TOUR DE FLAN­DES

En un Tour de Flan­des don­de la igual­dad y el mar­ca­je en­tre los fa­vo­ri­tos fue la tó­ni­ca, apa­re­ció un ple­tó­ri­co Ni­ki Ter­ps­tra pa­ra ajus­ti­ciar la ca­rre­ra a 27 km de la me­ta. Iván Gar­cía Cor­ti­na se me­tió en la fu­ga del día y co­ro­nó en ca­be­za el Muur.

Ciclismo a Fondo - - SUMARIO - Tex­to Juanma Mar­tín Fo­tos Bet­ti­ni Photo

Ter­ps­tra arries­gó y ob­tu­vo re­com­pen­sa.

Quic­kS­tep Floors lle­ga­ba a la edi­ción nú­me­ro 102 del Tour de Flan­des des­pués de ga­nar sie­te de las on­ce clá­si­cas fla­men­cas pre­vias a De Ron­de. Da­ba mie­do pen­sar en se­me­jan­te do­mi­nio. Sie­te vic­to­rias sin in­ter­ven­ción de Phi­lip­pe Gil­bert, triun­fa­dor aquí en 2017 y teó­ri­co lí­der de los de Le­fe­ve­re pa­ra el se­gun­do mo­nu­men­to de 2018. Al con­jun­to bel­ga le ocu­rre en las clá­si­cas del pa­vés lo que al Team Sky en las prue­bas por eta­pas: tie­nen tan­to fue­ra de se­rie en sus fi­las que se pue­den per­mi­tir el lu­jo de ga­nar con los teó­ri­cos ac­to­res se­cun­da­rios, aun­que lla­mar­les se­cun­da­rios ro­za el sa­cri­le­gio. Y así fue co­mo su­ce­dió en es­ta oca­sión. El Tour de Flan­des se lo lle­vó Ni­ki Ter­ps­tra. Sal­van­do las dis­tan­cias, el neer­lan­dés es al Quic­kS­tep lo que Mi­chal Kwiat­kows­ki al Team Sky. Un co­mo­dín que bri­lla igual tra­ba­jan­do que re­sol­vien­do pa­pe­le­tas. A la chi­ta ca­llan­do se ha la­bra­do un pal­ma­rés al al­can­ce de muy po­qui­tos y es­te éxi­to, su se­gun­do mo­nu­men­to des­pués de ga­nar la Pa­rís-Rou­baix ha­ce cua­tro años, le en­cum­bra de­fi­ni­ti­va­men­te al olimpo. Su tri­ple co­ro­na -Le Samyn, E3 Harelbeke y Tour de Flan­des- le acre­di­ta co­mo rey de las clá­si­cas fla­men­cas en la pre­sen­te tem­po­ra­da.

