NI UN EU­RO MÁS

ClimaNoticias - - Sumario -

Con el al­to cos­te de la ener­gía co­mo con­tra­pun­to, lla­ma la aten­ción la to­da­vía de­ma­sia­do ha­bi­tual ca­le­fac­ción cen­tra­li­za­da que pro­ta­go­ni­za el con­su­mo de mu­chos edi­fi­cios. El he­cho de no po­der ele­gir de ma­ne­ra in­di­vi­dual tan­to el cuán­do co­mo el có­mo ca­len­tar su vi­vien­da no se co­rres­pon­de con el avan­ce tec­no­ló­gi­co en el que ac­tual­men­te nues­tra so­cie­dad se ha­lla in­mer­sa.

El bol­si­llo de mu­chos usua­rios se ve sin du­da afec­ta­do por es­ta cos­tum­bre, da­dos los in­ne­ce­sa­rios ele­va­dos cos­tes de la fac­tu­ra ener­gé­ti­ca que, de nin­gún mo­do, re­pre­sen­tan ni el con­su­mo ni las ne­ce­si­da­des in­di­vi­dua­les. A es­to se su­ma el des­pil­fa­rro de ener­gía que ello con­lle­va y sus re­per­cu­sio­nes pa­ra el me­dio am­bien­te...

Pre­ci­sa­men­te es con­di­ción si­ne qua non pa­ra fre­nar el cam­bio cli­má­ti­co que la edi­fi­ca­ción se com­pro­me­ta e im­pli­que de un mo­do com­ple­ta­men­te ac­ti­vo pa­ra aho­rrar ener­gía. No ol­vi­de­mos que la ca­le­fac­ción de las vi­vien­das su­po­ne un 60% de su con­su­mo ener­gé­ti­co y el ACS un 25%. Su­man, por tan­to, un 85% del con­su­mo to­tal de un edi­fi­cio...

En es­te con­tex­to, los re­par­ti­do­res de cos­tes per­mi­ten la fac­tu­ra­ción de gas­tos de ca­le­fac­ción, cli­ma­ti­za­ción y agua ca­lien­te sa­ni­ta­ria cal­cu­la­dos en la pro­por­ción y en fun­ción del su con­su­mo efec­ti­vo. Se­gún da­tos de AERCCA, Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Re­par­ti­do­res de Cos­tes de Ca­le­fac­ción, en torno a 30 mi­llo­nes de vi­vien­das es­tán do­ta­das en Eu­ro­pa de es­te ti­po de dis­po­si­ti­vo pa­ra el re­par­to de cos­tes de ca­le­fac­ción cen­tral, lo que su­ma cer­ca de 150 mi­llo­nes de sis­te­mas ins­ta­la­dos. No en vano, la en­ti­dad de­fien­de que to­dos los usua­rios sean ver­da­de­ra­men­te li­bres pa­ra di­se­ñar sin li­mi­tes el con­fort de su vi­vien­da, sin nin­gu­na in­ter­ven­ción in­va­si­va en cual­quier ti­po de ins­ta­la­ción cen­tra­li­za­da.

Tal y co­mo se­ña­la di­cha en­ti­dad, los re­par­ti­do­res que se ins­ta­lan ac­tual­men­te son elec­tró­ni­cos, con lo que sus lec­tu­ras de con­su­mos se re­co­gen por ra­dio. De es­ta ma­ne­ra, no es ne­ce­sa­rio vol­ver a en­trar en la vi­vien­da has­ta que se ago­te la ba­te­ría, que tie­ne una du­ra­ción de 10 años. Có­mo­do, ¿ver­dad?

Pa­ra con­cluir, les pre­gun­ta­mos: ¿no creen que so­lo por el sim­ple he­cho de ins­ta­lar re­par­ti­do­res de cos­tes de ca­le­fac­ción se mo­di­fi­ca la ac­ti­tud del usua­rio? Di­ver­sos es­tu­dios ra­ti­fi­can que de es­te mo­do nues­tros há­bi­tos se di­ri­gen ha­cia una ma­yor con­ten­ción del gas­to ener­gé­ti­co, ha­cia un ma­yor aho­rro. Pa­gue­mos, pues, por lo que con­su­mi­mos. Ni un eu­ro más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.