OU­REN­SE STRA­DE TER­MAL

Des­cu­bri­mos el sur de Ou­ren­se en la pri­me­ra edi­ción de una mar­cha di­fe­ren­te, y con mu­cho en­can­to, por sus tra­mos de tie­rra, sus pe­que­ños pue­blos y una or­ga­ni­za­ción que pa­só con so­bre­sa­lien­te el de­but.

Ciclismo a Fondo - - SUMARIO - Des­de Lo­bios (Ga­li­cia) Joa­quín Cal­de­rón Fo­tos Pa­blo Saa

Joa­quín Cal­de­rón acu­dió a la 1ª edi­ción.

“As­fal­to+Tie­rra+Pa­vé, ¿qué más se pue­de pe­dir?”. La des­crip­ción de la ru­ta en la red so­cial Stra­va de uno de los más de 380 par­ti­ci­pan­tes en la pri­me­ra edi­ción de la mar­cha Ou­ren­se Stra­de Ter­mal by Rid­ley es la crónica cor­ta per­fec­ta del even­to, con un re­co­rri­do que su­peró las ex­pec­ta­ti­vas crea­das por los tra­mos de tie­rra, que fue­ron per­fec­ta­men­te ci­cla­bles a pe­sar de las llu­vias caí­das en los días pre­vios, y las ca­rre­te­ras re­cón­di­tas, pla­ga­das de re­pe­chos y que nos aden­tra­ron en pai­sa­jes pre­cio­sos y don­de se res­pi­ra­ba tran­qui­li­dad. In­clu­so hu­bo mo­men­tos pa­ra apre­tar con ga­nas -no en vano com­ple­ta­mos ca­si 104 km y 2.200 me­tros de des­ni­vel- y, por su­pues­to, tiem­po pa­ra re­po­ner en los avi­tua­lla­mien­tos, don­de los pue­blos que los aco­gían se en­tre­ga­ban con de­vo­ción. Así que, se­gu­ro que es­táis de acuer­do, ¿qué más ne­ce­si­ta­mos pa­ra dis­fru­tar de un gran día de cicloturismo?

INI­CIO TRAN­QUI­LO

Es­col­ta­dos por Serafín Mar­tí­nez, ex­ci­clis­ta del Xa­co­beo Ga­li­cia y di­rec­tor téc­ni­co de la mar­cha, que es­ta vez con­du­cía uno de los Mit­su­bis­hi Eclip­se Cross que la mar­ca ce­dió a la or­ga­ni­za­ción, el pe­lo­tón par­tió com­pac­to del Lo­bios Cal­da­ria Ho­tel Bal­nea­rio, el cen­tro neu­rál­gi­co de la prue­ba. Nues­tra preo­cu­pa­ción por la me­teo­ro­lo­gía, que nos hi­zo car­gar du­ran­te to­do el día

con un chu­bas­que­ro que no uti­li­za­mos, con­tras­ta­ba con el áni­mo de los ci­clo­tu­ris­tas de la zo­na, que con­fia­ban, co­mo así ocu­rrió, en que la llu­via no ha­ría ac­to de pre­sen­cia du­ran­te to­do el día. La mar­cha fue la atrac­ción de la jor­na­da en los con­ce­llos de Lo­bios y Mui­ños, que en­ga­la­na­ron las ca­lles pa­ra re­ci­bir a los ci­clo­tu­ris­tas y cu­yos ha­bi­tan­tes se echa­ron a la ca­lle pa­ra ani­mar­nos, un alien­to que agra­de­ci­mos so­bre to­do en nues­tro re­gre­so, cuan­do lle­vá­ba­mos más de cua­tro ho­ras de pe­da­leo. Po­co a po­co ga­na­mos al­tu­ra has­ta Mu­guei­mes, don­de des­cu­bri­ría­mos el pri­mer tra­mo de tie­rra de la jor­na­da, un sec­tor que afron­ta­mos con ga­nas y, tam­bién, con al­gu­nas in­cóg­ni­tas, so­bre to­do por sa­ber có­mo se desen­vol­ve­ría un gran pe­lo­tón en un tra­mo téc­ni­co. La ex­pe­rien­cia no pu­do ser me­jor, ya que no pre­sen­ta­ba nin­gu­na di­fi­cul­tad -más allá del cui­da­do ob­vio pa­ra no pa­ti­nar fre­nan­do brus­ca­men­te- y nos des­cu­brió el em­bal­se de As Con­chas, su pla­ya flu­vial y una es­tre­cha sec­ción em­pe­dra­da que nos con­du­jo a la sa­li­da pa­ra to­mar la ca­rre­te­ra de Pa­zos y Bar­xés. En es­te úl­ti­mo co­men­zó el pri­mer puer­to del día, una subida de más de 6 km al 5% -con una zo­na in­ter­me­dia de unos 3 km a más del 7%- has­ta el pue­blo de Cou­so de Sa­las que es­ti­ró el gru­po y per­mi­tió, a quien qui­so, me­dir sus fuer­zas. “Cir­cu­lad por el ca­rril de­re­cho y res­pe­tad las nor­mas, por su­pues­to, pe­ro ya ve­réis que el trá­fi­co es inexis­ten­te y las ca­rre­te­ras son muy tran­qui­las”, anun­cia­ba el spea­ker an­tes de la sa­li­da. Lo que no es­pe­rá­ba­mos, acos­tum­bra­dos al caos de nues­tras sa­li­das ha­bi­tua­les en Ma­drid -al­go que por des­gra­cia es lo nor­mal cer­ca de las ciu­da­des-, era que ape­nas nos cru­zá­se­mos en la mar­cha con una de­ce­na de co­ches. Esa sen­sa­ción de ais­la­mien­to se de­jó no­tar al ale­jar­nos del em­bal­se pa­ra as­cen­der a Cou­so de Sa­las y se mul­ti­pli­có en las ca­rre­te­ras si­guien­tes, que nos lle­va­ron pri­me­ro a Maus de Sa­las, don­de se si­tuó el pri­mer avi­tua­lla­mien­to de la jor­na­da, y pos­te­rior­men­te a cru­zar la fron­te­ra con Por­tu­gal, po­co an­tes de un puen­te so­bre la co­la del em­bal­se de Sa­las.

