Com­pa­ra­mos

Nis­san Mi­cra IG-T/ Re­nault Clio TCe

Coche Actual - - SUMARIO - ÓS­CAR DÍAZ odiaz@mpib.es / FO­TOS: IS­RAEL GARDYN

Com­par­ten mo­to­res y ca­jas de ve­lo­ci­da­des, pe­ro man­tie­nen so­lu­cio­nes es­pe­cí­fi­cas en di­se­ño, equi­pa­mien­tos y pla­ta­for­ma.

Nues­tros dos pro­ta­go­nis­tas son un cla­ro ejem­plo del sentido de la Alian­za Re­nault Nis­san sus­cri­ta en 1999; un acuer­do por el que la em­pre­sa fran­ce­sa pa­só a con­tro­lar el 44% del ac­cio­na­ria­do de la com­pa­ñía ja­po­ne­sa, con el con­si­guien­te de­re­cho a veto en las de­ci­sio­nes, mien­tras Nis­san se ha­cía con el 15% de Re­nault, aun­que con el com­pro­mi­so en­tre am­bas de man­te­ner un al­to gra­do de in­de­pen­den­cia. En­ton­ces Clio y Mi­cra eran co­ches ya con­so­li­da­dos y hoy, ca­si 20 años des­pués y con va­rios sal­tos ge­ne­ra­cio­na­les, si­guen man­te­nien­do su iden­ti­dad es­pe­cí­fi­ca sin ha­ber ex­ten­di­do aún a to­dos sus vehícu­los las si­ner­gias de­ri­va­das de usar una úni­ca pla­ta­for­ma.

Eso ex­pli­ca la di­fe­ren­cia tan­to de dis­tan­cia en­tre ejes como de com­por­ta­mien­to en­tre Clio y Mi­cra, si bien com­par­ten mo­to­res, ca­jas de ve­lo­ci­da­des y de­ter­mi­na­dos sis­te­mas. Tam­po­co tiene mu­cho que ver su as­pec­to, que les ha­ce apro­xi­mar­se a los com­pac­tos en ima­gen, ta­ma­ño y di­men­sión vi­sual. En es­te apar­ta­do coin­ci­den con un buen nú­me­ro de los úl­ti­mos uti­li­ta­rios pues­tos en li­za, a pe­sar de que al­gu­nos como Seat Ibi­za o Ford Fies­ta pue­den apa­ren­tar un pun­to ex­tra de ca­li­dad. A pe­sar de su apa­rien­cia, su an­chu­ra y el re­du­ci­do es­pa­cio pa­ra las pier­nas que pre­sen­tan detrás, de­jan muy cla­ro que si ne­ce­si­ta­mos es­pa­cio en can­ti­dad, no de­jan de ser uti­li­ta­rios, con sus li­mi­ta­cio­nes. Cues­tión bien di­fe­ren­te es si ha­bla­mos de jó­ve­nes o pa­re­jas sin ni­ños, que ten­drán

No usan la misma pla­ta­for­ma, pe­ro Clio y Mi­cra com­par­ten mo­to­res, cam­bios y otros ele­men­tos po­co vi­si­bles

en ellos unos alia­dos idó­neos pa­ra el día a día o cual­quier via­je que se pre­sen­te.

Es­tán pa­ra que­dar­se

Es­ta ca­te­go­ría de los uti­li­ta­rios es, po­si­ble­men­te, la próxima en la que de­je­mos de ver me­cá­ni­cas de ga­só­leo —en al­gu­nas mar­cas ya se han eli­mi­na­do— da­da su ma­yor com­ple­ji­dad y cos­te de desa­rro­llo. La hi­bri­da­ción se irá im­po­nien­do en un fu­tu­ro y los mo­to­res de ga­so­li­na van me­jo­ran­do de for­ma con­ti­nua su consumo gra­cias a la ba­ja ci­lin­dra­da y la ali­men­ta­ción con in­yec­ción di­rec­ta y tur­bo, me­jo­ran­do ren­di­mien­to fren­te a los an­ti­guos at­mos­fé­ri­cos y con una en­tre­ga de fuer­za próxima a los tur­bo­dié­sel equi­va­len­tes, sin que su gas­to se dis­tan­cie mu­cho. Lo de­mues­tran nues­tros pro­ta­go­nis­tas, con con­su­mos me­dios por

de­ba­jo de los 6 l/100 km y unos va­lo­res de re­cu­pe­ra­ción de ve­lo­ci­dad más que bue­nos.

