MO­TI­VA­CIÓN

Las vi­ven­cias de tres ci­ru­ja­nos, Da­niel Cha­ve­rri, Fran Es­pín y Je­sús Pa­nia­gua, en el ado­quín de la gran clá­si­ca pri­ma­ve­ral.

Ciclismo a Fondo - - SUMARIO - Tex­to Lorenzo Ci­prés

¿Co­no­ces al­guien que pue­da ins­pi­rar?

Or­ga­ni­za­da des­de ha­ce ocho años, la Pa­rís-Rou­baix Cha­llen­ge per­mi­te a cual­quier afi­cio­na­do y prac­ti­can­te dis­fru­tar en un mis­mo

fin de se­ma­na de la in­ten­si­dad que re­pre­sen­ta tran­si­tar por el mí­ti­co pa­vés del nor­te de Fran­cia, y al día si­guien­te, si la agen­da lo per­mi­te, pre­sen­ciar la le­gen­da­ria clá­si­ca pro­fe­sio­nal con la que com­par­te sus vein­ti­nue­ve tra­mos ado­qui­na­dos. Da­niel Cha­ve­rri (Hues­ca, 1976), Fran Es­pín (Bar­ce­lo­na, 1976) y Je­sús Pa­nia­gua (Ma­drid, 1970) fue­ron tres de los seis mil par­ti­ci­pan­tes de la edi­ción 2018. Ade­más de su tra­ba­jo en el sec­tor sa­ni­ta­rio -los tres son ci­ru­ja­nos en di­fe­ren­tes hos­pi­ta­les de la pro­vin­cia de Bar­ce­lo­na-, les une la afi­ción co­mún por la bi­ci­cle­ta, que ca­da año les lle­va a re­co­rrer al­gu­nos de los es­ce­na­rios más mí­ti­cos de es­te de­por­te. "Tras rea­li­zar el Tour de Flan­des de­ci­di­mos com­ple­tar las ci­clo­tu­ris­tas de los cin­co mo­nu­men­tos -co­men­ta Da­niel-. Ne­ce­si­tá­ba­mos sen­sa­cio­nes di­fe­ren­tes de las que se pue­den en­con­trar en prue­bas de es­te ti­po en Es­pa­ña y siem­pre son re­tos que te ani­man a en­tre­nar".

