NAPOLEÓN en Es­pa­ña

Clio Historia - - SUMARIO - POR ÓSCAR FÁBREGA, HIS­TO­RIA­DOR

UNO DE LOS GIROS MÁS SOR­PREN­DEN­TES DE LA HIS­TO­RIA SE PRO­DU­JO EL 2 DE DI­CIEM­BRE DE 1804, CUAN­DO NAPOLEÓN BO­NA­PAR­TE, QUE LLE­VA­BA CIN­CO AÑOS GOBERNANDO EN FRAN­CIA, FUE PRO­CLA­MA­DO EM­PE­RA­DOR. SO­LO HA­BÍAN PA­SA­DO QUIN­CE AÑOS DES­DE EL ES­TA­LLI­DO DE LA RE­VO­LU­CIÓN FRAN­CE­SA, Y APE­NAS ON­CE DES­DE LA EJE­CU­CIÓN DE LUIS XVI, EL 21 DE ENERO DE 1793. LA HIS­TO­RIA ES CA­SI SIEM­PRE ASÍ DE CA­PRI­CHO­SA, Y ASÍ INFLUYÓ EN EL DES­TINO DE ES­PA­ÑA.

NAPOLEÓN AL­CAN­ZÓ EL PO­DER GRA­CIAS A SUS IM­PRE­SIO­NAN­TES DOTES PA­RA LA ES­TRA­TE­GIA MI­LI­TAR DU­RAN­TE LAS GUE­RRAS CON­TRA IN­GLA­TE­RRA Y AUS­TRIA QUE SE PRO­DU­JE­RON TRAS LA RE­VO­LU­CIÓN, en las que des­ta­có por su pa­pel en el si­tio de la for­ta­le­za de To­lón (a co­mien­zos de 1794), y du­ran­te la fa­mo­sa cam­pa­ña de Ita­lia, que li­de­ró po­co des­pués de su ma­tri­mo­nio con Josefina de Beauhar­nais, ce­le­bra­do el 9 de mar­zo de 1796.

Co­mo co­man­dan­te en je­fe del ejér­ci­to en Ita­lia, con tan so­lo 27 años, de­mos­tró su po­de­río co­mo líder y sus ha­bi­li­da­des mi­li­ta­res, tras con­se­guir de­rro­tar a las tro­pas de los Es­ta­dos Pon­ti­fi­cios, pe­ro tam­bién su po­co ape­go por las ór­de­nes, ya que hi­zo ca­so omi­so a las dis­po­si­cio­nes del Di­rec­to­rio (que se ha­bía cen­tra­do en ata­car Roma y des­tro­nar al Pa­pa) y de­ci­dió en­fren­tar­se di­rec­ta­men­te a Aus­tria y abrir ca­mino ha­cia Viena. Lo con­si­guió y obli­gó a sus enemi­gos a fir­mar un tra­ta­do de paz. Y el Di­rec­to­rio, pe­se a que no to­le­ra­ba la fal­ta de dis­ci­pli­na del jo­ven co­man­dan­te, se vio obli­ga­do a clau­di­car. El cor­so era to­do un hé­roe pa­ra el ejér­ci­to fran­cés, y el Go­bierno no que­ría por na­da del mun­do ene­mis­tar­se con sus tro­pas.

Pe­ro es­ta in­fluen­cia se ex­ten­dió rá­pi­da­men­te a la po­lí­ti­ca y Napoleón se con­vir­tió en la prin­ci­pal ca­be­za de los ra­di­ca­les re­pu­bli­ca­nos que no es­ta­ban dis­pues­tos a to­le­rar el re­gre­so de la mo­nar­quía a Fran­cia.

