La ventana

Casa Viva - - Sumario - MARCEL BENEDITO, DI­REC­TOR DE CA­SA VI­VA

Los tiem­pos es­tán cam­bian­do, co­mo bien di­ce el Pre­mio No­bel Bob Dy­lan en una re­cien­te can­ción. Las for­mas de vi­vir, co­mo no po­día ser de otra ma­ne­ra, in­flu­yen en el di­se­ño de los en­tor­nos re­si­den­cia­les y con­fi­gu­ran sus es­que­mas bá­si­cos, ba­jo la ame­na­za del mer­ca­do, siem­pre aten­to a las nue­vas ne­ce­si­da­des y con ga­nas de pe­na­li­zar a quie­nes no las atien­dan.

Aun­que se han he­cho hon­ro­sos ex­pe­ri­men­tos con la con­fi­gu­ra­ción de los apar­ta­men­tos ur­ba­nos, su as­pec­to no ha va­ria­do, en lo bá­si­co, du­ran­te los úl­ti­mos cien años. Los apar­ta­men­tos, has­ta ha­ce muy po­co, se cons­truían de acuer­do con un mo­de­lo tra­di­cio­nal de fa­mi­lia: pa­re­ja con dos hi­jos. Ello con­lle­va­ba una se­rie de es­pa­cios a prio­ri de­di­ca­dos a es­tas per­so­nas que, en los úl­ti­mos años, a mo­do de gran con­quis­ta so­cial, in­cluían un se­gun­do ba­ño. Po­co más. Pe­ro el nue­vo fe­nó­meno de los pi­sos ha­bi­ta­dos por una so­la per­so­na o una pa­re­ja sin hi­jos no pa­ra de cre­cer, el an­ti­guo mo­de­lo de vi­vien­da re­sul­ta un des­per­di­cio de es­pa­cio y, ade­más, tien­de a ais­lar a ca­da uno de sus ha­bi­tan­tes den­tro de un cu­bícu­lo. Los nue­vos for­ma­tos de vi­vien­da so­cial no só­lo pre­ten­den fa­ci­li­tar el ac­ce­so de to­do el mun­do a un es­pa­cio digno sino que van más allá, pro­po­nien­do en­tor­nos que fa­vo­rez­can el te­ji­do so­cial. Has­ta aho­ra, al pen­sar en vi­vien­da so­cial se ha­bla­ba ex­clu­si­va­men­te de vi­vien­das ba­ra­tas, pe­ro en los úl­ti­mos sie­te años el con­cep­to ha cam­bia­do a fa­vor de es­pa­cios que per­mi­ten a las per­so­nas re­la­cio­nar­se en­tre ellas, com­par­tien­do al­gu­nas fun­cio­nes.

Es mu­cho más económico, prác­ti­co, e in­clu­so es­ti­mu­lan­te, dis­po­ner de es­pa­cios co­mu­nes co­mo la­van­de­ría, co­me­dor eco­ló­gi­co, sa­la de ci­ne, bi­blio­te­ca, es­pa­cio in­for­má­ti­co, gim­na­sio, guar­de­ría, sa­la de fies­tas o lo que que­ra­mos ima­gi­nar, den­tro del edi­fi­cio, aun­que la vi­vien­da sea pe­que­ña. La idea es com­par­tir los es­pa­cios que me­jor se dis­fru­tan ' en co­mu­ni­dad y re­ser­var pa­ra el pi­si­to las zo­nas más ín­ti­mas. Hay pro­yec­tos ge­nia­les so­bre es­tos es­pa­cios mix­tos que es­tán fun­cio­nan­do muy bien. En de­fi­ni­ti­va, las nue­vas teo­rías so­bre es­pa­cios de tra­ba­jo han de­mos­tra­do que las es­truc­tu­ras que obli­gan a la gen­te a co­mu­ni­car­se e in­ter­cam­biar ex­pe­rien­cias, son mu­cho más efi­cien­tes que las tra­di­cio­na­les ofi­ci­nas don­de los es­pa­cios es­ta­ban com­par­ti­men­ta­dos y la co­mu­ni­ca­ción era ca­si nu­la.

Tam­bién en tér­mi­nos de sos­te­ni­bi­li­dad las vi­vien­das con zo­nas co­mu­nes son más efi­cien­tes ya que el es­pa­cio se ra­cio­na­li­za y se apro­ve­cha de for­ma con­ti­nua­da, mien­tras que en una ca­sa con­ta­mos con rin­co­nes don­de el apro­ve­cha­mien­to por jor­na­da es mí­ni­mo. Vol­ve­mos a la ca­li­dad ba­sa­da en la com­ple­ji­dad de las nue­vas re­la­cio­nes so­cia­les, es­truc­tu­ras que per­mi­ten la ha­bi­ta­bi­li­dad de per­so­nas di­ver­sas, de un jo­ven un an­ciano o una pa­re­ja. Las co­mu­ni­da­des di­se­ñan, de­ci­den y apro­ve­chan al má­xi­mo los es­pa­cios, con­fi­gu­ran­do de es­ta for­ma el as­pec­to de las nue­vas vi­vien­das. El re­sul­ta­do es una vi­vien­da so­cial que tie­ne más en cuen­ta a las per­so­nas y a sus ne­ce­si­da­des reales.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.