¿Por dón­de em­pe­zar?

¿Có­mo se de­pu­ra nues­tro cuer­po?

Cocina Vegetariana Extra - - Sumario -

Los pro­ta­go­nis­tas prin­ci­pa­les del pro­ce­so de de­pu­ra­ción El sis­te­ma lin­fá­ti­co

Es­ta in­trin­ca­da red de ca­na­les es el sis­te­ma de re­co­gi­da de desechos del cuer­po. La lin­fa (un lí­qui­do de as­pec­to le­cho­so que con­tie­ne un ti­po de­ter­mi­na­do de gló­bu­los blan­cos, pro­teí­nas y gra­sas) se des­pla­za len­ta­men­te por to­do el cuer­po. Cuan­do pa­sa por uno de los múl­ti­ples gan­glios lin­fá­ti­cos, la lin­fa es fil­tra­da y de ella se ex­traen los cuer­pos ex­tra­ños o to­xi­nas. Aquí es don­de se com­ba­ten las in­fec­cio­nes y se im­pi­de que cual­quier sus­tan­cia tó­xi­ca vuel­va al to­rren­te san­guí­neo.

El hí­ga­do

Es­te ór­gano tie­ne que ver con ca­si to­do lo que en­tra en el cuer­po, ya que de­pu­ra la san­gre de sus­tan­cias tó­xi­cas (des­de al­cohol has­ta pes­ti­ci­das) que, de otro mo­do, se acu­mu­la­rían en el to­rren­te san­guí­neo. El hí­ga­do ab­sor­be es­tas to­xi­nas, al­te­ra su es­truc­tu­ra quí­mi­ca, las ha­ce hi­dro­so­lu­bles y las ex­pul­sa a tra­vés de la bi­lis (un lí­qui­do de co­lor ma­rrón ver­do­so). Se­gui­da­men­te, la bi­lis trans­por­ta es­tos pro­duc­tos de desecho a los in­tes­ti­nos, don­de son ex­cre­ta­dos.

Los pul­mo­nes

Mi­llo­nes de mi­núscu­los al­véo­los que se en­cuen­tran en los pul­mo­nes nos pro­por­cio­nan apro­xi­ma­da­men­te 50 me­tros cua­dra­dos de su­per­fi­cie pa­ra in­ter­cam­biar ga­ses. Cuan­do res­pi­ra­mos, el oxí­geno pe­ne­tra en la san­gre y és­ta, a su vez, se li­be­ra de sus pro­duc­tos de desecho (dió­xi­do de car­bono y agua). Los pul­mo­nes se en­car­gan tam­bién de la mul­ti­tud de con­ta­mi­nan­tes que trans­por­ta el ai­re, des­de la ni­co­ti­na que hay en el hu­mo de los ci­ga­rri­llos has­ta el for­mal­dehí­do de los ma­te­ria­les de cons­truc­ción.

La lim­pie­za y cu­ra­ción del trac­to gas­tro­in­tes­ti­nal (en es­pe­cial la del co­lon) pro­por­cio­nan una ba­se im­por­tan­tí­si­ma pa­ra una des­in­to­xi­ca­ción efec­ti­va.

Los ri­ño­nes

Su fun­ción pri­mor­dial es fil­trar la san­gre y pro­du­cir ori­na, me­dian­te la que se eli­mi­nan las to­xi­nas y los pro­duc­tos de desecho que ge­ne­ra la des­com­po­si­ción de las pro­teí­nas. Tam­bién con­tro­lan el ni­vel de aci­dez del cuer­po y el del agua, y de­vuel­ven a la san­gre cual­quier nu­trien­te va­lio­so que ne­ce­si­te ser re­ci­cla­do pa­ra un uso pos­te­rior.

La eli­mi­na­ción re­gu­lar es cru­cial pa­ra la sa­lud ge­ne­ral y el con­trol de­tox (es de­cir, de los ni­ve­les de to­xi­ci­dad) en el cuer­po.

