lue­tas, a pe­sar de ser au­tén­ti­cos SUV, son di­fe­ren­tes, con una ma­yor caí­da del te­cho en el Al­fa y un fron­tal con mu­cha per­so­na­li­dad, co­mo to­dos los mo­de­los de la mar­ca ita­lia­na. Im­po­nen­tes por su di­se­ño, por sus pro­por­cio­nes y por el in­ma­cu­la­do co­lor blan­co de nues­tras uni­da­des de prue­ba, nin­guno de ellos pa­sa des­aper­ci­bi­do y el so­ni­do de sus me­cá­ni­cas ayu­da pa­ra ha­cer­los más lla­ma­ti­vos. El Ca­yen­ne es 22 cen­tí­me­tros más lar­go que el Stel­vio y eso se no­ta en el in­te­rior, pe­ro so­bre to­do en la ca­pa­ci­dad del ma­le­te­ro.

La pre­sen­ta­ción del ha­bi­tácu­lo tam­bién es muy es­pe­cial en los dos, más de­por­ti­va y con abun­dan­tes in­ser­cio­nes de fi­bra de car­bono en el Al­fa y al­go más tec­no­ló­gi­ca y lu­jo­sa en el Pors­che, con to­do el sal­pi­ca­de­ro re­ves­ti­do en cue­ro y un ai­re más so­fis­ti­ca­do, con de­ta­lles co­mo el cie­rre au­to­má­ti­co de las puer­tas, sin ne­ce­si­dad de ter­mi­nar de en­ca­jar­las em­pu­jan­do. Aun­que la po­si­ción de con­duc­ción es ele­va­da en los dos, en el Al­fa se tie­ne la im­pre­sión de es­tar más ba­jo tan­to con res­pec­to a la ca­rre­te­ra co­mo en re­la­ción a la lí­nea de las ven­ta­ni­llas del Ca­yen­ne, que ofre­ce una ma­yor sen­sa­ción de do­mi­nio.

Los asien­tos son mag­ní­fi­cos en los dos ca­sos, con múl­ti­ples re­gu­la­cio­nes y una per­fec­ta su­je­ción la­te­ral, aun­que el ta­pi­za­do en Al­cán­ta­ra y cue­ro del Al­fa nos re­sul­ta más agra­da­ble y has­ta pa­re­ce su­je­tar me­jor el cuer­po al ser me­nos des­li­zan­tes en su par­te cen­tral por no es­tar es­ta zo­na ta­pi­za­da en cue­ro.

Po­ten­cia y pe­so, la cla­ve

En­tre es­tos dos SUV hay 40 ca­ba­llos de di­fe­ren­cia a fa­vor del Pors­che, pe­ro no to­do es so­lo cues­tión de po­ten­cia, pues el pe­so tie­ne mu­cho que de­cir. A pe­sar de que el Ca­yen­ne se ha pues­to a die­ta con res­pec­to a la an­te­rior ge­ne­ra­ción, su­pera con mu­cho las dos to­ne­la­das de pe­so. En el Al­fa se ha bus­ca­do re­ba­jar el pe­so a to­da cos­ta y pa­ra su­pe­rar los 500 ca­ba­llos uti­li­za un mo­tor V6 en lu­gar de V8 del Pors­che y re­cu­rre al em­pleo de abun­dan­te fi­bra de car­bono y alu­mi­nio, al igual que el ale­mán, pe­ro el ma­yor ta­ma­ño del ➥

