La ven­ta­na

Casa Viva - - Sumario - MARCEL BENEDITO, DIRECTOR DE CA­SA VIVA

Los millennials con­fi­gu­ran una ge­ne­ra­ción que, ade­más de te­ner nom­bre co­lec­ti­vo pro­pio, pa­re­ce sa­ber lo que quiere. O lo que no quiere. Los ex­per­tos en Bus­si­nes Ma­na­ge­ment es­tán muy preo­cu­pa­dos con es­ta ge­ne­ra­ción por­que 1. Es la que vie­ne nos gus­te o no y con la que van a te­ner que con­tar y li­diar ya mis­mo. 2. Pa­re­ce que el di­ne­ro no lo es to­do pa­ra ellos. 3. Vis­ten muy ra­ro. Es­te úl­ti­mo pun­to no es im­por­tan­te ya que las ca­jas de aho­rro com­pro­ba­ron du­ran­te la cri­sis có­mo las cor­ba­tas no eran ga­ran­tía de na­da. El se­gun­do pun­to es el que real­men­te mos­quea a los ob­ser­va­do­res de ten­den­cias da­do que se­rá la pri­me­ra vez en va­rias ge­ne­ra­cio­nes que la gen­te jo­ven no se mue­va por di­ne­ro. Y re­sul­ta que las em­pre­sas es­tán muy preo­cu­pa­das por atraer y re­te­ner ta­len­to ya que los asun­tos re­la­ti­vos al mun­do di­gi­tal son co­sa de es­ta ge­ne­ra­ción y ahí no hay quien les to­sa. Pues si no se mue­ven a cam­bio de un buen suel­do ¿qué es lo que les mo­ti­va? Les mo­ti­va el es­pa­cio don­de tra­ba­jan, los ho­ra­rios fle­xi­bles, la vi­da sa­na y el buen ro­llo en ge­ne­ral; tam­bién el suel­do, pe­ro no en pri­me­ra ins­tan­cia. Y las ofi­ci­nas se adap­tan a to­do ello pa­ra cap­tar su aten­ción y se­du­cir­les con sus can­tos de si­re­na mo­ti­va­do­res, sus gad­gets tec­no­ló­gi­cos y sus fut­bo­li­nes en las zo­nas de des­can­so (el efec­to Goo­gle, quién lo iba a de­cir con la de ho­ras que per­di­mos en los Re­crea­ti­vos Gui­nar­dó).

Mien­tras tan­to, en el mun­do real y do­més­ti­co del ho­gar, los ex­per­tos en in­mo­bi­lia­ria re­si­den­cial y los cons­truc­to­res y ar­qui­tec­tos ni si­quie­ra se plan­tean que los millennials va­yan a pe­dir una hi­po­te­ca, ni mu­cho me­nos que ten­gan unos gus­tos es­pe­cí­fi­cos. Pues se­rán los de siem­pre, se di­cen: unos aca­ba­dos de al­to stan­ding y unas ma­ni­llas de ca­te­go­ría. El ta­ma­ño de la co­ci­na, la con­fi­gu­ra­ción de los dor­mi­to­rios, las zo­nas co­mu­nes, las nue­vas tec­no­lo­gías y de­más son te­mas ' que no ha­ce fal­ta re­plan­tear por­que ya es­tán re­suel­tos des­de ha­ce dé­ca­das. Pe­ro, ¿es­ta­mos se­gu­ros de que los millennials no pre­fie­ren otra co­sa?

Que ten­gan pas­ta pa­ra com­prar­se un pi­so es cues­tión de tiem­po, es­pe­cial­men­te si te­ne­mos en cuenta la ab­so­lu­ta in­com­pe­ten­cia di­gi­tal del co­mún de los mor­ta­les que na­ci­mos en el ca­du­co si­glo XX. Tal vez tam­po­co les se­duz­can las mis­mas vi­vien­das que a sus ma­dres o abue­las y pre­fie­ran al­go di­fe­ren­te. O tal vez no. Pe­ro en to­do ca­so, no leo informes so­bre es­te te­ma, ni na­da que se pa­rez­ca de le­jos a una pros­pec­ción so­bre gus­tos en cues­tión de vi­vien­das, o ten­den­cias so­cia­les, por par­te de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes. Mien­tras el mun­do de la em­pre­sa or­ga­ni­za jor­na­das con­ti­nua­men­te pa­ra dis­cu­tir el te­ma con sus ex­per­tos, aquí es­ta­mos más por las ten­den­cias cro­má­ti­cas, el te­ji­do del año y los es­ti­los de­co­ra­ti­vos. Vol­va­mos la vis­ta a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes y ob­ser­ve­mos a los ca­cho­rros pa­ra ver có­mo se in­ter­re­la­cio­nan con su ho­gar, qué les gus­ta y qué de­tes­tan, a fin de apren­der so­bre lo que de ver­dad afec­ta­rá a la ca­sa en el fu­tu­ro in­me­dia­to: la gen­te que va a vi­vir en ella.

Ilus­tra­ción: De­sign by makyzz / Free­pik.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.