La piel

Se tra­ta del ór­gano más gran­de del cuer­po: si se ex­ten­die­se so­bre una su­per­fi­cie pla­na ocu­pa­ría apro­xi­ma­da­men­te 1,5 me­tros cua­dra­dos. Es un ma­ra­vi­llo­so de­pu­ra­dor. Sus glán­du­las su­do­rí­pa­ras y se­bá­ceas se des­ha­cen de to­xi­nas que no se po­drían eli­mi­nar por nin­gún otro me­dio.

Los in­tes­ti­nos

Se en­car­gan de des­com­po­ner los ali­men­tos y ab­sor­ber­los jun­to con el agua pa­ra in­tro­du­cir­los en el to­rren­te san­guí­neo, así co­mo de lle­var­se los pro­duc­tos de desecho de la di­ges­tión y del me­ta­bo­lis­mo del hí­ga­do. Un sis­te­ma di­ges­ti­vo que fun­cio­ne bien po­drá eli­mi­nar rá­pi­da­men­te los re­si­duos cor­po­ra­les.

Sin em­bar­go, una die­ta ba­sa­da en ali­men­tos muy re­fi­na­dos (co­mo el pan, pas­ta y ha­ri­nas blan­cas, o bien mu­chos de los ali­men­tos des­vi­ta­li­za­dos de la in­dus­tria…) con­du­ce a me­nu­do al es­tre­ñi­mien­to, y ha­ce que los re­si­duos tó­xi­cos per­ma­nez­can en el or­ga­nis­mo más de lo ne­ce­sa­rio.

La sa­lud del apa­ra­to gas­tro­in­tes­ti­nal

La eco­lo­gía y la fun­ción gas­tro­in­tes­ti­nal se en­cuen­tran en el cen­tro de la sa­lud hu­ma­na; sus des­equi­li­brios pue­den afec­tar de for­ma ne­ga­ti­va al es­ta­do ge­ne­ral del or­ga­nis­mo. La es­truc­tu­ra y las fun­cio­nes in­tes­ti­na­les de­ter­mi­nan la car­ga to­tal de to­xi­nas que pue­de so­por­tar el or­ga­nis­mo y re­sul­tan esen­cia­les pa­ra el pro­ce­so de des­in­to­xi­ca­ción. La lim­pie­za y cu­ra­ción del trac­to gas­tro­in­tes­ti­nal (en es­pe­cial la del co­lon) pro­por­cio­nan una ba­se im­por­tan­tí­si­ma pa­ra una des­in­to­xi­ca­ción efec­ti­va.

So­mos lo que co­me­mos

«So­mos lo que co­me­mos y asi­mi­la­mos; no lo que eli­mi­na­mos». Di­cho de otro mo­do, la ac­ti­vi­dad de nues­tro sis­te­ma gas­tro­in­tes­ti­nal es vi­tal en el pro­ce­so de nu­trir al or­ga­nis­mo y con­tro­lar la to­xi­ci­dad por me­dio de la eli­mi­na­ción, un pro­ce­so que real­men­te na­ce en el co­lon.

Hay que lim­piar el in­tes­tino de for­ma re­gu­lar pa­ra ob­te­ner una de­pu­ra­ción cor­po­ral efec­ti­va. Pe­ro tam­bién con­vie­ne re­cor­dar al­gu­nos prin­ci­pios bá­si­cos re­la­cio­na­dos con el trac­to gas­tro­in­tes­ti­nal y con su con­tri­bu­ción a la sa­lud ge­ne­ral del or­ga­nis­mo.