Mien­tras tan­to, la gue­rra con­tra In­gla­te­rra se en­con­tra­ba en un pun­to muer­to, has­ta que en mar­zo de 1798 Napoleón to­mó una de­ci­sión tan cu­rio­sa co­mo au­daz: de­ci­dió con­quis­tar Egip­to, al­go que le per­mi­ti­ría cor­tar las ru­tas co­mer­cia­les de Gran Bre­ta­ña con Orien­te y de ca­mino pro­te­ger los in­tere­ses co­mer­cia­les de Fran­cia. Pe­ro ha­bía al­go más. Bo­na­par­te lle­vó con­si­go a va­rios cien­tí­fi­cos, in­ge­nie­ros e his­to­ria­do­res con la in­ten­ción de que es­tu­dia­sen el país de las pi­rá-

mi­des, que aún no ha­bía si­do re­des­cu­bier­to por Eu­ro­pa. Fue un éxi­to par­cial: con­si­guió to­mar Egip­to, pe­ro a cos­ta de per­der gran par­te de la flo­ta ma­rí­ti­ma fran­ce­sa.

EL EM­PE­RA­DOR BO­NA­PAR­TE

El 23 de agos­to de 1799 em­pren­dió el via­je de re­gre­so a Fran­cia, sin au­to­ri­za­ción del Di­rec­to­rio y de­jan­do a sus tro­pas aban­do­na­das. Lle­gó a Pa­rís en oc­tu­bre y se en­con­tró con un go­bierno des­pres­ti­gia­do e im­po­pu­lar. Un mes más tar­de, el 9 de no­viem­bre (el 18 de bru­ma­rio, se­gún el ca­len­da­rio re­vo­lu­cio­na­rio), Napoleón, cons­pi­ran­do jun­to a Em­ma­nuel-Jo­seph Sie­yès y Char­les Mau­ri­ce de Ta­lley­rand, dos de los “di­rec­to­res”, dio un gol­pe de es­ta­do y ter­mi­nó con el Di­rec­to­rio.

El día de Na­vi­dad de aquel mis­mo año (1799), fue nom­bra­do pri­mer cón­sul gra­cias a la lla­ma­da Cons­ti­tu­ción del año VIII, un car­go que le otor­ga­ba un po­der ca­si to­tal. Se ini­cia­ba así una nue­va eta­pa de la his­to­ria de la Re­vo­lu­ción fran­ce­sa, el Con­su­la­do, que con­clu­yó cin­co años des­pués con el nom­bra­mien­to de Napoleón co­mo em­pe­ra­dor, aun­que ya an­tes, en 1802, ha­bía con­se­gui­do mo­di­fi­car la cons­ti­tu­ción pa­ra nom­brar­se a sí mis­mo cón­sul úni­co y vi­ta­li­cio. Fue, ade­más, un efí­me­ro pe­río­do de paz, pues­to que se pu­so fin al en­fren­ta­mien­to con la Iglesia católica y se lle­gó a una cier­ta en­ten­te cor­dial con Gran Bre­ta­ña.

Y, fi­nal­men­te, el 2 de di­ciem­bre de 1804, Napoleón se au­to­pro­cla­mó em­pe­ra­dor, tras un ple­bis­ci­to bas­tan­te

EL 9 DE NO­VIEM­BRE, Napoleón, cons­pi­ran­do jun­to a Em­ma­nue­lJo­seph Sie­yès y Char­les Mau­ri­ce de Ta­lley­rand, dos de los "di­rec­to­res", dio un gol­pe de es­ta­do y ter­mi­nó con el Di­rec­to­rio.

cues­tio­na­ble y con el apo­yo de la aris­to­cra­cia. Y lo hi­zo en una so­lem­ne ce­re­mo­nia ce­le­bra­da en la ca­te­dral de No­tre-Da­me de Pa­rís, an­te el pa­pa Pío VII, en la que el pro­pio co­ro­na­do se im­pu­so a sí mis­mo la co­ro­na —en reali­dad se ha­bía pro­cla­ma­do em­pe­ra­dor unos me­ses an­tes, el 28 de ma­yo de 1804.

