La ve­lo­ci­dad y el to­cino...

Coche Actual - - EDITORIAL - RA­FAEL GUITART rgui­tart@mpib.es Di­rec­tor

El nue­vo di­rec­tor ge­ne­ral de Trá­fi­co —que no es nue­vo, pues ya ocu­pó es­te car­go de 2004 a 2012— si­gue ob­se­sio­na­do con la ve­lo­ci­dad. De he­cho, sus prio­ri­da­des ac­tua­les se cen­tran en ba­jar el lí­mi­te de ve­lo­ci­dad de las ca­rre­te­ras con­ven­cio­na­les y au­men­tar el nú­me­ro de ra­da­res. Cues­tio­na su­pe­rar los lí­mi­tes de ve­lo­ci­dad al ade­lan­tar en vías con­ven­cio­na­les y apues­ta por la ins­ta­la­ción de dis­po­si­ti­vos que evi­ten su­pe­rar­los.

Es cier­to que la ve­lo­ci­dad es un fac­tor de­ter­mi­nan­te en la si­nies­tra­li­dad, pe­ro en los ac­ci­den­tes in­ter­vie­nen mu­chos más, co­mo el es­ta­do del vehícu­lo, el de la vía, la car­ga, la me­teo­ro­lo­gía, la pe­ri­cia del con­duc­tor, etc. Si to­dos cir­cu­lá­se­mos a 20 km/h ape­nas se pro­du­ci­rían víc­ti­mas mor­ta­les… Si apos­ta­mos por la evo­lu­ción y el pro­gre­so, es evi­den­te que los tiem­pos y las ve­lo­ci­da­des tie­nen mu­cha im­por­tan­cia. Una de las cues­tio­nes fun­da­men­ta­les pa­ra me­jo­rar la se­gu­ri­dad se ba­sa pre­ci­sa­men­te en la po­ten­cia de los vehícu­los y en su ca­pa­ci­dad de aceleración pa­ra rea­li­zar ma­nio­bras en me­nor tiem­po. Si te­ne­mos que rea­li­zar un ade­lan­ta­mien­to, se­rá más se­gu­ro si em­plea­mos me­nos tiem­po en efec­tuar­lo y no en la ob­se­sión por no su­pe­rar el lí­mi­te de ve­lo­ci­dad y pro­lon­gar in­ne­ce­sa­ria­men­te la ma­nio­bra.

Pe­re Na­va­rro tam­bién ha su­ge­ri­do que no se han pro­du­ci­do gran­des avan­ces en la se­gu­ri­dad de los vehícu­los des­de el air­bag… Pa­re­ce que es­tos úl­ti­mos años no ha es­ta­do al co­rrien­te de los sis­te­mas que han ins­ta­la­do los fa­bri­can­tes que, por cier­to, ya no se li­mi­tan a los mo­de­los de al­ta ga­ma, co­mo an­tes. ¿Aca­so los sis­te­mas de con­trol de es­ta­bi­li­dad, los de fre­na­da de emer­gen­cia, los de avi­so de cam­bio de ca­rril, de de­tec­ción de án­gu­lo muer­to, los sen­so­res de pre­sión de neu­má­ti­cos, de ac­ti­va­ción de lu­ces y lim­pia­pa­ra­bri­sas, de lla­ma­da de emer­gen­cia… no con­tri­bu­yen a au­men­tar la se­gu­ri­dad? Eso, por no ha­blar de los avan­ces que se han pro­du­ci­do di­rec­ta­men­te en com­po­nen­tes co­mo neu­má­ti­cos, sus­pen­sio­nes, fre­nos, etc.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.