Mas­ti­car me­jor

Co­mo se sa­be, el apa­ra­to gas­tro­in­tes­ti­nal se com­po­ne de la bo­ca y los dien­tes, el esó­fa­go y el es­tó­ma­go, el in­tes­tino del­ga­do (duo­deno, ye­yuno e íleo) y el in­tes­tino grue­so (co­lon). Ini­cia su fun­ción con una mas­ti­ca­ción apro­pia­da, esen­cial pa­ra una bue­na nu­tri­ción. Otros ór­ga­nos di­ges­ti­vos son las glán­du­las sa­li­va­res, el pán­creas, la ve­sí­cu­la bi­liar, las glán­du­las mu­co­sas y el hí­ga­do.

En­zi­mas en la sa­li­va

Las en­zi­mas sa­li­va­res ini­cian la di­ges­tión, pro­ce­so con­ti­nua­do por el áci­do y las en­zi­mas hi­dro­cló­ri­cas del es­tó­ma­go, así co­mo por las nu­me­ro­sas en­zi­mas pan­creá­ti­cas li­be­ra­das en la par­te su­pe­rior del in­tes­tino del­ga­do. Por úl­ti­mo, la ve­sí­cu­la pro­du­ce la bi­lis, ne­ce­sa­ria pa­ra la di­ges­tión de gra­sas. La asi­mi­la­ción de la ma­yo­ría de los nu­trien­tes tie­ne lu­gar en el in­tes­tino del­ga­do; el co­lon, por su par­te, se en­car­ga de asi­mi­lar el agua, las sa­les bi­lia­res y otras sus­tan­cias an­tes de pre­pa­rar la eli­mi­na­ción.

Con­trol de­tox: eli­mi­nar

La eli­mi­na­ción re­gu­lar es cru­cial pa­ra la sa­lud ge­ne­ral y el con­trol de­tox (es de­cir, de los ni­ve­les de to­xi­ci­dad) en el cuer­po. Por ejem­plo, el es­tre­ñi­mien­to es en reali­dad un pro­ble­ma más gra­ve de lo que se sue­le creer.

De he­cho, has­ta la más pe­que­ña dis­fun­ción (co­mo una sim­ple in­fla­ma­ción) pue­de cau­sar una ab­sor­ción anor­mal e in­cre­men­tar la per­mea­bi­li­dad de las ba­rre­ras. El in­cre­men­to de la per­mea­bi­li­dad in­tes­ti­nal pro­vo­ca un des­equi­li­brio en la ab­sor­ción: la pe­ne­tra­ción de mo­lé­cu­las más gran­des de lo ha­bi­tual pue­de cau­sar reac­cio­nes alér­gi­cas y otras res­pues­tas anor­ma­les de nues­tro sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio. Re­cor­de­mos que la hi­dra­ta­ción, la die­ta, la ac­ti­vi­dad fí­si­ca y el es­trés son al­gu­nos de los fac­to­res que afec­tan a nues­tra fun­ción eli­mi­na­ti­va. Y que exis­te un de­li­ca­do equi­li­brio en­tre la asi­mi­la­ción de los nu­trien­tes que ne­ce­si­ta­mos y la eli­mi­na­ción de sus­tan­cias tó­xi­cas.

Las emo­cio­nes

Re­cuer­da que ade­más el apa­ra­to gas­tro­in­tes­ti­nal es par­ti­cu­lar­men­te sen­si­ble a los me­ca­nis­mos emo­cio­na­les. Una exis­ten­cia mar­ca­da por el es­trés pue­de afec­tar de for­ma ne­ga­ti­va a la mo­ti­li­dad, a la pro­duc­ción de en­zi­mas di­ges­ti­vas y a la fun­ción di­ges­ti­va en ge­ne­ral.

Se ha iden­ti­fi­ca­do la exis­ten­cia de más de trein­ta hor­mo­nas es­to­ma­ca­les, mu­chas de las cua­les ac­túan, así mis­mo, co­mo neu­ro­trans­mi­so­res.

Más co­sas: tam­bién es im­por­tan­te man­te­ner una con­cen­tra­ción ade­cua­da de bac­te­rias po­si­ti­vas en el co­lon, así co­mo el de­cre­ci­mien­to de su con­cen­tra­ción al as­cen­der por el con­duc­to has­ta el in­tes­tino del­ga­do o el es­tó­ma­go.