Com­par­ten mo­tor; el ex­ce­len­te TCe de tres ci­lin­dros de Re­nault co­no­ci­do como IG-T en el len­gua­je de Nis­san. Pe­ro, a pe­sar de ser un con­jun­to idén­ti­co, con unos va­lo­res de ren­di­mien­to má­xi­mo prác­ti­ca­men­te cal­ca­dos, el Nis­san se mues­tra más so­lí­ci­to y re­fi­na­do al ace­le­ra­dor cir­cu­lan­do a re­gí­me­nes me­dios y ba­jos, ade­más de co­rrer al­go más y gas­tar al­go me­nos. Ana­li­zan­do la cur­va de par ob­te­ni­da por el Clio, de­tec ta­mos me­nos em­pu­je al com­pa­rar­lo tan­to con la del Mi­cra como la del Clio TCe pro­ba­do ha­ce seis años en Co­che Ac­tual, con un ren­di­mien­to só­lo jus­to has­ta prác­ti­ca­men­te al­can­zar las 3.000 rpm, que nos ha­ce pen­sar que el tur­bo de nues­tra uni­dad de pruebas po­dría no es­tar en su me­jor es­ta­do. Es­to influye tan­to de ca­ra a las pres­ta­cio­nes má­xi­mas como al consumo, ya que obli­ga a exi­gir­lo más pa­ra man­te­ner la ve­lo­ci­dad de mar­cha.

¿Clá­si­co o in­no­va­dor?

El Re­nault Clio es un co­che ve­te­rano, con ca­si seis años a sus es­pal­das, que se apre­cian en un in­te­rior que fue in­no­va­dor en su mo­men­to, pe­ro que hoy no re­sul­ta tan mo­derno fren­te a va­rios ri­va­les. No obs­tan­te,

la im­pre­sión de ca­li­dad es aún co­rrec­ta y cuen­ta con en­sam­bla­jes a la al­tu­ra de lo es­pe­ra­do. En el Mi­cra, en cam­bio, Nis­san op­tó por po­ten­ciar la im­pre­sión de di­na­mis­mo, de eu­ro­pei­dad y creó un co­che mu­cho más ro­tun­do que su an­te­ce­sor. Es más gran­de, an­cho y pre­sen­ta una ima­gen po­de­ro­sa que le ha­ce pa­re­cer mu­cho «más co­che» por fue­ra y por den­tro. De ahí el sal­pi­ca­de­ro al­to y plano, la pan­ta­lla tác­til. Por con­tra, una mi­ra­da más de­te­ni­da des­cu­bre unos pul­sa­do­res au­xi­lia­res (Stop-Start, al­tu­ra de lu­ces o asis­ten­te de sa­li­da de ca­rril) po­co agra­cia­dos y al­gu­nos plás­ti­cos, los me­nos vi­si­bles, que evi­den­cian el aho­rro. Tam­bién sus asien­tos es­tán al­go por de­ba­jo del Clio, tan­to en di­men­sio­nes como en su­je­ción la­te­ral, por lo que son más ade­cua­dos en las pla­zas de­lan­te­ras pa­ra gen­te por de­ba­jo de 1,80 m de es­ta­tu­ra que pa­ra per­so­nas muy gran­des. En la par­te tra­se­ra nin­guno de los dos va so­bra­do de es­pa­cio. De he­cho, que­dan le­jos en la cla­si­fi­ca­ción li­de­ra­da con 72 cm por el Ibi­za, seis más que el Mi­cra. Y otro tan­to su­ce­de con la an­chu­ra, que de­ja en evi­den­cia al Clio y des­acon­se­ja el via­je ha­bi­tual de un ter­cer pa­sa­je­ro.

