Die­tas de un so­lo ali­men­to pa­ra de­pu­rar­te

¿Tu plan de­tox, va­ca­cio­nes di­ges­ti­vas?

Cocina Vegetariana Extra - - Sumario -

Con la lle­ga­da del buen tiem­po a mu­chas per­so­nas les ape­te­ce dar un des­can­so no só­lo a su ac­ti­vi­dad la­bo­ral, sino tam­bién a su es­tó­ma­go. A otras, las die­tas li­ge­ras les in­tere­san pa­ra re­ba­jar un po­si­ble ex­ce­so de pe­so que no con­cuer­da con las mo­das o con los pro­pios de­seos. Pre­sen­ta­mos die­tas y su­ge­ren­cias tan­to pa­ra quien desee prac­ti­car días de die­ta li­ge­ra co­mo pa­ra quie­nes se re­in­cor­po­ran a la ali­men­ta­ción nor­mal tras ha­ber rea­li­za­do un ayuno.

Des­can­so cor­po­ral

La re­nun­cia tem­po­ral a la ali­men­ta­ción, es de­cir, el ayuno, ha for­ma­do par­te des­de siem­pre de la vi­da de las per­so­nas. Es pro­ba­ble que por ello to­dos sin­ta­mos de for­ma na­tu­ral es­ta ne­ce­si­dad de vez en cuan­do; pa­ra mu­chos, los pe­río­dos de ayuno for­man par­te de tra­di­cio­nes re­li­gio­sas o po­pu­la­res. Otros sue­len ayu­nar du­ran­te las va­ca­cio­nes, pla­ni­fi­cán­do­lo de tal for­ma que el pe­río­do pos­te­rior al ayuno aún cai­ga den­tro del de las va­ca­cio­nes. De es­ta for­ma tie­nen tiem­po pa­ra pro­bar nue­vos pla­tos y co­mer ci­vi­li­za­da­men­te.

Si el ayuno no es de­ma­sia­do pro­lon­ga­do, es de­cir, en pe­río­dos de uno a tres días, y co­mo má­xi­mo de una se­ma­na, el ayuno o se­mi­ayuno (co­mo el de la cu­ra del si­ro­pe de sa­via, ver re­ce­ta en p. 54-57) no pre­sen­ta más com­pli­ca­cio­nes que las de­ri­va­das del efec­to de­tox en el or­ga­nis­mo: do­lor de es­pal­da, mal alien­to y len­gua su­cia, etc. A con­ti­nua­ción ofre­ce­mos va­rios ejem­plos de die­tas pa­ra un día de des­in­to­xi­ca­ción, ap­tas tan­to pa­ra des­pués de un ayuno co­mo pa­ra quie­nes quie­ran dar un pe­que­ño «día li­bre» a su es­tó­ma­go.

Días de des­in­to­xi­ca­ción

Rea­li­zar una se­ma­na de ayuno ofre­ce mu­chas ven­ta­jas a nues­tro or­ga­nis­mo, pe­ro en ca­so de que por mo­ti­vos pro­fe­sio­na­les no po­da­mos lle­var­la a ca­bo, po­de­mos in­tro­du­cir un día exi­men­te o de des­in­to­xi­ca­ción. De los que aquí pro­po­ne­mos, ca­da uno pue­de ele­gir aquel que más se ajus­te a sus ne­ce­si­da­des y que más fá­cil­men­te pue­da rea­li­zar.

Es me­jor prac­ti­car el día de des­in­to­xi­ca­ción con re­gu­la­ri­dad, por ejem­plo, ca­da lu­nes o ca­da vier­nes –qui­zá in­clu­so dos ve­ces a la se­ma­na–, o du­ran­te va­rios días.

Día de arroz

To­ma­re­mos por la ma­ña­na una man­za­na o un po­me­lo. Al me­dio­día o la no­che an­te­rior, co­ce­mos al va­por cien gra­mos de arroz (me­jor si es arroz in­te­gral) en un cuar­to de li­tro de agua, sin sal. Al me­dio­día se co­me la mi­tad de es­to, acom­pa­ña­do de dos to­ma­tes co­ci­dos al va­por, sa­zo­na­dos con hier­bas. Por la no­che se co­me la otra mi­tad, co­mo en­sa­la­da de arroz con fru­tas o con man­za­na ta­mi­za­da (sin azú­car).

Día de fru­ta

To­ma­re­mos en to­do el día un ki­lo de fru­ta va­ria­da, re­par­ti­da en tres co­mi­das. ¡Mas­ti­que bien!

Día de en­sa­la­da

Por la ma­ña­na, co­ma fru­ta, ma­ce­do­nia o un pe­que­ño mues­li a lo Bir­cher. Al me­dio­día, un pla­to de en­sa­la­da y pa­ta­tas co­ci­das con piel. Por la no­che, un pla­to pe­que­ño de en­sa­la­da con al­gu­nos fru­tos se­cos y pa­sas.

Días de be­bi­da

La va­rian­te más ra­di­cal de un día exi­men­te es ali­men­tar­nos só­lo de be­bi­das. Mien­tras que du­ran­te los días exi­men­tes nor­ma­les se sue­len to­mar unas 800 ca­lo­rías, só­lo se to­man en­tre 0 y 200 ca­lo­rías en un día de be­bi­da. Un día de be­bi­da vie­ne a ser ca­si lo mis­mo que un día de ayuno.

Día de in­fu­sio­nes:

be­be­re­mos de dos a tres ta­zas de in­fu­sio­nes al gus­to, unas cin­co ve­ces al día.

Día de zu­mo:

se mez­cla un li­tro de zu­mo de fru­ta o ver­du­ra con me­dio li­tro de agua mineral, se re­par­te en cin­co tomas y se be­be a sor­bi­tos.

Día de sue­ro de le­che:

re­par­ti­re­mos un li­tro y me­dio de sue­ro de le­che. Es­te sue­ro es el lí­qui­do que que­da cuan­do se cua­ja la na­ta lí­qui­da. Pue­de ha­cér­se­lo uno mis­mo com­pran­do la na­ta y ba­tién­do­la sin desáni­mo. En cin­co tomas, be­bién­do­lo a sor­bi­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.