Com­pras con cla­se y ca­be­za

“No hay una ciu­dad que pue­da ga­nar­le a Nue­va York cuan­do de com­pras se tra­ta”, di­ce la na­ti­va de Man­hat­tan Han­ya Ya­na­giha­ra.

Conde Nast Traveler (Spain) - - SUMARIO - FO­TO­GRA­FIAS DE NI­CO­LE FRAN­ZEN

La neo­yor­qui­na Han­ya Ya­na­giha­ra tra­za una ru­ta de shop­ping atípica. Su con­di­ción in­con­for­mis­ta an­te la im­pa­ra­ble pro­li­fe­ra­ción de cen­tros co­mer­cia­les es­con­de ma­ti­ces. A pe­sar de la ‘hips­te­ri­za­ción’, Nue­va York al­ber­ga tien­das úni­cas en su es­pe­cie y una re­no­va­da ver­sa­ti­li­dad es­ti­lís­ti­ca.

SI ERES NEO­YOR­QUINO TIE­NES LA LI­BER­TAD, in­clu­so la obli­ga­ción, de que­jar­te por la vida en tu ciu­dad na­tal. Afor­tu­na­da­men­te hay un mon­tón de co­sas por las que po­de­mos pro­tes­tar. El tiem­po: ¡qué frío! Y lue­go: ¡qué ca­lor! El trá­fi­co: ¡va­ya atas­co! El me­tro: ¡qué len­to! Los tu­ris­tas: ¡de­ma­sia­dos! Y, en los úl­ti­mos años, se pue­de aña­dir a la lis­ta la im­pa­ra­ble crea­ción de nuevos cen­tros co­mer­cia­les en la ciu­dad de­bi­do a la en­tra­da de di­ne­ro y vi­si­tan­tes (hay un pro­yec­to de 55 mi­llo­nes pa­ra 2015): ¡qué de­pri­men­te! Pe­ro si bien es cier­to que las dos úl­ti­mas dé­ca­das han trans­for­ma­do cier­tos ba­rrios del cen­tro de Man­hat­tan y Brooklyn has­ta el pun­to de ser irre­co­no­ci­bles, tam­bién lo es que la pro­li­fe­ra­ción de las tien­das de con­su­mo ma­si­vo y la ‘hips­te­ri­za­ción’ ge­ne­ral no han aca­ba­do con las tien­das úni­cas en su es­pe­cie que siem­pre han de­fi­ni­do el sen­ti­do de la ciu­dad. En la ac­tua­li­dad son tan abun­dan­tes como siem­pre, ya que con el di­ne­ro nue­vo ha lle­ga­do un sen­ti­do de in­no­va­ción co­mer­cial y de di­ver­si­dad es­ti­lís­ti­ca. El re­sul­ta­do es una es­pe­cie de edad de oro del Nue­va York co­mer­cial, con to­do lo que siem­pre has desea­do y un mon­tón de co­sas que ni si­quie­ra sa­bías que pu­die­ras desear. Es­tos son los lu­ga­res que no te pue­des per­der.

