Los su­per­su­ple­men­tos

Su­ple­men­tos die­té­ti­cos en la die­ta de­tox

Cocina Vegetariana Extra - - Sumario -

Esos 70 bi­llo­nes de cé­lu­las de nues­tro or­ga­nis­mo… ¡y es­pe­ran que ha­ga­mos al­go por ellas!, co­mo cui­dar­las con ca­ri­ño y dar­les bue­nos ali­men­tos. ¿Po­de­mos dar­les bue­nos ali­men­tos? El em­po­bre­ci­mien­to de los sue­los de cul­ti­vo ha fa­vo­re­ci­do que bue­na par­te de lo que co­me­mos pre­sen­te un po­bre con­te­ni­do nu­tri­cio­nal, o en to­do ca­so me­nor que ha­ce unos años. Cuan­do la plan­ta mue­re, los mi­ne­ra­les vuel­ven a la tie­rra pa­ra que los uti­li­cen otras nue­vas plan­tas. Pe­ro si los ma­los agri­cul­to­res arran­can las plan­tas y gra­nos con la co­se­cha, el sue­lo va per­dien­do pau­la­ti­na­men­te su ri­que­za. Y, co­mo ve­ni­mos vien­do a lo lar­go de los años en la re­vis­ta, las vir­tu­des y pro­pie­da­des de los ce­rea­les, las fru­tas o las ver­du­ras son me­no­res.

Com­ple­men­tos die­té­ti­cos

Una gran ma­yo­ría de com­ple­men­tos nu­tri­cio­na­les clá­si­cos (ger­men de tri­go, le­va­du­ra de cer­ve­za, bro­tes de se­mi­llas ger­mi­na­das, po­len, al­gas…) se­rá siem­pre pre­fe­ri­ble. Ade­más sue­le es­tar al al­can­ce de to­dos, así co­mo el re­fuer­zo que pue­de otor­gar­nos un de­ter­mi­na­do ali­men­to con­cre­to, co­mo pue­de ser por ejem­plo la ave­na si la uti­li­za­mos co­mo re­fuer­zo (o en una mono die­ta de va­rios días), o bien la pi­ña, con su apor­te en en­zi­mas (bro­me­li­na). Po­de­mos en­con­trar se­ña­les que in­vi­tan a cam­biar nues­tra ma­ne­ra de ali­men­tar­nos, co­mo la des­na­tu­ra­li­za­da co­mi­da pre­co­ci­na­da. Pe­ro sea por el mo­ti­vo que sea, tan­to si se tra­ta de re­tra­sar el en­ve­je­ci­mien­to (an­ti­oxi­dan­tes) o en ca­so de ca­ren­cias (mul­ti­vi­ta­mí­ni­cos), co­mo si que­re­mos dar un po­co más de ener­gía aña­di­da al or­ga­nis­mo o me­jo­rar nues­tro ren­di­mien­to in­te­lec­tual, dis­po­ne­mos de com­ple­men­tos y su­ple­men­tos nu­tri­cio­na­les con ex­tra­or­di­na­rias po­si­bi­li­da­des.

O tam­bién, si ne­ce­si­ta­mos un po­co de ayu­da nu­tri­ti­va en de­ter­mi­na­das eta­pas vi­ta­les: du­ran­te el em­ba­ra­zo y la lac­tan­cia, du­ran­te el cre­ci­mien­to, en la ve­jez, en die­tas de con­trol de pe­so, en ca­so de anemia o de­bi­li­dad, o bien en si­tua­cio­nes es­tre­san­tes. En to­dos es­tos ca­sos, los su­ple­men­tos die­té­ti­cos son una bue­na ayu­da pa­ra que el or­ga­nis­mo re­cu­pe­re la sa­lud o en­ve­jez­ca me­nos.

¿Cuán­tos su­ple­men­tos die­té­ti­cos exis­ten?