PER­MI­SO PA­RA FU­GAR­SE

Fies­ta gran­de en Gro­te Markt, la pla­za prin­ci­pal de Am­be­res re­bo­san­te de afi­cio­na­dos, don­de en un es­ce­na­rio gi­gan­te, co­mo si de un con­cier­to de rock se tra­ta­ra, los equi­pos iban des­fi­lan­do an­tes de to­mar la sa­li­da. 264,7 ki­ló­me­tros por de­lan­te con 5 tra­mos ado­qui­na­dos y 18 bergs o mu­ros, la mi­tad tam­bién ado­qui­na­dos. Los 120 km ini­cia­les, has­ta el pri­me­ro de los tres pa­sos por el Ou­de Kwa­re­mont, sue­len ser te­rreno abo­na­do pa­ra que una fu­ga tem­pra­ne­ra ama­se un buen col­chón de tiem­po. Es­ta vez cos­tó un mun­do que el pe­lo­tón la per­mi­tie­ra. Pa­sa­ron 70 ki­ló­me­tros de ata­ques y con­tra­ata­ques has­ta que al fin de­ja­ron mar­char a on­ce co­rre­do­res: Pim Ligt­hart y Flo­ris Gerts (Room­pot), Ai­mé De Gendt (Sport Vlaan­de­ren), Pascal Eenk­hoorn (Lot­toNL-Jum­bo), Fi­lip­po Gan­na (UAE), Iván Gar­cía Cor­ti­na (Bah­rain-Me­ri­da), Ryan Gib­bons (Di­men­sion Da­ta), Mi­chael Goolaerts (Ve­ran­da's Wi­llems) -tris­te­men­te fa­lle­ci­do sie­te días des­pués en la Rou­baix-, Mar­co Ha­ller (Ka­tus­ha), Di­mi­tri Peys­kens (WB Aqua Pro­tec­tVe­ran­clas­sic) y Jimmy Tur­gis (Cofidis). En­tre Quic­kS­tep, BMC, Bo­ra y Sky se en­car­ga­ron de que la má­xi­ma ven­ta­ja ape­nas su­pe­rara los cin­co mi­nu­tos. Se pa­sa­ron Ou­de Kwa­re­mont, Kor­te­keer, Ede­la­re, Wol­ven­berg, Le­berg, Be­ren­dries y Ten­bos­se sin que hu­bie­ra el más mí­ni­mo mo­vi­mien­to des­ta­ca­ble. Só­lo una caí­da, en la que se vie­ron in­vo­lu­cra­dos Nae­sen, Val­gren, Lut­sen­ko, Dur­brid­ge y Stan­nard, con­fir­ma­ba el au­men­to de la ten­sión que siem­pre su­po­ne acer­car­se a Ge­raards­ber­gen y su mí­ti­co Ka­pel­muur, por mu­cho que en la nue­va ver­sión de De Ron­de es­té si­tua­do a 94 km del fi­nal en Ou­de­naar­de. Pa­ra el desen­la­ce de la ca­rre­ra no tu­vo nin­gu­na con­se­cuen­cia, pe­ro pa­ra el or­gu­llo pa­trio nos de­jó el pla­cer de ver a Iván Gar­cía Cor­ti­na pre­sen­tar sus cre­den­cia­les y co­ro­nar­lo en so­li­ta­rio tras de­jar a sus diez com­pa­ñe­ros de es­ca­pa­da. El con­trol de Grou­pa­ma-FDJ y el cam­bio de rit­mo de Quic­kS­tep en el Ka­na­rie­berg ter­mi­na­ron de re­cor­tar las di­fe­ren­cias con los de ca­be­za. Su aven­tu­ra con­clu­yó sal­vo pa­ra el as­tu­riano del Bah­rain-Me­ri­da, que en­con­tró un

nue­vo com­pa­ñe­ro de aven­tu­ra en Tom De­vriendt (Wanty), con quien vol­vió a po­ner tie­rra de por me­dio. En el se­gun­do pa­so por Ou­de Kwa­re­mont un ace­le­rón de Lam­paert cor­tó el gru­po de fa­vo­ri­tos, con Sa­gan en­tre los per­ju­di­ca­dos en el se­gun­do pe­lo­tón, pe­ro en­se­gui­da en­la­za­ron ya ca­mino del Pa­ter­berg. Na­da que ver có­mo se afron­ta en es­ta pri­me­ra pa­sa­da a 53 ki­ló­me­tros del desen­la­ce. En el te­mi­ble Kop­pen­berg em­pe­za­ron a su­ce­der co­sas im­por­tan­tes. Por de­trás sal­ta­ban Mag­nus Cort Niel­sen (As­ta­na), Mads Pe­der­sen (Trek-Se­ga­fre­do), Se­bas­tian Lan­ge­veld (Edu­ca­tion Firs­tD­ra­pac) y Dylan van Baar­le (Sky), que atra­pa­ron a los dos fu­ga­dos, quie­nes pron­to acu­sa­ron la pa­li­za y ce­die­ron, lo mis­mo que el da­nés Cort Niel­sen. Ape­nas ha­bía me­dio mi­nu­to en­tre el trío que abría la ca­rre­ra y el se­lec­to pa­que­te de fa­vo­ri­tos, mu­cho más re­du­ci­do mer­ced a un ace­le­rón del fu­tu­ro ga­na­dor.