LI­BROS Th­ree Li­ves & Com­pany (154 West 10th Street; tel. +1 212 741 2069; th­ree­li­ves.com). A me­di­da que los al­qui­le­res se en­ca­re­cen, las li­bre­rías in­de­pen­dien­tes (ese pi­lar de Man­hat­tan) lo tie­nen ca­da vez más di­fí­cil pa­ra man­te­ner­se en el ne­go­cio. Pe­ro en Th­ree Li­ves, una tien­da ubi­ca­da en la es­qui­na de una ca­lle ar­bo­la­da en el West Vi­lla­ge, es po­si­ble creer que la ciu­dad si­gue sien­do como apa­re­ció en las pri­me­ras pe­lí­cu­las de Woody Allen, don­de las li­bre­rías eran una par­te esen­cial de la es­ce­na cul­tu­ral. Es­te aco­ge­dor es­pa­cio cuen­ta con un stock de li­bros de fic­ción y no fic­ción, to­dos muy bien dis­pues­tos, y los clien­tes ha­bi­tua­les son una mez­cla de la so­cie­dad li­te­ra­ria de NuevaYork, ve­ci­nos de to­da la vida y gen­te de la in­dus­tria del li­bro. Dash­wood Books (33 Bond Street; tel. +1 212 387 8520; dash­wood­books.com). Pue­de que no pa­rez­ca pa­ra tan­to pe­ro es­ta tien­da sub­te­rrá­nea, ubi­ca­da en una ca­lle tran­qui­la en el NoHo, tie­ne la me­jor se­lec­ción de li­bros de fo­to­gra­fía de la ciu­dad, po­ne su én­fa­sis en las edi­cio­nes de co­lec­cio­nis­ta, vo­lú­me­nes ra­ros y mo­no­gra­fías de ar­tis­tas ja­po­ne­ses. Es­te es el si­tio per­fec­to pa­ra lle­var aque­lla re­edi­ción di­fí­cil de en­con­trar del Sen­ti­men­tal Journey de No­bu­yos­hi Ara­ki y pe­que­ños pan­fle­tos de la pró­xi­ma ge­ne­ra­ción de fo­tó­gra­fos de mo­da y be­llas ar­tes. Un con­se­jo: si ves al­go que te gus­ta, cóm­pra­lo por­que si no pue­de que lo la­men­tes pa­ra siem­pre. Co­lec­cio­nis­tas y edi­to­res grá­fi­cos lo­ca­les son sus clien­tes. Book Court (163 Court Street, Brooklyn; tel. +1 718 875 3677; book­court.com). Es­ta lu­mi­no­sa li­bre­ría, pro­pie­dad de una fa­mi­lia, es­tá ubi­ca­da en una ca­lle bu­lli­cio­sa del bo­ni­to ba­rrio Cobble Hill de Brooklyn, un re­gre­so a un más ama­ble y me­nos ace­le­ra­do Nue­va York. El per­so­nal es ser­vi­cial; la clien­te­la, lo­cal; los sue­los son de ma­de­ra re­lu­cien­te y los even­tos, in­clu­yen­do lec­tu­ras de es­cri­to­res pre­mia­dos –con pa­ra­da re­gu­lar aquí–, es­tán aba­rro­ta­dos. Los ‘yon­quis li­te­ra­rios’ po­drán en­con­trar­se en me­dio del há­bi­tat de es­cri­to­res de Brooklyn como Jhum­pa Lahi­ri, Jo­nat­han Sa­fran Foer y Jen­ni­fer Egan. McNally Jack­son ( 52 Prin­ce Street; tel. +1 212 274 1160; mcnally­jack­son.com). No se de­je en­ga­ñar por la ca­fe­te­ría lle­na de gen­te, las es­tan­te­rías de re­vis­tas de mo­da im­por­ta­das o que la ubi­ca­ción de la tien­da es­té en una fran­ja de Noli­ta (en la man­za­na de Vin­ce y Dipty­que). Aun­que es­te lu­gar pue­da pa­re­cer el tí­pi­co lu­gar don­de los híps­ters vie­nen a pa­sar el ra­to, en reali­dad tie­ne al­ma de an­ti­gua li­bre­ría de ba­rrio con una ex­ce­len­te colección de li­bros de fic­ción con­tem­po­rá­neos, ar­te, gas­tro­no­mía y via­jes (tam­bién tie­nen bo­llos, ca­fé, tar­je­tas de fe­li­ci­ta­ción, las úl­ti­mas re­vis­tas li­te­ra­rias os­cu­ras y, sí, tam­bién hay híps­ters.) Aun­que so­lo ven­gas a ob­ser­var a la gen­te, ter­mi­na­rás com­pran­do uno o va­rios li­bros. El per­so­nal es muy jo­ven, son lec­to­res ávi­dos y an­sio­sos por ha­cer su­ge­ren­cias.