Po­de­mos con­si­de­rar cua­tro gran­des gru­pos de su­ple­men­tos die­té­ti­cos en for­ma de com­pri­mi­dos, cáp­su­las, ’per­las’ o si­mi­la­res: • los mul­ti­nu­trien­tes

• los an­ti­oxi­dan­tes

• los áci­dos gra­sos esen­cia­les • y los pro­bió­ti­cos. La me­di­ci­na or­to­mo­le­cu­lar pro­po­ne un uso de su­ple­men­tos a gran­des do­sis, so­bre to­do de las vi­ta­mi­nas y ha con­ta­do con apa­sio­na­dos de­fen­so­res, co­mo ha­cía el No­bel Li­nus Pau­ling, en re­la­ción a la vi­ta­mi­na C.

Mul­ti­nu­trien­tes

Se com­po­nen so­bre to­do de vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les, es­tán al al­can­ce de to­dos y son los más ven­di­dos y po­pu­la­res. Es co­mún en­con­trar su­ple­men­tos de hie­rro o cal­cio, se­le­nio… El si­li­cio, por ejem­plo, el si­li­cio da her­mo­sos to­ques de vi­da a la piel y ca­be­llo; es ne­ce­sa­rio pa­ra el nor­mal fun­cio­na­mien­to de las glán­du­las su­pra­rre­na­les y lo hay en los es­pá­rra­gos, za­naho­rias, apio, le­chu­ga, pe­re­jil, to­ma­tes, ca­la­ba­za, ave­na (y otros ce­rea­les in­te­gra­les) y en las len­te­jas. O el zinc, que tam­bién de­vol­ve­rá vi­ta­li­dad y ale­gría al ca­be­llo… y a la vi­da se­xual mas­cu­li­na. Una die­ta sin ca­ren­cias de hie­rro, cal­cio y si­li­cio es im­por­tan­te pa­ra ca­ta­li­zar las reac­cio­nes bio­ló­gi­cas y trans­mi­so­ras de los im­pul­sos ner­vio­sos.

En ge­ne­ral, en el or­ga­nis­mo dis­po­ne­mos de can­ti­da­des no­ta­bles de al­gu­nos mi­ne­ra­les: cal­cio, fós­fo­ro, po­ta­sio, azu­fre, so­dio, clo­ro, hie­rro, mag­ne­sio. Otros, co­mo el flúor, el yo­do, el zinc, el co­bre, el se­le­nio, el man­ga­ne­so, el ru­bi­dio y el li­tio se en­cuen­tran en can­ti­da­des mi­cros­có­pi­cas y son los oli­go­ele­men­tos. Pe­ro to­dos ellos son esen­cia­les pa­ra las cé­lu­las cor­po­ra­les y re­sul­tan tan im­por­tan­tes pa­ra la sa­lud co­mo las vi­ta­mi­nas.

An­ti­oxi­dan­tes

Ha­ce tan só­lo al­go más de quin­ce años que se ha­bla de los ali­men­tos an­ti­oxi­dan­tes pa­ra ha­cer fren­te a los ra­di­ca­les li­bres res­pon­sa­bles del en­ve­je­ci­mien­to y de mu­chos tras­tor­nos. Los cien­tí­fi­cos más es­tric­tos re­co­no­cie­ron ini­cial­men­te cua­tro: las vi­ta­mi­nas E y C, el se­le­nio y los be­ta­ca­ro­te­nos pre­cur­so­res de la vi­ta­mi­na A.

Hoy sa­be­mos que exis­ten mu­chos más, y los ve­mos a me­nu­do en la re­vis­ta, co­mo la quer­ce­ti­na (ca­la­ba­za, ce­bo­lla, uva ne­gra, bró­co­li), las an­to­cia­ni­nas (mo­ras, fram­bue­sa), los ín­do­les (co­les, na­bo, rá­ba­nos, be­rros, mos­ta­za), la clo­ro­fi­la (hor­ta­li­zas de ho­ja ver­de) o el li­co­peno (to­ma­te).

