Cu­ras de fru­tas

La cu­ra de uvas y la cu­ra de cí­tri­cos

Cocina Vegetariana Extra - - Sumario -

Alo lar­go del año en­con­tra­mos de­ter­mi­na­das fru­tas con las cua­les ha­cer una «cu­ra», es de­cir, una mo­no­die­ta de esa fru­ta du­ran­te al­gu­nos días, en los que só­lo se co­me di­cha fru­ta. El po­der te­ra­péu­ti­co de las cu­ras de fru­tas clá­si­cas es enor­me y to­dos los in­ves­ti­ga­do­res lo ava­lan. Sean las fre­sas y fre­so­nes en pri­ma­ve­ra, la uva en oto­ño, o los cí­tri­cos en in­vierno, el efec­to que pro­du­cen en el or­ga­nis­mo es ex­tra­or­di­na­ria­men­te be­ne­fi­cio­so. Es­ta vez nos de­ten­dre­mos un po­co en las cu­ras de uvas y de cí­tri­cos y en el fu­tu­ro re­pa­sa­re­mos el res­to con más de­ta­lle.

La cu­ra de uvas

Los cli­mas me­di­te­rrá­neos, con ve­ra­nos po­co llu­vio­sos y sol abun­dan­te, son los más ade­cua­dos pa­ra el cul­ti­vo de la vid. En es­tas con­di­cio­nes, la uva se pro­du­ce abun­dan­te y ma­du­ra con fa­ci­li­dad. A pleno sol, la vid va extendiendo sus pám­pa­nos y sar­mien­tos y la uva va ate­so­ran­do sus mag­ni­fi­cas cua­li­da­des ali­men­ti­cias y cu­ra­ti­vas.

En nues­tro país es fá­cil y eco­nó­mi­co lle­var a ca­bo una cu­ra de uvas, que es la cu­ra de fru­tas más po­pu­lar, efi­caz y uti­li­za­da. Du­ran­te el ve­rano las uvas han re­ci­bi­do el sol ne­ce­sa­rio y han ex­traí­do del sue­lo las sus­tan­cias pre­ci­sas pa­ra la for­ma­ción de sus azú­ca­res, dan­do ori­gen a es­ta fru­ta que ali­men­ta­rá nues­tro cuer­po pro­por­cio­nan­do ener­gía al sis­te­ma mus­cu­lar y nu­trien­do el sis­te­ma ner­vio­so.

Una vez co­se­cha­da, la uva pue­den co­mer­se fres­ca tal cual o se­guir di­fe­ren­tes ca­mi­nos: con­ver­tir­se en pa­sas (so­bre to­do la va­rie­dad de uva mos­ca­tel, que so­me­ti­da a deseca­ción pier­de gran por­cen­ta­je del agua que con­tie­ne) o bien ser pren­sa­das pa­ra mos­to, que si fer­men­ta pro­du­ci­rá el vino.

El po­der te­ra­péu­ti­co de las cu­ras de fru­tas clá­si­cas es enor­me y to­dos los in­ves­ti­ga­do­res lo ava­lan. Sean las fre­sas y fre­so­nes en pri­ma­ve­ra, la uva en oto­ño, o los cí­tri­cos en in­vierno, el efec­to que pro­du­cen en el or­ga­nis­mo es ex­tra­or­di­na­ria­men­te be­ne­fi­cio­so.

Un gran ali­men­to me­di­ci­nal

En­tre el 10-20% del pe­so de una uva ma­du­ra es­tá for­ma­do por la piel (ho­lle­jo) y las se­mi­llas; y en­tre el 80-90% es pul­pa y zu­mo. El com­po­nen­te cuan­ti­ta­ti­vo más im­por­tan­te de la uva es el azú­car, que es di­rec­ta­men­te asi­mi­la­ble por el or­ga­nis­mo, ya que con­tie­ne un gran por­cen­ta­je de glu­co­sa análo­ga a la glu­co­sa san­guí­nea, por lo que prác­ti­ca­men­te no pre­ci­sa di­ges­tión, se asi­mi­la rá­pi­da­men­te y pa­sa di­rec­ta­men­te a la san­gre.

La uva co­mo me­di­ci­na de­tox

A la vez que ali­men­to, la uva tie­ne una im­por­tan­te fun­ción co­mo me­di­ca­men­to. Si la sa­be­mos em­plear ade­cua­da­men­te nos ayu­da­rá a cu­rar nues­tras en­fer­me­da­des (in­to­xi­ca­cio­nes en una gran ma­yo­ría de ve­ces).

