Pro­gra­ma de de­pu­ra­ción de un mes, día a día

Cocina Vegetariana Extra - - Tu Plan Detox -

An­tes de po­ner en prác­ti­ca el pro­gra­ma de de­pu­ra­ción de un mes con­vie­ne ha­cer una pe­que­ña pre­pa­ra­ción. En ca­so de en­fer­me­dad, con­vie­ne se­guir un ase­so­ra­mien­to mé­di­co o de tu nu­tri­cio­nis­ta de con­fian­za. Tam­bién es ideal ele­gir un buen mes (en­ton­ces se alar­ga la ter­ce­ra se­ma­na sie­te días más), en el que se pue­dan pa­sar los fi­nes de se­ma­na en ca­sa. Ade­más pro­cu­ra­re­mos que en el tra­ba­jo no re­cai­gan apre­mios ex­ce­si­vos. • Com­pra­re­mos y guar­da­re­mos en la des­pen­sa los ali­men­tos y ac­ce­so­rios ne­ce­sa­rios, me­nos la fru­ta y la ver­du­ra, que se­rán lo más fres­cos po­si­ble.

• Na­da de ta­ba­co, al­cohol ni otros tó­xi­cos. Con la die­ta de­tox el or­ga­nis­mo se­gui­rá eli­mi­nan­do una gran can­ti­dad de to­xi­nas y pue­de in­clu­so dar­le la fuer­za ne­ce­sa­ria pa­ra aban­do­nar es­te há­bi­to tan no­ci­vo. En es­te ca­so, re­co­men­da­mos la ayu­da adi­cio­nal de un buen acu­pun­tor (la au­ricu­lopun­tu­ra ofre­ce unos re­sul­ta­dos ex­ce­len­tes).

• Si es­tás to­man­do al­gún fár­ma­co (lo ideal se­ría evi­tar los me­di­ca­men­tos), con­sul­ta con tu mé­di­co an­tes de em­pren­der una cu­ra de­tox a fon­do.

La agen­da dia­ria de des­in­to­xi­ca­ción

El ca­len­da­rio de­tox ofre­ce va­ria­cio­nes y su­ge­ren­cias, pe­ro las ac­ti­vi­da­des bá­si­cas (co­mo los com­pro­mi­sos la­bo­ra­les) se man­ten­drán igua­les. Es­ta es una pro­pues­ta adap­ta­ble de agen­da dia­ria de des­in­to­xi­ca­ción:

• Al le­van­tar­se, en­juá­gue­se con agua ca­lien­te y zu­mo de li­món.

• Es­ti­ra­mien­tos («stret­ching») ma­ti­na­les o yo­ga (du­ran­te la se­ma­na, es­ta ac­ti­vi­dad pue­de rea­li­zar­se por la tar­de).

• Ba­ño (o si se pre­fie­re, en­tre se­ma­na, du­cha).

• De­sa­yuno (los fi­nes de se­ma­na, zu­mo de­pu­ra­ti­vo del hí­ga­do).

• Zu­mo a me­dia ma­ña­na.

• Té de jen­gi­bre me­dia ho­ra an­tes de co­mer (op­cio­nal en­tre se­ma­na).

• Al­muer­zo (lo ideal se­ría que fue­ra la co­mi­da más co­pio­sa del día).

• Al­gún ti­po de re­la­ja­ción, vi­sua­li­za­ción y/o me­di­ta­ción. Pau­sas re­gu­la­res ca­da ho­ra pa­ra re­la­jar­se du­ran­te el tiem­po de tra­ba­jo. • Zu­mo a me­dia tar­de. • Al­gún ti­po de ejer­ci­cio (por lo me­nos cua­tro ve­ces a la se­ma­na, aun­que se­ría pre­fe­ri­ble a dia­rio). Al­ter­ne ejer­ci­cios ae­ró­bi­cos con mo­da­li­da­des más re­la­ja­das, co­mo yo­ga, pi­la­tes, tai chi...

• Ti­sa­na o «té» de jen­gi­bre me­dia ho­ra an­tes de la ce­na.

• Ce­nar lo más tem­prano po­si­ble (lo ideal se­ría 3 o 4 ho­ras an­tes de ir­se a dor­mir). • Ba­ño (pue­de sus­ti­tuir­se por hi­dro­te­ra­pia, pe­ro los tra­ta­mien­tos de hi­dro­te­ra­pia los re­ser­va­mos pa­ra el plan avan­za­do). • Acos­tar­se lo más tem­prano po­si­ble.

