Pa­ra la be­lle­za per­so­nal

Ideas de­tox pa­ra dis­fru­tar de más ener­gía y de una piel ra­dian­te

Cocina Vegetariana Extra - - Sumario -

La ver­da­de­ra cau­sa del en­ve­je­ci­mien­to

La ma­yor par­te de la gen­te in­ten­ta com­ba­tir el en­ve­je­ci­mien­to con re­lle­nos o es­ti­ra­mien­tos fa­cia­les, evi­tan­do que le lle­gue al ros­tro el más mí­ni­mo ra­yo de sol si no lle­va pues­to un pro­tec­tor so­lar, uti­li­zan­do cre­mas an­ti­arru­gas ca­da vez más ca­ras, co­mien­do pes­ca­do gra­so u otras pro­teí­nas de ori­gen ani­mal pa­ra «re­lle­nar o sos­te­ner la piel»..., o bien aca­ban aban­do­nan­do la lu­cha de­fi­ni­ti­va­men­te. El pro­ble­ma no es que el en­ve­je­ci­mien­to sea inevi­ta­ble, sino que la ma­yo­ría de no­so­tros no en­tien­de qué es lo que real­men­te lo pro­vo­ca. Pen­se­mos en no­so­tros mis­mos co­mo si fué­se­mos rue­das. Cuan­do so­mos ni­ños, las rue­das gi­ran con ra­pi­dez y fa­ci­li­dad, sin obs­truc­cio­nes. Nun­ca tu­vi­mos que preo­cu­par­nos por lo que co­mía­mos ni por las ca­lo­rías o los car­bohi­dra­tos que es­tá­ba­mos in­gi­rien­do y, sin em­bar­go, siem­pre te­nía­mos el pe­so co­rrec­to, re­bo­sá­ba­mos ener­gía y dor­mía­mos per­fec­ta­men­te.

Rue­das lle­nas de ba­rro

Con el tiem­po, tras años de ex­po­si­ción a una ali­men­ta­ción muy de­fi­cien­te, a la con­ta­mi­na­ción, a los con­ser­van­tes, a los adi­ti­vos tó­xi­cos, a los fár­ma­cos y a mu­chas otras co­sas, los pro­duc­tos de desecho em­pie­zan a acu­mu­lar­se en el cuer­po.

Los pro­duc­tos de desecho in­ter­nos son co­mo el ba­rro que se que­da atra­pa­do en­tre los ra­dios de una rue­da. Pien­sa en esas oca­sio­nes en las que te ha sal­ta­do tie­rra o fan­go a los ra­dios de la rue­da y lue­go se ha en­du­re­ci­do y se ha que­da­do pe­ga­do a ellos. Es­te ba­rro im­pi­de que la rue­da gi­re con fuer­za y fa­ci­li­dad. Tie­ne que avan­zar más des­pa­cio.

Con el pa­so de los años, ca­da vez cues­ta más man­te­ner el pe­so o te­ner mu­cha ener­gía..., aun­que co­mas exac­ta­men­te lo mis­mo que cin­co años atrás. De re­pen­te, em­pie­zan a sur­gir pro­ble­mas de to­do ti­po, des­de co­sas fas­ti­dio­sas co­mo el ac­né o las uñas que­bra­di­zas has­ta asun­tos que po­nen en pe­li­gro nues­tra vi­da, co­mo las en­fer­me­da­des.