Áci­dos gra­sos esen­cia­les

Los áci­dos gra­sos pue­den con­si­de­rar­se co­mo “las uni­da­des bá­si­cas” de las gra­sas. Se lla­man “esen­cia­les” por­que el or­ga­nis­mo no pue­de sin­te­ti­zar­los, sino que úni­ca­men­te pue­de ad­qui­rir­los a tra­vés de la ali­men­ta­ción, co­mo los Ome­ga-3 y Ome­ga-6. Al­gu­nos áci­dos esen­cia­les, co­mo el áci­do li­no­lei­co y el áci­do li­no­lé­ni­co son pre­cur­so­res de las pros­ta­glan­di­nas, que re­gu­lan la fun­ción ce­lu­lar. Un buen fun­cio­na­mien­to del ce­re­bro, com­pues­to de gra­sas de al­ta ca­li­dad bio­ló­gi­ca en un 60%, tam­bién de­pen­de de un apor­te apro­pia­do de AGE. Las fuen­tes prin­ci­pa­les es­tán el pes­ca­do azul, pe­ro la ali­men­ta­ción ac­tual es po­bre en el apor­te de Ome­ga-3. En cam­bio el Ome­ga-6 es­tá pre­sen­te en ma­yor can­ti­dad en ali­men­tos va­ria­dos co­mo: arroz, pan in­te­gral, mues­li, hue­vos bio, aguacate, acei­tu­nas, fru­tos se­cos, que­so man­che­go cu­ra­do, acei­te de maíz, acei­te de gi­ra­sol, acei­te de sé­sa­mo, etc. Y el acei­te de gi­ra­sol, pre­sen­te en bas­tan­tes ali­men­tos in­dus­tria­les, a los que fa­vo­re­ce.

Pre­bió­ti­cos y flo­ra in­tes­ti­nal

En la flo­ra in­tes­ti­nal hu­ma­na exis­ten más de 400 es­pe­cies de mi­cro­or­ga­nis­mos, que tie­nen co­mo prin­ci­pal fun­ción li­mi­tar el cre­ci­mien­to de los que son no­ci­vos –pa­tó­ge­nos– en el in­tes­tino e in­ter­ac­tuar con sus­tra­tos no ab­sor­bi­dos de la die­ta. Sin em­bar­go, la flo­ra in­tes­ti­nal es muy vul­ne­ra­ble a de­ter­mi­na­das con­di­cio­nes. En los adul­tos va­ría no­ta­ble­men­te de­pen­dien­do de va­rios fac­to­res co­mo: la ali­men­ta­ción, los ge­nes, los tra­ta­mien­tos con antibióticos, el es­trés, in­fec­cio­nes, edad, en­fer­me­da­des he­pá­ti­cas, re­na­les o cáncer.

Los ali­men­tos y com­ple­men­tos nu­tri­cio­na­les pre­bió­ti­cos son in­gre­dien­tes no di­ge­ri­bles de la die­ta que es­ti­mu­lan el cre­ci­mien-

to o la ac­ti­vi­dad de uno o más ti­pos de bac­te­rias en el co­lon.

Los pro­bió­ti­cos son mi­cro­or­ga­nis­mos vi­vos (¡y frá­gi­les!) que al ser agre­ga­dos co­mo su­ple­men­to en la die­ta, fa­vo­re­cen el desa­rro­llo de la flo­ra in­tes­ti­nal.

Los sim­bió­ti­cos com­bi­nan en sus for­mu­la­cio­nes la unión de pre­bió­ti­cos y pro­bió­ti­cos, lo que per­mi­te apro­ve­char más los be­ne­fi­cios de esa unión.

