El jen­gi­bre, un tu­bércu­lo po­de­ro­so

Cocina Vegetariana Extra - - Especial Bebidas -

Aun­que se uti­li­zó mu­chí­si­mo has­ta la Edad Me­dia, el jen­gi­bre ha caí­do en Oc­ci­den­te en el ol­vi­do du­ran­te si­glos. Sin em­bar­go, la nue­va co­ci­na es­tá vol­vien­do a des­cu­brir­lo y fi­gu­ra, jun­to con la ca­ne­la y el re­ga­liz, en mu­chas de sus crea­cio­nes. Se sue­le apre­ciar su aro­ma ca­lien­te y tó­ni­co, que sir­ve pa­ra real­zar los sa­bo­res de las car­nes blan­cas y el pes­ca­do, así co­mo de nu­me­ro­sos sor­be­tes he­la­dos y be­bi­das ener­gé­ti­cas. Su nom­bre ori­gi­nal es srin­ga­ve­ra, un vo­ca­blo sáns­cri­to que sig­ni­fi­ca “en for­ma de cuerno”. Es­te tér­mino pa­só al per­sa co­mo

dzun­ge­bir, al grie­go co­mo dzig­gi­bris y, fi­nal­men­te al la­tín co­mo zin­gi­ber, la for­ma eti­mo­ló­gi­ca an­te­rior a jen­gi­bre.

Es una plan­ta de cli­ma tro­pi­cal ori­gi­na­ria del su­r­es­te asiá­ti­co. Chi­na y la In­dia son los prin­ci­pa­les pro­duc­to­res se­gui­dos por el nor­te de Aus­tra­lia, Ha­wai y las In­dias Oc­ci­den­ta­les, aun­que el que se con­si­de­ra el de me­jor ca­li­dad se cul­ti­va en Ja­mai­ca. Per­te­ne­ce a la fa­mi­lia de las Zin­gi­be­rá­ceas y pue­de lle­gar a cre­cer más de un me­tro de al­tu­ra cuan­do se cul­ti­va en zo­nas de la­de­ra de mon­ta­ña con mu­cha sombra. Sus ho­jas son es­tre­chas y pueden lle­gar a te­ner has­ta vein­te cen­tí­me­tros, y da pe­que­ñas flo­res amarillas y vio­le­tas que re­cuer­dan a los li­rios.

Sus usos cu­li­na­rios

La raíz o ri­zo­ma, de for­ma nu­do­sa y du­ra, es la par­te que se uti­li­za en la co­ci­na. Tie­ne un aro­ma cá­li­do con una no­ta fres­ca a ma­de­ra y un fon­do dul­ce, con sa­bor pi­can­te y li­ge­ra­men­te amar­go.

Chi­na y los paí­ses asiá­ti­cos em­plean fre­cuen­te­men­te el jen­gi­bre fres­co mez­cla­do con ajo, y com­bi­na tan­to con pla­tos dul­ces co­mo sa­la­dos. Ade­más, es uno de los va­rios in­gre­dien­tes que cons­ti­tu­yen el curry. En la co­ci­na oc­ci­den­tal pue­de em­plear­se en gui­sos de car­ne y aves, so­pas de verdura y pla­tos de pes­ca­do. El ju­go que se ex­trae cuan­do se ra­lla real­za el sa­bor del

ma­ris­co. Se uti­li­za tam­bién en tar­tas, pa­nes, biz­co­chos y ga­lle­tas. Otro uso po­pu­lar es la cer­ve­za y el vino de jen­gi­bre, que pue­des ela­bo­rar en ca­sa o en­con­trar en los cen­tros de die­té­ti­ca.

La raíz ha de te­ner un mí­ni­mo de dos cen­tí­me­tros de diá­me­tro pa­ra usar­la fres­ca. Si deseas guar­dar­la de­ben ha­ber­se re­co­lec­ta­do a los cin­co o seis me­ses de la plan­ta­ción. La­va los ri­zo­mas y dé­ja­los se­car va­rios días a tem­pe­ra­tu­ra me­dia. Es­te pro­ce­so per­mi­te que pue­das al­ma­ce­nar­lo du­ran­te va­rios me­ses. Si deseas con­ser­var­lo du­ran­te más tiem­po lo po­nes en sal­mue­ra du­ran­te al­gu­nos días y lue­go en agua fría. Des­pués lo hier­ves pri­me­ro en agua y lue­go en al­mí­bar. Cuan­do se va a uti­li­zar en se­co se sue­len em­plear ri­zo­mas de ocho o diez me­ses, que tie­nen un sa­bor más pi­can­te. Pa­ra con­ser­var­los, se es­cal­dan en agua hir­vien­do y se de­jan se­car.

Una plan­ta con mu­cha his­to­ria

Ya te he­mos co­men­ta­do an­te­rior­men­te que el jen­gi­bre tu­vo un uso muy am­plio en la an­ti­güe­dad. De he­cho, ha­ce tres mil años que se cul­ti­va en Asia tro­pi­cal.