Ca­yen­ne se ha­ce no­tar en la báscula. El re­sul­ta­do es que al ita­liano le fal­tan ca­si 100 ki­lo­gra­mos pa­ra lle­gar a las dos to­ne­la­das. Con es­tos da­tos la re­la­ción pe­so/ po­ten­cia es de­ter­mi­nan­te y se que­da en 3,73 ki­lo­gra­mos/ca­ba­llo en el Stel­vio por en 4,09 en el Ca­yen­ne, al­go que al fi­nal que­da re­fle­ja­do en las pres­ta­cio­nes con el cro­nó­me­tro en mano, pe­ro no en las sen­sa­cio­nes al vo­lan­te, por­que ‘sin me­di­ción’ los dos pa­re­cen es­tar a la par. Otra co­sa es el con­su­mo pe­ro re­sul­ta ca­si ab­sur­do, o al me­nos po­co ele­gan­te, ha­blar del gas­to de com­bus­ti­ble cuan­do ad­quie­res un co­che de más de 500 ca­ba­llos y con es­te ni­vel de pre­cio y ex­clu­si­vi­dad.

Má­qui­nas de pre­ci­sión

Ca­da uno de nues­tros protagonistas re­cu­rre a me­cá­ni­cas di­fe­ren­tes pe­ro con unos re­sul­ta­dos si­mi­la­res. El Stel­vio mon­ta un V6 con do­ble tur­bo y sis­te­ma de des­co­ne­xión de tres de sus ci­lin­dros cuan­do no se so­li­ci­ta to­do su po­ten­cial. El so­ni­do del es­ca­pe no es­tá ‘fil­tra­do’ por nin­gún sis­te­ma elec­tró­ni­co y su ‘mú­si­ca’ es na­tu­ral, con pe­tar­deos in­clui­dos de se­rie du­ran­te las re­ten­cio­nes. El Ca­yen­ne equi­pa un po­de­ro­so V8 con do­ble tur­bo. En los dos la ca­ja de cam­bios es au­to­má­ti­ca de con­ver­ti­dor de par, con ocho re­la­cio­nes y fa­bri­ca­da por el es­pe­cia­lis­ta ZF. En el ca­so del Pors­che cuen­ta con un sis­te­ma de cir­cu­la­ción ‘a ve­la’ pa­ra re­du­cir con­su­mo; la ca­ja de cam­bios se des­aco­pla del mo­tor cuan­do no pi­sa­mos nin­gún pe­dal y el co­che se mue­ve por iner­cia, pa­ra aho­rrar ga­so­li­na.

La ci­fra de par es más al­ta en el Pors­che, pe­ro a la ho­ra de pi­sar el ace­le­ra­dor con con­tun­den­cia la di­fe­ren­cia es ca­si in­apre­cia­ble y la ver­dad es que el con­jun­to mo­tor-cam­bio fun­cio­na de una for­ma sor­pren­den­te en los dos. Las reac­cio­nes son tre­men­da­men­te rá­pi­das, los cam­bios se su­ce­den de for­ma ca­si ins­tan­tá­nea y aun­que no son tan rá­pi­dos co­mo, por ejem­plo, el PDK de Pors­che, hay po­cas pe­gas que se les pue­dan po­ner. Los dos lle­van le­vas en el vo­lan­te pa­ra uso ma­nual, eso sí más gran­des y fá­ci­les de ‘en­con­trar’ en el Al­fa.

La trac­ción es to­tal en los dos ca­sos, co­nec­ta­ble y de re­par­to va­ria­ble en fun­ción de las con­di­cio­nes del fir­me y del ti­po de con­duc­ción pe­ro es el eje tra­se­ro el que,

con una ad­he­ren­cia per­fec­ta y en lí­nea rec­ta, re­ci­be to­da la fuer­za. La elec­tró­ni­ca se en­car­ga de mo­du­lar con una pre­ci­sión in­fa­li­ble el par que de­be re­ci­bir ca­da rue­da gra­cias al con­trol elec­tró­ni­co de los di­fe­ren­cia­les. Los dos ofre­cen di­fe­ren­tes pro­gra­mas de con­duc­ción, cua­tro en el Al­fa y cin­co en el Pors­che que aña­de uno más pa­ra cam­po con otros cua­tro sub­pro­gra­mas pa­ra di­fe­ren­tes te­rre­nos.