Pri­me­ra se­ma­na Ob­je­ti­vos

El prin­ci­pal ob­je­ti­vo de es­te plan es su­pri­mir de la die­ta las prin­ci­pa­les sus­tan­cias que con­tie­nen o for­man to­xi­nas. Se ha­rán co­mi­das nor­ma­les en can­ti­da­des nor­ma­les, pe­ro con in­gre­dien­tes al­go dis­tin­tos de los ha­bi­tua­les.

Pues­to que de­ja­rá la ca­feí­na, el al­cohol y el azú­car, ini­cia­re­mos la de­pu­ra­ción un fin de se­ma­na pa­ra que el lu­nes se ha­yan su­pe­ra­do los efec­tos se­cun­da­rios de­bi­li­tan­tes, co­mo po­si­bles dolores de ca­be­za. Evi­tar tam­bién, to­do lo po­si­ble, el uso de co­lo­nias, per­fu­mes y des­odo­ran­tes.

Plan de ali­men­ta­ción Eli­mi­nar.

• Su­pri­ma por com­ple­to to­das las for­mas de ca­feí­na co­mo el té (en es­pe­cial el té ne­gro y to­dos los tés fer­men­ta­dos o ahu­ma­dos), ca­fé, cho­co­la­te, re­fres­cos y be­bi­das car­bó­ni­cas); las be­bi­das al­cohó­li­cas; los dul­ces y el azú­car; los lác­teos; el tri­go (in­clui­do el pan, la pas­ta, las sal­sas, et­cé­te­ra); las car­nes ro­jas, los ma­ris­cos, la sal; to­das las co­mi­das pre­pa­ra­das, los ali­men­tos pro­ce­sa­dos, la co­mi­da rá­pi­da y la lla­ma­da co­mi­da ba­su­ra (snacks, fri­tan­ga, etc.).

• Ali­men­tos per­mi­ti­dos. El ob­je­ti­vo es con­se­guir una die­ta equi­li­bra­da con ali­men­tos in­te­gra­les. Co­ma ce­rea­les en abun­dan­cia (me­nos tri­go), ver­du­ras, en­sa­la­das y fru­ta. Tam­bién pue­de to­mar nue­ces, le­gum­bres y to­fu, siem­pre que es­té bien ela­bo­ra­do.

Cru­dos.

• Co­ma tan­tos ali­men­tos cru­dos co­mo pue­da, o li­mí­te­se a for­mas sa­lu­da­bles de co­ci­nar: a la pa­rri­lla, her­vi­dos y al va­por.

• Lo ideal es una coc­ción sin acei­te, y siem­pre con agua mineral o de

Coc­ción y ali­ños.

bue­na ca­li­dad. En lu­gar de freír en acei­te, sal­tee los ali­men­tos en un po­co de cal­do al que ha­ya aña­di­do un par de olivas tro­cea­das, un po­co de ajo y hier­bas.

• Mul­ti­vi­ta­mi­nas. Pue­de to­mar dia­ria­men­te un su­ple­men­to de mul­ti­vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les. A mo­do orien­ta­ti­vo, bus­que uno que con­ten­ga por lo me­nos 7,5 mg de zinc.

Plan de ejer­ci­cios

Em­pie­ce a ha­cer ejer­ci­cio de ma­ne­ra re­gu­lar. Prue­be di­ver­sas mo­da­li­da­des y de­cí­da­se por la que más se aco­mo­de a su es­ti­lo de vi­da. Al fi­nal de es­ta pri­me­ra se­ma­na de­be­ría en­con­trar uno o más ejer­ci­cios que le gus­ta­ría in­cor­po­rar a su vi­da co­ti­dia­na. Prac­ti­que ejer­ci­cios res­pi­ra­to­rios, in­clui­da la res­pi­ra­ción pro­fun­da.

DÍA 1. SÁ­BA­DO

• Ini­ciar la de­pu­ra­ción ex­pri­mien­do el zu­mo de un li­món en una ja­rri­ta de agua tem­pla­da. Tó­me­lo a sor­bos y sin pri­sas, mien­tras pien­sa en lo bien que se va a sen­tir cuan­do se des­in­to­xi­que.

• Prac­ti­que al­gu­na se­rie bá­si­ca de es­ti­ra­mien­tos («stret­ching»). Si no ha­bía prac­ti­ca­do an­tes nin­gún ejer­ci­cio, tó­me­se­lo con cal­ma y no se des­ani­me si no sa­be ha­cer­lo tan bien co­mo le gus­ta­ría. La prác­ti­ca ha­ce al maes­tro.