El cre­ci­mien­to ex­ce­si­vo de bac­te­rias anor­ma­les, le­va­du­ras de fer­men­ta­ción y parásitos sue­le ori­gi­nar tras­tor­nos gas­tro­in­tes­ti­na­les co­mo la in­fla­ma­ción de la mem­bra­na mu­co­sa sen­si­ble del trac­to, lo que re­dun­da en una de­fi­cien­te asi­mi­la­ción de ali­men­tos y nu­trien­tes.

Co­mi­da sa­na, cuer­po sano

¿Qué sig­ni­fi­ca co­mi­da sa­na? Ca­da cual, in­clu­so mu­chos es­pe­cia­lis­tas, tie­ne su pro­pia teo­ría so­bre lo que de­be­ría­mos co­mer. ¿Ha­bría que com­bi­nar ali­men­tos o bien se­guir una die­ta «ca­ver­ní­co­la», ba­sa­da en ali­men­tos cru­dos? ¿He­mos de ele­gir ali­men­tos bio­ló­gi­cos o bien es­to es mal­gas­tar tiem­po y di­ne­ro?

An­te to­do he­mos de te­ner en cuen­ta que to­dos so­mos di­fe­ren­tes y que nues­tro cuer­po ne­ce­si­ta re­gí­me­nes di­ver­sos. Lo que va bien a nues­tro or­ga­nis­mo pue­de ser ne­fas­to pa­ra otra per­so­na.

Ade­más, jun­to a la tra­di­ción, tam­bién de­pen­de de si la re­gión don­de vi­vi­mos es de cli­ma frío o tem­pla­do. Por ejem­plo en

Chi­na, to­da la co­mi­da se sir­ve ca­lien­te y co­ci­na­da; en cam­bio en la In­dia co­me­ría­mos los ali­men­tos cru­dos, un po­co co­ci­dos o bien muy con­di­men­ta­dos.

Pa­ra en­con­trar la die­ta ade­cua­da te­ne­mos que se­guir el vie­jo mé­to­do de la prue­ba y el error. La ma­yo­ría sa­be­mos por ins­tin­to qué ali­men­tos nos van bien y qué mé­to­dos de pre­pa­ra­ción pre­fie­re nues­tro or­ga­nis­mo. Sin em­bar­go, va­le la pe­na se­guir de­ter­mi­na­dos con­se­jos en don­de una gran ma­yo­ría de ex­per­tos y mé­to­dos de sa­lud coin­ci­den. Cons­ti­tu­yen el fun­da­men­to de la bue­na nu­tri­ción. Va­mos a re­cor­dar­los en un mo­men­to.

Al­gu­nos con­se­jos pa­ra co­mer de ma­ne­ra sa­lu­da­ble

¿Co­ci­na Ud. con agua del gri­fo sin de­pu­rar? ¿Uti­li­za Ud. acei­te o gra­sa, pa­ra co­ci­nar? Son mu­chos los de­ta­lles que va­le la pe­na te­ner en cuen­ta, an­te to­do pre­fe­ri­re­mos los ali­men­tos fres­cos de cul­ti­vo bio­ló­gi­co que han cre­ci­do re­la­ti­va­men­te cer­ca (sue­len ser los que con­tie­nen me­nos to­xi­nas). Los ali­men­tos tra­ta­dos, las co­mi­das pre­pa­ra­das, los ali­men­tos de ré­gi­men, los pro­duc­tos de pas­te­le­ría y los re­fres­cos son los que con­tie­nen más con­ser­van­tes, co­lo­ran­tes y adi­ti­vos.