Su his­to­ria más co­no­ci­da em­pie­za en el si­glo V a.C., cuan­do las em­ba­ja­das co­mer­cia­les de Da­río, el famosos rey per­sa, tra­je­ron a sus tie­rras es­ta es­pe­cia que era muy uti­li­za­da por los hin­dúes.

Los pri­me­ros da­tos es­cri­tos do­cu­men­ta­dos es­tán re­co­gi­dos por Con­fu­cio (551-479 a.C.), y en el si­glo I lle­gó has­ta el Me­di­te­rrá­neo a bor­do de los bar­cos fe­ni­cios. En aquel en­ton­ces ya se co­no­cía en to­do el Ma­re Nos­trum y era muy uti­li­za­do en Egip­to, Gre­cia y Roma.

En el si­glo II, el jen­gi­bre apa­re­cía en una re­la­ción de im­por­ta­cio­nes he­chas en Ale­jan­dría. Los pro­duc­tos de aque­lla lis­ta pro­ce­dían del Mar Ro­jo y es­ta­ban su­je­tos por Roma a de­re­chos de adua­na. Des­pués de la pimienta, era la se­gun­da es­pe­cia en or­den de pre­fe­ren­cia por par­te de los roma- nos. Pli­nio ha­ce men­ción de su pre­cio en un es­cri­to; se ven­día a seis de­na­rios la li­bra, o lo que se­ría lo mis­mo ac­tual­men­te, unos tres­cien­tos eu­ros los tres­cien­tos gra­mos. El ori­gen de aque­lla es­pe­cia tan va­lo­ra­da era en al­gún lu­gar en So­ma­lia, Etio­pía o el su­r­es­te de Egip­to.

Tal y co­mo afir­ma el Co­rán, los mu­sul­ma­nes jus­tos en­con­tra­rán jen­gi­bre pa­ra hon­rar a las hu­ríes en el Jar­dín de las De­li­cias. Co­mo cu­rio­si­dad, de­cir­te que así lo po­de­mos leer en la sura LXXVI-17: “Una mez­cla de vi­nos ex­qui­si­tos y agua pu­ra de Zan­ge­bir es su be­bi­da”.

Pa­sa­ron va­rios si­glos pa­ra que es­ta pre­cia­da raíz lle­ga­ra a Fran­cia y Ale­ma­nia, con­cre­ta­men­te du­ran­te el si­glo IX. Un po­co más tar­de, en el si­glo XI, ya era bien co­no­ci­do en In­gla­te­rra. Los por­tu­gue­ses lo in­tro­du­je­ron en Áfri­ca y los es­pa­ño­les lo lle­va­ron a las An­ti­llas. Las cró­ni­cas de en­ton­ces re­la­tan que Don Fran­cis­co de Men­do­za, hi­jo del vi­rrey Don An­to­nio de Men­do­za, sem­bró en Nue­va Es­pa­ña cla­vo, pimienta y jen­gi­bre sien­do es­ta úl­ti­ma la que me­jor re­sul­ta­do dio y la tra­jo a Es­pa­ña de nue­vo, ya que la con­si­de­ra­ban bue­na pa­ra los gui­sa­dos y de gran ayu­da pa­ra la digestión.

Una es­pe­cia muy uti­li­za­da

El jen­gi­bre ocu­pó un lu­gar de gran im­por­tan­cia en la co­ci­na me­die­val eu­ro­pea. El país que más lo uti­li­za­ba era Fran­cia, da­do que en la co­ci­na me­die­val ga­la exis­tía un gus­to ma­yor por los sa­bo­res áci­dos, tal y co­mo lo de­mues­tran los li­bros de re­ce­tas de la épo­ca.

Du­ran­te el me­dioe­vo tam­bién se con­su­mía mu­cho el hi­po­crás, un vino es­pe­cia­do a ba­se de azú­car, ca­ne­la, zu­mo de gra­na­da y jen­gi­bre.

En la co­ci­na es­pa­ño­la tam­bién se em­plea­ba el jen­gi­bre en nu­me­ro­sos pla­tos y, en­tre ellos, en al­gu­nas sal­sas fi­nas co­mo la co­mún (jen­gi­bre, ca­ne­la, pimienta, cla­vos, ci­lan­tro y aza­frán), la de pa­vo (jen­gi­bre, ca­ne­la, cla­vos y aza­frán), la lla­ma­da es­pe­cias de cla­rea (jen­gi­bre, ca­ne­la, cla­vos, vino y miel), y la pól­vo­ra de du­que (ca­ne­la, jen­gi­bre, cla­vos y azú­car).