Di­ná­mi­ca­men­te, am­bos ofre­cen con­fian­za tan­to en vías des­pe­ja­das cir­cu­lan­do a rit­mo ele­va­do como en ca­rre­te­ras con cur­vas, con unas sus­pen­sio­nes efi­ca­ces, un pun­to más fir­mes las del Clio. El Re­nault tam­bién pa­re­ce más aplo­ma­do que el Nis­san, aun­que sus ki­los ex­tras se tra­du­cen en una ma­yor de­ri­va y pér­di­da de efi­ca­cia, de for­ma que lle­ga a re­sul­tar me­nos ágil y, so­bre to­do, al­go me­nos con­for­ta­ble que el ja­po­nés, aun­que sin ser in­có­mo­do, al cir­cu­lar por as­fal­tos en mal es­ta­do o su­pe­rar re­duc­to­res de ve­lo­ci­dad.

Cui­dar el bol­si­llo

Sin em­bar­go, al con­si­de­rar el pre­cio se in­vier­te la si­tua­ción. Y es que el Clio to­ma cla­ra ventaja en es­te as­pec­to, má­xi­me si te­ne­mos en cuen­ta las ver­sio­nes pro­ba­das. Por­que el Mi­cra Tek­na ro­za los 20.000 eu­ros: ca­si 3.000 más que el Clio Zen Energy, que am­plía las op­cio­nes de co­nec­ti­vi­dad tam­bién al uni­ver­so An­droid. Cier­to es que no in­clu­ye los sis­te­mas de ayu­da a la con­duc­ción del su­per­equi­pa­do Mi­cra —ad­ver­ten­cia de fa­ti­ga, aler­ta de trá­fi­co cru­za­do, cá­ma­ras pe­ri­me­tra­les y cam­bio de lu­ces lar­gas-cor­tas— y que el ja­po­nés tam­bién ofre­ce un aca­ba­do más eco­nó­mi­co y muy in­tere­san­te como el N-Con­nec­ta, pe­ro la ló­gi­ca del cos­te des­equi­li­bra la ba­lan­za del la­do del co­che fran­cés, que en los de­más as­pec­tos re­sis­te la com­pa­ra­ción des­de prác­ti­ca­men­te cual­quier án­gu­lo.

El Mi­cra es com­pa­ti­ble con Ap­ple Car Play y An­droid Au­to. La pan­ta­lla tác­til de 7" re­sul­ta muy vi­si­ble, con po­cos re­fle­jos.

El Nis­san Mi­cra Tek­na cues­ta 1.250 eu­ros más que el N Con­nec­ta e in­clu­ye un muy com­ple­to equi­po de ayu­das a la con­duc­ción como aler­ta de fa­ti­ga, avi­so de man­te­ni­mien­to de ca­rril y cá­ma­ras pe­ri­me­tra­les, op­cio­na­les és­tas en aque­lla ver­sión. La lec­tu­ra de la ins­tru­men­ta­ción es sen­ci­lla.

En con­di­cio­nes de gran exi­gen­cia me­cá­ni­ca y fuer­te ace­le­ra­ción pue­de ser con­ve­nien­te des­co­nec­tar el pul­sa­dor ECO.

El equi­po de au­dio con al­ta­vo­ces Bo­se for­ma par­te del equi­pa­mien­to op­cio­nal jun­to con el na­ve­ga­dor Tom Tom con in­for­ma­ción de trá­fi­co en tiem­po real y el con­trol por voz. La pan­ta­lla tác­til de 7" es de se­rie en el aca­ba­do Zen del Re­nault Clio.

Clio y Mi­cra ofre­cen un com­por­ta­mien­to bas­tan­te enér­gi­co: son es­ta­bles, pre­ci­sos de di­rec­ción y su za­ga re­cuer­da a la de co­ches de ca­te­go­ría su­pe­rior.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.