Pe­ro vol­vió la gue­rra. Gran Bre­ta­ña se alió con Ru­sia y Aus­tria pa­ra de­cla­rar la gue­rra al nue­vo em­pe­ra­dor (la lla­ma­da Ter­ce­ra Coa­li­ción, en la que tam­bién par­ti­ci­pa­ron Sue­cia y Ná­po­les). Y por otro la­do, Napoleón cen­tró sus in­tere­ses en el sur de Fran­cia, en la Es­pa­ña de Carlos IV.

SU PA­SO POR ES­PA­ÑA

En 1807, tras fir­mar un ar­mis­ti­cio con Ru­sia y Pru­sia, Napoleón, acon­se­ja­do por Ta­lley­rand, Gran Cham­ber­lain del im­pe­rio, y Joa­quín Mu­rat, ma­ris­cal de los ejér­ci­tos fran­ce­ses, to­mó la de­ci­sión de in­ter­ve­nir en Es­pa­ña, an­te la erró­nea y ex­ten­di­da idea de que es­te país es­ta­ba en un gra­ve pe­li­gro.

Es cier­to que el mo­nar­ca es­pa­ñol, Carlos IV, que rei­na­ba des­de 1788, se ha­bía mos­tra­do dé­bil y ha­bía ce­di­do el po­der a ter­ce­ros, en es­pe­cial a su pri­mer mi­nis­tro Ma­nuel Go­doy. Fue es­te el prin­ci­pal ar­tí­fi­ce de la lla­ma­da Paz de Ba­si­lea, que pu­so fin en 1795 a la gue­rra en­tre Es­pa­ña y Fran­cia, mo­ti­vo por el que fue co­no­ci­do co­mo el “Prín­ci­pe de la paz”. Des­de en­ton­ces lle­vó a ca­bo una po­lí­ti­ca de acer­ca­mien­to con el país ga­lo, has­ta el pun­to que, con la in­ten­ción de fa­vo­re­cer a los in­tere­ses fran­ce­ses, plan­teó una in­va­sión de la ve­ci­na Por­tu­gal, alia­da de In­gla­te­rra y, por lo tan­to, enemi­ga de Fran­cia.

Es­pa­ña es­ta­ba en rui­nas de­bi­do a la lar­ga in­te­rrup­ción del co­mer­cio con sus co­lo­nias, pe­ro Carlos IV de­ci­dió aliar­se con Fran­cia pa­ra lu­char mi­li­tar­men­te con­tra In­gla­te­rra. El re­sul­ta­do fue el desas­tre de Tra­fal­gar. Ade­más, Napoleón, ya con­ver­ti­do en em­pe­ra­dor, te­nía otros pla­nes. Por un la­do, des­tro­nó a los Bor­bo­nes de Ná­po­les (en di­ciem­bre de 1805), co­lo­can­do a su her­mano Jo­sé Bo­na­par­te co­mo mo­nar­ca. Y, por otro, con­si­guió con­ven­cer a Go­doy pa­ra re­par­tir­se Por­tu­gal: el sur que­da­ría pa­ra el Prín­ci­pe de la Paz, el nor­te pa­ra la rei­na de Etru­ria y el res­to pa­ra los fran­ce­ses. Y así, el 30 de no­viem­bre de 1807, los fran­ce­ses to­ma­ron la ca­pi­tal lusa, Lis­boa.

Go­doy ha­bía abier­to las puer­tas de Es­pa­ña a los ejér­ci­tos de Napoleón, y es­te, tras com­pro­bar por sí mis­mo lo fá­cil que ha­bía re­sul­ta­do des­ti­tuir a los Bor­bo­nes na­po­li­ta­nos, co­men­zó a pla­near lo mis­mo con los es­pa­ño­les. La ex­cu­sa fue sen­ci­lla: ha­bía que de­fen­der a la re­cién con­quis­ta­da Por­tu­gal de una po­si­ble in­va­sión in­gle­sa, y así fue có­mo las tro­pas ga­las en­tra­ron en el país.