Com­ple­men­tos nu­tri­ti­vos

Co­mo se sa­be, en la co­ci­na na­tu­ris­ta dis­fru­ta­mos de com­ple­men­tos nu­tri­ti­vos clá­si­cos des­de ha­ce mu­chas dé­ca­das. A ve­ces los em­plea­mos in­clu­so sin dar­nos cuen­ta, pa­ra dar el to­que de­fi­ni­ti­vo a una re­ce­ta. Su uso prác­ti­co en la co­ci­na más bien tien­de a au­men­tar, por­que mu­chos de los ali­men­tos que se uti­li­zan son real­men­te me­di­ci­na.

En­tre los com­ple­men­tos más ha­bi­tua­les dis­po­ne­mos del ger­men de tri­go y la le­va­du­ra de cer­ve­za (o de re­mo­la­cha) que tan a me­nu­do se aña­den a las en­sa­la­das. O el sal­va­do de tri­go o de ave­na: hay quien lo aña­de al mues­li pa­ra acen­tuar un efec­to la­xan­te. Tam­bién el po­len de abe­ja, el pro­pó­leo y la ja­lea real, o tam­bién la ace­ro­la, la le­ci­ti­na de so­ja o la ciruela ume­bos­hi. Más re­cien­te­men­te nos en­con­tra­mos con el ju­go de la “hier­ba del tri­go” (se pue­de pre­pa­rar en ca­sa) o el “Re­ju­ve­lac”… ¡es una lis­ta lar­ga!

Al­gas, ver­du­ras del mar

Dis­po­ne­mos tam­bién de las al­gas, au­tén­ti­cas ver­du­ras del mar, aun­que las hay de la­go tam­bién muy in­tere­san­tes. Las al­gas son un tesoro en mi­ne­ra­les y oli­go­ele­men­tos y una ben­di­ción pa­ra nues­tros hue­sos, pa­ra el con­trol de pe­so y co­mo apor­te pa­ra el or­ga­nis­mo. En los paí­ses que con­su­men al­gas con asi­dui­dad, co­mo en el Ja­pón, la po­bla­ción es de las más sa­nas, vi­go­ro­sas y lon­ge­vas del pla­ne­ta. La fun­ción an­ti­en­ve­je­ci­mien­to de las al­gas (par­das y ro­jas, so­bre to­do) es de­bi­da a los an­ti­oxi­dan­tes po­li­fe­no­les, los ca­ro­te­noi­des y las vi­ta­mi­nas E y C. Las al­gas son tam­bién ri­cas en áci­dos gra­sos esen­cia­les, en­zi­mas y fos­fo­lí­pi­dos, y sus sa­bo­res ca­da vez nos re­sul­tan más fa­mi­lia­res. Co­mo los de las al­gas ara­me, dul­se, es­pa­gue­ti de mar, hi­zi­ki, kom­bu, no­ri y wa­ka­me (co­no­ci­da co­mo “kelp”, en al­gu­nos paí­ses). El al­ga agar-agar es un ex­ce­len­te ge­li­fi­can­te na­tu­ral.

Y en­tre las al­gas de la­go más co­no­ci­das en­con­tra­mos tres, en for­ma de su­ple­men­to: el al­ga ver­dia­zul del la­go Kla­math, el al­ga chlo­re­lla o la es­pi­ru­li­na.

Ger­mi­na­dos

Las se­mi­llas idea­les pa­ra ger­mi­nar de­be­rían de ser de pro­ce­den­cia eco­ló­gi­ca y no trans­gé­ni­ca. Las ele­gi­re­mos pues bio, es de­cir, sin tó­xi­cos ni quí­mi­ca de sín­te­sis; así man­tie­nen to­do su po­der ger­mi­na­ti­vo, sa­lu­da­ble y nu­tri­ti­vo. Ade­más de la so­ja y la al­fal­fa po­de­mos des­cu­brir el sa­bor de otras se­mi­llas pa­ra ger­mi­nar con fa­ci­li­dad. Dis­po­ne­mos de… al­fal­fa, ama­po­la, arroz, azu­ki, ce­bo­lla, es­ca­ro­la, fe­no­gre­co, gar­ban­zos, gi­ra­sol, hi­no­jo, len­te­jas, mos­ta­za, qui­noa, ra­ba­ni­tos, so­ja ver­de, tré­bol y tri­go.