Es­te ba­rro es lo que nos en­ve­je­ce. Po­de­mos es­tar to­do el día cu­brién­do­lo con cos­to­sos su­ple­men­tos, cre­mas an­ti­en­ve­je­ci­mien­to de far­ma­cia o bó­tox, pe­ro ja­más po­dre­mos lle­gar a com­ba­tir­lo de ver­dad mien­tras no nos de­ci­da­mos a lim­piar­lo y eli­mi­nar­lo. Es­te ba­rro es el que ha­ce que nues­tro cuer­po se mue­va más des­pa­cio, y es tam­bién uno de los fac­to­res que más de­ter­mi­nan la ve­lo­ci­dad a la que en­ve­je­ce­mos y nues­tra ca­pa­ci­dad pa­ra im­pe­dir el ex­ce­so de pe­so. Ca­da vez co­no­ce­mos a más per­so­nas ami­gas que si­guen al­gún ti­po de die­ta de­tox y, a los cin­cuen­ta y tres años, pa­re­ce que ten­gan trein­ta y cin­co. Es po­si­ble pa­re­cer más jo­ven de lo que real­men­te se es. Es cier­to que exis­ten unos ejer­ci­cios es­pe­cia­les de res­pi­ra­ción, que has­ta ha­ce po­co eran se­cre­tos, co­mo ve­re­mos en la re­vis­ta «an­ti­aging» que es­ta­mos pre­pa­ran­do, pe­ro jun­to con el ejer­ci­cio, la ali­men­ta­ción y el es­ta­do de áni­mo son de­ci­si­vos pa­ra pro­te­ger­nos del en­ve­je­ci­mien­to.

Un cuer­po lim­pio, un cuer­po be­llo

La cau­sa del en­ve­je­ci­mien­to: el ba­rro en­du­re­ci­do pe­ga­do a los ra­dios ha­ce que tan­to la rue­da co­mo to­das sus fun­cio­nes se ra­len­ti­cen. En pró­xi­mos nú­me­ros ha­bla­re­mos de be­lle­za y sa­lud indistintamente, pues exis­te una ley na­tu­ral que de­ter­mi­na que no se pue­de ser be­llo de una for­ma real y ple­na si no tie­ne una sa­lud real­men­te bue­na. El gran pio­ne­ro de la sa­na­ción na­tu­ral, el pro­fe­sor Ar­nold Eh­ret, es­cri­bió: «La en­fer­me­dad es un es­fuer­zo que ha­ce el cuer­po pa­ra eli­mi­nar pro­duc­tos de desecho, mu­co­si­dad y to­xe­mia, y el or­ga­nis­mo ayu­da a la na­tu­ra­le­za de la for­ma más per­fec­ta y na­tu­ral. Lo que de­be­mos cu­rar no es la en­fer­me­dad, sino el or­ga­nis­mo en su con­jun­to; hay que lim­piar­lo, li­be­rar­lo de los pro­duc­tos de desecho y de las ma­te­rias ex­tra­ñas, la mu­co­si­dad y la to­xe­mia que he­mos ido acu­mu­lan­do des­de la in­fan­cia». Los dis­tin­tos sis­te­mas de nues­tro cuer­po se es­fuer­zan por man­te­ner en to­do mo­men­to el equi­li­brio per­fec­to, aquel que nos per­mi­te al­can­zar el má­xi­mo de sa­lud y be­lle­za, pe­ro so­lo pue­den con­se­guir­lo de ver­dad si pre­via­men­te he­mos he­cho des­apa­re­cer to­do el ma­te­rial tó­xi­co que te­ne­mos al­ma­ce­na­do en nues­tro or­ga­nis­mo, tan­to el ba­rro vie­jo co­mo el ba­rro nue­vo que va acu­mu­lán­do­se cons­tan­te­men­te. ¿Por qué? En úl­ti­mo tér­mino, to­do de­pen­de de có­mo di­ge­ri­mos los ali­men­tos y de la can­ti­dad de «ener­gía de la be­lle­za» con que con­ta­mos.

Lo pri­me­ro es lo pri­me­ro

Re­cuer­da que nues­tro cuer­po es­tá di­se­ña­do pa­ra so­bre­vi­vir, por lo que la ener­gía de la que dis­po­ne la em­plea en pri­mer lu­gar en man­te­ner los pro­ce­sos que nos per­mi­ten se­guir vi­vien­do y en el fun­cio­na­mien­to de los ór­ga­nos in­ter­nos. ¡Man­te­ner el cu­tis li­bre de arru­gas y el ca­be­llo bri­llan­te es al­go

que le im­por­ta muy po­co a nues­tro cuer­po cuan­do tie­ne el hí­ga­do so­bre­car­ga­do de desechos, las glán­du­las su­pra­rre­na­les ago­ta­das y los in­tes­ti­nos atas­ca­dos!