Mien­tras tan­to, el prín­ci­pe Fernando an­da­ba cons­pi­ran­do con­tra Go­doy, has­ta el pun­to de pro­po­ner­le a Napoleón la po­si­bi­li­dad de casarse con una jo­ven de su fa­mi­lia a cam­bio de con­tar con su apo­yo. Cuan­do es­to se des­cu­brió, Go­doy con­si­guió con­ven­cer a Carlos IV pa­ra que de­tu­vie­se a su hi­jo, y el mo­nar­ca, sor­pren­den­te­men­te, tam­bién bus­có el apo­yo de Na-

po­león. To­do es­to lle­vó al fa­mo­so mo­tín de Aran­juez del 17 de mar­zo de 1808, pro­vo­ca­do por el des­con­ten­to del pue­blo ha­cia el “afran­ce­sa­do” Go­doy y sus po­lí­ti­cas. Las con­se­cuen­cias fue­ron te­rri­bles: Go­doy di­mi­tió y Carlos IV ab­di­có, ce­dien­do la co­ro­na a su hi­jo Fernando.

Napoleón in­ten­tó me­diar en­tre los ene­mis­ta­dos Bor­bo­nes y con­vo­có a la fa­mi­lia real en Ba­yo­na. Pe­ro la idea de una in­ter­ven­ción ex­tran­je­ra tan evi­den­te no gus­tó en Es­pa­ña y el 2 de ma­yo de 1808 es­ta­lló una re­vuel­ta po­pu­lar en Ma­drid que, pa­ra más in­ri, fue du­ra­men­te re­pri­mi­da por las fuer­zas na­po­leó­ni­cas pre­sen­tes en la ciu­dad.

Mien­tras, en Ba­yo­na, Napoleón con­si­guió que Fernando le de­vol­vie­ra la co-

NAPOLEÓN CON­VEN­CIÓ A MA­NUEL GO­DOY pa­ra re­par­tir­se Por­tu­gal: el sur que­da­ría pa­ra el Prín­ci­pe de la Paz, el nor­te pa­ra la rei­na de Etru­ria y el res­to pa­ra los fran­ce­ses.

ro­na a su pa­dre, y es­te, a su vez, la ce­dió a “el gran Napoleón Bo­na­par­te”. Pe­ro el Em­pe­ra­dor no la que­ría y se la ofre­ció a su her­mano Jo­sé, que la acep­tó a re­ga­ña­dien­tes el 6 de ju­nio de 1808.

El país que­dó di­vi­di­do en dos. Por un la­do, los afran­ce­sa­dos, par­ti­da­rios de las re­for­mas li­be­ra­les, y, por otro, la re­sis­ten­cia an­ti­na­po­leó­ni­ca, for­ma­da por las cla­ses po­pu­la­res, que con­ta­ban con el apo­yo de la Iglesia y de los gran­des te­rra­te­nien­tes, te­me­ro­sos de un de las me­di­das an­ti­cle­ri­ca­les y eco­nó­mi­cas to­ma­das en la Fran­cia re­vo­lu­cio­na­ria.

A ni­vel po­lí­ti­co, se con­vo­có una Jun­ta Na­cio­nal, a cu­ya ca­be­za se pu­so el an­ti­guo mi­nis­tro Jo­ve­lla­nos, que de­cla­ró la gue­rra a Fran­cia el 20 de ju­lio. Y pron­to sur­gió un fer­vien­te sen­ti­mien­to pa­trió­ti­co que pu­so en pie a gran par­te del país. En po­cas se­ma­nas, mi­les de cam­pe­si­nos y tra­ba­ja­do­res se unie­ron pa­ra for­mar un ejér­ci­to po­pu­lar jun­to a los mi­li­ta­res des­con­ten­tos. Ade­más, co­men­za­ron a pro­li­fe­rar las gue­rri­llas y los mí­ti­cos ban­do­le­ros que, con el tiem­po, se con­vir­tie­ron en hé­roes de la re­sis­ten­cia.