Hay que te­ner en cuen­ta que los pro­duc­tos no bio­ló­gi­cos a me­nu­do han si­do tra­ta­dos quí­mi­ca­men­te pa­ra que du­ren más y ten­gan un as­pec­to más atrac­ti­vo. Siem­pre hay que pe­lar las fru­tas y ver­du­ras no bio­ló­gi­cas pa­ra eli­mi­nar los re­si­duos tó­xi­cos que hay en su su­per­fi­cie.

El pes­ca­do fres­co tam­bién es una op­ción sa­lu­da­ble, si bien el ma­ris­co pue­de es­tar afec­ta­do por la con­ta­mi­na­ción que pa­de­cen los li­to­ra­les. Co­ci­nar ali­men­tos fres­cos no tie­ne por­qué exi­gir tiem­po y es­fuer­zo: la pa­rri­lla, los her­vi­dos, los reho­ga­dos y el va­por son mé­to­dos ca­rac­te­ri­za­dos por su ra­pi­dez.

De­ben se­lec­cio­nar­se ali­men­tos del tiem­po cuan­do sea po­si­ble. Los ali­men­tos que han cre­ci­do a un rit­mo na­tu­ral ten­drán el má­xi­mo de nu­trien­tes y de vi­ta­li­dad. Es la gran di­fe­ren­cia con los ali­men­tos cul­ti­va­dos fue­ra de es­ta­ción con fer­ti­li­zan­tes, pes­ti­ci­das y pla­gui­ci­das.

Car­nes y gra­sas sa­tu­ra­das

Una vez ha­yáis re­du­ci­do el con­su­mo de car­ne a dos ve­ces por se­ma­na, la ele­gi­réis de ani­ma­les cria­dos de for­ma na­tu­ral. En ge­ne­ral se de­be­ría re­du­cir la in­ges­ta de car­nes ro­jas, lác­teos con to­da su ma­te­ria gra­sa y de las gra­sas sa­tu­ra­das en ge­ne­ral (hay que fi­jar­se bien en el eti­que­ta­do so­bre la com­po­si­ción de lo que co­me­mos!), así co­mo la in­ges­ta de sal (sus­ti­tú­ya­la por hier­bas y es­pe­cias o aña­da apio, tie­ne un gus­to sa­la­do na­tu­ral).

Hay que evi­tar en lo po­si­ble los ali­men­tos que con­ten­gan adi­ti­vos, co­lo­ran­tes y con­ser­van­tes. Es­to in­clu­ye los ali­men­tos muy pro­ce­sa­dos, los pre­co­ci­na­dos y la co­mi­da «ba­su­ra» (pro­duc­tos en­la­ta­dos, des­hi­dra­ta­dos y em­pa­que­ta­dos, «co­mi­da rá­pi­da» y pla­tos que se ha­cen al ins­tan­te).

Evi­te car­nes y pes­ca­dos ahu­ma­dos, y hu­ya de los em­bu­ti­dos y car­nes in­dus­tria­les: con­tie­nen ele­va­dos ni­ve­les de adi­ti­vos y can­ce­rí­ge­nos po­ten­cia­les.

De­tox: una die­ta sen­ci­lla

Si in­ten­ta per­der pe­so, eli­ja una sen­ci­lla die­ta in­te­gral ba­ja en gra­sas, que in­clu­ya mu­chas ver­du­ras fres­cas, car­nes ma­gras, nue­ces y le­gum­bres. Per­de­rá pe­so, sin com­pro­me­ter su sa­lud. Tam­bién hay que des­con­fiar de mu­chos ali­men­tos «die­té­ti­cos», que a me­nu­do con­tie­nen edul­co­ran­tes ar­ti­fi­cia­les y otros adi­ti­vos.

Su­pri­ma (o re­duz­ca pro­gre­si­va­men­te) los dul­ces. Con­tie­nen ele­va­dos ni­ve­les de co­lo­ran­tes, con­ser­van­tes y otros adi­ti­vos. Des­gra­cia­da­men­te, los ni­ños reac­cio­nan peor a ellos: esos dul­ces de co­lo­res bri­llan­tes y los re­fres­cos de co­la a me­nu­do pro­vo­can hi­per­ac­ti­vi­dad y reac­cio­nes alér­gi­cas.