IN­TE­RIO­RES The Fu­tu­re Per­fect (55 Great Jo­nes Street; tel. +1 212 473 2500; the­fu­tu­re­per­fect.com). Es­ta pe­que­ña tien­da de ar­tícu­los pa­ra el ho­gar ubi­ca­da en NoHo ha es­ta­do siem­pre a la van­guar­dia del di­se­ño con­tem­po­rá­neo. Aquí en­con­tra­rás cu­rio­sos ob­je­tos como un mó­vil que pa­re­ce una es­cul­tu­ra colgante con tro­zos de ce­rá­mi­ca y cue­ro col­gan­do de un ani­llo de me­tal, mue­bles como un so­fá de cue­ro y ro­ble que pa­re­ce una mez­cla en­tre Le Cor­bu­sier y Do­nald Judd, la ilu­mi­na­ción, las lám­pa­ras en for­ma de ara­ña de Lind­sey Adel­man –la ma­yor par­te de la colección es de di­se­ña­do­res ame­ri­ca­nos–, y lo me­jor: to­do pue­de en­viar­se al ex­tran­je­ro. John De­rian 6 East 2nd Street (tel. +1 212 677 3917; john­de­rian.com). Dar una vuel­ta por es­ta tien­da del East Vi­lla­ge es un po­co como hur­gar en el áti­co de ese pa­rien­te bien via­ja­do y de­li­cio­sa­men­te ex­cén­tri­co que to­dos desea­ría­mos te­ner. Hay una mez­cla idio­sin­crá­si­ca y muy per­so­nal de pie­zas de co­lla­ges bar­ni­za­dos, fir­ma­dos por el pro­pio De­rian (des­de pi­sa­pa­pe­les a so­por­tes pa­ra tar­tas), ve­las As­tier de Vi­llat­te, flo­res he­chas de pa­pel, es­cul­tu­ras de aves de Amé­ri­ca del Nor­te, co­lo­ri­das lám­pa­ras de cris­tal de Si­ria y to­do ti­po de ar­tícu­los se­lec­cio­na­dos ex­qui­si­ta­men­te, como bol­sos de asas, tar­je­tas pos­ta­les y es­co­bas con ce­pi­llos tren­za­dos a mano. Ven a com­prar aquí el re­ga­lo que gus­ta­rá has­ta al más quis­qui­llo­so este­ta. En el anexo po­drás en­con­trar ro­pa de ca­ma de al­go­dón, al­fom­bras, bu­fan­das y co­ji­nes. Mi­che­le Va­rian (27 Ho­ward Street; tel. +1 212 343 0033; mi­che­le­va­rian.com). Sí, tie­ne to­dos los bá­si­cos de di­se­ño ne­ce­sa­rios pa­ra ador­nar el per­fec­to loft bohe­mio: pa­pel pin­ta­do de apa­rien­cia me­tá­li­ca y tex­ti­les, co­ji­nes de ter­cio­pe­lo, lám­pa­ras col­gan­tes bri­llan­tes... Pe­ro es­ta tien­da lu­mi­no­sa de te­chos muy al­tos en el bor­de de Chi­na­town real­men­te so­bre­sa­le por ser el lu­gar don­de se en­cuen­tran esos ob­je­tos cu­rio­sos que ni si­quie­ra sa­bías que exis­tían, como por­ce­la­na fun­di­da, cuer­nos de cier­vo cha­pa­dos en oro, can­de­la­bros mo­der­nis­tas fa­bri­ca­dos en bron­ce y al­gu­nos pi­sa­pa­pe­les cu­rio­sos con for­ma de es­ca­ra­ba­jos, cha­ca­les y crá­neos de mur­cié­la­gos. La tien­da tam­bién al­ma­ce­na una ex­ten­sa colección de jo­yas de me­ta­les pre­cio­sos y se­mi­pre­cio­sos.

