¡SO­LO QUIE­REN JU­GAR UN RA­TO!

Jue­gos di­ver­ti­dos, in­for­ma­ción de in­te­rés, pe­lí­cu­las en­tre­te­ni­das: mu­chos si­tios web atraen a los más pe­que­ños con ofer­tas gra­tui­tas, pe­ro con fre­cuen­cia es­to no es más que una for­ma mu­cho más so­fis­ti­ca­da de rea­li­zar es­pio­na­je. Te ha­bla­mos de ello.

Computer Hoy - - SUMARIO -

Mu­chos si­tios web atraen a los más pe­que­ños, pe­ro a ve­ces es una for­ma de rea­li­zar es­pio­na­je.

Ni­ños e In­ter­net? La ma­yo­ría de los pa­dres son real­men­te cons­cien­tes de los pe­li­gros que es­to im­pli­ca, co­mo por ejem­plo con­te­ni­dos vio­len­tos, in­ti­mi­da­to­rios y por­no­gra­fía. Pa­ra po­der ga­ran­ti­zar que la na­ve­ga­ción por In­ter­net que ha­cen los más pe­que­ños se desa­rro­lle des­de una pers­pec­ti­va pe­da­gó­gi­ca­men­te va­lio­sa, en paí­ses co­mo Alemania re­co­mien­dan ha­cer­lo des­de si­tios web es­pe­cí­fi­cos pa­ra ni­ños.

En es­tos por­ta­les, el mun­do de la World Wi­de Web pa­re­ce es­tar to­da­vía a sal­vo de esos pe­li­gros, aun­que co­mo de­mues­tra un es­tu­dio re­cien­te de la com­pa­ñía de pro­tec­ción de da­tos eB­loc­ker, es­tos si­tios web son una far­sa y es­tán en­ga­ñan­do a mu­chos pa­dres. En ellos, los pro­gra­mas de es­pio­na­je cam­pan a sus an­chas, re­co­pi­lan­do de es­te mo­do y de una for­ma re­gu­lar da­tos e in­for­ma­ción de los usua­rios más pe­que­ños.

En se­gun­do plano

Va­mos a to­mar el ejem­plo de

he­lle-koepf­chen.de: un por­tal ale­mán pa­ra ni­ños y gen­te jo­ven que pro­me­te con­te­ni­dos edu­ca­ti­vos y pe­rio­dís­ti­cos de al­ta ca­li­dad. El vis­to bueno del Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra ale­mán su­gie­re un buen ni­vel de se­gu­ri­dad y, de he­cho, el por­tal ofre­ce en tér­mi­nos de con­te­ni­dos, una bue­na va­lo­ra­ción. Sin em­bar­go, los usua­rios des­co­no­cen el tra­ba­jo in­vi­si­ble que rea­li­zan los de­no­mi­na­dos ras­trea­do­res web, que re­gis­tran los clics de los vi­si­tan­tes, mi­dien­do el in­te­rés del lec­tor y me­mo­ri­zan­do las pre­fe­ren­cias de los usua­rios a tal ex­tre­mo que detrás se en­cuen­tran em­pre­sas de pu­bli­ci­dad que pue­den iden­ti­fi­car de ma­ne­ra pre­ci­sa a ca­da usua­rio in­fan­til, pa­ra ir crean­do un per­fil pre­ci­so en ba­se a sus gus­tos. Con ca­da clic, se completa ca­da per­fil con da­tos que in­clu­yen la edad, se­xo, pre­fe­ren­cias, pro­gre­so de apren­di­za­je y su ni­vel de de­sa­rro­llo in­te­lec­tual. Ade­más, pue­den re­co­ger in­for­ma­ción so­bre sus re­la­cio­nes so­cia­les y los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos de su fa­mi­lia. Los da­tos ob­te­ni­dos ate­rri­zan a me­nu­do en ser­vi­do­res de Es­ta­dos Uni­dos con una pro­tec­ción de da­tos dé­bil. Es­to es al­go que re­sul­ta in­com­pren­si­ble, pues­to que en los Es­ta­dos Uni­dos el ras­treo de da­tos es­tá ex­plí­ci­ta­men­te prohi­bi­do en ni­ños me­no­res de 13 años.

El re­sul­ta­do: pa­pá, quie­ro es­to

Pa­ra es­tos ras­trea­do­res, el pú­bli­co in­fan­til y ado­les­cen­te es muy im­por­tan­te ya que, con esas eda­des, los usua­rios son cu­rio­sos y a me­nu­do quie­ren sa­ber lo que se es­con­de detrás de los anun­cios. La ma­yo­ría de las ve­ces no re­co­no­cen es­tas ofer­tas pro­mo­cio­na­les co­mo ta­les. Con es­te mé­to­do, las em­pre­sas con­si­guen un ele­va­do ni­vel de éxi­to a la ho­ra de in­fluir en el com­por­ta­mien­to de los ni­ños y pre­sio­nar a ellos o a sus pa­dres pa­ra que, de es­te mo­do, ad­quie­ran de­ter­mi­na­dos pro­duc­tos. Ade­más, mu­chas em­pre­sas re­co­pi­la­do­ras de da­tos po­seen un se­gun­do mo­de­lo de ne­go­cio, que con­sis­te en ven­der es­tos per­fi­les de per­so­na­li­dad a otras em­pre­sas.

To­da­vía le­ga­les

Los ras­trea­do­res web no son al­go inusual y su uti­li­za­ción es le­gal en mu­chos si­tios, ya que con su uso es co­mo fi­nan­cian una gran can­ti­dad de si

tios sus ofer­tas gra­tui­tas. Los usua­rios adul­tos por lo ge­ne­ral son cons­cien­tes de ello, pe­ro no po­de­mos es­pe­rar que los ni­ños lo sean. Ch­ris­tian Ben­ne­feld, ex­per­to en sis­te­mas an­ti-ras­treo de eB­loc­ker, acon­se­ja: “los pa­dres no so­lo tie­nen que es­tar al tan­to de lo que los ni­ños ha­cen con los me­dios de la red, sino tam­bién con lo que los me­dios de la red ha­cen con sus hi­jos”. Afor­tu­na­da­men­te los usua­rios no es­tán in­de­fen­sos por com­ple­to: pro­gra­mas co­mo An­ti-Brow­ser-Spy o el plu­gin Ghos­tery, pue­den pro­te­ger tu equi­po de a es­tos ras­trea­do­res web. En los mó­vi­les y con­so­las es­ta ta­rea se vuel­ve al­go más com­ple­ja. Pe­ro los sis­te­mas de blo­queo que tra­ba­jan de for­ma con­jun­ta con el rou­ter son ca­pa­ces de mantener es­tos es­pías web fue­ra de tu red lo­cal.

An­tiB­row­se­rSpy des­ac­ti­va las fun­cio­nes de es­pio­na­je de to­dos los na­ve­ga­do­res que ofre­cen los ajus­tes co­rres­pon­dien­tes por de­fec­to. Ghos­tery es una ex­ten­sión que pue­des ins­ta­lar en tu na­ve­ga­dor (Fi­re­fox, Ch­ro­me, Ed­ge, In­ter­net Ex­plo­rer...).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.