PRI­MER CON­TAC­TO

Vi­vien­do a cen­te­na­res de ki­ló­me­tros del pa­vés, ló­gi­ca­men­te su pre­pa­ra­ción pre­via no di­fi­rió de­ma­sia­do de la de cual­quier otra mar­cha, con al­gún sen­ci­llo cam­bio de ma­te­rial -do­ble en­cin­ta­do, cu­bier­tas an­chas y guan­tes de gel­co­mo prin­ci­pal ajus­te pa­ra afron­tar la du­re­za del tra­za­do. "El me­jor con­se­jo que po­dría dar aho­ra -nos di­ce Fran- es re­co­no­cer el día an­te­rior los úl­ti­mos sec­to­res. Sir­ve pa­ra asu­mir que na­da se­rá fá­cil y des­pués, a las vein­ti­cua­tro ho­ras, ga­nar op­ti­mis­mo cuan­do lle­gas allí des­pués de 140 ki­ló­me­tros y 24 tra­mos pre­vios. Esos por lo me­nos los co­no­ces, je, je...". Que­da cla­ro es­cu­chán­do­le que el pri­mer pa­so por un tra­mo ado­qui­na­do es una ex­pe­rien­cia que ci­clís­ti­ca­men­te mar­ca, na­da co­mún a lo vi­vi­do has­ta en­ton­ces, co­mo re­la­ta Je­sús. "¡Bru­tal! El pri­mer sec­tor que co­no­ci­mos fue el de Camp­hin-en-Pé­vè­le y no te­nía na­da que ver con los de Flan­des, por po­ner un ejem­plo. Pen­sé que se­ría im­po­si­ble ha­cer tan­tos ki­ló­me­tros así. O re­ven­ta­ba yo, o la bi­ci­cle­ta, o los dos a la vez". Pe­ro afor­tu­na­da­men­te, na­da aca­ba­ría sien­do así pa­ra nin­guno. A la du­re­za de los ki­ló­me­tros y el tra­za­do se uni­ría la de un obli­ga­do ma­dru­gón pre­vio. "Tu­vi­mos dia­na a las... ¡cua­tro!", pa­ra to­mar los au­to­bu­ses que tras­la­dan a los par­ti­ci­pan­tes des­de la me­ta en el Ve­ló­dro­mo de Rou­baix has­ta la lo­ca­li­dad de sa­li­da, Bu­signy. Des­de allí, 172 ki­ló­me­tros con pa­so sin ex­cep­ción por to­do el re­co­rri­do ado­qui­na­do que ASO ha­bía pre­pa­ra­do es­te año pa­ra los pro­fe­sio­na­les. "Es un ado­quín pi­cu­do y lleno de on­du­la­cio­nes -ex­pli­ca Da­niel-. Al prin­ci­pio los so­por­té bas­tan­te bien, pe­ro a par­tir del se­gun­do avi­tua­lla­mien­to co­men­cé a su­frir un do­lor in­so­por­ta­ble en los bra­zos. Me fal­ta­ba fuer­za y tu­ve que cam­biar por com­ple­to el mo­do de afron­tar­los, de­jan­do que el tra­se­ro y la prós­ta­ta aguan­ta­sen el cons­tan­te tra­que­teo. Tam­bién me ter­mi­né dan­do cuen­ta de que pe­da­lear a ca­den­cias al­tas era con­tra­pro­du­cen­te. Fui me­jor atran­ca­do y lo más rá­pi­do po­si­ble den­tro de mis po­si­bi­li­da­des". Pe­se al su­fri­mien­to vi­vi­do, to­da­vía les que­da­ba un po­co de es­pa­cio pa­ra el hu­mor. "Re­cuer­do pre­gun­tar­nos si a la se­ma­na si­guien­te po­dría­mos ope­rar en el tra­ba­jo", bro­mea­ban co­mo bue­nos ci­ru­ja­nos que son los tres.

DE RE­SA­CA

Fi­na­li­za­da la prue­ba y asi­mi­la­do el es­fuer­zo -y tam­bién con­for­me des­apa­re­cen las am­po­llas y el do­lor-, las sen­sa­cio­nes ex­pe­ri­men­tan una cu­rio­sa mu­ta­ción des­pués de un pri­mer mo­men­to de ne­ga­ción to­tal, co­mo apun­ta Je­sús. "Sin­ce­ra­men­te, y aho­ra que ha pa­sa­do lo peor, pien­so que sí vol­ve­ría. Es­ta es una ci­ta in­elu­di­ble pa­ra cual­quier afi­cio­na­do al ci­clis­mo. Aca­bé sol­tan­do in­clu­so al­gu­na la­gri­mi­lla al ter­mi­nar el Bos­que de Aren­berg". El do­min­go, y to­da­vía con la re­sa­ca de las pie­dras en­ci­ma, lle­ga­ba el mo­men­to de dis­fru­tar de la clá­si­ca del World Tour en Com­pièg­ne y la lle­ga­da al ve­ló­dro­mo. Fran era ex­plí­ci­to en sus re­fle­xio­nes so­bre es­ta prue­ba. "No en­tien­do las crí­ti­cas de gen­te co­mo Hi­nault. El si­len­cio se­ría en to­do ca­so la me­jor mues­tra de res­pe­to pa­ra quie­nes no desean es­tar aquí. Por mi ex­pe­rien­cia con­si­de­ro que de­be­ría ha­cer­se al me­nos una vez. ¿Lo más im­pre­sio­nan­te? Sus ca­ras al lle­gar. Has­ta que no les ves de cer­ca, no com­pren­des el es­fuer­zo que su­po­ne". La Gran Fon­do Stel­vio en ju­nio y ci­tas co­mo Lie­ja o Il Lom­bar­día po­drían ser los pró­xi­mos des­ti­nos del pe­ri­plo ci­clis­ta de es­te ague­rri­do trío. "Siem­pre lo que mar­que Il Ca­po", que es co­mo lla­man a Dani, co­rre­dor sub23 con par­ti­ci­pa­cio­nes en al­gu­nas vuel­tas y clá­si­cas a fi­na­les de los no­ven­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.