A En­ri­que VIII le gus­ta­ba mu­cho el jen­gi­bre, qui­zá por­que cre­yó que eran cier­tas las pro­pie­da­des que se le atri­bu­yen, en­tre otras. In­clu­so en­vió una re­ce­ta al al­cal­de de Lon- dres co­mo re­me­dio con­tra la pes­te. El pan de jen­gi­bre fue ini­cial­men­te la re­ce­ta fa­vo­ri­ta de la rei­na Isa­bel I y su cor­te, y aca­bó po­pu­la­ri­zán­do­se en­tre las di­ver­sas cla­ses so­cia­les in­gle­sas.

El gin­gem­brat o jen­gi­bre con­fi­ta­do lle­gó a Eu­ro­pa a tra­vés de los ára­bes. Se ela­bo­ra­ba, y aún se si­gue ha­cien­do, en los paí­ses asiá­ti­cos.

En la co­ci­na oc­ci­den­tal ac­tual se uti­li­za se­co o en pol­vo, so­bre to­do en ali­men­tos dul­ces. Se ela­bo­ran ca­ra­me­los, pan de jen­gi­bre, se uti­li­za pa­ra dar sa­bor a ga­lle­tas y co­mo sa­bo­ri­zan­te prin­ci­pal de la ga­seo­sa de jen­gi­bre o “gin­ger ale”, una be­bi­da con gas de sa­bor dul­ce y sin al­cohol.

Pro­pie­da­des del jen­gi­bre

En­tre las más co­no­ci­das es­tán sus pro

pie­da­des es­to­ma­ca­les y se uti­li­za des­de ha­ce si­glos co­mo re­me­dio na­tu­ral con­tra el ma­reo. Ya en el si­glo V, se aña­día a la co­mi­da de los ma­ri­ne­ros pa­ra evi­tar los ma­reos en al­ta mar y el es­cor­bu­to. En in­ves­ti­ga­cio­nes mé­di­cas se ha de­mos­tra- do que su raíz es un efec­ti­vo tra­ta­mien­to con­tra las nau­seas cau­sa­das por los ma­reos en me­dios de trans­por­te, así co­mo las pa­de­ci­das por las mu­je­res em­ba­ra­za­das. En es­te úl­ti­mo ca­so con­vie­ne con­su­mir­lo con mo­de­ra­ción.

Se uti­li­za tam­bién co­mo es­ti­mu­lan­te gas­tro­in­tes­ti­nal, tó­ni­co y ex­pec­to­ran­te, en­tre otros. Por ejem­plo, la in­fu­sión de jen­gi­bre es la be­bi­da fa­vo­ri­ta de mu­chos pue­blos afri­ca­nos y les ayu­da a des­pe­jar la ca­be­za en ca­sos de res­fria­do. Ade­más, es de gran utilidad pa­ra la dis­pep­sia, que crea las con­sa­bi­das mo­les­tias de sen­sa­ción de sa­cie­dad, vien­tre hin­cha­do, aci­dez y fla­tu­len­cias. Tam­bién contiene mu­chos an­ti­oxi­dan­tes.

Co­mo uso ex­terno sir­ve pa­ra tra­tar trau­ma­tis­mos y reu­ma­tis­mos, por lo que se re­co­mien­da a quie­nes pa­de­cen ar­tri­tis. Por otro la­do, tie­ne efec­tos an­ti­coa­gu­lan­tes, pe­ro no les con­vie­ne a per­so­nas que ten­gan pro­ble­mas de he­mo­rra­gias o que es­tén si­guien­do un tra­ta­mien­to con an­ti­coa­gu­lan­tes. Ade­más de ser un con­di­men­to muy apre­cia­do, se ha uti­li­za­do des­de ha­ce mi­les de

años con pro­pó­si­tos cu­ra­ti­vos. Dos ejem­plos muy im­por­tan­tes son la me­di­ci­na ayur­vé­di­ca de la In­dia y la me­di­ci­na chi­na, don­de es­te ri­zo­ma ocu­pa un lu­gar im­por­tan­te. Los chi­nos lo con­si­de­ran co­mo el yang, o co­mi­da pi­can­te, la cual equi­li­bra la co­mi­da fría ying pa­ra crear ar­mo­nía.

Exis­ten al­gu­nos es­tu­dios que apun­tan a que en de­ter­mi­na­dos ca­sos el jen­gi­bre es más efec­ti­vo que los me­di­ca­men­tos que pue­dan pres­cri­bir­se. Sin em­bar­go, con­vie­ne que se­pas que tien­de a ele­var un po­co la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral por lo que pue­de agra­var los so­fo­cos du­ran­te la me­no­pau­sia. Co­mo es ló­gi­co, no con­vie­ne que lo to­mes en es­ta­dos fe­bri­les.

Co­mo ha­brás po­di­do com­pro­bar, la fa­ma del jen­gi­bre es­tá del to­do jus­ti­fi­ca­da y nun­ca es tar­de pa­ra in­cor­po­rar­lo en tu die­ta.

Be­bi­da ener­gé­ti­ca

Cer­ve­za de jen­gi­bre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.