Pa­ra que nues­tra di­ges­tión fun­cio­ne a la per­fec­ción es cla­ve que de­pu­re­mos nues­tro or­ga­nis­mo y nos li­be­re­mos de los desechos vie­jos que te­nía­mos acu­mu­la­dos. Cuan­do ablan­da­mos el ba­rro tó­xi­co que lle­va­mos pe­ga­do a los ra­dios de nues­tra rue­da, la ener­gía au­men­ta de for­ma au­to­má­ti­ca pues el cuer­po es ca­paz de rea­li­zar to­das sus fun­cio­nes, tan­to di­ges­ti­vas co­mo de cual­quier otro ti­po, con efi­cien­cia y ha­cien­do un es­fuer­zo mu­cho me­nor. Y co­mo dis­po­ne­mos de ener­gía re­no­va­da, tam­bién per­de­mos pe­so y pa­re­ce­mos va­rios años, o in­clu­so dé­ca­das, más jó­ve­nes. Nues­tra piel res­plan­de­ce y nues­tro pe­lo se desa­rro­lla con mu­cho cuer­po y un bri­llo muy sa­lu­da­ble.

Los in­tes­ti­nos, un gran al­ma­cén

Se­gu­ro que te sor­pren­der­la co­no­cer has­ta dón­de lle­gan en un mo­men­to da­do las con­se­cuen­cias de la acu­mu­la­ción de ma­te­rial de desecho en nues­tro or­ga­nis­mo, que en­ve­ne­na de for­ma con­ti­nua­da la san­gre y to­do nues­tro cuer­po en ma­yor o me­nor me­di­da.

Re­cuer­da lo lar­go y si­nuo­so que es nues­tro trac­to in­tes­ti­nal y la can­ti­dad de es­pa­cio del que dis­po­ne­mos pa­ra al­ma­ce­nar ba­su­ra. Co­mo nues­tro or­ga­nis­mo es­tá for­ma­do por te­ji­dos es­pon­jo­sos por los que cir­cu­la la san­gre, es­ta ba­su­ra pue­de pa­sar a otros te­ji­dos y ór­ga­nos. He­mos de com­pren­der que, pa­ra evi­tar­lo, to­dos de­be­mos lim­piar nues­tro or­ga­nis­mo de for­ma cons­tan­te. ¿De dón­de pro­ce­den to­das es­tas to­xi­nas? Es­tán for­ma­das por los con­ser­van­tes y las sus­tan­cias quí­mi­cas pre­sen­tes en los ali­men­tos que con­su­mir­nos y por par­ti­cu­las de co­mi­da mal di­ge­ri­das. Los ali­men­tos mal di­ge­ri­dos se con­vier­ten en cam­po de cul­ti­vo de bac­te­rias da­ñi­nas, le­va­du­ras y mohos, y los pro­duc­tos de desecho que to­dos es­tos pro­du­cen son áci­dos y tó­xi­cos.

Al­gu­nos prin­ci­pios de­tox pa­ra la be­lle­za na­tu­ral

El equi­li­brio áci­do-al­ca­lino

Pue­de ser que no ha­yas pen­sa­do en si una co­sa es al­ca­li­na o áci­da des­de que es­ta­bas en el ins­ti­tu­to. Y sin em­bar­go, man­te­ner el equi­li­brio en­tre al­ca­li­ni­dad y aci­dez en nues­tro cuer­po y en nues­tros te­ji­dos es una de las fun­cio­nes más im­por­tan­tes de la nu­tri­ción. Es fun­da­men­tal que com­pren­da­mos bien es­te prin­ci­pio, pues re­sul­ta cla­ve pa­ra con­se­guir el éxi­to en nues­tra lu­cha con­tra el en­ve­je­ci­mien­to y el au­men­to de pe­so. El equi­li­brio en­tre al­ca­li­ni­dad y aci­dez es lo que se co­no­ce co­mo pH, que sig­ni­fi­ca «po­ten­cial de hi­dró­geno» y re­fle­ja la con­cen­tra­ción de io­nes de hi­dró­geno en una so­lu­ción da­da. La es­ca­la del pH abar­ca des­de 0,0 (to­tal­men­te áci­do) has­ta 14,0 (to­tal­men­te al­ca­lino); en es­ta es­ca­la, 7,0 sig­ni­fi­ca neu­tro. Cuan­to más sube la ci­fra del pH por en­ci­ma de 7,0, más al­ca­li­na es la sus­tan­cia en cues­tión.

