gran­des es­cán­da­los es­port

Computer Hoy - - SUMARIO -

Te ha­bla­mos de diez de los es­cán­da­los más es­ca­lo­frian­tes del mun­do de los eS­ports. Una ac­ti­vi­dad que ca­da vez mue­ve más di­ne­ro y es­pec­ta­do­res.

Do­pa­je, re­des de apues­tas ile­ga­les, frau­de fi­nan­cie­ro: es­tos de­li­tos no ocu­rren so­lo en el fút­bol o el ci­clis­mo, sino que tam­bién se pro­du­cen en el ga­ming pro­fe­sio­nal. Com­pu­ter Hoy te trae los diez ma­yo­res es­cán­da­los del mun­do de los eS­ports.

En el de­por­te pro­fe­sio­nal no hay úni­ca­men­te bri­llan­tes triun­fa­do­res, sino tam­bién im­por­tan­tes es­cán­da­los. Por ejem­plo, en 2010 se des­cu­brió que el ci­clis­ta nor­te­ame­ri­cano Lan­ce Arms­trong ha­bía con­se­gui­do sus sie­te Tours de Fran­cia pe­da­lean­do con la ayu­da de un do­pa­je sis­te­má­ti­co.

Pe­ro no fue res­pon­sa­ble él so­lo, sino que to­do el equi­po ha­bía he­cho uso de una red de mé­di­cos de du­do­sa repu­tación. Es­tos pro­por­cio­na­ban a los atle­tas des­pués de ca­da eta­pa, con noc­tur­ni­dad y ale­vo­sía, sus­tan­cias prohi­bi­das y en­ga­ña­ban en los con­tro­les de do­pa­je. In­clu­so a día de hoy, el mun­do del ci­clis­mo ado­le­ce de cier­ta fal­ta de cre­di­bi­li

dad de­bi­do a es­tas in­for­ma­cio­nes que sal­ta­ron a pri­me­ra pla­na ha­ce ocho años.

A los fa­ná­ti­cos del equi­po de fút­bol Ham­bur­go S.V. les en­tra es­ca­lo­fríos cuan­do es­cu­chan el nom­bre de Ro­bert Hoy­zer. El exár­bi­tro de fút­bol –aho­ra sus­pen­di­do de por vi­da– pro­vo­có en 2004 la eli­mi­na­ción del gran HSV fren­te al SC Pa­der­born du­ran­te un par­ti­do de la Co­pa gra­cias a dos pe­nal­tis re­ga­la­dos y una du­do­sa tar­je­ta ro­ja. Los in­ves­ti­ga­do­res des­cu­brie­ron en­ton­ces que Hoy­zer era una rue­da más en el en­gra­na­je de una ma­fia de apues­tas que ma­ni­pu­la­ban los par­ti­dos.

Tram­pas, dro­gas, apues­tas...

Pe­ro los es­cán­da­los no so­la­men­te se pro­du­cen en el ám­bi­to del de­por­te, sino que tam­bién exis­ten en el mun­do en au­ge de los ci­ber­ju­ga­do­res. Los or­ga­ni­za­do­res de tor­neos de ga­ming in­vier­ten en la ac­tua­li­dad mi­llo­nes de eu­ros en

pre­mios y los ju­ga­do­res pro­fe­sio­na­les es­tán dis­pues­tos a ga­nar­los por cual­quier me­dio a su al­can­ce. Así, por ejem­plo, un ju­ga­dor de Over­watch se ayu­dó de un soft­wa­re pa­ra me­jo­rar la pun­te­ría en un tor­neo de Coun­ter-Stri­ke Glo­bal Of­fen­si­ve. Al­go así co­mo el do­pa­je de Lan­ce Arms­trong. Otro ca­so se­ña­la­do fue el del frau­de de iden­ti­dad del miem­bro de un clan del ‘Call of Duty’.

Pe­ro en­tre bas­ti­do­res tam­po­co se mue­ven pre­ci­sa­men­te per­so­nas ho­nes­tas. Las ma­fias de las apues­tas pu­sie­ron sus su­cios de­dos en las par­ti­das de ‘Sta­rC­raft 2’ en Co­rea del Sur, has­ta el pun­to de que el due­ño de un equi­po se in­vo­lu­cró di­rec­ta­men­te en es­tas ac­ti­vi­da­des de­lic­ti­vas y los tor­neos ter­mi­na­ron por su­mir­se en un au­tén­ti­co caos.

¿Quie­res aún más de­ta­lles y más es­cán­da­los? En­ton­ces pa­sa la ho­ja. Com­pu­ter hoy ha re­co­pi­la­do en la si­guien­te do­ble pá­gi­na diez de los es­cán­da­los más es­ca­lo­frian­tes del mun­do de los

eS­ports, una ac­ti­vi­dad que ca­da vez mue­ve más di­ne­ro y es­pec­ta­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.