• Pro­ce­da a ha­cer­se un com­ple­to ce­pi­lla­do de la piel, se­gui­do de un ba­ño con acei­te de ro­me­ro. Pón­ga­se ro­pa có­mo­da y hol­ga­da. • To­me un buen de­sa­yuno. Aña­da una pie­za de fru­ta o un bol de en­sa­la­da de fru­tas fres­cas y una ta­za de ti­sa­na pa­ra qui­tar­se la sed.

• Ma­ña­na tran­qui­la. Pue­de es­cu­char mú­si­ca, leer un buen li­bro o sim­ple­men­te des­can­sar. Ano­te sus sen­sa­cio­nes y las reac­cio­nes a la des­in­to­xi­ca­ción.

• Ase­gú­re­se de que to­ma agua de ca­li­dad en abun­dan­cia.

• Me­dia ho­ra an­tes de co­mer, to­me una be­bi­da ca­lien­te (lo ideal se­ría un té de jen­gi­bre). Le ca­len­ta­rá el es­tó­ma­go y lo pon­drá a pun­to pa­ra la di­ges­tión.

• Ha­ga la co­mi­da de hoy to­da­vía un tan­to sus­tan­cio­sa. In­ten­te no be­ber du­ran­te la co­mi­da, ya que re­tar­da la di­ges­tión; si be­be un po­co de agua, que no sea muy fría. Aca­be con com­po­ta de fru­ta, pu­dín de arroz en­dul­za­do con zu­mo de man­za­na con­cen­tra­do, en­sa­la­da de fru­tas o fru­ta fres­ca.

• Co­ma len­ta­men­te. Sea cons­cien­te de lo que es­tá ha­cien­do, pres­tan­do aten­ción al gus­to, tex­tu­ra, olor y a qué sen­sa­ción le pro­du­ce en la bo­ca.

• Pa­see po­co des­pués de co­mer. Mien­tras ca­mi­na, res­pi­re pro­fun­da­men­te y prac­ti­que ejer­ci­cios res­pi­ra­to­rios.

• Du­ran­te la de­pu­ra­ción va­le la pe­na que ale­jar­nos un tan­to de las mul­ti­tu­des y de los lu­ga­res muy con­cu­rri­dos. Apro­ve­che la oca­sión pa­ra in­ver­tir el tiem­po en us­ted, so­bre to­do los fi­nes de se­ma­na. Sea be­né­vo­lo, tan­to si eli­ge ver una pe­lí­cu­la co­mo pa­sar la tar­de re­mo­lo­nean­do y sin ha­cer na­da. • Ce­ne tem­prano (si es po­si­ble, 3 o 4 ho­ras an­tes de ir a dor­mir). De nue­vo, to­me una ta­za de té de jen­gi­bre me­dia ho­ra an­tes de ce­nar. Ha­ga una co­mi­da fru­gal; por ejem­plo, un ta­zón con abun­dan­te so­pa o una en­sa­la­da, o bien pes­ca­do her­vi­do con ver­du­ra al va­por. Co­ma otra pie­za de fru­ta. • Tó­me­se to­do el tiem­po que quie­ra pa­ra el ba­ño de no­che. Hay quien mi­ma el en­torno de la ba­ñe­ra con ve­las, mú­si­ca re­la­jan­te y al­gún acei­te de aro­ma­te­ra­pia. Abra el gri­fo y com­prue­be que el agua es­tá bien ca­lien­te, pe­ro sin que­mar. Mien­tras se lle­na la ba­ñe­ra, quí­te­se la ro­pa y ce­pí­lle­se la piel. Aña­da al agua unas cuan­tas go­tas de un buen acei­te esen­cial. Su­mér­ja­se y re­lá­je­se.

Vi­sua­li­ce có­mo las to­xi­nas aban­do­nan sus cé­lu­las y te­ji­dos, el hí­ga­do, los ri­ño­nes o in­clu­so esos ines­pe­ra­dos de­pó­si­tos de gra­sa (mus­los, nal­gas, ab­do­men…). Agra­déz­ca­le a su cuer­po que to­do fun­cio­ne tan bien. • Acués­te­se tem­prano. Lo ideal se­ría ir a la ca­ma unas 3 ho­ras des­pués de ce­nar. El ba­ño de­be­ría ha­ber­le de­ja­do re­la­ja­da y pre­dis­pues­ta pa­ra dor­mir. Si no­ta su men­te ace­le­ra­da o se sien­te com­ple­ta­men­te des­pier­ta, prac­ti­que ejer­ci­cios de re­la­ja­ción.

