ES­TA ES LA vEr­Sión dE LoS hE­choS SE­gún KAS­pErSKy

Computer Hoy - - ACTUALIDAD -

Na­tu­ral­men­te Kas­persky tie­ne su pro­pia ver­sión de los he­chos. Se­gún de­cla­ra la pro­pia com­pa­ñía, la se­cuen­cia de even­tos fue la si­guien­te: el con­tra­tis­ta que te­nía ins­ta­la­do el soft­wa­re an­ti­vi­rus de Kas­persky en su or­de­na­dor y que ha­bía co­pia­do ar­chi­vos se­cre­tos a su equi­po per­so­nal, tam­bién te­nía he­rra­mien­tas de hac­king en el equi­po. Co­mo te­nía ac­ti­va­do el ser­vi­cio de Kas­persky que sube los vi­rus a la ‘nu­be’ de la com­pa­ñía pa­ra que los in­ves­ti­ga­do­res los ana­li­cen, el pro­gra­ma hi­zo jus­to eso jun­to con otros fi­che­ros en la mis­ma car­pe­ta. Es en­ton­ces cuan­do el in­ves­ti­ga­dor se dio cuen­ta de que es­ta­ba ana­li­zan­do có­di­go de la NSA (Agen­cia de Se­gu­ri­dad Nor­te­ame­ri­ca­na) e in­for­mó a Eu­ge­ne Kas­persky. Es­te le in­di­có que no vol­vie­ra a mo­ni­to­ri­zar más esa di­rec­ción IP. Des­pués, se­gún las in­ves­ti­ga­cio­nes de la com­pa­ñía, el con­tra­tis­ta des­ac­ti­vó el an­ti­vi­rus e ins­ta­ló una ver­sión pi­ra­ta de Mi­cro­soft Of­fi­ce en su equi­po, que ve­nía in­fec­ta­da con malwa­re y que pro­por­cio­na­ba una puer­ta tra­se­ra a su equi­po. Una se­ma­na des­pués vol­vió a ac­ti­var el an­ti­vi­rus que re­co­no­ció y eli­mi­nó la ame­na­za. Pe­ro pa­ra en­ton­ces los do­cu­men­tos se­gu­ra­men­te ya ha­bían sa­li­do del or­de­na­dor. Es­ta es otra se­cuen­cia de los he­chos di­fe­ren­te y tan di­fí­cil de ve­ri­fi­car co­mo las acu­sa­cio­nes ori­gi­na­les. Pe­ro el pro­ble­ma prin­ci­pal es­tá, sin du­da, en co­lo­car do­cu­men­tos de al­to se­cre­to en un or­de­na­dor pri­va­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.