NI­BA­LI ‘LAN­ZA’ A TER­PS­TRA

Al ata­que de Ter­ps­tra so­bre­vi­ven Be­noot, Gil­bert, Van Aver­maet, Sa­gan, Van Aert, Van­marc­ke, Stuyven, Kris­toff y un sor­pren­den­te Ni­ba­li, bri­llan­te en su pri­me­ra apa­ri­ción en De Ron­de -¡qué in­tere­san­te hu­bie­ra si­do ver de­bu­tan­do tam­bién a Ale­jan­dro Val­ver­de!-. Boas­son Ha­gen, Col­bre­lli, Dé­ma­re, Hauss­ler, Kwiat­kows­ki, Lam­paert, Mos­con, Oss, Po­litt, Roe­landts, Sty­bar, Teu­nis­sen, Tren­tin, Val­gren y Nae­sen, que se ha­bía

pe­ga­do un ca­len­tón im­pre­sio­nan­te pa­ra em­pal­mar tras su caí­da, ter­mi­nan co­nec­tan­do. El Taaien­berg, si­guien­te di­fi­cul­tad, re­gis­tra otra du­ra ba­ta­lla. A fal­ta de Tom Boo­nen, el que la mon­ta es un Greg Van Aver­maet que bus­ca con ahín­co le­van­tar los bra­zos al fin en la gran ca­rre­ra de ca­sa. Su ace­le­rón sos­te­ni­do po­ne en aprie­tos a ca­si to­dos. Van­marc­ke, Sty­bar, Van Aert, Val­gren, Sa­gan y Kris­toff re­sis­ten a du­ras pe­nas, pe­ro vuel­ve a pa­sar lo mis­mo que en el Kop­pen­berg. El mar­ca­je y el mie­do a lle­var a rue­da gen­te más rá­pi­da que lue­go te van a ga­nar 99 de ca­da 100 ve­ces im­pi­de la con­ti­nui­dad y se jun­ta una trein­te­na que no aca­ba de ce­rrar el me­dio mi­nu­to que man­tie­nen Pe­der­sen, Lan­ge­veld y Van Baar­le. A 30 km pa­ra la con­clu­sión es el turno del Kruis­berg, don­de es Col­bre­lli quien prue­ba, se­cun­da­do por un Sty­bar dis­pues­to a ha­cer san­gre. Un ki­ló­me­tro al 6% subido a to­da pas­ti­lla que po­ne las pul­sa­cio­nes a mil. Aun­que tam­po­co se lle­gó a pro­du­cir el cor­te, tu­vo mu­cho que ver con lo que su­ce­de­ría a con­ti­nua­ción, por­que es pre­ci­sa­men­te des­pués de co­ro­nar el an­te­pe­núl­ti­mo mu­ro cuan­do cua­ja el ata­que de­ci­si­vo. Lo pro­vo­ca Vin­cen­zo Ni­ba­li, pe­ro Ni­ki Ter­ps­tra, muy aten­to, se suel­da a su rue­da y po­co des­pués le re­ma­cha. El Ti­bu­rón no pue­de se­guir­le en un tra­mo de as­fal­to sin ex­ce­si­va pen­dien­te y el neer­lan­dés del Quic­kS­tep po­ne tie­rra de por me­dio. Ter­ps­tra es el ci­clis­ta to­ca­do por la va­ri­ta má­gi­ca en es­te abril fla­men­co de 2018. Ya lo de­mos­tró ga­nan­do po­cos días atrás en Harelbeke y en De Ron­de re­pi­tió la ju­ga­da. An­tes de que pue­dan or­ga­ni­zar­se mí­ni­ma­men­te atrás, ya es­tá más cer­ca del trío ca­be­ce­ro que sus per­se­gui­do­res de él. En la siem­pre com­pli­ca­da y ven­to­sa tran­si­ción al Ou­de Kwa­re­mont les ha ga­na­do la par­ti­da a to­dos. Qué

