Las bom­bas de ca­lor, la op­ción idó­nea pa­ra ca­len­ta­mien­to de ba­jo con­su­mo

ClimaNoticias - - Actualidad -

Si una de las prin­ci­pa­les cau­sas del ca­len­ta­mien­to glo­bal, que tan­to preo­cu­pa a la so­cie­dad ac­tual, es la que­ma de com­bus­ti­bles fó­si­les, la ae­ro­ter­mia es una óp­ti­ma al­ter­na­ti­va al uti­li­zar bom­bas de ca­lor pa­ra ca­len­tar y en­friar, así co­mo pa­ra pro­du­cir agua ca­lien­te a ni­vel do­més­ti­co sin ne­ce­si­dad de re­cu­rrir a la com­bus­tión.

Se­gún Fe­rrán Gon­zá­lez, vi­ce­pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Em­pre­sas de Ser­vi­cios Ener­gé­ti­cos (Ane­se), la bom­ba de ca­lor apro­ve­cha el ca­lor am­bien­tal de la tie­rra, el ai­re o las aguas sub­te­rrá­neas, fun­cio­nan­do se­gún el “prin­ci­pio del fri­go­rí­fi­co”. Quie­re de­cir que si el fri­go­rí­fi­co ab­sor­be el ca­lor de los ali­men­tos a re­fri­ge­rar, ex­pul­sán­do­lo por su par­te pos­te­rior al ai­re am­bien­tal, la bom­ba de ca­lor tam­bién ab­sor­be el ca­lor am­bien­tal y lo in­cor­po­ra a la ins­ta­la­ción de ca­le­fac­ción.

Te­nien­do en cuen­ta que apro­xi­ma­da­men­te una cuar­ta par­te del con­su­mo ener­gé­ti­co de España re­cae en los ho­ga­res, y que en ca­da ho­gar cer­ca de la ter­ce­ra par­te de la ener­gía con­su­mi­da se em­plea en ca­le­fac­ción, es fá­cil en­ten­der dón­de de­ben apli­car­se me­di­das de aho­rro ener­gé­ti­co y re­duc­ción de emi­sio­nes de CO2.

“Una bom­ba de ca­lor cap­ta la ma­yor par­te de la ener­gía de ca­len­ta­mien­to del en­torno, mien­tras que tan só­lo una pe­que­ña par­te se in­cor­po­ra en for­ma de ener­gía de tra­ba­jo. Su ci­fra de ren­di­mien­to se en­cuen­tra en­tre

3 y 6 (en una bom­ba de ca­lor ai­re-agua, en­tre 3 y 4,5), por lo que resulta ideal pa­ra un ca­len­ta­mien­to de ba­jo con­su­mo y pro­tec­tor con el me­dio am­bien­te”, ha se­ña­la­do Gon­zá­lez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.