DÍA 2. DO­MIN­GO

• Si­ga más o me­nos la mis­ma ru­ti­na de ayer sá­ba­do.

• Qui­zá em­pie­ce a su­frir los efec­tos se­cun­da­rios de no to­mar ca­feí­na. Los dolores de ca­be­za son bas­tan­te ha­bi­tua­les, co­mo tam­bién lo es una sen­sa­ción de irri­ta­bi­li­dad o de le­tar­go. Sea cons­cien­te de ello y hoy tó­me­se la vi­da con más cal­ma. Y de­le la bien­ve­ni­da a cual­quie­ra de es­tos efec­tos se­cun­da­rios, ya que son cla­ros sín­to­mas de que las to­xi­nas es­tán aban­do­nan­do su cuer­po.

DÍA 3. LU­NES

• Vuel­ta al tra­ba­jo. Por un la­do, pue­de que le re­sul­te más fá­cil se­guir el pro­gra­ma de de­pu­ra­ción, ya que es­ta­rá us­ted más ocu­pa­do que du­ran­te el fin de se­ma­na; por el otro, es pro­ba­ble que le re­sul­te más di­fí­cil, ya que ten­drá otras ten­ta­cio­nes y el es­trés

pue­de ten­tar­le a to­mar be­bi­das con ca­feí­na o al­cohol, o a co­mer ali­men­tos inade­cua­dos (so­bre to­do, los tí­pi­cos snacks y pas­te­li­tos, cho­co­la­ti­nas, ga­lle­tas de me­dia tar­de…). Sea cons­cien­te de esos pro­ble­mas po­ten­cia­les, pe­ro ten­ga con­fian­za en que po­drá su­pe­rar­los sin di­fi­cul­tad.

• Pue­de le­van­tar­se lo bas­tan­te tem­prano co­mo pa­ra to­mar su agua ca­lien­te con li­món y te­ner por lo me­nos cin­co mi­nu­tos pa­ra ha­cer es­ti­ra­mien­tos o yo­ga. Qui­zá una du­cha ten­ga que sus­ti­tuir al ba­ño del fin de se­ma­na, pe­ro si­ga con el ce­pi­lla­do de la piel.

Si­ga las lí­neas maes­tras del sá­ba­do, in­tro­du­cien­do pe­que­ñas va­ria­cio­nes pa­ra rom­per la mo­no­to­nía en los sa­bo­res. Co­mo al­ter­na­ti­va, po­dría lle­var­se un De­sa­yuno de tra­ba­jo. Pre­pa­re la no­che an­te­rior una en­sa­la­da de fru­tas o bien lle­ve tor­tas de arroz con hu­mus o ba­rras de ce­rea­les sin azú­car. Sin ex­cu­sas: la fru­ta es lo úl­ti­mo que se echa a per­der…

• Acuér­de­se de lle­var con­si­go los sus­ti­tu­tos del ca­fé y del té. Ase­gú­re­se de que lle­va ten­tem­piés sa­lu­da­bles si sa­be que ten­drá la ten­ta­ción de co­mer dul­ces o pas­te­les. Ten­ga una bo­te­lla gran­de de agua mineral a mano.

• Ha­ga una co­mi­da con­sis­ten­te del plan de­tox. Si co­me fue­ra, ase­gú­re­se de que en el res­tau­ran­te pue­den adap­tar los pla­tos a su gus­to. O bien llé­ve­se la co­mi­da he­cha en ca­sa (las ham­bur­gue­sas, piz­zas y la ma­yo­ría de bo­ca­di­llos no en­ca­jan en el plan de­tox). • Des­pués de tra­ba­jar, si­ga sus pre­fe­ren­cias en cuan­to a ejer­ci­cios, den­tro de las re­co­men­da­cio­nes.

• Ce­ne en ca­sa tan tem­prano co­mo sea po­si­ble. Si al me­dio­día no co­mió de ma­ne­ra con­sis­ten­te, en­ton­ces és­ta se­rá su co­mi­da prin­ci­pal, pe­ro ase­gú­re­se de que lo que ha pre­pa­ra­do se di­gie­ra sin di­fi­cul­tad.

• Si se sien­te es­pe­cial­men­te can­sa­do, ten­ga en cuen­ta que es nor­mal. Com­prue­be que co­me lo su­fi­cien­te (es­tá re­du­cien­do los ti­pos de co­mi­da, no la can­ti­dad).