Coen­zi­ma Q10

Con­vie­ne per­so­na­li­zar los su­ple­men­tos die­té­ti­cos: no co­men lo mis­mo un ado­les­cen­te que un an­ciano, o al­guien con ta­reas de ti­po se­den­ta­rio, o una fu­tu­ra ma­dre du­ran­te el em­ba­ra­zo y la lac­tan­cia. Nu­trir-

Los ali­men­tos y com­ple­men­tos nu­tri­cio­na­les pre­bió­ti­cos son in­gre­dien­tes no di­ge­ri­bles de la die­ta que es­ti­mu­lan el cre­ci­mien­to o la ac­ti­vi­dad de uno o más ti­pos de bac­te­rias en el co­lon.

nos de­pen­de tam­bién del pe­so y de otras cir­cuns­tan­cias per­so­na­les. Así que ten­dre­mos en cuen­ta los su­ple­men­tos die­té­ti­cos en ca­so de una ali­men­ta­ción des­na­tu­ra­li­za­da, du­ran­te el em­ba­ra­zo y lac­tan­cia (apor­tes de vi­ta­mi­na A, B6, D, C y áci­do fó­li­co), du­ran­te el cre­ci­mien­to (vi­ta­mi­nas del gru­po B, C, D, A y cal­cio, mag­ne­sio y hie­rro) y en la ve­jez (vi­ta­mi­nas A, C, del gru­po B y vi­ta­mi­na D).

Y tam­bién en ca­so de si­tua­cio­nes es­tre­san­tes, a las que con­vie­ne pres­tar más aten­ción si nos in­tere­sa cui­dar la sa­lud (vi­ta­mi­nas C, E y del gru­po B).

La coen­zi­ma Q-10 es una en­zi­ma ca­da vez más co­no­ci­da por­que, ade­más de ser muy ami­ga de la piel y la den­ta­du­ra, re­car­ga de ener­gía pa­ra to­do el día a to­das las per­so­nas ma­yo­res de 45-50 años, que es cuan­do el or­ga­nis­mo de­ja de pro­du­cir­la de for­ma na­tu­ral.

Nu­tra­céu­ti­cos

En la dé­ca­da de 1990, los lla­ma­dos “nu­tra­céu­ti­cos” hi­cie­ron for­tu­na en EE.UU. El nom­bre se re­fie­re a to­dos aque­llos ali­men­tos con al­gún efec­to es­pe­cí­fi­co be­ne­fi­cio­so pa­ra la sa­lud, co­mo por ejem­plo el res­ve­ra­trol de la uva ne­gra (ideal pa­ra el co­ra­zón y pa­ra un buen me­ta­bo­lis­mo de las ca­lo­rías), al­gu­nas ver­du­ras cru­cí­fe­ras co­mo el bré­col (Bras­si­ca oleá­cea, un an­ti­can­ce­rí­geno), o las iso­fla­vo­nas de so­ja (pa­ra la me­no­pau­sia y tam­bién en ca­so de dé­fi­cit hor­mo­nal). Mu­chos ex­trac­tos bo­tá­ni­cos y her­ba­les, co­mo el gin­seng o el acei­te de ajo se han desa­rro­lla­do co­mo nu­tra­céu­ti­cos. A efec­tos prác­ti­cos se tra­ta tam­bién de su­ple­men­tos.