im­por­tan­te es siem­pre dar pri­me­ro y más cuan­do lo ha­ces en el mo­men­to jus­to. 2.200 me­tros de pa­vés al 4,2% en los que el ho­lan­dés vue­la. Lle­ga co­mo una ex­ha­la­ción a los de pun­ta y sin res­pi­ro suel­ta un de­ma­rra­je. Só­lo el ta­len­to­so Pe­der­sen -im­pre­sio­nan­te de­but el su­yo con 22 añi­tos- in­ten­ta reac­cio­nar, pe­ro la tor­tu­ra es de­ma­sia­da y an­tes de co­ro­nar el pe­núl­ti­mo tie­ne que clau­di­car. De­trás, los fa­vo­ri­tos ha­cen la gue­rra por su cuen­ta. Ata­que de Van­marc­ke; ata­que de Be­noot. Siem­bran el Kwa­re­mont de ca­dá­ve­res. Ya hay 40 se­gun­dos de hue­co. Que­da el Pa­ter­berg, esos 300 me­tros tre­men­dos que pue­den ser la úl­ti­ma opor­tu­ni­dad, el tram­po­lín. La de­ce­na que so­bre­vi­ve en per­se­cu­ción de Ter­ps­tra -Sa­gan, Van Aver­maet, Be­noot, Van­marc­ke, Stuyven, Van Baar­le, Sty­bar, Van Aert y Gil­bert- re­cor­ta un po­co y en­tra en el úl­ti­mo mu­ro con trein­ta se­gun­dos de re­tra­so. Sa­gan que­ma sus na­ves y se mar­cha en lo más du­ro en un in­ten­to por ca­zar en so­li­ta­rio. En un prin­ci­pio re­du­ce la des­ven­ta­ja, pe­ro es un es­pe­jis­mo; ni si­quie­ra lle­ga has­ta el da­nés Pe­der­sen, quien se de­ja la vi­da en el in­ten­to -exi­to­so- por con­ser­var la se­gun­da pla­za. A 8 ki­ló­me­tros de me­ta el es­lo­va­co desis­te. Du­ran­te al­gu­nos mi­nu­tos los per­se­gui­do­res re­le­van en ar­mo­nía, pe­ro ya es de­ma­sia­do tar­de. Ni­ki Ter­ps­tra se sa­be ga­na­dor y los tres ki­ló­me­tros fi­na­les son pa­ra él pu­ra glo­ria. Ha­ce cua­tro años lo sa­bo­reó en Rou­baix, aho­ra lo ha­ce en Ou­de­naar­de. Phi­lip­pe Gil­bert, cam­peón sa­lien­te, po­ne la guin­da a la fies­ta del Quic­kS­tep Floors com­ple­tan­do el po­dio.

De ga­na­dor a se­can­te. Phi­lip­pe Gil­bert no pu­do re­edi­tar su triun­fo de 2017 y se tu­vo que con­for­mar con com­ple­tar el po­dio. Fla­men­cos sin pi­ca. Van Aver­maet, Jas­per Stuyven y Tiesj Be­noot es­tu­vie­ron en la po­ma­da, pe­ro no pu­die­ron re­ma­tar en la gran...

To­dos con­tra Sa­gan. Lar­ga vi­da al rock and roll. Un Ti­bu­rón en Flan­des. Lo in­ten­tó en el Pa­ter­berg, pe­ro Ter­ps­tra era ya inal­canz­ble. Ser el gran fa­vo­ri­to vol­vió a ju­gar en su con­tra. No, no es un con­cier­to mu­si­cal, sino la im­po­nen­te pre­sen­ta­ción...

La ma­cha­da de Pe­der­sen. Aguan­tar a los gal­gos y fi­na­li­zar se­gun­do tu pri­me­ra DeRon­de só­lo es­tá al al­can­ce de los ele­gi­dos. Flan­drien da­nés. Un po­co tar­de, pe­ro Val­gren ha des­cu­bier­to en As­ta­na que es­tá ca­pa­ci­ta­do pa­ra bri­llar en clá­si­cas fla­men­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.