• Si­ga la prác­ti­ca del ba­ño y de ir­se a dor­mir, pe­ro es­ta no­che con­ven­drá que se ha­ga una fric­ción an­tes del ba­ño.

DÍAS 4 y 5. MAR­TES y MIÉR­CO­LES

• Si­ga el pro­gra­ma de los días la­bo­ra­bles, ha­cien­do lo mis­mo que hi­zo el lu­nes. Tó­me­se tiem­po pa­ra exa­mi­nar, y qui­zá me­jo­rar, su en­torno de tra­ba­jo. Si el tra­ba­jo es con ordenadores o dis­po­si­ti­vos elec­tró­ni­cos (wifi, etc.) pue­de acom­pa­ñar­se de los cac­tus que ayu­dan a com­ba­tir los cam­pos mag­né­ti­cos, así co­mo de un io­ni­za­dor (ayu­da a pu­ri­fi­car el am­bien­te).

• Pron­to em­pe­za­rá a sen­tir al­gu­nos pri­me­ros be­ne­fi­cios de su die­ta de­tox. Si ha lo­gra­do que el cuer­po se ha­ya li­bra­do de su adic­ción a la ca­feí­na, en­se­gui­da co­men­za­rá a sen­tir­se de nue­vo con más ener­gía y tam­bién más li­ge­ra.

Qui­zá ha­ya ad­ver­ti­do al­gu­nos cam­bios en los mo­vi­mien­tos in­tes­ti­na­les. Si va de vien­tre con más fre­cuen­cia de lo ha­bi­tual, no se preo­cu­pe, es nor­mal ya que es­tá co­mien­do mu­chas más fru­tas, ver­du­ras y fi­bra que an­tes. Pe­ro tam­bién pue­de su­ce­der lo con­tra­rio, es de­cir, que ten­ga es­tre­ñi­mien­to. Re­pe­ti­mos que es nor­mal.

Com­prue­be si con­su­me su­fi­cien­te fru­ta, ver­du­ra y fi­bra y plan­tée­se aña­dir más ver­du­ras cru­das y arroz in­te­gral a su die­ta. Co­mo la­xan­te na­tu­ral sua­ve, pue­de aña­dir un pu­ña­di­to de se­mi­llas de linaza pre­via­men­te su­mer­gi­das en agua.

DIAS 6 y 7. JUE­VES y VIER­NES

• Si­ga el pro­gra­ma ge­ne­ral de días la­bo­ra­bles.

• Si tie­ne an­sias de co­mer al­go dul­ce: prue­be a ha­cer «he­la­do» de plá­tano. Con­ge­le un plá­tano en­te­ro. Pé­le­lo cuan­do es­té du­ro y pá­se­lo por la li­cua­do­ra. El re­sul­ta­do es al­go es­pe­so y cre­mo­so y, por aña­di­du­ra, de­li­cio­so.

Si ha­ce frío, op­te por una en­sa­la­da ti­bia de fru­tas. Es muy sen­ci­lla de ha­cer, hier­va li­ge­ra­men­te a fue­go len­to unas fru­tas a su elec­ción: man­za­nas, pe­ras, dá­ti­les tro­cea­dos o hi­gos y pon­ga un po­co de ca­ne­la y de miel.

Se­gun­da se­ma­na Ob­je­ti­vos

Es­ta se­ma­na en­tra­re­mos más a fon­do en la des­in­to­xi­ca­ción. Du­ran­te el fin de se­ma­na se­gui­re­mos un sua­ve pro­gra­ma de de­pu­ra­ción más in­terno. Pa­sa­do el fin de se­ma­na vol­ve­rá a la ali­men­ta­ción ge­ne­ral de los días la­bo­ra­bles.

La ali­men­ta­ción

• A lo lar­go del fin de se­ma­na se­gui­rá una die­ta res­trin­gi­da, pe­ro sin pa­sar ham­bre. • En­tre se­ma­na, ha­rá en su ma­yor par­te la mis­ma die­ta que la se­ma­na an­te­rior, pe­ro in­tro­du­cien­do los zu­mos con más fre­cuen­cia.

• In­clui­rá en su die­ta más ver­du­ras cru­das.

Ejer­ci­cio fí­si­co

• Ha­rá tres o cua­tro se­sio­nes a la se­ma­na (si es po­si­ble, a dia­rio) de los ejer­ci­cios ele­gi­dos, sin de­ma­sia­da du­re­za. Pue­de al- ter­nar el ae­ro­bic con el yo­ga, o la na­ta­ción con el tai chi. Re­sér­ve­se tiem­po pa­ra ha­cer es­ti­ra­mien­tos ca­da día. Du­ran­te el fin de se­ma­na no ha­ga ejer­ci­cios vi­go­ro­sos.