RO­PA Mar­yam Nas­sir Za­deh (123 Nor­folk Street; tel. +1 212 673 6405; mnzs­to­re.com). Hay dos ti­pos de mu­je­res en el mun­do: las que quie­ren que to­dos se­pan exac­ta­men­te la mar­ca de ro­pa que usan y las que no. Pa­ra es­te se­gun­do gru­po exis­te es­ta so­lea­da bou­ti­que de Lo­wer East Si­de don­de te uni­rás a la clien­te­la ha­bi­tual de di­rec­to­ras de ga­le­rías, di­rec­to­ras de ci­ne y eje­cu­ti­vas de mo­da que ex­plo­ran las per­chas en bus­ca de maxivestidos de Ch­ris­top­he Le­mai­re, co­lla­res bri­llan­tes de Shou­rouk y za­pa­tos ox­ford de cha­rol de Dieppa Res­tre­po. Bird (203 Grand Street, Wi­lliams­burg; tel. +1 718 388 1655; shop­bird.com). Es­ta ca­de­na de Brooklyn tie­ne tres tien­das en Cobble Hill, Park Slo­pe y Wi­lliams­burg. Pue­de que no ga­ne pun­tos por su de­co­ra­ción ima­gi­na­ti­va –los sue­los de ma­de­ra son aco­ge­do­res y ale­gres aun­que no es­pe­cial­men­te me­mo­ra­bles–, pe­ro ¿quién ne­ce­si­ta mue­bles lu­jo­sos cuan­do la se­lec­ción de ro­pa y ac­ce­so­rios es so­ber­bia? ¿Y quién ne­ce­si­ta un via­je a Man­hat­tan cuan­do pue­de con­se­guir su Proen­za Schou­ler, 3.1 Phi­llip Lim y Com­me des Ga­rçons jus­to aquí? Tam­bién hay una bue­na se­lec­ción de pie­zas de di­se­ña­do­res lo­ca­les, en­tre ellos Ra­chel Co­mey (pre­cio­sos ves­ti­dos), Ze­ro + Ma­ria Cor­ne­jo (tú­ni­cas y tops de ga­sa) y Pa­me­la Lo­ve (bi­su­te­ría de es­ti­lo su­r­oes­te). Crea­tu­res of Con­fort (205 Mul­berry Street; tel. +1 212 925 1005; crea­tu­re­sof­com­fort.us). La ubi­ca­ción en Noli­ta de es­ta bou­ti­que con se­de en Los Án­ge­les tie­ne las mar­cas que to­da mu­jer aman­te de la mo­da desea, des­de MM6 de Mai­son Mar­tin Mar­gie­la o Isabel Ma­rant, has­ta pie­zas de lí­neas in­de­pen­dien­tes muy pro­me­te­do­ras,

el de­por­te de mo­da en Man­hat­tan es el surf. Y el club del sur­fis­ta neo­yor­quino es el

Sa­tur­days Surf NYC, una tien­da in­for­mal que crea ten­den­cia y pro­por­cio­na el equi­po .