ÁCI­DO NEU­TRO AL­CA­LINO 0,0 > 7,0 > 14,0

To­dos los ali­men­tos que in­ge­ri­mos de­jan un re­si­duo al­ca­lino o áci­do en el to­rren­te san­guí­neo, de­pen­dien­do de si los mi­ne­ra­les que con­tie­nen son más áci­dos o más al­ca­li­nos. Lo im­por­tan­te pa­ra nues­tra sa­lud y nues­tra be­lle­za es el mo­do en que los ali­men­tos se des­com­po­nen en nues­tro or­ga­nis­mo y el re­si­duo que de­jan. No te con­fun­das con el he­cho de que la pa­la­bra «áci­do» se uti­li­ce tam­bién pa­ra des­cri­bir el sa­bor de un ali­men­to.

Al­gu­nos ali­men­tos en­ga­ñan…

Por ejem­plo, las li­mas y los li­mo­nes aña­den un equi­li­brio «áci­do» a una re­ce­ta, pe­ro una vez di­ge­ri­dos de­jan una ce­ni­za al­ca­li­na en el or­ga­nis­mo. No re­sul­ta útil eva­luar el pH de un ali­men­to con­cre­to en su es­ta­do na­tu­ral, de for­ma ais­la­da, por­que el mo­do en que se des­com­po­ne en el cuer­po es al­go com­ple­ta­men­te dis­tin­to. La le­che en sí mis­ma tie­ne un pH al­ca­lino, pe­ro cuan­do la di­ge­ri­mos de­ja un re­si­duo ex­tre­ma­da­men­te áci­do en el cuer­po. La di­ges­tión de los pro­duc­tos de ori­gen ani­mal tam­bién pro­du­ce com­pues­tos áci­dos. Ca­da una de las dis­tin­tas par­tes de nues­tro cuer­po ne­ce­si­ta un pH di­fe­ren­te. Por ejem­plo, los te­ji­dos de­ben es­tar li­ge­ra­men­te al­ca­li­nos, mien­tras que el co­lon de­be es­tar li­ge­ra­men­te áci­do. Si con­si­de­ra­mos el cuer­po en su con­jun­to, el pro­me­dio de­be­ría ser le­ve­men­te al­ca­lino. El pH ideal de la san­gre es de 7,365, y prác­ti­ca­men­te no pue­de va­riar ca­si na­da si que­re­mos con­ser­var una sa­lud muy bue­na. En cir­cuns­tan­cias nor­ma­les, cuan­do se­gui­mos una die­ta ri­ca en ali­men­tos que pro­du­cen re­si­duos al­ca­li­nos, nues­tros cuer­pos no tie­nen nin­gu­na di­fi­cul­tad pa­ra man­te­ner es­te pH óp­ti­mo, li­ge­ra­men­te al­ca­lino.

Nues­tro cuer­po ter­mi­na aci­di­fi­cán­do­se (¡aten­ción a tus eruc­tos!)

