Im­po­nen­te

Así, sin ar­ti­fi­cios ni ca­mu­fla­jes, es la pri­me­ra vez que ve­rás al Ta­rra­co, un mo­de­lo de ta­ma­ño me­dio-gran­de al que he­mos te­ni­do ac­ce­so en ex­clu­si­va, y que cul­mi­na la ofer­ta SUV de Seat.

Coche Actual - - PRIMER CONTACTO - LUIS M. VI­TO­RIA lm­vi­to­ria@mpib.es FO­TOS: MPIB

Du­ran­te unas ho­ras he­mos po­di­do con­vi­vir «a co­che pa­ra­do» con el Ta­rra­co y, si­mul­tá­nea­men­te, con par­te del equi­po de di­se­ño que le ha da­do for­ma, quie­nes, tam­bién por pri­me­ra vez, han po­di­do con­tem­plar su crea­ción fue­ra de los es­pa­cios ce­rra­dos del Cen­tro de Di­se­ño de Seat en Mar­to­rell (Bar­ce­lo­na).

Jun­to con el di­se­ña­dor de ex­te­rio­res del equi­po que li­de­ra Ale­jan­dro Me­so­ne­roRo­ma­nos, Xa­vi Vi­lla­nue­va, he­mos des­cu­bier­to los se­cre­tos de un co­che que es mu­cho más que el ter­cer SUV de la mar­ca es­pa­ño­la: ha pa­sa­do a con­ver­tir­se en su bu­que in­sig­nia, a te­nor de sus 4,73 me­tros de lar­go, y el de­mos­tra­dor de có­mo se­rá el di­se­ño de fu­tu­ros mo­de­los de Seat, co­mo su «best se­ller», el León.

Di­se­ña­do en Es­pa­ña

Aun­que fa­bri­ca­do en Wolfs­burg —es­te SUV de Seat es el úni­co mo­de­lo en­sam­bla­do en la me­ga­fac­to­ría ale­ma­na que no se ven­de co­mo Volks­wa­gen —, en la mis­ma lí­nea de mon­ta­je del VW Ti­guan, el Ta­rra­co ha si­do di­se­ña­do en las ins­ta­la­cio­nes de la fir­ma en Es­pa­ña.

Xa­vi Vi­lla­nue­va lo de­fi­ne co­mo un SUV de di­se­ño« muy atre­vi­do, se­gu­ro de sí mis­mo, pe­ro ele­gan­te ala vez, con mu­cha ro­bus­tez y lí­neas di­ná­mi­cas que le dan mu­cho es­ti­lo y armonía, so­bre­to­do en la par­te fron­tal ».

Es­ta zo­na se­rá la que más fiel­men­te se tras­la­de a fu­tu­ros Seat. En el Ta­rra­co «tie­ne una per­so­na­li­dad mar ca­da, pa­ra re­cono-cer­lo co­mo Seat». Su zo­na fa­vo­ri­ta es« la pa­rri­lla, por su ver­ti­ca­li­dad y có­mo he­mos tra­ba­ja­do el mar­co que la ro­dea» y la que pue­de mar­car un ca­mino de di­se­ño jun­to a ese mo­rro tan lar­go ,« ahí es­ta­mos de­jan­do en­tre ver un po­co el fu­tu­ro ». Tam­bién ha si­do el ele­men­to que más ho­ras de tra­ba­jo ha lle­va­do al equi­po de di­se­ño, es­pe­cial­men­te

«la re­ja fron­tal, con ese mar­co ylos­tri án­gu­los, que tie­nen un ta­ma­ño de cre­cien­te del cen­tro ha­cia los la­dos. He­mos tra­ba­ja­do con mu­cho de­ta­lle pa­ra lo­grar un as­pec­to muy­di­ná­mi­co». Los fa­ros son full-led en los dos aca­ba­dos Sty­le y Xce­llen­ce y es­tán dis­pues­tos «en­pro­fun­di­dad» res­pec­to a la ca­rro­ce­ría.

Con to­do, el Ta­rra­co tam­bién man­tie­ne su co­ne­xión con otros mo­de­los, co­mo el res­to de SUV. Su di­se­ña­dor nos cuen­ta que, con la co­ne­xión en­tre ese icó­ni­co fron­tal y la ca­rac­te­rís­ti­ca tra­se­ra «he­mos­que­ri­do ha­cer una lí­nea di­ná­mi­ca muy lar­ga, que unie­ra con el pi­lo­to, pa­ra dar al co­che más lon­gi­tud, pa­ra es ti­rar­lo, en de­fi­ni­ti­va. He­mos ju­ga­do tam­bién con la lí­nea del acin­tu­ra en alu­mi­nio en el mon­tan­te tra­se­ro, que sube, ju­gan­do con ese len­gua­je que ya te­ne­mos

en los Aron ay A te ca. El mon­tan­te C tie­ne la per­so­na­li­dad de Seat: ele­va la si­lue­ta y la lle­va ha­cia atrás ».

