crea­do­res de llu­via llu­via y de buen tiem­po

Des­de ha­ce va­rias dé­ca­das, los sa­té­li­tes desem­pe­ñan un pa­pel cru­cial en la me­jo­ra de las pre­vi­sio­nes me­teo­ro­ló­gi­cas y, por en­de, en la pro­tec­ción de los bie­nes y las per­so­nas.

Computer Hoy - - TEST -

Jun­to con las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, la me­teo­ro­lo­gía ha si­do uno de los prin­ci­pa­les be­ne­fi­cia­rios de la re­vo­lu­ción sa­te­li­tal de prin­ci­pios de los años 70. Aho­ra que los sa­té­li­tes en ór­bi­ta geo­es­ta­cio­na­ria y en ór­bi­ta po­lar ba­ja son más ase­qui­bles y ca­pa­ces de lle­var car­gas úti­les ca­da vez más so­fis­ti­ca­das, vi­gi­lan nues­tro pla­ne­ta de for­ma per­ma­nen­te, pro­por­cio­nan­do a los me­teo­ró­lo­gos in­for­ma­ción de cre­cien­te in

te­rés y com­ple­ji­dad. Así, los sa­té­li­tes mo­der­nos po­nen a dis­po­si­ción de los cien­tí­fi­cos y de los in­ves­ti­ga­do­res unos da­tos de ima­gen y son­deo at­mos­fé­ri­cos en el es­pec­tro vi­si­ble, en in­fra­rro­jo y en mi­croon­das.

El pro­gra­ma Vi­gi­lan­cia Me­teo­ro­ló­gi­ca Mun­dial, en­ti­dad co­la­bo­ra­ti­va en la que me­teo­ró­lo­gos y cien­tí­fi­cos com­par­ten da­tos y mo­de­los con el fin de me­jo­rar las pre­vi­sio­nes y an­ti- ci­par me­jor los fe­nó­me­nos me­teo­ro­ló­gi­cos po­ten­cial­men­te pe­li­gro­sos, se en­car­ga de coor­di­nar a es­ca­la in­ter­na­cio­nal la vi­gi­lan­cia de los fe­nó­me­nos me­teo­ro­ló­gi­cos mun­dia­les y el es­ta­ble­ci­mien­to de pre­vi­sio­nes.

En el ám­bi­to eu­ro­peo, el desa­rro­llo y el uso de los sa­té­li­tes me­teo­ro­ló­gi­cos son su­per­vi­sa­dos por Eu­met­sat, don­de se di­se­ña ca­da mi­sión, se ex­plo­tan los sa­té­li­tes y tam­bién se co­mu­ni­can los da­tos pro­ce­sa­dos a to­dos sus Es­ta­dos miem­bros, en coope­ra­ción con la Agen­cia Es­pa­cial Eu­ro­pea (ESA), que es la en­car­ga­da de desa­rro­llar y lan­zar los sa­té­li­tes. Así, en el cuar­tel ge­ne­ral de Eu­met­sat en Darms­tadt, Ale­ma­nia, los ter­mi­na­les re­ci­ben da­tos pro­ce­den­tes de los sa­té­li­tes y los in­ves­ti­ga­do­res los geo­lo­ca­li­zan y los pro­ce­san. Es­tos da­tos in­clu­yen una se­rie de in­di­ca­do­res geo­fí­si­cos, con­cre­ta­men­te los vec- to­res ve­lo­ci­dad del vien­to, al­ti­tud de la cum­bre de las nu­bes y tem­pe­ra­tu­ra de la su­per­fi­cie del mar. A con­ti­nua­ción, se trans­mi­ten a los cen­tros de me­teo­ro­lo­gía, don­de son uti­li­za­dos pa­ra es­ta­ble­cer las pre­vi­sio­nes.

El sis­te­ma eu­ro­peo se ba­sa, por una par­te, en sa­té­li­tes geo­es­ta­cio­na­rios (Me­teo­sat) que ob­ser­van de for­ma per­ma­nen­te Eu­ro­pa y Áfri­ca y que son uti­li­za­dos fun­da­men­tal­men­te pa­ra las ‘pre­vi­sio­nes in­me­dia­tas’ (pre­vi­sio­nes a muy cor­to pla­zo que se cen­tran con­cre­ta­men­te en los fe­nó­me­nos cli­má­ti­cos po­ten­cial­men­te pe­li­gro­sos de evo­lu­ción rá­pi­da); y, por otra par­te, en sa­té­li­tes po­la­res (EPS) que es­tán más cer­ca de la Tie­rra y apor­tan da­tos muy va­lio­sos pa­ra los mo­de­los di­gi­ta­les que son uti­li­za­dos pa­ra las pre­vi­sio­nes a lar­go pla­zo, aun­que su fre­cuen­cia de so­bre­vue­lo es mu­cho me­nor.