Sin em­bar­go, cuan­do tie­nen que ha­cer fren­te a una sobrecarga de áci­do, no les que­da más re­me­dio que in­ge­niár­se­las pa­ra en­con­trar for­mas de im­pe­dir que el pH de la san­gre cai­ga de­ma­sia­do, y lo ha­cen in­clu­so a cos­ta de per­ju­di­car a otros te­ji­dos, ór­ga­nos y ac­ti­vi­da­des ce­lu­la­res. Cuan­do tie­ne que lu­char con­tra un pH de­ma­sia­do áci­do, el cuer­po em­pie­za a li­xi­viar mi­ne­ra­les al­ca­li­nos de los te­ji­dos pa­ra com­pen­sar­lo. Los mi­ne­ra­les al­ca­li­nos co­mo el cal­cio, el po­ta­sio y el mag­ne­sio que per­de­mos en ese pro­ce­so cum­plen tam­bién mu­chas fun­cio­nes em­be­lle­ce­do­ras, co­mo la de per­mi­tir­nos dis­fru­tar de unos hue­sos fuer­tes y her­mo­sos y la de abrir ca­mi­nos de de­pu­ra­ción en el or­ga­nis­mo.

Si bien los ali­men­tos que fa­vo­re­cen la aci­dez en el cuer­po no son to­dos ne­ce­sa­ria­men­te «ma­los», sí que de­ben equi­li­brar­se con otros al­ca­li­nos. El cuer­po hu­mano se desa­rro­lla bien cuan­do re­ci­be ali­men­tos que fa­vo­re­cen la al­ca­li­ni­dad de la san­gre y lo ayu­dan

a neu­tra­li­zar los pro­duc­tos de desecho del me­ta­bo­lis­mo, que ge­ne­ran aci­dez.

¿Cuá­les son unos y otros?

Car­ne, pes­ca­do, hue­vos, le­che, miel… En­tre los ali­men­tos que más áci­do pro­du­cen es­tán los de ori­gen ani­mal. Cuan­do au­men­ta la can­ti­dad de pro­teí­na ani­mal in­ge­ri­da, tam­bién lo ha­cen los áci­dos y los desechos me­ta­bó­li­cos.

Di­ver­sos es­tu­dios re­ve­lan la co­ne­xión que exis­te en­tre una ma­yor in­ges­ta de pro­teí­nas de ori­gen ani­mal y una pér­di­da de cal­cio en los hue­sos pa­ra ayu­dar a neu­tra­li­zar el áci­do. En 2009, un ar­tícu­lo de ˝The New York Ti­mes˝ ti­tu­la­do «Aná­li­sis de una die­ta ba­ja en áci­do en fa­vor de la sa­lud ósea» ha­cía re­fe­ren­cia a que «cuan­do la san­gre se vuel­ve de­ma­sia­do áci­da, aun­que sea muy li­ge­ra­men­te, se li­xi­vian de los hue­sos com­pues­tos al­ca­li­nos de cal­cio

–co­mo el car­bo­na­to cál­ci­co, el neu­tra­li­za­dor de áci­dos que con­tie­nen fár­ma­cos an­tiá­ci­do (Tums)– pa­ra re­du­cir la aci­dez».

En el tex­to se si­gue afir­man­do: «cuan­tas más pro­teí­nas se con­su­men por en­ci­ma de las ver­da­de­ras ne­ce­si­da­des del or­ga­nis­mo, más áci­da pue­de vol­ver­se la san­gre y más com­pues­tos al­ca­li­nos se ne­ce­si­ta­rán pa­ra neu­tra­li­zar es­ta aci­dez (...). Eso su­gie­re que, pa­ra las per­so­nas que se si­túan en el ex­tre­mo su­pe­rior del es­pec­tro del con­su­mo pro­tei­co, se­ría muy be­ne­fi­cio­so to­mar me­nos pro­teí­nas en ge­ne­ral y me­nos pro­teí­nas de ori­gen ani­mal en par­ti­cu­lar, y sus­ti­tuir­las por más fru­tas y ver­du­ras».

En es­te ar­tícu­lo se ci­ta­ba un es­tu­dio en el que se ana­li­zó lo que su­ce­día cuan­do la in­ges­ta de pro­teí­nas (fun­da­men­tal­men­te de ori­gen ani­mal) pa­sa­ba de 35 g al día a más del do­ble, 78 g al día.