De los es­tí­mu­los pa­ra la men­te a los afro­di­sía­cos na­tu­ra­les

Las po­si­bi­li­da­des de las plan­tas co­mo su­ple­men­to die­té­ti­co son real­men­te enor- mes, aun­que a ve­ces se per­ci­ba só­lo un uso más o me­nos re­crea­ti­vo, co­mo afro­di­sía­cos o co­mo es­ti­mu­lan­tes: Gin­seng si­be­riano (Eleut­he­ro­coc­cus sen­ti­co­sus), Yer­ba ma­te (Ilex pa­ra­gua­rien­sis), Yohim­bé (Cory­nant­he yohim­bi), Zar­za­pa­rri­lla (Smi­lax re­ge­lii), Ma­ca (Le­pi­dium ne­ye­nii). Y tam­bién dos se­tas: shii­ta­ke (Len­ti­nus edo­des) y reis­hi (Ga­no­der­ma lu­ci­dum), con por­ten­to­sos efec­tos me­di­ci­na­les y an­ti­en­ve­je­ci­mien­to.

Reis­hi, prín­ci­pe de los adap­tó­ge­nos

El reis­hi sue­le ser un in­gre­dien­te muy im­por­tan­te en las for­mu­las her­ba­les tra­di­cio­na­les chi­nas pa­ra ca­sos de fa­ti­ga crónica y siem­pre que ne­ce­si­te­mos au­men­tar el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co. Su ac­ción an­ti­oxi­dan­te (es ri­co po­li­sa­cá­ri­dos y ger­ma­nio) lo con­vier­ten un buen alia­do en la lu­cha con­tra el en­ve­je­ci­mien­to y los ra­di­ca­les li­bres. Es útil en ca­so de múl­ti­ples tras­tor­nos, des­de

aler­gias, es­trés y an­sie­dad has­ta dia­be­tes y me­jo­ra del flu­jo san­guí­neo. Tam­bién es ri­co en cal­cio y se usa en in­fla­ma­cio­nes, co­mo an­ti­alér­gi­co y po­see efec­tos an­ti­tu­mo­ra­les.

Fór­mu­la per­so­nal

Uno de los de­fen­so­res más co­no­ci­dos de reis­hi es el es­cri­tor Fer­nan­do Sán­che­zD­ra­gó: a sus 75 años fue pa­dre por cuar­ta vez, lle­va va­rios by­pass de co­ra­zón y man­tie­ne una no­ta­ble ac­ti­vi­dad. No to­dos los 70 com­pues­tos que for­man par­te de su “eli­xir de la eter­na ju­ven­tud” son de ori­gen na­tu­ral, pe­ro ase­gu­ra que le fun­cio­nan muy bien. En­tre ellos es­tán: pol­vo de ca­pa­ra­zón de can­gre­jo, un yo­gur, una cu­cha­ra­da de po­len, otra de le­ci­ti­na de so­ja, gin­seng ro­jo, ja­lea real fres­ca, mul­ti­vi­ta­mí­ni­co re­for­za­do con an­ti­oxi­dan­tes (co­mo la as­ta­xan­ti­na, un ca­ro­te­noi­de), es­pi­ru­li­na, acei­te de ona­gra, dos dien­tes de ajo, una cu­cha­ra­da de si­ro­pe de ar­ce, una pas­ti­lla de se­le­nio y una cáp­su­la de coen­zi­ma Q10, tres cáp­su­las de “uña de ga­to” (Un­ca­ria tor­men­to­sa), otras tres de gink­go bi­lo­ba, equi­ná­cea (Echi­na­cea pur­pu­rea), pal­me­to (Se­re­noa re­pens) pa­ra la prós­ta­ta, cordy­ceps del Tí­bet, pro­duc­tos nu­tra­céu­ti­cos, me­la­to­ni­na, res­ve­ra­trol… Sán­chez-Dra­gó co­men­zó a ele­gir los in­gre­dien­tes de su “fór­mu­la” en la dé­ca­da de 1980; y la va «per­fec­cio­nan­do» con los años, al se­lec­cio­nar los pe­que­ños y gran­des des­cu­bri­mien­tos en sus via­jes por to­do el mun­do. El más des­ta­ca­do de sus ha­llaz­gos es el reis­hi y la en­zi­ma su­per­óxi­do dis­mu­ta­sa (SOD), so­bre la que exis­te un gran in­te­rés cien­tí­fi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.