La uva es muy ade­cua­da pa­ra com­ba­tir el es­tre­ñi­mien­to, por ser la­xan­te, so­bre to­do co­mi­da con la piel u ho­lle­jo y eli­mi­nan­do las se­mi­llas, pues­to que si las mas­ti­ca­mos re­sul­tan as­trin­gen­tes y neu­tra­li­zan los efec­tos la­xan­tes del res­to de la fru­ta.

Es diu­ré­ti­ca, ya que es­ti­mu­la la se­cre­ción de ori­na, so­bre to­do gra­cias a la pre­sen­cia de sa­les po­tá­si­cas.

Des­con­ges­tio­na al hí­ga­do y fa­ci­li­ta el dre­na­je de las vías bi­lia­res.

Al­ca­li­ni­za la san­gre, sien­do muy in­di­ca­da con­tra el ar­tri­tis­mo.

Gran re­cons­ti­tu­yen­te por su ele­va­do con­te­ni­do en azú­ca­res na­tu­ra­les, vi­ta­mi­nas y sa­les mi­ne­ra­les.

Muy ade­cua­da pa­ra en­fer­mos que pa­de­cen de go­ta, he­mo­rroi­des, ar­te­rioes­cle­ro­sis, ec­ze­mas, anémi­cos, as­ma, etc.

Gran vi­go­ri­za­dor de las de­fen­sas or­gá­ni­cas, au­men­tan­do la vi­ta­li­dad pa­ra com­ba­tir los ri­go­res in­ver­na­les.

Con­train­di­ca­cio­nes.

No de­ben co­mer uva: los dia­bé­ti­cos, los ul­ce­ro­sos, los afec­ta­dos de in­fla­ma­ción del in­tes­tino grue­so (co­li­tis).

Al­gu­nos con­se­jos

No es lo mis­mo ha­cer una cu­ra de uvas por par­te de una per­so­na sa­na que por otra en­fer­ma, ni si la lle­va a ca­bo un ado­les­cen­te, un adul­to o un an­ciano. La pro­gra­ma­ción de la cu­ra (can­ti­dad de uva a in­ge­rir, du­ra­ción de la cu­ra, la for­ma en que con­ven­drá to­mar­la, etc.) de­pen­de de ca­da ca­so. En ge­ne­ral, en ca­so de ni­ños y de per­so­nas de­li­ca­das, lo me­jor es, si no hay con­trol mé­di­co, que pa­ra desa­yu­nar o pa­ra ce­nar to­men ju­go de uvas, be­bi­do siem­pre a pe­que­ños sor­bos. Lo ideal se­ría que fue­ra re­cién he­cho, pe­ro el mos­to de uva na­tu­ral sin fer­men­tar (¡na­da que ver con el vino!) es per­fec­ta­men­te vá­li­do y ade­más re­sul­ta muy fá­cil de di­ge­rir, ya que le han da­do un her­vor, pre­ci­sa­men­te pa­ra que no fer­men­te.

Aun­que se po­dría vi­vir per­fec­ta­men­te una bue­na tem­po­ra­da co­mien­do uva ex­clu­si­va­men­te, lo me­jor es que las cu­ras de uva du­ren de una se­ma­na (y en ca­so de más de 4 se­ma­nas se re­quie­re un se­gui­mien­to mé­di­co).

Es­co­ge­re­mos las va­rie­da­des de uvas –de bue­na ca­li­dad– que más nos agra­den al pa­la­dar; ire­mos cam­bian­do la va­rie­dad se­gún nues­tras pre­fe­ren­cias.

Son pre­fe­ri­bles las uvas de ho­lle­jo fino y po­cas se­mi­llas. Las uvas más dul­ces son más nu­tri­ti­vas, y las áci­das son las más de­pu­ra­ti­vas.

Las uvas han de co­mer­se en su pun­to de ma­du­ra­ción. Lo ideal es que sea uva eco­ló­gi­ca, pe­ro si no es­ta­mos se­gu­ros de que no ha re­ci­bi­do pro­duc­tos quí­mi­cos en los úl­ti­mos 30 días an­tes de co­se­char­la, hay que la­var­la con­cien­zu­da­men­te. Y so­bre to­do: ¡hay que mas­ti­car­la bien!

Có­mo ha­cer una cu­ra de uvas

Lo ideal, si pue­de pro­gra­mar­se, es ha­cer coin­ci­dir la cu­ra con la épo­ca en que hay abun­dan­cia de uvas. Es­co­ge­re­mos las va­rie­da­des de uvas que más nos agra­den al pa- la­dar; po­de­mos ir cam­bian­do de va­rie­dad a nues­tro gus­to. Son pre­fe­ri­bles las uvas de ho­lle­jo fino y con po­cas se­mi­llas. Las uvas más dul­ces son más nu­tri­ti­vas, las áci­das son las más de­pu­ra­ti­vas. De­be­mos se­lec­cio­nar uvas de bue­na ca­li­dad y bien ma­du­ras, las ver­des pue­den dar lu­gar a per­tur­ba­cio­nes in­tes­ti­na­les.

