La cu­ra del si­ro­pe de sa­via y el zu­mo de li­món

El se­mi­ayuno de­pu­ra­ti­vo

Cocina Vegetariana Extra - - Sumario -

Los prac­ti­can­tes de la cu­ra del si­ro­pe y el li­món la si­guen con una do­ble fi­na­li­dad: una es pa­ra des­in­to­xi­car el cuer­po, di­sol­vien­do y eli­mi­nan­do im­pu­re­zas acu­mu­la­das y la otra es man­te­ner el con­trol de su pe­so de for­ma sa­na y equi­li­bra­da.

Be­ne­fi­cios de la cu­ra pa­ra la sa­lud

Du­ran­te la cu­ra pro­pia­men­te di­cha en pri­mer lu­gar se lim­pia y des­con­ges­tio­na el trac­to di­ges­ti­vo, pos­te­rior­men­te los otros ór­ga­nos de eli­mi­na­ción, so­bre to­do el hí­ga­do y los ri­ño­nes. La pre­sión en los va­sos san­guí­neos se re­gu­la­ri­za y es­to ayu­da a es­ta­ble­cer una bue­na cir­cu­la­ción.

De es­ta for­ma se pue­de lo­grar un as­pec­to más sa­lu­da­ble y una ma­yor elas­ti­ci­dad del cuer­po, in­de­pen­dien­te­men­te de la edad. Tam­bién las aler­gias, que son a me­nu­do el re­sul­ta­do de acu­mu­la­cio­nes tó­xi­cas, sue­len des­apa­re­cer con la de­pu­ra­ción del or­ga­nis­mo.

Ade­más, ayu­da a li­be­rar­se de la de­pen­den­cia de me­di­ca­men­tos y es­ti­mu­lan­tes, co­mo el ca­fé, al­cohol, ta­ba­co, etc.

La rea­li­za­ción de la cu­ra com­ple­ta in­vi­ta a la re­fle­xión, a mo­men­tos de si­len­cio, al en­cuen­tro con uno mis­mo, ac­ti­vi­da­des re­crea­ti­vas, etc.

Otros be­ne­fi­cios de la cu­ra:

Re­fuer­za las de­fen­sas or­gá­ni­cas. Re­gu­la la pre­sión ar­te­rial. Des­cien­de el vo­lu­men de gra­sa y me­jo­ra el ni­vel de co­les­te­rol en san­gre. Sen­sa­ción de me­jo­ría psi­co­so­má­ti­ca. Ac­ti­va­ción del he­mis­fe­rio de­re­cho del ce­re­bro (crea­ti­vi­dad y per­cep­ción in­tui­ti­va).

Be­ne­fi­cios es­té­ti­cos

Mu­chas afec­cio­nes de la piel des­apa­re­cen a me­di­da que el res­to del cuer­po es de­pu­ra­do. Fo­rúncu­los, abs­ce­sos, gra­nos… son erup­cio­nes que se pro­du­cen co­mo con­se­cuen­cia de la eli­mi­na­ción rá­pi­da de las to­xi­nas del or­ga­nis­mo.

Apar­te de sus im­por­tan­tes efec­tos des­in­to­xi­can­tes y adel­ga­zan­tes, la cu­ra tam­bién es be­ne­fi­cio­sa pa­ra el ca­be­llo y pa­ra cual­quier tra­ta­mien­to es­té­ti­co en ge­ne­ral. Un ins­ti­tu­to ca­pi­lar de Sui­za ha­ce de ella una par­te obli­ga­to­ria del tra­ta­mien­to. «Las im­pu­re­zas del cuer­po son lle­va­das ha­cia los va­sos más pe­ri­fé­ri­cos y lle­gan tam­bién al ca­be­llo», opi­na el di­rec­tor del ins­ti­tu­to.

La pre­pa­ra­ción

Pa­ra un va­so gran­de de la be­bi­da die­té­ti­ca se ne­ce­si­ta: 2 cu­cha­ra­das so­pe­ras de zu­mo de li­món fres­co (apro­xi­ma­da­men­te ½ li­món) 2 cu­cha­ra­das de si­ro­pe de sa­via una piz­ca de pi­men­tón pi­can­te en pol­vo (ca­ye­na) un va­so de agua (aprox. ¼ de li­tro) El zu­mo de li­món, el si­ro­pe de sa­via y el pi­men­tón pi­can­te se mez­clan en un va­so que se lle­na con agua ti­bia (o fría, si se pre­fie­re).