Con­se­jos

• Es nor­mal que, a me­di­da que en­tra en es­ta fa­se de la des­in­to­xi­ca­ción, ex­pe­ri­men­te cier­ta re­sis­ten­cia in­ter­na y un enor­me de­seo de aban­do­nar el pro­gra­ma. Sea muy in­dul­gen­te con­si­go mis­mo y ha­ga un es­fuer­zo ex­tra. Re­gá­le­se pe­que­ños ca­pri­chos… que no afec­ten a su sa­lud.

• No con­duz­ca du­ran­te es­te fin de se­ma­na.

DIA 8. SÁ­BA­DO

• Pue­de ha­cer un po­co de yo­ga y el ba­ño de aro­ma­te­ra­pia o con ma­sa­je de sal.

• El de­sa­yuno pa­ra es­te fin de se­ma­na se­rá el zu­mo de­pu­ra­ti­vo del hí­ga­do Pre­pá­re­se una ti­sa­na con la mis­ma can­ti­dad de: raíz de re­ga­liz, anís o hi­no­jo, men­ta y, op­cio­nal­men­te, al­hol­va (fe­no­gre­co). Añá­da­le jen­gi­bre fres­co, zu­mo de li­món y miel al gus­to. Bé­ba­lo du­ran­te to­do el día siem­pre que le ape­tez­ca to­mar al­go ca­lien­te. Si­ga be­bien­do agua en abun­dan­cia.

• A me­dia ma­ña­na, tó­me­se un va­so o más de zu­mo fres­co de ver­du­ras he­cho con col, le­chu­ga, za­naho­ria y re­mo­la­cha. Añá­da­le rá­bano o ce­bo­lla, ade­más de jen­gi­bre, li­món, miel y ajo al gus­to. O bien su zu­mo de­tox pre­fe­ri­do, siem­pre re­cién he­cho.

• Me­dia ho­ra an­tes de co­mer, tó­me­se una ta­za de ti­sa­na de plan­tas me­di­ci­na­les (o, si pre­fie­re, de ti­sa­na de jen­gi­bre).

• Pa­ra co­mer pre­pa­re ver­du­ras al­ca­li­ni­zan­tes, en for­ma de una gran en­sa­la­da fres­ca o li­ge­ra­men­te al va­por con jen­gi­bre. Eli­ja en­tre le­chu­ga, col, za­naho­ria ra­lla­da, rá­bano, pe­pino, to­ma­te, ce­bo­lla o co­les de Bru­se­las. Aña­da un ali­ño a ba­se de al­men­dras, acei­te de oli­va o sé­sa­mo con li­món, y ajo o ce­bo­lla. Pa­ra aca­bar, pon­ga tro­zos de fru­ta (man­za­na, pe­ra, uva, me­lón, pa­pa­ya…, ex­cep­to cí­tri­cos).

• A me­dia tar­de be­ba otro va­so de zu­mo de­tox de ver­du­ras.

• Me­dia ho­ra an­tes de ce­nar be­ba una ti­sa­na de plan­tas me­di­ci­na­les. Co­ma la fru­ta de la lis­ta del apar­ta­do re­fe­ren­te a la co­mi­da y, si tie­ne más ham­bre, pre­pá­re­se otra vez la en­sa­la­da que ha to­ma­do pa­ra co­mer. • Dis­fru­te de un ba­ño tran­qui­li­za­dor con esen­cias de aro­ma­te­ra­pia y vá­ya­se tem­prano a dor­mir. No se­ría ex­tra­ño que se sin­tie­ra can­sa­do, ya que ha si­do una jor­na­da de de­pu­ra­ción bas­tan­te ri­gu­ro­sa.

DÍA 9. DO­MIN­GO

• Si­ga el mis­mo pro­gra­ma bá­si­co de ayer. • Ha­ga una ce­na más com­ple­ta que la del sá­ba­do: co­ma ver­du­ras al va­por en abun­dan­cia y una bue­na ra­ción de arroz in­te­gral. A con­ti­nua­ción si­ga con fru­ta. Ne­ce­si­ta­rá ener­gía ex­tra pa­ra no sen­tir­se ago­ta­do el lu­nes.