Del in­te­rior, Xa­vi Vi­lla­nue­va des­ta­ca la con­ti­nui­dad de lo rea­li­za­do con la ca­rro­ce ría .« Es así. El ta­ble­ro con su li­ge­re­za y ro­bus­tez, los cam­bios de luz, la pan­ta­lla flo­tan­te, los de­ta­lles en los ai­re ado­res lle­van a esa im­pre­sión ». Ade­más, de que no se pier­de de vis­ta un as­pec­to fun­da­men­tal en un co­che co­mo és­te: la prac­ti­ci­dad. No ol­vi­de­mos que, por sus di­men­sio­nes, el Ta­rra­co no só­lo es aho­ra el co­che más gran­de de Seat, sino que tam­bién per­mi­te dis­po­ner de tan­tas pla­zas co­mo el ve­te­rano Al­ham­bra: sie­te, en tres fi­las de asien­tos, por mu­cho que la tra­se­ra, por la al­tu­ra dis­po­ni­ble de la ban­que­ta al te­cho y en­tre és­ta y el sue­lo, sean «pa­ra­sa­lir­del­pa­so». De he­cho, en nues­tras pri­me­ras mediciones he­mos en­con­tra­do prác­ti­ca­men­te el mis­mo es­pa­cio ha­bi­ta­ble que el que pue­de dar­se en un VW Ti­guan Alls­pa­ce. Así, res­pec­to al mo­no­vo­lu­men Al­ham­bra, el Ta­rra­co só­lo pier­de cla­ra­men­te en an­chu­ra en la fi­la cen­tral y al­tu­ra en la ter­ce­ra.

Pa­ra Xa­vi Vi­lla­nue­va, «que­la­con­so­la cen­tral es­té aca­ba­da ha­cia arri­ba, ade­más de ha­cer­lo más SU V, lo ha­ce más prác­ti­co. El pues­to de con­duc­ción orien­ta­do ha­cia el con­duc­tor, con la pan­ta­lla arri­ba, la agru­pa­ción defunciones, te da se­gu­ri­dad yes prác­ti­co. To­do va acom­pa­ña­do par aquea ni­vel fun­cio­nal y es­té­ti­co se sien­ta bien ». Al fin y al ca­bo ,« es un co­che fa­mi­liar en el sen­ti­do de trans­mi­tir esa im­pre­sión de "Bien­ve­ni­do a ca­sa" que pre­ten­de­mos es­té en el di­se­ño y la elec­ción de los ma­te­ria­les », al­go vi­sua­li­za­do en los lis­to­nes que si­mu­lan la ma­de­ra, in­ser­cio­nes tex­ti­les en puer­tas o esos asien­tos que, por tex­tu­ra o di­se­ño, de­jan una im­pron­ta un tan­to ho­ga­re­ña y que re­cuer­dan a los ma­te­ria­les que usa Peu­geot en sus 3008 y 5008.

De­ta­lles de va­lor

Con to­do, abun­dan los de­ta­lles que dan va­lor al ha­bi­tácu­lo del Ta­rra­co. Es el ca­so de la ins­tru­men­ta­ción con el Di­gi­tal Cock­pit con el que bue­na par­te de la in­for­ma­ción —se ex­clu­yen tem­pe­ra­tu­ra y ni­vel del de­pó­si­to, co­mo en el res­to de Seat— apa­re­ce en una pan­ta­lla de 10,25" con­fi­gu­ra­ble, a la que se pue­den lle­var los ma­pas de na­ve­ga­ción; la otra pan­ta­lla, la que so­por­ta el sis­te­ma de in fo en­tren te ni mien­to con co­ne­xio­nes Ap­ple Car Play, An­droid Au­to y Mi­rror Link, en la zo­na su­pe­rior del sal­pi­ca­de­ro, de 8" y tác­til; los per­fi­les flo­tan­tes en el sal­pi­ca­de­ro, los mar­cos de los ai­rea­do­res com­pues­tos por va­rios ma­te­ria­les, la abun­dan­te pre­sen­cia de pla­cas de plás­ti­co acrí­li­co Piano Black, el re­tro­vi­sor bi­se­la­do al es­ti­lo VW, la guan­te­ra con el Easy Con­nect System, el in­te­rior de los hue­cos de las puer­tas fo­rra­dos o un im­pe­ca­ble ajus­te de ma­te­ria­les, en­tre otros. Eso sí, tam­bién en­con­tra­mos plás­ti­cos du­ros que des­lu­cen el as­pec­to de la zo­na in­fe­rior del sal­pi­ca­de­ro.