Bas­ti­do­res ca­si de ca­rre­ras

Un de­ta­lle im­por­tan­te es que los dos mon­tan neu­má­ti­cos de di­fe­ren­te me­di­da en los dos ejes, in­men­sos y con llan­tas de 21 pul­ga­das en el Pors­che y al­go más ra­zo­na­bles y de 20 pul­ga­das en el Al­fa, en los am­bos ca­sos Pi­re­lli P Ze­ro. Aun­que re­cu­rren a sis­te­mas de sus­pen­sión di­fe­ren­tes, el re­sul­ta­do fi­nal es so­pren­den­te en vehícu­los con su ta­ma­ño, al­tu­ra y pe­so. En am­bos dis­po­ne­mos de es­que­mas in­de­pen­dien­tes con amor­ti­gua­do­res de du­re­za re­gu­la­ble, pe­ro el Ca­yen­ne aña­de los mue­lles neu­má­ti­cos que per­mi­ten un ma­yor ran­go de con­fi­gu­ra­cio­nes, tan­to de du­re­za co­mo de al­tu­ra li­bre al sue­lo.

En el Al­fa to­do es ‘ra­cing’ des­de el pri­mer mo­men­to en que nos sen­ta­mos al vo­lan­te. El mo­tor se arran­ca con un pul­sa­dor ro­jo den­tro del pro­pio vo­lan­te y su so­ni­do ya de­no­ta que nos es­pe­ran sen­sa­cio­nes fuer­tes. El Pors­che pa­re­ce, en un prin­ci­pio, más tran­qui­lo y re­la­ja­do, pe­ro to­do es cues­tión de ju­gar con sus di­fe­ren­tes y va­ria­das po­si­bi­li­da­des de re­gla­jes de la elec­tró­ni­ca y la sus­pen­sión.

El Stel­vio es du­ro in­clu­so en los pro­gra­mas Ef­fi­ciency y Na­tu­ral, los más con­for­ta­bles, pe­ro en nin­gún mo­men­to lle­gan a ser in­có­mo­dos o po­co uti­li­za­bles en uso dia­rio. En el Ca­yen­ne las di­fe­ren­cias en­tre los di­fe­ren­tes mo­dos de con­duc­ción son más apre­cia­bles y, ade­más, el pro­gra­ma In­di­vi­dual per­mi­te re­gu­lar de for­ma in­de­pen­dien­te ca­da uno de los pa­rá­me­tros, sus­pen­sión, mo­tor, cam­bio, etc. En el pro­gra­ma nor­mal el Ca­yen­ne mi­ma a los pa­sa­je­ros y la sus­pen­sión es apre­cia­ble­men­te más sua­ve que en los mo­dos más de­por­ti­vos y tam­bién el so­ni­do del mo­tor que­da más amor­ti­gua­do en el in­te­rior del ha­bi­tácu­lo.

Los equi­pos de fre­nos es­tán a la al­tu­ra de sus pres­ta­cio­nes y no me­re­cen ➥

nin­gún re­pro­che. El Pors­che apor­ta la in­no­va­ción de sus dis­cos de hie­rro re­ves­ti­dos de car­bu­ro de tungs­teno, que le da un as­pec­to bri­llan­te. La mar­ca ase­gu­ra que es­te re­ves­ti­mien­to re­du­ce la emi­sión de las tí­pi­cas par­tí­cu­las pro­ce­den­tes de las pas­ti­llas y que su du­ra­ción es apro­xi­ma­da­men­te un 30% ma­yor. Tan­to el Al­fa co­mo el Pors­che ofre­cen la po­si­bi­li­dad de mon­tar dis­cos car­bo­no­ce­rá­mi­cos de al­to ren­di­mien­to y mu­cho más li­ge­ros. Con es­ta op­ción las pin­zas del Al­fa son ne­gras y las del Pors­che ama­ri­llas.