CI­CLIS­MO DE AN­TA­ÑO

Abril es el mes de las clá­si­cas y los pue­blos por­tu­gue­ses se ca­rac­te­ri­zan por su pa­vés, así que al cru­zar Tou­rém, la lo­ca­li­dad que nos abrió la puer­ta al país ve­cino, no nos re­sis­ti­mos a apre­tar con fuer­za pa­ra su­pe­rar el cer­ca de ki­ló­me­tro y me­dio ado­qui­na­do, que nos hi­zo sen­tir­nos co­mo si es­tu­vié­se­mos en Pa­rí­sRou­baix. Aquí co­men­zó el co­co de la jor­na­da, un au­tén­ti­co puer­to de 5 km con una pen­dien­te me­dia del 8%, que se­gún la or­ga­ni­za­ción se lla­ma Al­to de Mou­re­la, al­go que no po­de­mos co­rro­bo­rar por­que, co­mo man­da la tra­di­ción en la zo­na, no nos en­con­tra­mos un so­lo car­tel que nos re­con­for­tar­se del es­fuer­zo de su­bir. De nue­vo, el pe­lo­tón se es­ti­ró y la ca­rre­te­ra pu­so a ca­da uno en su si­tio mien­tras a nues­tra iz­quier­da, unos me­tros más aba­jo, una ma­na­da de ca­ba­llos sal­va­jes, no me­nos de 20, ga­lo­pa­ba a nues­tro par. Sin ba­ja­da, ro­dan­do siem­pre en torno a 1.200 me­tros, lle­ga­mos al pue­blo de Pi­tões das Ju­nias, don­de se si­tuó el se­gun­do avi­tua­lla­mien­to, en el que no pu­di­mos re­sis­tir­nos a pro­bar un de­li­cio­so bo­llo tí­pi­co de cre­ma. Em­pren­de­mos nues­tro re­gre­so a Es­pa­ña por una ca­rre­te­ra que es sim­ple­men­te es­pec­ta­cu­lar -es­tre­cha, ser­pen­tean­te, con un as­fal­to per­fec­to y ro­dea­da de mon­ta­ñas- y, tras des­cen­der pro­gre­si­va­men­te, otea­mos de nue­vo el em­bal­se de Sa­las, que ro­dea­mos en el se­gun­do tra­mo de tie­rra de la mar­cha y de­ja­mos de­fi­ni­ti­va­men­te a nues­tra es­pal­da tras su­pe­rar el ter­ce­ro, que in­clu­ye una subida exi­gen­te y don­de com­pro­ba­mos la hue­lla que han de­ja­do los in­cen­dios del año pa­sa­do, que han con­ver­ti­do la la­de­ra en un pai­sa­je de­sola­dor. Nos que­dan apro­xi­ma­da­men­te 30 ki­ló­me­tros y las ca­ras de sa­tis­fac­ción de los par­ti­ci­pan­tes los de­la­tan: es­ta­mos dis­fru­tan­do, aun­que el des­ni­vel acu­mu­la­do se em­pie­za a no­tar. Tras unos ki­ló­me­tros con va­rios subiba­jas -el per­fil es un se­rru­cho- lle­ga­mos a un cru­ce don­de nos in­di­can que gi­re­mos a la de­re­cha pa­ra to­mar un des­vío por don­de ape­nas ca­be un co­che. Es­ta­mos en A Ce­la, el pue­blo don­de se ubi­ca el ter­cer avi­tua­lla­mien­to y que me­re­ce una vi­si­ta más re­po­sa­da pa­ra co­no­cer sus ca­sas en­cas­tra­das en gran­des ro­cas. To­ma­mos un res­pi­ro pa­ra dis­fru­tar del pa­so por sus ca­lles y, unos ki­ló­me­tros des­pués, una lar­ga ba­ja­da nos de­ja en Lo­bios, don­de se­gu­ro que al­gún par­ti­ci­pan­te pen­só que ya es­ta­ba to­do he­cho. Na­da más le­jos de la reali­dad, que­da­ba el úl­ti­mo tra­mo de tie­rra, pre­ce­di­do de un du­rí­si­mo mu­ro por ca­rre­te­ra pa­ra lle­gar a la Er­mi­da de San Ro­que, que nos hi­zo su­pe­rar los 100 km. Aho­ra sí, de re­gre­so a la ca­rre­te­ra, só­lo nos que­da­ba des­cen­der con tran­qui­li­dad 3 ki­ló­me­tros has­ta el Lo­bios Cal­da­ria Ho­tel Bal­nea­rio, don­de el va­ria­do bu­fet li­bre pu­so el co­lo­fón a un día que se­gu­ro que se que­da­rá gra­ba­do en la me­mo­ria de los ci­clo­tu­ris­tas co­mo una jor­na­da de ci­clis­mo di­fe­ren­te, úni­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.