• An­tes de ir a dor­mir dis­fru­te de un ba­ño con sa­les ep­som (o sa­les mi­ne­ra­les) pa­ra des­ha­cer­se de los tó­xi­cos des­pren­di­dos du- ran­te es­te fin de se­ma­na y vá­ya­se di­rec­ta­men­te a la ca­ma. Si no es po­si­ble, dis­fru­te de la aro­ma­te­ra­pia.

DÍA 10. LU­NES

• Se­guir la mis­ma ru­ti­na de la pri­me­ra se­ma­na la­bo­ral. To­me un de­sa­yuno con­sis­ten­te, ya que ha pa­sa­do un fin de se­ma­na con una die­ta res­trin­gi­da.

• Es po­si­ble que con el au­men­to de la li­ge­re­za no quie­ra vol­ver a la die­ta com­ple­ta más con­ven­cio­nal. En es­te ca­so pue­de cam­biar­la, co­men­zan­do por eli­mi­nar la car­ne o los pro­duc­tos de ca­bra u ove­ja. En es­te ca­so ase­gú­re­se de co­mer de for­ma equi­li­bra­da y de in­cor­po­rar su­fi­cien­te can­ti­dad de car­bohi­dra­tos y pro­teí­nas.

• A lo lar­go del pro­ce­so es po­si­ble que, si su or­ga­nis­mo te­nía mu­cho por des­in­to­xi­car, con las die­tas de­tox o de­pu­ra­ti­vas sien­ta reac­cio­nes ad­ver­sas o des­agra­da­bles, por ejem­plo pin­cha­zos en la es­pal­da. Es per­fec­ta­men­te nor­mal, y des­apa­re­ce­rán a lo lar­go de los días.

DÍA 11. MAR­TES

• A par­tir de aho­ra, si se sien­te con ener­gía y con la ca­be­za des­pe­ja­da, pue­de sus­ti­tuir una de las co­mi­das por un zu­mo fres­co, siem­pre be­bi­do a pe­que­ños sor­bos; tó­me­lo len­ta­men­te. Si en al­gún mo­men­to se sien­te dé­bil, pue­de que ne­ce­si­te in­cluir más car­bohi­dra­tos (arroz y otros ce­rea­les, pa­ta­tas, pan de cen­teno, etc.) o pro­teí­nas (pes­ca­do, pollo, de­ri­va­dos de la so­ja, que­so de ca­bra u ove­ja, etc.).

DÍA 12. MIÉR­CO­LES

• Re­cuer­de lo le­jos que ha lle­ga­do; ca­si es­tá en la mi­tad del pro­gra­ma y no es mo­men­to pa­ra du­das: ¡se­ría una pe­na re­ti­rar­se! Dese hoy un re­ga­lo pa­ra le­van­tar los áni­mos. • Hoy pue­de to­mar un ba­ño de va­por, y/o un buen ma­sa­je. Uno de los bue­nos masajes es el «dre­na­je lin­fá­ti­co ma­nual», que tie­ne el po­der de arras­trar las to­xi­nas de múscu­los y te­ji­dos co­mo nin­gún otro. Apor­ta un gran bie­nes­tar e in­clu­so ten­drá me­jor as­pec­to des­pués de ha­cer­lo.

DÍAS 13 y 14. JUE­VES y VIER­NES

• Si su pa­la­dar se can­sa del ré­gi­men de­tox, re­cuer­de cuán­to ha cam­bia­do die­ta. Vea la gran va­rie­dad de fru­tas (y tam­bién de ver­du­ras) que exis­ten; si nun­ca las ha pro­ba­do, ex­pe­ri­men­te su sa­bor; con un po­co de ima­gi­na­ción, pue­de dis­fru­tar de una en­sa­la­da di­fe­ren­te ¡to­dos los días del año! Si quie­re pro­bar un nue­vo sa­bor, ase ver­du­ras con un po­qui­to de acei­te de oli­va, o dó­re­las en la pa­rri­lla (¡sin que se que­men!).

• La no­che del vier­nes no ce­ne de­ma­sia­do. Pre­pá­re­se pa­ra otro fin de se­ma­na de des­in­to­xi­ca­ción a fon­do.

Ter­ce­ra se­ma­na Ob­je­ti­vos

Es­te fin de se­ma­na se­gui­re­mos una pau­ta si­mi­lar a la del an­te­rior, y ve­re­mos un po­co la re­la­ción de uno mis­mo con el cuer­po y las pro­pias emo­cio­nes.

La ali­men­ta­ción

• Ayu­de al hí­ga­do y a los ri­ño­nes be­bien­do una vez al día un zu­mo de za­naho­rias y re­mo­la­cha, y un zu­mo de arán­da­nos. • Con­ti­núe aña­dien­do ajo en abun­dan­cia a las co­mi­das.