La ca­ye­na es ne­ce­sa­ria por­que di­suel­ve fle­mas y re­ge­ne­ra la san­gre, lo que pro­du­ce más ca­lor en el cuer­po. Ade­más, con­tie­ne mu­chas vi­ta­mi­nas del com­ple­jo B, que com­ple­men­tan el va­lor nu­tri­ti­vo del si­ro­pe de sa­via y de los li­mo­nes.

Pa­ra va­riar un po­co, se pue­de tam­bién to­mar agua o in­fu­sio­nes de hier­bas, so­bre to­do de men­ta. Es­to fa­vo­re­ce el pro­ce­so de pu­ri­fi­ca­ción y ayu­da a neu­tra­li­zar mu­chos olo­res de la bo­ca y del cuer­po que pue­den apa­re­cer en el pe­río­do de des­in­to­xi­ca­ción.

¿Cuán­to zu­mo al día?

Ca­da día hay que to­mar un mí­ni­mo de ocho a do­ce va­sos de la pre­pa­ra­ción. Pa­ra ma­yor co­mo­di­dad se pue­de pre­pa­rar la

be­bi­da pa­ra el día en una bo­te­lla de un li­tro y me­dio o dos li­tros y po­ner: de 14 a 20 cu­cha­ra­das so­pe­ras de si­ro­pe de sa­via de 14 a 20 cu­cha­ra­das so­pe­ras de zu­mo de li­món

114 de cu­cha­ra­di­ta de pi­men­tón pi­can­te. Aca­bar de lle­nar la bo­te­lla con agua mineral.

Las per­so­nas que desa­rro­llan gran ac­ti­vi­dad fí­si­ca pue­den au­men­tar la do­sis. En mu­chos ca­sos es im­pres­cin­di­ble que los pa­cien­tes ten­gan la pre­pa­ra­ción ya lis­ta. En cuan­to sien­tan ham­bre o can­san­cio, de­be­rán to­mar un po­co de la pre­pa­ra­ción.

Im­por­tan­te: ¡Du­ran­te to­do el ré­gi­men no de­be in­ge­rir­se nin­gún otro ali­men­to!

Co­mo el li­món y el si­ro­pe de sa­via con­tie­nen to­dos los oli­go­ele­men­tos, vi­ta­mi­nas y la glu­co­sa ne­ce­sa­rios pa­ra diez días, no hay te­mor a su­frir ham­bre, una vez que el cuer­po se ha­ya adap­ta­do a la cu­ra. Use so­la­men­te li­mo­nes fres­cos, si es po­si­ble de cul­ti­vo bio­ló­gi­co, cu­ya cás­ca­ra pue­de ser con­su­mi­da. Pe­ro si no en­cuen­tra li­mo­nes bio­ló­gi­cos, pue­de tam­bién usar otros. Mas no use nun­ca con­cen­tra­do de zu­mo de li­món, zu­mo de li­món con­ge­la­do o li­mo­na­das de pre­pa­ra­ción quí­mi­ca. Pue­de ob­te­ner el si­ro­pe de sa­via y to­do lo que ne­ce­si­ta pa­ra la cu­ra en cual­quier es­ta­ble­ci­mien­to es­pe­cia­li­za­do en la nu­tri­ción sa­na.

Pa­ra una cu­ra com­ple­ta de diez días se ne­ce­si­tan apro­xi­ma­da­men­te dos li­tros de si­ro­pe.

Exis­te una con­tra­in­di­ca­ción im­por­tan­te, en el ca­so de las per­so­nas que ten­gan dia­be­tes in­su­lino de­pen­dien­te y es­ta­do de­pre­si­vo avan­za­do.

La fun­ción eli­mi­na­to­ria es esen­cial. Co­mo la cu­ra de sa­via y zu­mo de li­món es una cu­ra de des­in­to­xi­ca­ción, con­vie­ne ayu­dar a la na­tu­ra­le­za.

Fun­cio­na­mien­to bá­si­co del pro­ce­so de la cu­ra com­ple­ta (ayuno te­ra­péu­ti­co)

Du­ran­te la pri­me­ra fa­se del ayuno (uno o dos días), el cuer­po se ali­men­ta de las re­ser­vas a cor­to pla­zo al­ma­ce­na­das en las cé­lu­las del hí­ga­do y de los múscu­los en for­ma de glu­có­geno (car­bohi­dra­to com­ple­jo e in­so­lu­ble). Así que una cu­ra de des­in­to­xi­ca­ción de­be­ría du­rar más de ese tiem­po.

