Cur­vas con el MX-5.

La fi­lo­so­fía Jin­ba It­tai –fu­sión en­tre el con­duc­tor y el co­che– que ins­pi­ra al MX-5, al­can­za su má­xi­ma ex­pre­sión en la Trans­fa­ga­ra­san, una de las ca­rre­te­ras más es­pec­ta­cu­la­res del mun­do #

Car and Driver (Spain) - - ESTE MES - JE­SÚS CO­LLA­ZOS

Cu­bri­mos la mí­ti­ca Trans­fa­ga­ra­san con el es­pec­ta­cu­lar roads­ter.

En 1968, la Unión So­vié­ti­ca y sus alia­dos in­va­die­ron Che­cos­lo­va­quia pa­ra de­te­ner la lla­ma­da Pri­ma­ve­ra de Pra­ga, que bus­ca­ba li­be­rar­se del to­ta­li­ta­ris­mo al que es­ta­ban so­me­ti­dos. El en­ton­ces dic­ta­dor ru­mano Ni­co­lae Ceau­ses­cu, que no par­ti­ci­pó en la in­va­sión, de­ci­dió, an­te el te­mor de que pu­die­ra re­pe­tir­se al­go pa­re­ci­do, ase­gu­rar un ac­ce­so rá­pi­do ha­cia el nor­te del país a tra­vés de las mon­ta­ñas, es­ta­ble­cien­do una ru­ta más fá­cil de de­fen­der que los de­más pa­sos exis­ten­tes en los Cár­pa­tos me­ri­dio­na­les.

Es­ta ru­ta, que atra­vie­sa los mon­tes Fa­ga­ras, co­nec­ta las re­gio­nes his­tó­ri­cas de Va­la­quia y Tran­sil­va­nia y es una de las ca­rre­te­ras más bo­ni­tas y di­ver­ti­das pa­ra con­du­cir. Fue cons­trui­da en­tre 1970 y 1974 por las fuer­zas ar­ma­das, con sol­da­dos de re­em­pla­zo sin ex­pe­rien­cia en des­mon­tes de te­rreno o vo­la­du­ras, que tu­vie­ron que tra­ba­jar con más de 6.000 to­ne­la­das de ex­plo­si­vos en un cli­ma al­pino a más de 2.000 me­tros de al­ti­tud. Se­gún ci­fras del ejer­ci­to, unos 40 per­die­ron la vi­da en es­ta obra, aun­que fuen­tes no ofi­cia­les si­túan es­ta ci­fra en va­rios cen­te­na­res.

Don­de no hay rec­tas

A lo lar­go de sus 90 ki­ló­me­tros, la tam­bién lla­ma­da ‘la lo­cu­ra de Ceau­ses­cu’ nos lle­va has­ta una al­tu­ra de 2.034 me­tros pa­san­do en­tre los pi­cos más al­tos del país, el Mol­do­vea­nu y el Ne­goiu,

en una su­ce­sión de hor­qui­llas y cur­vas con subidas y ba­ja­das abrup­tas, uni­das por tra­mos rec­tos tan cor­tos, que no dan tiem­po pa­ra to­mar­se un res­pi­ro. Y es aquí don­de Maz­da nos ha per­mi­ti­do dis­fru­tar de la ver­sión más po­ten­te del MX-5 2019, el roads­ter bi­pla­za más ven­di­do en el mun­do. Me­nos mal que es­ta­mos en ve­rano por­que la Trans­fa­ga­ra­san per­ma­ne­ce ce­rra­da en­tre los me­ses de oc­tu­bre a ju­nio por la nie­ve, que pue­de lle­gar a los tres me­tros de al­tu­ra, sin ex­cluir que al­gún año, una ne­va­da ex­tem­po­rá­nea en agos­to obli­gue a prohi­bir la cir­cu­la­ción.

Es­ta ver­sión es la que más ha evo­lu­cio­na­do de ca­ra a 2019, so­bre to­do en la me­cá­ni­ca. Su mo­tor dos li­tros pa­sa de 160 a 184 ca­ba­llos de po­ten­cia y alar­ga su ré­gi­men de fun­cio­na­mien­to has­ta las 7.500 re­vo­lu­cio­nes. Gra­cias al tra­ba­jo rea­li­za­do a ni­vel de ges­tión de la ad­mi­sión y el es­ca­pe y al ali­ge­ra­mien­to de pie­zas mó­vi­les, la cur­va de par, ca­si ho­ri­zon­tal, nos per­mi­te dis­po­ner del 80% de la ci­fra má­xi­ma des­de las 2.000 vuel­tas, lo que ha­ce que su res­pues­ta y fle­xi­bi­li­dad ha­yan me­jo­ra­do sen­si­ble­men­te res­pec­to al an­te­rior mo­de­lo.