Cal­cio en la ori­na

La in­ves­ti­ga­ción re­ve­ló un sor­pren­den­te au­men­to del 50% en el cal­cio pre­sen­te en la ori­na, lo que vie­ne a sig­ni­fi­car que el or­ga­nis­mo per­día cal­cio que se ex­cre­ta­ba por esa vía. Pa­ra po­der asi­mi­lar las ver­da­de­ras im­pli­ca­cio­nes de es­te es­tu­dio, pien­sa que la in­ges­ta me­dia de cal­cio en EEUU es­tá en­tre 70 y 100 g al día. En el año 2001 unos in­ves­ti­ga­do­res del Study of Os­teo­po­ro­tic Frac­tu­res Re­search Group (Gru­po de In­ves­ti­ga­ción de Frac­tu­ras por Os­teo­po­ro­sis) de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia en San Fran­cis­co pu­bli­ca­ron los re­sul­ta­dos de un es­tu­dio en el que par­ti­ci­pa­ron más de 1000 mu­je­res de 65 años o más y ana­li­zó la pro­por­ción de pro­teí­nas de ori­gen ani­mal res­pec­to a las de ori­gen ve­ge­tal en sus die­tas du­ran­te 7 años. Las mu­je­res con una pro­por­ción más ba­ja de pro­teí­nas de ori­gen ani­mal en su die­ta ob­te­nían de fuen­tes ani­ma­les una me­dia del 50% de su in­ges­ta to­tal de pro­teí­nas.

Es­te es­tu­dio re­ve­ló que las mu­je­res con el por­cen­ta­je más ele­va­do de pro­teí­nas ani­ma­les en la die­ta pre­sen­ta­ban 3,7 ve­ces más frac­tu­ras de hue­so y per­dían ma­sa ósea 4 ve­ces más rá­pi­do que las que con­su­mían un por­cen­ta­je me­nor.

Si hay ex­ce­so de aci­dez

Un ex­ce­so de aci­dez en el cuer­po tie­ne unas con­se­cuen­cias te­rri­ble­men­te da­ñi­nas a cor­to y lar­go pla­zo. Las per­so­nas que han con­su­mi­do la die­ta nor­tea­me­ri­ca­na ha­bi­tual du­ran­te mu­chos años mues­tran un ex­ce­so de aci­dez en su or­ga­nis­mo, lo que da lu­gar a ma­la sa­lud, en­fer­me­da­des, muer­te pre­ma­tu­ra, in­fla­ma­ción, ri­gi­dez, de­ge­ne­ra­ción de los te­ji­dos, re­ten­ción de lí­qui­dos, hin­cha­zón y mu­chas más co­sas.

En su li­bro La mi­la­gro­sa die­ta del pH, el doc­tor Ro­bert Young afir­ma: «El ni­vel del pH de nues­tros flui­dos in­ter­nos afec­ta a to­das las cé­lu­las de nues­tro or­ga­nis­mo. El con­jun­to del pro­ce­so me­ta­bó­li­co de­pen­de de que se man­ten­ga un en­torno al­ca­lino. El ex­ce­so cró­ni­co de aci­dez co­rroe los te­ji­dos cor­po­ra­les y, si no se com­ba­te, lle­ga a in­te­rrum­pir to­das las ac­ti­vi­da­des y fun­cio­nes ce­lu­la­res, des­de el la­tir del co­ra­zón has­ta los im­pul­sos neu­ro­na­les del ce­re­bro.

En otras pa­la­bras, la aci­dez in­ter­fie­re con la vi­da mis­ma. Constituye la raíz de to­das las en­fer­me­da­des. (…) Es­te pro­ce­so de des­com­po­si­ción y ex­cre­ción de los desechos áci­dos po­dría tam­bién de­no­mi­nar­se “pro­ce­so de en­ve­je­ci­mien­to”».