Te lo po­nen fá­cil

Pue­de pa­re­cer que con­du­cir vehícu­los de es­te ta­ma­ño, pe­so y po­ten­cia de una ma­ne­ra ágil y de­por­ti­va es al­go com­pli­ca­do pe­ro lo cier­to es que es to­do lo con­tra­rio. A lo pri­me­ro que hay que acos­tum­brar­se es a sus rá­pi­das y pre­ci­sas di­rec­cio­nes. Con so­lo 2,1 vuel­tas de vo­lan­te en­tre to­pes y te­nien­do en cuen­ta sus ta­ma­ños y so­bre to­do la an­chu­ra, hay que ha­cer­se con ellos pa­ra no sor­pren­der­nos por lo rá­pi­do que gi­ran.

El se­gun­do pun­to es la res­pues­ta del ace­le­ra­dor, in­me­dia­ta y muy sen­si­ble, so­bre to­do en los pro­gra­mas más de­por­ti­vos sin ol­vi­dar que en el mo­do Ra­ce del Al­fa y Sport+ del Pors­che los con­tro­les de es­ta­bi­li­dad so­lo ac­túan en ca­sos ex­tre­mos.

Pors­che y Al­fa ofre­cen una ca­li­dad de con­duc­ción sor­pren­den­te y es de lo más fá­cil ro­dar rá­pi­do, muy rá­pi­do, con ellos. El Stel­vio pu­di­mos ‘ex­pri­mir­lo’ en el cir­cui­to de As­ca­ri du­ran­te su pre­sen­ta­ción y el re­sul­ta­do no pu­do ser más sa­tis­fac­to­rio. El Ca­yen­ne sa­ca a re­lu­cir su ADN de ver­da­de­ro Pors­che y ca­si desafía la fí­si­ca por su ex­tra­or­di­na­ria es­ta­bi­li­dad y pre­ci­sión te­nien­do en cuen­ta su ta­ma­ño y pe­so. Las di­rec­cio­nes son tan rá­pi­das que in­clu­so en las cur­vas más ce­rra­das ape­nas hay que mo­ver las ma­nos so­bre el vo­lan­te.

Las sus­pen­sio­nes apo­yan al pri­mer mo­vi­mien­to del vo­lan­te, sin iner­cias ni ba­lan­ceos pa­rá­si­tos du­ran­te el tra­za­do de cual­quier gi­ro y so­lo pue­de apa­re­cer un li­ge­ro des­li­za­mien­to del eje tra­se­ro si real­men­te que­re­mos for­zar­lo y nos em­pe­ña­mos en ju­gar con el ace­le­ra­dor en pleno apo­yo. Los ba­lan­ceos que­dan to­tal­men­te con­te­ni­dos y eso ha­ce to­da­vía más evi­den­te la sen­sa­ción de con­trol, al­go que tran­qui­li­za in­clu­so a los me­nos ex­per­tos y mu­cho más si ca­be a los pa­sa­je­ros... Los equi­pos de

fre­nos son tan efi­ca­ces co­mo el res­to del bas­ti­dor, fá­ci­les de do­si­fi­car en cual­quier si­tua­ción y con un tac­to y aguan­te ex­ce­len­tes in­clu­so cuan­do va­mos ‘li­ge­ros’. No hay que ol­vi­dar que son SUV y, pre­sun­ta­men­te, na­cie­ron pa­ra po­der cir­cu­lar fue­ra del as­fal­to. En el Al­fa no hay nin­gún dis­po­si­ti­vo de ayu­da pa­ra con­du­cir en cam­po pe­ro su al­tu­ra li­bre de 20 cen­tí­me­tros y la trac­ción to­tal per­mi­ten cier­tas po­si­bi­li­da­des, aun­que ni los neu­má­ti­cos ni el re­gla­je de la sus­pen­sión son los más ade­cua­dos pa­ra pis­tas.