Aler­gias e in­ge­nie­ría ge­né­ti­ca

No se co­no­cen con exac­ti­tud to­dos los ali­men­tos so­me­ti­dos a in­ge­nie­ría ge­né­ti­ca, de mo­men­to en Es­pa­ña só­lo apa­re­cen al­gu­nos da­tos va­gos, co­mo la pa­la­bra “mo­di­fi­ca­do” (se re­fie­re a mo­di­fi­ca­do ge­né­ti­ca­men­te). Ca­da vez en­con­tra­réis más to­ma­tes resistentes a to­do… pe­ro que no sa­ben a na­da. O bien «to­ma­tes ku­ma­to», en­tre otras ex­tra­va­gan­cias. En in­ge­nie­ría ge­né­ti­ca de ali­men­tos se al­te­ra su es­truc­tu­ra pa­ra me­jo­rar una de­ter­mi­na­da cua­li­dad. Pe­ro es una cien­cia po­co ex­pe­ri­men­ta­da, cu­yos re­sul­ta­dos son aún im­pre­vi­si­bles.

Se ha di­cho que los ali­men­tos so­me­ti­dos a in­ge­nie­ría ge­né­ti­ca pue­den des­en­ca­de­nar aler­gias, as­ma o cier­tos pro­ble­mas dér­mi­cos. Pue­de es­tar us­ted co­mien­do tran­qui­la­men­te un ta­zón de fre­sas con na­ta, con­ven­ci­da de que no ha de preo­cu­par­se por su aler­gia a la pro­teí­na del pes­ca­do, sin sos­pe­char ni por un ins­tan­te que esas fre­sas se han ma­ni­pu­la­do ¡con los ge­nes de un pes­ca­do nór­di­co pa­ra que sean más resistentes a las he­la­das!

Has­ta que no se se­pa más so­bre los ali­men­tos ob­te­ni­dos por in­ge­nie­ría ge­né­ti­ca, la res­pues­ta ló­gi­ca no pue­de ser otra que la de man­te­ner­los apar­ta­dos de nues­tra die­ta.

Pes­ti­ci­das en los ali­men­tos

Prác­ti­ca­men­te to­dos los ali­men­tos no bio­ló­gi­cos se han cul­ti­va­do con la ayu­da de al­gún pes­ti­ci­da. Al­gu­nos son can­ce­rí­ge­nos; otros pue­den cau­sar mu­ta­cio­nes ce­lu­la­res o pro­du­cen mal­for­ma­cio­nes con­gé­ni­tas. La ta­sa de mor­ta­li­dad mun­dial por in­to­xi­ca­ción de pes­ti­ci­das re­ba­sa las 200.000 per­so­nas al año. Un in­for­me re­cien­te cons­ta­tó que las mu­je­res em­ba­ra­za­das que tra­ba­jan en

con­tac­to con pes­ti­ci­das agrí­co­las tie­nen ca­si el tri­ple de po­si­bi­li­da­des de per­der a su hi­jo que otras ges­tan­tes. Hoy sa­be­mos que las mu­je­res con una ele­va­da con­cen­tra­ción de re­si­duos de DDT (un pes­ti­ci­da afor­tu­na­da­men­te ya prohi­bi­do) te­nían en su or­ga­nis­mo cua­tro ve­ces más po­si­bi­li­da­des de con­traer un cáncer de pe­cho.