San­gre al­ca­li­na: sa­lud, be­lle­za y lon­ge­vi­dad

Una san­gre al­ca­li­na da lu­gar a un cuer­po al­ca­lino que fo­men­ta la sa­lud, la be­lle­za y la lon­ge­vi­dad, y nos per­mi­te lu­char con­tra las en­fer­me­da­des, la to­xe­mia y el en­ve­je­ci­mien­to. Es más, la pér­di­da de pe­so re­sul­ta mu­cho más fá­cil cuan­do nues­tros cuer­pos tie­nen un es­ta­do al­ca­lino. Un cuer­po áci­do tien­de a afe­rrar­se al ex­ce­so de pe­so y nos obli­ga a rea­li­zar un es­fuer­zo mu­cho ma­yor si que­re­mos per­der­lo. Eso se de­be a que, cuan­do es­tán so­bre­car­ga­dos de áci­do, los ór­ga­nos en­car­ga­dos de la eli­mi­na­ción, co­mo los pul­mo­nes o los ri­ño­nes, se sa­tu­ran y no son ca­pa­ces de eli­mi­nar to­dos los desechos. Por ese mo­ti­vo, gran par­te de es­tas sus­tan­cias áci­das y tó­xi­cas se al­ma­ce­nan en los te­ji­dos gra­sos de to­do el cuer­po. Cuan­tas más to­xi­nas te­ne­mos en el cuer­po, más se ex­pan­den nues­tras cé­lu­las gra­sas pa­ra al­ma­ce­nar­las. Co­mo el or­ga­nis­mo es­tá cons­tan­te­men­te in­ten­tan­do pro­te­ger­se de las agre­sio­nes, gran par­te de es­tos desechos son apar­ta­dos de los ór­ga­nos vi­ta­les... y por eso la gra­sa tien­de a acu­mu­lar­se en las zo­nas «pro­ble­má­ti­cas», es de­cir, de­ba­jo de la bar­bi­lla, en los bra­zos, por el ab­do­men y en las ca­de­ras y los mus­los. Un or­ga­nis­mo ex­ce­si­va­men­te áci­do disminuye con­si­de­ra­ble­men­te nues­tra be­lle­za. El ex­ce­so de aci­dez pue­de ser una de las prin­ci­pa­les cau­sas del en­ve­je­ci­mien­to pre­ma­tu­ro y de las arru­gas pre­co­ces, del ac­né, de las oje­ras, del ca­be­llo la­cio, sin cuer­po o po­co sano y de las uñas frá­gi­les.

Por eso es im­por­tan­te que com­pren­da­mos bien que to­dos es­tos sín­to­mas vi­si­bles tie­nen su ori­gen en la bio­quí­mi­ca de un or­ga­nis­mo áci­do.

Pa­ra al­can­zar el ni­vel má­xi­mo de sa­lud, as­pec­to ju­ve­nil y be­lle­za, de­be­mos apo­yar con uña se­rie de cam­bios en nues­tra die­ta el es­fuer­zo que rea­li­za nues­tro or­ga­nis­mo pa­ra con­ser­var el pH per­fec­to, li­ge­ra­men­te al­ca­lino. Tam­bién de­be­mos apren­der qué ali­men­tos de­jan un re­si­duo al­ca­lino y cuá­les de­jan un re­si­duo áci­do en el cuer­po.

La pro­por­ción 80-20

El mo­do de al­can­zar nues­tro ob­je­ti­vo de ofre­cer nues­tro me­jor as­pec­to y de sen­tir­nos lo me­jor po­si­ble con­sis­te en in­ten­tar con­su­mir un 80% de ali­men­tos al­ca­li­ni­zan­tes y un 20% de ali­men­tos aci­di­fi­can­tes. Los úni­cos ali­men­tos so­bre la faz de la tie­rra que de­jan un re­si­duo ver­da­de­ra­men­te al­ca­lino en el or­ga­nis­mo son las fru­tas fres­cas y ma­du­ras, las ver­du­ras (ex­cep­to aque­llas que con­tie­nen al­mi­dón, co­mo las pa­ta­tas) y la le­che ma­ter­na, que evi­den­te­men­te no for­ma par­te del me­nú de nin­guno de no­so­tros. To­dos los de­más ali­men­tos son, en ma­yor o me­nor gra­do, aci­di­fi­can­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.