El ha­bi­tácu­lo del nue­vo SUV de Seat pre­su­me de ver­sa­ti­li­dad, no só­lo con esa po­si­bi­li­dad de trans­por­tar a sie­te ocu­pan­tes, sino con la de ju­gar con el mo­vi­mien­to lon­gi­tu­di­nal de la ban­que­ta de la se­gun­da fi­la —so­bre 18 cm— pa­ra dis­tri­buir a la car­ta el es­pa­cio. La­men­ta­ble­men­te, ni en el Ta­rra­co ni en sus equi­va­len­tes de Volks­wa­gen o Skoda, el Ko­diaq, esa ban­que­ta es­tá par­ti­da asi­mé­tri­ca­men­te, Tam­bién es po­si­ble, co­mo en aque­llos, re­gu­lar la in­cli­na­ción de, aquí sí, las dos par­tes del res­pal­do de es­ta fi­la en seis o sie­te po­si­cio­nes —es di­fí­cil con­tar cuán­tas son, por mu­cho que se re­pi­ta el pro­ce­so—; mien­tras que pue­den ple­gar­se pa­ra dar con­ti­nui­dad al pi­so del ma­le­te­ro, bien ac­tuan­do des­de el man­do que es­tá en ellos, bien usan­do los ti­ra­do­res la­te­ra­les del ma­le­te­ro y que tam­bién per­mi­ten has­ta ha­cer caer la zo­na cen­tral se­pa­ra­da­men­te a las dos la­te­ra­les —a es­tos me­nes­te­res, el res­pal­do es­tá di­vi­di­do en pro­por­cio­nes 40/20/40—. Pa­ra des­ple­gar la ter­ce­ra fi­la se ha­ce im­pres­cin­di­ble des­mon­tar la cor­ti­na, que tie­ne un lu­gar de al­ma­ce­na­je ba­jo el pi­so ma­le­te­ro —que a re­sul­tas de esa ne­ce­si­dad o de otra no des­cri­ta, no es per­fec­ta­men­te plano, sino que pre­sen­ta una acu­sa­da jo­ro­ba—. Con sie­te pla­zas, su ca­pa­ci­dad es de unos 200 li­tros, se­gún nues­tras pri­me­ras mediciones, mien­tras que con cin­co, y se­gún es­té ade­lan­ta­da o no la se­gun­da fi­la, en­con­tra­mos 740 o 520. La bo­ca de car­ga es de 88 por 108 cm, con un por­tón mo­to­ri­za­do en el ni­vel Xce­llen­ce, que pue­de si­tuar­se a una al­tu­ra má­xi­ma de 193 cm o re­gu­lar­lo pa­ra mar­car dis­tan­cia con el te­cho de un ga­ra­je.

El Seat Dri­ve Pro­fi­le per­mi­te adap­tar el fun­cio­na­mien­to de la amor­ti­gua­ción pi­lo­ta­da (DCC), ser­vo­di­rec­ción, mo­tor, cam­bio au­to­má­ti­co o cli­ma­ti­za­dor me­dian­te 6 mo­dos; cin­co pre­de­fi­ni­dos. La pan­ta­lla del Ra­dio Me­dia System es­tá si­tua­da muy al­ta y, por tan­to, fá­cil­men­te vi­si­ble. Vo­lan­te re­gu­la­ble en al­tu­ra y pro­fun­di­dad. La lí­nea ho­ri­zon­tal que re­co­rre el sal­pi­ca­de­ro acen­túa la sen­sa­ción de es­pa­cio, se­gún Seat.

Jun­to a Xa­vi Vi­lla­nue­va, di­se­ña­dor de ex­te­rio­res del equi­po que li­de­ra Ale­jan­dro Me­so­ne­roRo­ma­nos, he­mos des­cu­bier­to los se­cre­tos del Ta­rra­co, un co­che que es mu­cho más que el ter­cer SUV de la mar­ca es­pa­ño­la, ya que se con­vier­te en su bu­que in­sig­nia.

En la se­gun­da fi­la, re­gu­la­ción lon­gi­tu­di­nal pa­ra la ban­que­ta, de in­cli­na­ción pa­ra las dos par­tes del res­pal­do y me­sas re­trai­bles. Tam­bién con­tro­les pa­ra la cli­ma­ti­za­ción, USB o uno de los tres car­ga­do­res de 12v. El tú­nel de trans­mi­sión no es muy vo­lu­mi­no­so. En el Ta­rra­co los cua­tro ele­va­lu­nas suben y ba­jan au­to­má­ti­ca­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.