Mar­car la di­fe­ren­cia

La com­pa­ñía Tha­les Ale­nia Spa­ce ha asu­mi­do la di­rec­ción del pro­yec­to de las tres ge­ne­ra­cio­nes de sa­té­li­tes Me­teo­sat que se han pro­du­ci­do des­de los años 70, así co­mo la del seg­men­to te­rres­tre del EPS y la del In­ter­fe­ró­me­tro de Son­deo At­mos­fé­ri­co In­fra­rro­jo IASI, ins­tru­men­to es­tre­lla de la car­ga útil de los sa­té­li­tes EPS. En cual­quier ca­so, los re­sul­ta­dos de los Me­teo­sat de se­gun­da ge­ne­ra­ción (MSG) ilus­tran bien la ex­pe­rien­cia de Tha­les. Ser­vi­rán de pa­trón a los de­más miem­bros de Vi­gi­lan­cia Me­teo­ro­ló­gi­ca Mun­dial que de­sean al­can­zar los mis­mos re­sul­ta­dos de aquí a 2020.

Los Me­teo­sat de Ter­ce­ra Ge­ne­ra­ción (MTG) se en­cuen­tran en desa­rro­llo y pro­por­cio­na- rán da­tos muy in­no­va­do­res pro­ce­den­tes de imá­ge­nes rá­pi­das, imá­ge­nes mul­ti­es­pec­tra­les y, por pri­me­ra vez en ór­bi­ta geo­es­ta­cio­na­ria, de son­deo at­mos­fé­ri­co. Es­ta in­for­ma­ción apor­ta­rá va­lio­sos co­no­ci­mien­tos so­bre los fe­nó­me­nos po­ten­cial­men­te pe­li­gro­sos de evo­lu­ción rá­pi­da, co­mo son los hu­ra­ca­nes y los ti­fo­nes.

El IASI es par­te in­te­gran­te del sis­te­ma de sa­té­li­tes en ór­bi­ta te­rres­tre ba­ja ( y es­tá pre­sen­te en to­dos los sa­té­li­tes en ór­bi­ta te­rres­tre ba­ja de Eu­met­sat des­de 2006). Es­to ha per­mi­ti­do rea­li­zar con­si­de­ra­bles pro­gre­sos en ma­te­ria de pre­vi­sión di­gi­tal del tiem­po. Gra­cias a es­te ins­tru­men­to, los in­ves­ti­ga­do­res han lo­gra­do me­jo­rar no­ta­ble­men­te el ho­ri­zon­te tem­po-

ral de sus pre­vi­sio­nes. El IASI es un in­ter­fe­ró­me­tro in­fra­rro­jo de Mi­chel­son muy so­fis­ti­ca­do, que ofre­ce da­tos de al­ta re­so­lu­ción es­pec­tral de una pre­ci­sión inigua­la­da en la es­truc­tu­ra ver­ti­cal de la tem­pe­ra­tu­ra y de la hu­me­dad at­mos­fé­ri­cas.

En la ac­tua­li­dad, la me­teo­ro­lo­gía es­pa­cial desem­pe­ña un pa­pel con­si­de­ra­ble en el sis

te­ma eco­nó­mi­co mun­dial. De es­te mo­do, los da­tos que pro­cu­ra son real­men­te úti­les en múl­ti­ples cam­pos, des­de la se­gu­ri­dad de los bie­nes y las per­so­nas has­ta la pla­ni­fi­ca­ción agrí­co­la, pa­san­do por los trans­por­tes aé­reos y te­rres­tres, las in­fra­es­truc­tu­ras y la ener­gía. En cual­quier ca­so, va­rios es­tu­dios eco­nó­mi­cos muy com­ple­tos han de­mos­tra­do que, por ca­da eu­ro in­ver­ti­do en los sis­te­mas me­teo­ro­ló­gi­cos es­pa­cia­les, el be­ne­fi­cio eco­nó­mi­co su­pera los 10 €, en to­dos los sec­to­res.

El cam­bio cli­má­ti­co y cuál es su im­pac­to

Más re­cien­te­men­te, a me­di­da que el cam­bio cli­má­ti­co se ha ido con­vir­tien­do en una cues­tión ca­da vez más ur­gen­te, las agen­cias es­pa­cia­les y la in­dus­tria han rea­li­za­do con­si­de­ra­bles es­fuer­zos pa­ra vigilar me­jor el me­dioam­bien­te de la Tie­rra y en­ten­der más a fon­do los fe­nó­me­nos que es­tán en jue­go. Así, por ejem­plo, los sa­té­li­tes de Tha­les Ale­nia Spa­ce uti­li­zan tec­no­lo­gías y téc­ni­cas avan­za­das pa­ra ayu­dar a los cien­tí­fi­cos a com­pren­der la evo­lu­ción del cli­ma te­rres­tre.