Si la cu­ra va a ser pro­lon­ga­da, con­vie­ne evi­tar du­ran­te ella la fa­ti­ga fí­si­ca y las ten­sio­nes psí­qui­cas co­mo coad­yu­van­tes. Lo ideal es ha­cer la cu­ra coin­ci­dien­do con unas va­ca­cio­nes, y dis­fru­tar­las en una zo­na de vi­ñe­dos…

La pro­gra­ma­ción de la cu­ra (can­ti­dad de uva a in­ge­rir, du­ra­ción de la cu­ra, for­ma en que de­be in­ge­rir­se la uva) de­pen­de­rá de la cons­ti­tu­ción, de la edad, de la ca­pa­ci­dad di­ges­ti­va, etc.

La cu­ra pue­de ser de uvas ex­clu­si­va­men­te o ad­mi­tir otros ali­men­tos. Una cu­ra de uvas sua­ve (aun­que me­nos efi­caz) con­sis­ti­rá en to­mar só­lo uva co­mo de­sa­yuno,

tan­ta co­mo ad­mi­ta el cuer­po, al me­dio­día la co­mi­da nor­mal que reali­ce­mos y otra vez sa­ciar­se de uvas pa­ra ce­nar.

Pa­ra per­so­nas de­li­ca­das y ni­ños es acon­se­ja­ble, si no hay con­trol mé­di­co, que to­men ju­go de uvas co­mo de­sa­yuno o ce­na.

Ini­cio. Co­men­za­re­mos la cu­ra ayu­nan­do un día en­te­ro, be­bien­do só­lo agua cuan­do se ten­ga sed. A par­tir del si­guien­te día co­mer uva en­tre 1,5 y 3 Kg. dia­rios, can­ti­dad que de­pen­de­rá de la na­tu­ra­le­za y tem­pe­ra­men­to de ca­da uno.

Si en el ini­cio de la cu­ra o en su trans­cur­so no se rea­li­zan bue­nas di­ges­tio­nes o se sien­ten mo­les­tias en el es­tó­ma­go por ex­ce­si­va sen­si­bi­li­za­ción de las pa­re­des del mis­mo, es acon­se­ja­ble rea­li­zar ba­ño del sol al vien­tre o com­pre­sa ca­lien­te al­ter­nan­do con ma­sa­je sua­ve so­bre la zo­na ocu­pa­da por el es­tó­ma­go.

Có­mo ter­mi­nar una cu­ra de uvas Sus­ti­tuir pau­la­ti­na­men­te las uvas del me­dio­día por otra cla­se de fru­tas; ha­cer­lo du­ran­te 3 ó 4 días. A con­ti­nua­ción sus­ti­tuir es­tas fru­tas del me­dio­día por en­sa­la­das y ver­du­ra her­vi­da, to­do muy bien mas­ti­ca­do, con lo cual que­dan só­lo las uvas pa­ra de­sa­yuno y ce­na. Pau­la­ti­na­men­te cam­biar a otras fru­tas y al ca­bo de unos días ha­cer vi­da nor­mal.

Las cu­ras de cí­tri­cos

An­te to­do de­ci­ros que, a di­fe­ren­cia de la cu­ra de uvas, las cu­ras de cí­tri­cos no son mo­no­die­ta, sino que se in­te­gran en nues­tros há­bi­tos de co­mi­da co­ti­dia­nos. Es re­co­men­da­ble lle­var a ca­bo es­ta cu­ra en in­vierno, en el mo­men­to de la co­se­cha de las na­ran­jas. El ob­je­ti­vo de la cu­ra es de de­pu­ra­ción ge­ne­ral con fi­nes hi­gié­ni­cos; sus be­ne­fi­cios se cen­tran en una ex­pul­sión de to­xi­nas y en una al­ca­li­ni­za­ción de nues­tra san­gre (re­du­cir la aci­dez).