Si bien las tro­pas fran­ce­sas to­ma­ron sin di­fi­cul­tad el País Vas­co o Ca­ta­lu­ña, en An­da­lu­cía, los hom­bres del ge­ne­ral Du­pont tu­vie­ron que ren­dir­se, tras la ba­ta­lla de Bai­lén, el 22 de ju­lio de 1808, que­dan­do abier­to el ca­mino ha­cia Ma­drid pa­ra los su­ble­va­dos. Ade­más, los in­gle­ses des­em­bar­ca­ron en Por­tu­gal y co­men­za­ron a di­ri­gir­se ha­cia Es­pa­ña. Jo­sé Bo­na­par­te, que ya lle­va­ba tiem­po avi­san­do de lo di­fí­cil que se­ría con­tro­lar Es­pa­ña, de­ci­dió aban­do­nar la ca­pi­tal y se re­fu­gió cer­ca de la fron­te­ra.

Pe­ro Napoleón no es­ta­ba dis­pues­to a ce­der y, pe­se a que es­ta­ba ac­ti­vo otro fren­te con­tra Ale­ma­nia, en­vió a gran par­te de sus tro­pas a Es­pa­ña. Así, el 29 de oc­tu­bre de 1808, Napoleón aban­do­nó Pa­rís al fren­te de cien­to se­sen­ta mil hom­bres re­par­ti­dos en sie­te cuer­pos de ejér­ci­to. Ma­drid ca­yó el 4 de di­ciem­bre y Za­ra­go­za, tras un lar­go ase­dio de tres me­ses, el 20 de fe­bre­ro de 1809. Pe­ro la gue­rra no es­ta­ba ga­na­da y pron­to en­tró en un lar­go pe­río­do de blo­queo y san­gre. Ha­bía fra­ca­sa­do la con­cep­ción na­po­leó­ni­ca de la gue­rra-re­lám­pa­go.

Cua­tro años des­pués, el 11 de di­ciem­bre de 1813, Fernando VII se con­vir­tió en rey de Es­pa­ña con el Tra­ta­do de Va­le­nçay, que tam­bién ase­gu­ra­ba el fin de

la pre­sen­cia ex­tran­je­ra en Es­pa­ña. Ter­mi­na­ba así la Gue­rra de In­de­pen­den­cia es­pa­ño­la, que su­pu­so un tre­men­do da­ño pa­ra Es­pa­ña, tan­to en vi­das hu­ma­nas (se es­ti­ma una cifra de en­tre 215.000 y 375.000 fa­lle­ci­dos di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te) co­mo en po­se­sio­nes te­rri­to­ria­les, ya que en es­te mo­men­to co­men­za­ron las re­vo­lu­cio­nes in­de­pen­den­tis­tas en Su­da­mé­ri­ca. Pe­ro tam­bién fue un du­ro va­ra­pa­lo pa­ra el en­ton­ces in­ven­ci­ble Napoleón. Tan­to es así que un tiem­po des­pués, du­ran­te su exi­lio en San­ta Ele­na, lle­gó a afir­mar que la gue­rra de Es­pa­ña “ha­bía si­do una ver­da­de­ra pla­ga, la cau­sa pri­me­ra de las des­gra­cias de Fran­cia”. Y así fue.

EL 11 DE DI­CIEM­BRE DE 1813, Fernando VII se con­vir­tió en rey de Es­pa­ña con el Tra­ta­do de Va­le­nçay, que tam­bién ase­gu­ra­ba el fin de la pre­sen­cia ex­tran­je­ra en es­te Es­pa­ña.