Pa­sa­da es­ta pri­me­ra fa­se de ayuno, el or­ga­nis­mo co­mien­za a ali­men­tar­se de las re­ser­vas a lar­go pla­zo, al­ma­ce­na­das en el te­ji­do adi­po­so en for­ma de tri­gli­cé­ri­dos, y a eli­mi­nar to­xi­nas; se re­du­cen así re­ser­vas de gra­sas de­po­si­ta­das por to­do el cuer­po. Mien­tras du­ra es­te pro­ce­so, si es­ta­mos rea­li­zan­do «la Cu­ra», no es ha­bi­tual sen­tir ham­bre, ya que el si­ro­pe de sa­via y el li­món con­tie­nen nu­trien­tes vi­ta­les que el cuer­po ne­ce­si­ta du­ran­te es­tos días de ayuno.

La rea­li­za­ción de la cu­ra com­ple­ta in­vi­ta a la re­fle­xión, a mo­men­tos de si­len­cio, al en­cuen­tro con uno mis­mo, ac­ti­vi­da­des re­crea­ti­vas, etc.

Exis­ten con­train­di­ca­cio­nes im­por­tan­tes: no de­ben rea­li­zar es­ta cu­ra las per­so­nas con de­pre­sión pro­fun­da, dia­bé­ti­cos in­su­li­no­de­pen­dien­tes, mu­je­res em­ba­ra­za­das o en pe­río­dos de lac­tan­cia. Tam­po­co se acon­se­ja en días de con­va­le­cen­cia, o des­pués de una in­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca. Se re­co­mien­da ha­cer la cu­ra con una du- ra­ción de sie­te a diez días, pe­ro en ca­sos muy gra­ves y ba­jo es­tric­ta su­per­vi­sión mé­di­ca se pue­de pro­lon­gar.

Los tes­ti­mo­nios so­bre la ex­pe­rien­cia con el si­ro­pe de sa­via son im­pre­sio­nan­tes y po­déis en­con­trar­los en el li­bro* so­bre es­ta cu­ra.

El si­ro­pe de sa­via es fá­cil de con­se­guir en her­bo­ris­te­rías y tien­das de die­té­ti­ca. Hay va­rios, el más re­co­men­da­ble es el de la mar­ca ori­gi­nal (Ma­dal Bal).

El si­ro­pe de sa­via se com­po­ne de una mez­cla de sa­via de ar­ce y sa­via de pal­ma.

Re­co­men­da­cio­nes de una te­ra­peu­ta Co­mo de­pu­ra­ti­vo

El si­ro­pe de sa­via sir­ve co­mo de­pu­ra­ti­vo en ca­sos de per­so­nas que han si­do tra­ta­das con mu­cha me­di­ca­ción alo­pá­ti­ca y sien­ten mo­les­tias di­ges­ti­vas, ha­li­to­sis, di­fi­cul­tad en di­ge­rir las gra­sas, etc. Se acon­se­ja 10 días de si­ro­pe con ayuno com­ple­to e in­fu­sio­nes la­xan­tes pa­ra una óp­ti­ma de­pu­ra­ción. Si apa­re­cen ja­que­cas o migrañas (nor­mal­men­te en los tres pri­me­ros días) se acom­pa­ña de Co­bal­to en oli­go­ele­men­to. Al ter­mi­nar la cu­ra las mo­les­tias di­ges­ti­vas y ja­que­cas han des­apa­re­ci­do, hay más vi­ta­li­dad y el as­pec­to de la piel ha me­jo­ra­do no­ta­ble­men­te.

En die­tas de con­trol de pe­so

La cu­ra tam­bién es muy re­co­men­da­ble en el ini­cio de die­tas de con­trol de pe­so, en mi­tad de ellas cuan­do hay blo­queo y no se si­gue per­dien­do o cuan­do hay que per­der esos 2-3 ki­los co­gi­dos des­pués de va­ca­cio­nes o na­vi­da­des. En es­tos ca­sos doy un se­mi-ayuno:

De­sa­yuno, me­dia ma­ña­na y tar­de: un va­so de si­ro­pe de sa­via, una in­fu­sión y una man­za­na.

Una ho­ra an­tes de la co­mi­da y la ce­na: un va­so de si­ro­pe de sa­via.

Co­mi­da: Ver­du­ra al va­por y ali­men­tos a la plan­cha. In­fu­sión.

Ce­na: Sé­mo­la de ver­du­ras y un yo­gur de so­ja. In­fu­sión. Es­ta die­ta la man­ten­go de 10 a 15 días. Se con­si­gue con­tro­lar la an­sie­dad, per­der lí­qui­dos re­te­ni­dos y per­der esos tres ki­los de for­ma rá­pi­da, lo que mo­ti­va a se­guir la die­ta y con­se­guir los ob­je­ti­vos fi­ja­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.