Di­cha cu­ra es un ex­ce­len­te me­dio pa­ra evi­tar las gri­pes y los res­fria­dos, gra­cias a la vi­ta­mi­na C. Ayu­da tam­bién a re­du­cir pe­so, siem­pre que al mis­mo tiem­po co­ma­mos po­ca fé­cu­la (pas­tas, arro­ces y pa­ta­tas). La cu­ra ten­drá una du­ra­ción de unos dos me­ses e ini­cia­re­mos el con­su­mo ba­jo la si­guien­te pau­ta:

En ayu­nas al le­van­tar­se:

du­ran­te el pri­mer mes el zu­mo de dos na­ran­jas . En el se­gun­do mes au­men­ta­re­mos a tres na­ran­jas. Du­ran­te el de­sa­yuno sus­ti­tui­re­mos

cual­quier cla­se de lí­qui­do por el zu­mo de na­ran­ja.

En la co­mi­da: me­dia ho­ra an­tes de co­mer to­ma­re­mos el zu­mo de dos na­ran­jas. Du­ran­te la co­mi­da sus­ti­tui­re­mos cual­quier cla­se de lí­qui­do (ga­seo­sa, cer­ve­za, agua) por zu­mo de na­ran­ja na­tu­ral.

En la ce­na: me­dia ho­ra an­tes de ce­nar to­ma­re­mos el zu­mo de dos na­ran­jas acom­pa­ña­do de un pla­to de fru­tas y un yo­gur. El 80% de las fru­tas del tiem­po se­rán na- ran­jas y man­da­ri­nas. Un pla­to ex­qui­si­to en in­vierno son las na­ran­jas cor­ta­das a lon­chas cu­bier­tas con una miel de con­fian­za. Así que, co­mo mí­ni­mo, to­ma­re­mos 3 o 4 na­ran­jas en la ce­na.

Re­co­men­da­cio­nes

Nun­ca co­me­re­mos las na­ran­jas al tér­mino de una co­mi­da, pues re­sul­tan in­di­ges­tas; to­da la fru­ta ha de to­mar­se co­mo en­tran­te o co­mer fue­ra de los me­nús.

El zu­mo de na­ran­ja «na­tu­ral» que en­con­tra­mos en las tien­das siem­pre se­rá de ca­li­dad in­fe­rior al zu­mo de na­ran­ja re­cién ex­pri­mi­do en ca­sa. El ma­yor pro­ble­ma de los zu­mos co­mer­cia­les en­va­sa­dos es la des­truc­ción de vi­ta­mi­nas y la fal­ta de en­zi­mas.

Las na­ran­jas con­ven­cio­na­les pre­sen­tan re­si­duos quí­mi­cos, lo ideal es ad­qui­rir na­ran­jas bio­ló­gi­cas en tien­das de pro­duc­tos bio­ló­gi­cos.

La to­ma de li­món

Las cu­ras lar­gas, o las clá­si­cas de li­món, se ha­rán ba­jo el con­trol de un die­tis­ta es­pe­cia­li­za­do. De to­das for­mas siem­pre po­de­mos,

so­bre to­do en in­vierno, uti­li­zar can­ti­da­des re­du­ci­das de zu­mo de li­món co­mo me­di­da con­tra la gri­pe y en­fer­me­da­des reu­má­ti­cas.

Por la ma­ña­na en ayu­nas se em­pe­za­rá con el zu­mo de me­dio li­món jun­to con dos na­ran­jas.

Al ca­bo de una se­ma­na au­men­ta­re­mos al zu­mo de un li­món en­te­ro con las na­ran­jas.

Al ca­bo de otra se­ma­na au­men­ta­re­mos al zu­mo de un po­me­lo jun­to con una na­ran­ja. En la cuar­ta se­ma­na de tomas au­men­ta­re­mos al zu­mo de dos po­me­los con dos na­ran­jas.

Al mes fi­na­li­za­re­mos la cu­ra.

Re­co­men­da­cio­nes

El po­me­lo, que tie­ne un con­te­ni­do de áci­do cí­tri­co más ba­jo que el li­món, pue­de uti­li­zar­se pa­ra di­luir la for­ta­le­za del pri­me­ro.

Tam­bién na­ran­jas y man­da­ri­nas son ade­cua­das pa­ra di­luir la as­pe­re­za del li­món.

Po­de­mos sus­ti­tuir el vi­na­gre con­ven­cio­nal de las en­sa­la­das por zu­mo de un li­món, en es­pe­cial la es­ca­ro­la re­sul­ta mu­cho más agra­da­ble al pa­la­dar con el li­món.

Es in­tere­san­te to­mar el li­món o la na­ran­ja con una pa­ji­ta pa­ra evi­tar el con­tac­to di­rec­to del áci­do cí­tri­co con el es­mal­te den­tal.

En las tomas de li­món es fun­da­men­tal que el li­món es­té ma­du­ro, y re­cha­za­re­mos pa­ra la cu­ra los que es­tén ver­des o mal ma­du­ra­dos, sin fra­gan­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.