El mo­tor nos gus­ta des­de el arran­que, con un so­ni­do po­ten­te y vi­bran­te. Su em­pu­je es cons­tan­te des­de aba­jo y no se ha­ce ne­ce­sa­rio es­ti­rar­lo has­ta su má­xi­mo ré­gi­men pa­ra ir rá­pi­do. La su­ce­sión de apo­yos nos con­fir­ma sus ex­ce­len­tes cua­li­da­des ru­te­ras en un fir­me a ve­ces irre­gu­lar, y la ca­li­dad de la ca­ja de cam­bios, rá­pi­da y pre­ci­sa, a la que he­mos he­cho tra­ba­jar du­ro. Co­mo op­ción pue­de mon­tar una au­to­má­ti­ca de seis re­la­cio­nes con con­ver­ti­dor de par pe­ro, a fal­ta de prue­ba, nos pa­re­ce que la fi­lo­so­fía del MX-5 de­can­ta la de­ci­sión por el cam­bio ma­nual de se­rie.

La di­rec­ción es­tá en con­so­nan­cia con el equi­li­brio di­ná­mi­co con­se­gui­do. Res­pon­de con sua­vi­dad y efi­ca­cia y en to­do mo­men­to nos ha­ce sen­tir­nos ple­na­men­te due­ños del tra­za­do.

His­to­rias tru­cu­len­tas

El re­gre­so, por la mis­ma ru­ta ya co­no­ci­da, nos em­pu­ja a ex­pri­mir un po­co más sus cua­li­da­des bus­can­do ma­yor emo­ción sin que lle­gue­mos a acer­car­nos a los lí­mi­tes del Maz­da, que es­tán mu­cho más allá de lo que nues­tra pru­den­cia acon­se­ja. Aun así, en al­gu­nas cur­vas y con el pi­so mo- ja­do, lle­ga­mos a agra­de­cer el con­trol de es­ta­bi­li­dad, que ayu­da a no me­ter­nos en si­tua­cio­nes apu­ra­das.

En el re­co­rri­do nos en­con­tra­mos con las rui­nas del cas­ti­llo de Vlad III el Em­pa­la­dor. Nos des­ani­ma el he­cho de que hay que su­bir 1.500 es­ca­lo­nes pa­ra lle­gar a sus puer­tas, da­da su si­tua­ción en lo al­to de un pre­ci­pi­cio, que le per­mi­tió con­te­ner la in­va­sión oto­ma­na. Fue su cruel­dad la que ins­pi­ró a Bram Sto­ker pa­ra dar vi­da al igual­men­te san­gui­na­rio Con­de Drá­cu­la, que ve re­fle­ja­do su nom­bre en el cam­ping si­tua­do al pie del cas­ti­llo…

El MX-5 más ven­di­do es el dos li­tros con te­cho du­ro y má­xi­mo equi­pa­mien­to

MITICA 7C. Una ex­cur­sión re­co­men­da­ble pa­ra dis­fru­tar con­du­cien­do, con la po­si­bi­li­dad de apro­ve­char las ru­tas de sen­de­ris­mo en ple­na na­tu­ra­le­za. So­bran los re­cuer­dos en for­ma de pe­ga­ti­nas en las se­ña­les.

La estética ex­te­rior e in­te­rior no su­fre mo­di­fi­ca­cio­nes, tan só­lo es­tre­na nue­vos co­lo­res pa­ra las llan­tas de alea­ción. BI­PLA­ZA. Es su con­fi­gu­ra­ción na­tu­ral. El te­cho re­trác­til pue­de ser ma­nual, de lo­na o rí­gi­do eléc­tri­co. És­te se des­plie­ga en 13 se­gun­dos, lo que lo con­vier­te en el más rá­pi­do del mer­ca­do. SIN CAM­BIOS DE DI­SE­ÑO.

El con­duc­tor ha si­do el eje pa­ra si­tuar pe­da­les, vo­lan­te y re­lo­jes, con el res­to de ele­men­tos fá­cil­men­te ac­ce­si­bles. Es muy fá­cil ha­cer el pun­ta-tacón… SIMETRÍA PER­FEC­TA.

Su ori­gen gla­ciar man­tie­ne la tem­pe­ra­tu­ra del agua por de­ba­jo de 3° en pleno ve­rano. Des­de 2006, se cons­tru­ye un ho­tel en in­vierno con sus blo­ques de hie­lo, al que só­lo se ac­ce­de por te­le­fé­ri­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.