El Ca­yen­ne, aun­que ya no tie­ne re­duc­to­ra, no ha ol­vi­da­do que na­ció co­mo un ver­da­de­ro to­do­te­rreno en su pri­me­ra ge­ne­ra­ción y den­tro de los pro­gra­mas

de con­duc­ción cuen­ta con cua­tro op­cio­nes off-road pa­ra gra­va, ba­rro, are­na y pie­dras, ade­más de una po­si­ción de la sus­pen­sión neu­má­ti­ca que de­ja una al­tu­ra li­bre al sue­lo de ca­si 25 cen­tí­me­tros.

Cues­tión de pre­cio

Los cer­ca de 56.000 eu­ros que se­pa­ran a es­tos dos SUV de­por­ti­vos es una ci­fra con­si­de­ra­ble, pe­ro hay que te­ner en cuen­ta que el Ca­yen­ne es más gran­de, cuen­ta con ele­men­tos co­mo la sus­pen­sión neu­má­ti­ca o los fre­nos PSCB de ma­yor diá­me­tro, ade­más de fa­ros led o un sis­te­ma mul­ti­me­dia más com­ple­to con una pan­ta­lla de 12,3 pul­ga­das fren­te al de 8,8 del Al­fa. Aún así la lis­ta de op­cio­nes del

Pors­che es in­men­sa y se pue­den aña­dir mu­chos mi­les de eu­ros más en fre­nos car­bo­no­ce­rá­mi­cos –6.800 eu­ros–, es­ta­bi­li­za­do­ras ac­ti­vas –3.733 eu­ros–, di­rec­ción en las cua­tro rue­das –2.335 eu­ros–, asis­ten­tes a la con­duc­ción – 1.260 eu­ros– y op­cio­nes más en­fo­ca­das al con­fort, co­mo pue­de ser un im­pre­sio­nan­te equi­po de so­ni­do Bur­mes­ter de na­da me­nos que 1.000 wa­tios y 17 al­ta­vo­ces –5.233 eu­ros–. Los ‘ca­pri­chos’ dis­po­ni­bles en el Al­fa son los fre­nos de car­bono –8.000 eu­ros– o los asien­tos Re­ca­ro con es­truc­tu­ra de fi­bra de car­bono a la vis­ta –4.073 eu­ros–, ade­más de un po­ten­te equi­po de so­ni­do con 15 al­ta­vo­ces –1.759 eu­ros–, que ha­rá las de­li­cias de los apa­sio­na­dos de la mú­si­ca.

Ele­gan­tes y dis­cre­ta­men­te lla­ma­ti­vos, es­tos SUV se con­vier­ten en un seg­men­to apar­te

PORS­CHE CA­YEN­NE TUR­BO 550 CV 160.613 €

MAR­CAN­DO LA DI­FE­REN­CIA. Las cua­tro sa­li­das de es­ca­pe ya de­jan cla­ro que no se tra­ta de unos SUV cual­quie­ra y que aquí ‘hay ca­ba­llos’.

TECNO Y RETRO. Las cú­pu­las de la ins­tru­men­ta­ción y el di­se­ño ge­ne­ral tie­ne un ai­re clá­si­co que se com­bi­na con las nue­vas tec­no­lo­gías.

RA­CING.El Stel­vio es real­men­te de­por­ti­vo en to­do mo­men­to, aun­que uti­li­za­ble a dia­rio.

TEC­NO­LÓ­GI­CO. La enor­me pan­ta­lla de 12,3 pul­ga­das y los man­dos tác­ti­les de la con­so­la cen­tral agru­pan la gran can­ti­dad de con­tro­les dis­po­ni­bles.

EX­TRE­MO AL LÍ­MI­TE. En el Ca­yen­ne, el pa­so por cur­va pa­re­ce in­creí­ble pa­ra un vehícu­lo de su pe­so y ta­ma­ño.

DE­POR­TI­VOS DE VER­DAD. No só­lo por sus pres­ta­cio­nes, tam­bién por su im­po­nen­te com­por­ta­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.