Uno de los prin­ci­pa­les avan­ces de la cli­ma­to­lo­gía se lo de­be­mos a los sa­té­li­tes Ja­son, desa­rro­lla­dos por el CNES, la agen­cia es­pa­cial fran­ce­sa, en el mar­co de un pro­gra­ma de coope­ra­ción con la NASA. Es­tos sa­té­li­tes, que em­bar­can una car­ga útil de al­ti­me­tría oceá­ni­ca de al­ta pre­ci­sión, han pro­por­cio­na­do mu­cha in­for­ma­ción a los cli­ma­tó­lo­gos. En con­cre­to, han apor­ta­do la prue­ba de que el ni­vel me­dio del mar ha subido en los úl­ti­mos vein­te años (más de 3 mm al año en la úl­ti­ma dé­ca­da, en com­pa­ra­ción con un au- men­to anual me­dio de al­re­de­dor de 1,7 mm en los úl­ti­mos cien años, se­gún las es­ti­ma­cio­nes). Ade­más, los sa­té­li­tes Ja­son han per­mi­ti­do car­to­gra­fiar con una pre­ci­sión ex­cep­cio­nal las prin­ci­pa­les co­rrien­tes oceá­ni­cas, en par­ti­cu­lar la Co­rrien­te del Gol­fo y El Ni­ño, que tie­nen una in­ci­den­cia de pe­so en la evo­lu­ción del cli­ma. To­das es­tas ob­ser­va­cio­nes ayu­dan a los cien­tí­fi­cos a en­ten­der me­jor las in­ter­ac­cio­nes en­tre los océa­nos y el cli­ma y a es­ta­ble­cer mo­de­los ca­pa­ces de pre­de­cir las evo­lu­cio­nes fu­tu­ras.

Los re­sul­ta­dos lo­gra­dos por Tha­les Ale­nia Spa­ce en ma­te­ria de al­ti­me­tría es­pa­cial son ta­les que la em­pre­sa es hoy lí­der in­dis­cu­ti­ble en es­te cam­po; to­das las gran­des agen­cias es­pa­cia-

la cli­ma­to­lo­gía se im­po­ne co­mo una cien­cia in­dis­pen­sa­ble y los sa­té­li­tes co­mo ins­tru­men­tos de­ci­si­vos

les del mun­do uti­li­zan sus ins­tru­men­tos de me­di­ción. Re­cien­te­men­te, Tha­les Ale­nia Spa­ce tam­bién ha anun­cia­do que ha si­do se­lec­cio­na­da por el CNES pa­ra fa­bri­car el sa­té­li­te ocea­no­grá­fi­co SWOT (Sur­fa­ce Wa­ter

and Ocean To­po­graphy). El pro­yec­to SWOT in­clu­ye una sec­ción ocea­no­grá­fi­ca y una

hi­dro­ló­gi­ca. En ocea­no­gra­fía, el sa­té­li­te pro­por­cio­na­rá me­di­das que per­mi­ti­rán es­ta­ble­cer la al­tu­ra de la su­per­fi­cie de los océa­nos y de las olas, con una re­so­lu­ción me­jo­ra­da con res­pec­to a Ja­son. Es­tos da­tos van a per­mi­tir ana­li­zar y com­pren­der los efec­tos de la cir­cu­la­ción cos­te­ra en la vi­da ma­ri­na, los eco­sis­te­mas, la ca­li­dad del agua y tam­bién las trans­fe­ren­cias de ener­gía. El re­sul­ta­do se­rá una me­jor mo­de­li­za­ción de las in­ter­ac­cio­nes en­tre océa­nos y at­mós­fe­ra. Y la mi­sión de hi­dro­lo­gía se en­car­ga­rá de eva­luar las evo­lu­cio­nes del al­ma­ce­na­mien­to de agua en las zo­nas hú­me­das, la­gos y de­pó­si­tos, así co­mo la me­di­ción del flu­jo en ríos en las su­per­fi­cies con­ti­nen­ta­les.

Por su par­te la ESA, en co­la­bo­ra­ción con la Co­mi­sión Eu­ro­pea, ha de­ci­di­do in­ter­ve­nir en la vi­gi­lan­cia per­ma­nen­te del me­dio am­bien­te te­rres­tre, lan­zan­do una ex­ten­sa ini­cia­ti­va, el pro­gra­ma Co­per­ni­cus. Los ‘Cen­ti­ne­las’ de Co­per­ni­cus, que asu­mi­rán es­ta vi­gi­lan­cia per­ma­nen­te y con­tri­bui­rán a me­dir la evo­lu­ción de los pa­rá­me­tros cli­má­ti­cos a lar­go pla­zo y a en­ten­der los fe­nó­me­nos fí­si­cos aso­cia­dos. El pa­pel de la com­pa­ñía Tha­les Ale­nia Spa­ce es cru­cial en es­te contexto. Al­gu­nos de sus prin­ci­pa­les logros:

• Cen­ti­ne­la 1: el sa­té­li­te es­tre­lla de Co­per­ni­cus con fi­nes de vi­gi­lan­cia ma­rí­ti­ma.