• La uva ne­gra tam­bién es be­ne­fi­cio­sa pa­ra el hí­ga­do; añá­da­la a su lis­ta de la com­pra y tó­me­la co­mo ten­tem­pié a me­dia ma­ña­na o me­dia tar­de.

DÍA 15. SÁ­BA­DO

• Se­guir el mis­mo plan que el fin de se­ma­na an­te­rior, de mo­do que vuel­va a to­mar el zu­mo de­pu­ra­ti­vo del hí­ga­do, ver­du­ras al­ca­li­nas, té de hier­bas me­di­ci­na­les, fru­ta y zu­mos. Si se en­cuen­tra bien de sa­lud, se sien­te a gus­to con el pro­gra­ma de­tox y quie­re pro­fun­di­zar más, prac­ti­que hoy un ayuno en el que só­lo to­me agua o cal­do de po­ta­sio (ver re­ce­ta), o zu­mos. Cuan­do be­ba agua mineral sór­ba­la len­ta­men­te. Lo ideal es be­ber ca­da dos ho­ras, más o me­nos. • Có­mo se ha­ce el cal­do de po­ta­sio. Pon­ga unas cua­tro ta­zas de ver­du­ras al­ca­li­nas en una ca­zue­la con 3 li­tros de agua. Hiér­va­la a fue­go len­to du­ran­te me­dia ho­ra, sin aña­dir sal. Cue­le el lí­qui­do y deseche las ver­du­ras.

DÍA 16. DO­MIN­GO

• Si ayer hi­zo ayuno, vuel­va al pro­gra­ma ha­bi­tual. No pro­lon­gue el ayuno más de un día sin su­per­vi­sión. Se­rá ideal re­ci­bir tam­bién un ma­sa­je.

• Por la no­che, ce­ne con­sis­ten­te­men­te. Si se sien­te dé­bil, aña­da un po­qui­to de pollo o de pes­ca­do blan­co.

• Dis­fru­te de un ba­ño con esen­cias de aro­ma­te­ra­pia des­pués de ce­pi­llar­se la piel.

DÍAS 17, 18, 19 y 20: de LU­NES a JUE­VES

• Vuel­va a la prác­ti­ca ha­bi­tual de los días la­bo­ra­bles en lo re­fe­ren­te a la co­mi­da y al plan de ejer­ci­cios.

• Aca­be el vier­nes con una fric­ción de sal y un ba­ño de sa­les mi­ne­ra­les. En­vuél­va­se en toa­llas y vá­ya­se a dor­mir. O bien dis­fru­te de un ba­ño de vi­na­gre de si­dra por la no­che an­tes de ir a dor­mir tem­prano.

DÍA 21: VIER­NES

• A es­tas al­tu­ras, de­be­ría co­men­zar a sen­tir­se de ma­ra­vi­lla. ¡Lo ha con­se­gui­do! Ha fi­na­li­za­do un pro­gra­ma de des­in­to­xi­ca­ción, lo cual es to­do un lo­gro. Aho­ra es el mo­men­to de re­sis­tir la ten­ta­ción: na­da de co­mer to­do lo que no ha po­di­do du­ran­te la die­ta de de­pu­ra­ción…

• Es­ta no­che, va­ya a bai­lar, a ver un es­pec­tácu­lo o una pe­lí­cu­la. O si no, ¿qué tal ir a pa­ti­nar so­bre hie­lo? O bien dar un pa­seo a pie o en bi­ci­cle­ta, o al­go si­mi­lar.

• Si va in­tro­du­cien­do nue­vos ali­men­tos uno por uno, po­drá ca­li­brar la reac­ción del or­ga­nis­mo en ca­da ca­so. Al­gu­nos pue­den pro­vo­car una in­di­ges­tión o ace­le­rar su pul­so, pro­vo­car do­lor de ca­be­za, aler­gias o in­to­le­ran­cias.

Re­cuer­de: el fi­nal de es­te plan de des­in­to­xi­ca­ción de un mes no tie­ne por­qué ser el anun­cio de una vuel­ta a los vie­jos há­bi­tos, así pró­xi­ma­men­te ve­re­mos có­mo ha­cer que es­ta de­pu­ra­ción per­du­re a lar­go pla­zo. Y pa­ra com­ple­tar el mes… ¡re­pe­ti­re­mos es­ta ter­ce­ra se­ma­na!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.