Edad Me­dia en el si­glo XXI

Conde Nast Traveler (Spain) - - SUMARIO -

Has­ta ha­ce ape­nas unos lus­tros, los co­ches no cir­cu­la­ban por las ca­lle­jue­las de la Me­di­na de la ciu­dad ma­rro­quí. Su at­mós­fe­ra má­gi­ca y el le­ga­do de la Edad Me­dia se pal­pan en bue­na par­te de sus rin­co­nes, más allá del riad. Al con­tra­rio que otras ciu­da­des, Fez man­tie­ne la pu­re­za de lo an­ti­guo sin per­der de vis­ta el nue­vo si­glo.

A pri­me­ra vis­ta, Fez pa­re­ce en­car­nar el pa­sa­do de Ma­rrue­cos con sus mez­qui­tas del si­glo XIX y sus ca­lles li­bres de vehícu­los. Pe­ro, tras las con­tra­ven­ta­nas, se vie­nen pro­du­cien­do in­tere­san­tes cam­bios. Tex­to: Ant­hony Sat­tin. Fo­to­gra­fías: Ken Ko­chey.

EEL MÚ­SI­CO DEL LAÚD ÁRA­BE ha es­ta­do to­can­do du­ran­te ca­si una ho­ra en el sa­lón van­guar­dis­ta del Riad Fès, an­tes de dar­me cuen­ta de lo que es­ta­ba ha­cien­do. Mi par­si­mo­nia po­dría de­ber­se a la so­pa de ce­ba­da, al pas­tel de co­dor­niz, la pier­na de cor­de­ro y otras de­li­cias que pro­ce­den de la co­ci­na. Po­dría cul­par tam­bién a los gra­dos del gris, un vino tan pá­li­do como el agua pe­ro que pe­ga fuer­te. Es po­si­ble que se de­ba a mi can­san­cio tras un día en el zo­co y en el ham­man. Sea cual fue­ra la ra­zón, es­ta­ba es­cu­chan­do a me­dias có­mo el hom­bre con chi­la­ba cre­ma se des­po­ja­ba de su lu­to. Pen­sé que so­lo ras­guea­ba las mis­mas cuer­das, in­mer­so en su mun­do. Lue­go me di cuen­ta de que con ca­da riff cam­bia­ba el tono, y su mú­si­ca nos hip­no­ti­zó to­da la ve­la­da.

La me­di­na de Fez, como la mú­si­ca del laúd, es al­go así como una sua­ve y pro­gre­si­va re­pe­ti­ción de pa­tro­nes, una com­bi­na­ción vi­va, una nue­va no­ta. Fez es aún la más vir­gen y me­nos mo­der­ni­za­da me­di­na del mun­do ára­be y uno de los ma­yo­res es­pa­cios li­bres de vehícu­los del pla­ne­ta, aun­que eso es­tá cam­bian­do. Ha­ce 60 años el es­cri­tor Paul Bow­les com­pro­bó que mu­chos de sus ha­bi­tan­tes nun­ca ha­bían vis­to un co­che. Eso no sig­ni­fi­ca que no hu­bie­ra nin­guno en la ciu­dad, sino que se en­con­tra­ban en la Vi­lle Nou­ve­lle, la nue­va ur­be que se le­van­ta en la an­ti­gua Fez. Esa gen­te con­vir­tió en un gui­ño al ho­nor el no cru­zar el puen­te pa­ra con­tem­plar los cam­bios. Di­cha de­ter­mi­na­ción ha per­fi­la­do lo que es hoy Fez, con­ver­ti­da en uno de los úl­ti­mos bas­tio­nes del mun­do de la era me­die­val. En mu­chas ciu­da­des eu­ro­peas bien con­ser­va­das, como Bru­jas, el pa­sa­do se ha con­ver­ti­do en una mer­can­cía vi­va que se ven­de al tu­ris­mo. En Fez esa an­ti­güe­dad se ha man­te­ni­do gra­cias al es­fuer­zo de sus ha­bi­tan­tes; los tu­ris­tas aún son mi­no­ría. A pe­sar de to­do, los cam­bios se vie­nen su­ce­dien­do (des­pa­cio), y se es­tá con­vir­tien­do en un lu­gar ca­da vez más ocio­so. No te de­jes con­di­cio­nar por su eti­que­ta de ‘ciu­dad im­pe­rial’; Fez es un can­to a la his­to­ria y a la tra­di­ción. No te sien­tas obli­ga­do a vi­si­tar to­dos los lu­ga­res de in­te­rés so­lo por el me­ro he­cho de que hay mu­chos. El edi­fi­cio más an­ti­guo e im­pre­sio­nan­te es la mez­qui­ta de Kai­raoui­ne, a los pies del va­lle, es tan ma­yús­cu­la como in­tere­san­te ar­qui­tec­tó­ni­ca y cul­tu­ral­men­te. Da­ta de la épo­ca de la crea­ción de la ciu­dad, en el si­glo XIX y es la se­gun­da de Ma­rrue­cos en di­men­sio­nes. El edi­fi­cio for­ma par­te de lo que se di­ce que es una de las uni­ver­si­da­des más an­ti­guas del mun­do. Pe­ro so­lo GRAN LE­GA­DO

ME­DIE­VAL En el sen­ti­do de las agu­jas del re­loj, des­de la iz­quier­da, ca­ma

en Scor­pion Hou­se; pis­ci­na en Riad Fès; es­ca­le­ra abier­ta y sa­lón en Riad Laa­rous­sa;

ho­tel Sah­rai, abier­to es­te año en Vi­lle Nou­ve­lle; som­bre­ros ma­rro­quíes en Le Jardin des Biehn;

y viei­ras en el res­tau­ran­te Mai­son Blan­che.

“La nor­ma aquí es evi­tar to­mar el ca­mino rec­to si exis­ten

otras al­ter­na­ti­vas”, ilus­tra Ha­mi­do, nues­tro ci­ce­ro­ne lo­cal.

SOM­BRA DEL PA­SA­DO Fa­cha­da de Les Jardin des Biehn. En la otra pá­gi­na, en el sen­ti­do de las agu­jas del re­loj, ta­jín de al­bón­di­gas de cor­de­ro y hue­vos en The Rui­ned Gar­den; una ha­bi­ta­ción de Les Jardin des Biehn; mez­ze en The Rui­ned Gar­den; y el Riad Fès.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.