• Cen­ti­ne­la 3: d es­ti­na­do a la ocea­no­gra­fía ope­ra­ti­va. Em­bar­ca una se­rie de ins­tru­men­tos ul­tra­pre­ci­sos de al­ti­me­tría, vi­gi­lan­cia del co­lor de los océa­nos y me­di­da de la tem­pe­ra­tu­ra de la su­per­fi­cie del mar.

• Cen­ti­ne­la 6: ga­ran­ti­za la con­ti­nui­dad de los ser­vi­cios en la pro­lon­ga­ción de Ja­son-3. • GO­CE: lan­za­do en el mar­co del pro­gra­ma de ex­plo­ra­ción de la Tie­rra de la ESA, es­te sa­té­li­te ha per­mi­ti­do me­dir las va­ria­cio­nes lo­ca­les del cam­po gra­vi­ta­cio­nal te­rres­tre y la cir­cu­la­ción oceá­ni­ca, con un gra­do de pre­ci­sión sin pre­ce­den­tes. Has­ta tal pun­to que po­dría de­tec­tar la in­ci­den­cia en el cam­po gra­vi­ta­to­rio de la cons­truc­ción de un ras­ca­cie­los gi­gan­te.

Por úl­ti­mo, los po­de­res pú­bli­cos, las agen­cias es­pa­cia­les y la in­dus­tria ya es­tán pre­pa­ran­do

ac­ti­va­men­te el fu­tu­ro de la lu­cha con­tra el ca­len­ta­mien­to

glo­bal. Fran­cia aco­gió en 2015 la COP 21, la vi­gé­si­ma pri­me­ra Con­fe­ren­cia de las Na­cio­nes Uni­das so­bre el Cam­bio Cli­má­ti­co cu­yo ob­je­ti­vo era es­ta­ble­cer un mar­co ju­rí­di­co uni­ver­sal y vin­cu­lan­te pa­ra el cli­ma, así co­mo desa­rro­llar nue­vas he­rra­mien­tas pa­ra re­du­cir las emi­sio­nes de gas de efec­to in­ver­na­de­ro a la at­mós­fe­ra.

Pa­ra­le­la­men­te, el CNES es­tá tra­ba­jan­do en un sa­té­li­te avan­za­do ca­paz de me­dir con pre­ci­sión el con­te­ni­do en CO2 del a at­mós­fe­ra, pri­me­ra eta­pa de la pues­ta en mar­cha de un sis­te­ma mun­dial de con­trol y com­pen­sa­ción de las emi­sio­nes de CO . 2 La em­pre­sa Tha­les desem­pe­ña un pa­pel ac­ti­vo en es­te pro­yec­to des­de sus ini­cios a tra­vés de pro­gra­mas de I+D y del pa­tro­ci­nio a los in­ves­ti­ga­do­res im­pli­ca­dos en di­chos tra­ba­jos. Se tra­ta del pró­xi­mo desafío de cli­ma­to­lo­gía y vi­gi­lan­cia del me­dio am­bien­te des­de el es­pa­cio.

Ja­son-3 es un sa­té­li­te ocea­no­grá­fi­co ope­ra­cio­nal cons­trui­do por la em­pre­sa Tha­les Ale­nia Spa­ce.

Sa­té­li­tes MSG-2 y MSG-3 de Tha­les. Los sa­té­li­tes MSG (Me­teo­sat de se­gun­da ge­ne­ra­ción) se en­cuen­tran en ór­bi­ta des­de prin­ci­pios de los años 2000. Vis­ta por sa­té­li­te MTG (Me­teo­sat Third Ge­ne­ra­tion). Es de­cir, se tra­ta de los Me­teo­sat de Ter­ce­ra Ge­ne­ra­ción.

El uso y desa­rro­llo de los sa­té­li­tes me­teo­ro­ló­gi­cos en el ám­bi­to eu­ro­peo, son su­per­vi­sa­dos por Eu­met­sat, don­de en­tre otras co­sas se di­se­ña ca­da mi­sión. En lo re­la­ti­vo a la ob­ser­va­ción de los océa­nos, la com­pa­ñía Edisoft desa­rro­lla pro­duc­tos y ser­vi­cios en el cam­po de la in­ves­ti­ga­ción de la Tie­rra por sa­té­li­te. Ima­gen de sa­té­li­te co­lo­rea­da del agu­je­ro de la capa de ozono por en­ci­ma de la Antártida.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.