Ni horno mi­cro­on­das ni co­mi­da irra­dia­da

Por se­gu­ri­dad, aban­do­na­re­mos el ca­len­ta­do de la co­mi­da con el horno mi­cro­on­das. Tam­bién eli­mi­na­re­mos los ali­men­tos irra­dia­dos. La irra­dia­ción des­com­po­ne las mo­lé­cu­las que for­man el ali­men­to, pe­ro és­tas cons­ti­tu­yen nue­vas mo­lé­cu­las y nue­vas sus­tan­cias quí­mi­cas cuan­do se unen de nue­vo. Las sus­tan­cias quí­mi­cas re­cién for­ma­das –lla­ma­das ra­dio­lí­ti­cos y ra­dio­lí­ti­cos úni­cos– no exis­ten en nin­gún ali­men­to, a me­nos que se ha­ya irra­dia­do… y sus efec­tos a lar­go pla­zo se des­co­no­cen por com­ple­to.

Adic­ción a la ca­feí­na

Mu­chos nos ser­vi­mos del ca­fé ma­ti­nal pa­ra des­per­tar­nos. Be­be­mos abun­dan­tes tés o re­fres­cos du­ran­te el día sin dar­le ma­yor im­por­tan­cia. Pe­ro to­das es­tas be­bi­das con­tie­nen al­ca­loi­des co­mo la ca­feí­na, una po­ten­te dro­ga adic­ti­va. La ca­feí­na es­ti­mu­la las glán­du­las su­pra­rre­na­les y po­ne al sis­te­ma en un es­ta­do de aler­ta, pe­ro pre­sen­ta no­ta­bles efec­tos se­cun­da­rios in­de­sea­bles a me­dio y lar­go pla­zo.

Es re­la­ti­va­men­te fá­cil rom­per con el há­bi­to, pe­ro es po­si­ble pa­de­cer dolores de ca­be­za, migrañas o irri­ta­bi­li­dad du­ran­te los pri­me­ros días de abs­ti­nen­cia. Si no pue­de aban­do­nar es­te há­bi­to, in­ten­te re­du­cir­lo: to­me me­nos ca­fé y sus­ti­tú­ya­lo por mal­ta, té ver­de o ti­sa­nas de hier­bas me­di­ci­na­les o aro­má­ti­cas. En pró­xi­mos nú­me­ros de es­ta re­vis­ta ve­re­mos el me­jor mo­do de des­in­to­xi­car­nos pa­so a pa­so de la ca­feí­na, el al­cohol, la ni­co­ti­na y otras sus­tan­cias in­de­sea­bles. Por de pron­to ele­gi­re­mos agua en vez de las be­bi­das car­bó­ni­cas y re­fres­cos de co­la. Y, so­bre to­do, ele­gi­re­mos las be­bi­das de­tox que pre­sen­ta­mos en es­te nú­me­ro.

De­ben se­lec­cio­nar­se ali­men­tos del tiem­po cuan­do sea po­si­ble. Los ali­men­tos que han cre­ci­do a un rit­mo na­tu­ral ten­drán el má­xi­mo de nu­trien­tes y de vi­ta­li­dad.

La re­com­pen­sa

Son mu­chos los mo­ti­vos pa­ra ele­gir un die­ta de­pu­ra­ti­va –una die­ta «de­tox»–, que nos ayu­da­rá a ha­cer un po­co de «lim­pie­za» y a dar un res­pi­ro al or­ga­nis­mo. En­tre los prin­ci­pa­les en­con­tra­mos:

For­ta­le­cer las de­fen­sas an­te el ries­go de en­fer­me­da­des; Ali­ge­rar. La sa­lud y bie­nes­tar que se con­si­gue (si se com­bi­na con un po­co de ejer­ci­cio fí­si­co);

Re­ju­ve­ne­cer. El efec­to an­ti­edad que otor­ga la de­pu­ra­ción, uni­do al apor­te de po­ten­tes sus­tan­cias an­ti­oxi­dan­tes de las be­bi­das y re­ce­tas de­tox;

Adel­ga­zar. Es una ayu­da sa­lu­da­ble en die­tas de adel­ga­za­mien­to en ca­so de so­bre­pe­so y obesidad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.