EL FIN

Fue el co­mien­zo del fin de Napoleón, que en mi­tad de es­ta con­tien­da se ha­bía di­vor­cia­do de Josefina pa­ra casarse con Ma­ría Lui­sa de Habs­bur­go, hi­ja del mo­nar­ca aus­tría­co, Fran­cis­co I,y ma­dre de su úni­co hi­jo, Napoleón II, na­ci­do en 1811, que aca­ba­ría nom­bran­do co­mo he­re­de­ro con el tí­tu­lo de Rey De Roma. Un año des­pués, en ju­nio de 1812, se lan­zó a la de­ses­pe­ra­da con­tra Ru­sia, pro­ta­go­ni­zan­do una va­len­to­na­da que aca­bó pa­gan­do con cien­tos de mi­les de sol­da­dos fran­ce­ses muer­tos en las es­te­pas ru­sas.

El fra­ca­so en la gue­rra de gue­rri­llas de Es­pa­ña y la de­sola­ción del intento de in­va­sión de Ru­sia tu­vie­ron una con­se­cuen­cia im­por­tan­tí­si­ma: sus enemi­gos eu­ro­peos, con Gran Bre­ta­ña a la ca­be­za, to­ma­ron conciencia de que no era im­ba­ti­ble y re­do­bla­ron sus es­fuer­zos pa­ra aca­bar con él. Así, el 6 de abril de 1814, tras la fa­tí­di­ca Ba­ta­lla de las Na­cio­nes y la caí­da de Pa­rís, se vio obli­ga­do a ab­di­car y tu­vo que re­ti­rar­se a la is­la de El­ba, en el Gran Du­ca­do de la Tos­ca­na. Allí se en­te­ró de la muer­te de Josefina, a la que se­guía aman­do. Y allí co­men­zó a pre­pa­rar su úl­ti­mo gol­pe con­tra los Bor­bo­nes que ha­bían re­cu­pe­ra­do el po­der en Fran­cia con Luis XVIII. Y lo con­si­guió: es­ca­pó de El­ba, en fe­bre­ro de 1815, atra­ve­só Fran­cia con un im­por­tan­te gru­po de hom­bres y to­mó Pa­rís, sien­do acla­ma­do por las mul­ti­tu­des y lle­va­do a hom­bros has­ta el pa­la­cio de las Tu­lle­rías. Se ini­ció así el pe­río­do co­no­ci­do co­mo los Cien Días.

Pe­ro sus enemi­gos no se achan­ta­ron y, fi­nal­men­te, en la de­ci­si­va ba­ta­lla de Wa­ter­loo, el 18 de ju­nio de 1815, fue aplas­ta­do y cua­tro días des­pués tu­vo que ab­di­car de nue­vo, en es­ta oca­sión a fa­vor de su hi­jo, Napoleón II, en un intento de­ses­pe­ra­do por sal­var al li­na­je. Pe­ro el jo­ven, de tan so­lo cua­tro años, no pu­do ha­cer­se car­go de la he­ren­cia, ya que el día 7 de ju­lio, Luis XVIII re­to­mó el po­der gra­cias al apo­yo de los alia­dos an­ti­na­po­leó­ni­cos. Napoleón II fue em­pe­ra­dor du­ran­te quin­ce días.

El 18 de ju­lio, Napoleón fue exi­lia­do a la is­la de San­ta Ele­na, en mi­tad del océano Atlán­ti­co (a unos dos mil ki­ló­me­tros de la cos­ta de An­go­la), don­de pa­sa­ría el res­to de su vi­da. Fa­lle­ció seis años des­pués, el 5 de ma­yo de 1821.

BA­TA­LLA DE NAPOLEÓN AN­TE LAS PIRÁMIDES.

EL EM­PE­RA­DOR NAPOLEÓN BO­NA­PAR­TE.

GO­DOY RETRATADO POR GO­YA CO­MO VEN­CE­DOR DE LA GUE­RRA DE LAS NA­RAN­JAS.

FERNANDO VII.

MAUSOLEO DE NAPOLEÓN, UBI­CA­DO EN EL PA­LA­CIO NA­CIO­NAL DE LOS INVÁLIDOSDE PA­RÍS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.