ta­les como col­gan­tes de me­tal de ins­pi­ra­ción tri­bal de A Pea­ce Treaty y bol­sos mi­ni­ma­lis­tas de cau­cho y piel de Buil­ding Block. Pe­ro lo más no­ta­ble po­drían ser los ar­tícu­los con se­llo de la ca­sa: pan­ta­lo­nes de ta­lle al­to, zue­cos de an­te de co­lor gris pa­lo­ma y tops de lino. Mai­son Kit­su­né (1170 Broad­way; tel. +1 212 481 6010; kit­su­ne.fr). ¿Qué es más chic que una lí­nea de ro­pa ur­ba­na fran­ce­sa? Una lí­nea de ro­pa ur­ba­na fran­ce­sa ins­pi­ra­da en el di­se­ño ja­po­nés, por su­pues­to. En es­ta bou­ti­que de es­ti­lo art déco jus­to al nor­te del dis­tri­to de Fla­ti­ron, en­con­tra­rás di­se­ños pe­cu­lia­res pe­ro clá­si­cos de mo­da mas­cu­li­na, como ca­mi­sas de bo­to­nes con el lo­go­ti­po de la mar­ca (un kit­su­ne en ja­po­nés sig­ni­fi­ca ‘zo­rro’), y ro­pa de mu­jer de­li­ca­da pe­ro nun­ca cur­si: mi­ni­ves­ti­dos de al­go­dón y re­be­cas. Tam­bién hay ga­fas de sol de la mar­ca Oli­ver Peo­ples, de­li­cio­sas cre­mas con olor a cí­tri­cos y ja­bo­nes de Ae­sop e in­creí­bles bol­sos uni­sex en co­lo­res vi­vos de WANT Les Es­sen­tiels de la Vie. La tien­da te lle­va di­rec­ta­men­te al ves­tí­bu­lo de No­Mad ho­tel: el lu­gar per­fec­to pa­ra to­mar una be­bi­da y re­cu­pe­rar ener­gía du­ran­te la jor­na­da de com­pras. Pil­grim Surf and Supply (68 North 3rd Street, Brooklyn; tel. +1 718 218 7456; pil­grim­surf­supply.com). Hay una bue­na se­lec­ción de ale­tas de go­ma y ta­blas de surf en es­ta tien­da que pa­re­ce sa­ca­da de Ca­li­for­nia. Pe­ro la ver­da­de­ra ra­zón pa­ra vi­si­tar es­te es­pa­cio con sue­lo de ta­blo­nes an­chos de ma­de­ra, me­sas de ca­ba­lle­te y lám­pa­ras de me­tal es su ga­ma de pan­ta­lo­nes cor­tos (vie­nen en com­bi­na­cio­nes de co­lo­res bri­llan­tes), ade­más de sus ca­mi­se­tas de al­go­dón y jer­séis, bol­sos de asas de lo­na en­ce­ra­da y anoraks de vi­vos co­lo­res: to­do lo que el sur­fis­ta ur­bano ne­ce­si­ta pa­ra fin­gir que es­tá en una pla­ya idí­li­ca de Ca­li­for­nia sur­fean­do y no va­gan­do por las ca­lles de Wi­lliams­burg. Sa­tur­days Surf NYC (31 Crosby Street (+1 212 966 7875; sa­tur­daysnyc.com). Ol­vi­da el squash o el te­nis; hoy en día el de­por­te de mo­da en Man­hat­tan es el surf. Y el club del sur­fis­ta neo­yor­quino es el Sa­tur­days Surf NYC, una tien­da in­for­mal que crea ten­den­cias, pro­por­cio­na to­do el equi­po ne­ce­sa­rio y tam­bién to­dos los ac­ce­so­rios ya sean ta­blas, tra­jes de neo­preno, toa­llas o go­rros de lana. Tam­bién hay un mon­tón de ar­tícu­los pa­ra aque­llos cu­yo in­te­rés en el surf es pu­ra­men­te es­té­ti­co como el gel de ba­ño de men­ta de Bax­ter of Ca­li­for­nia, ve­las de ce­dro y li­bros de fo­to­gra­fía que do­cu­men­tan la cul­tu­ra del surf de los años 50 en Ca­li­for­nia y, la ac­tual Ja­pón don­de tam­bién tie­nen tien­das. Ade­más de los pues­tos en el SoHo y el West Vi­lla­ge,

la mar­ca tam­bién tie­ne tien­das en To­kio y Ko­be. No te va­yas sin com­prar una bol­sa de gra­nos de ca­fé tos­ta­do de Sa­tur­day (prué­ba­lo en el bar de la tien­da). A Dé­ta­cher (262 Mott Street; tel. +1 212 625 3380; ade­ta­cher.com). La mar­ca ma­de in Nue­va York de Mo­na Ko­wals­ka es co­di­cia­da por cier­ta cla­se de mu­jer in­te­lec­tual del mun­do del ar­te y del di­se­ño. Sus ves­ti­dos rec­tos en se­da y al­go­dón, sus pren­das de pun­to de­cons­trui­das y los za­pa­tos de ta­cón de ma­de­ra son van­guar­dis­tas sin ser alie­nan­tes. La tien­da, un pe­que­ño es­pa­cio con sue­lo de ce­men­to en Noli­ta, tam­bién tie­ne una cui­da­da se­lec­ción de bol­sas de al­go­dón, jo­ye­ría y pro­duc­tos de be­lle­za an­ti­guos como el acei­te de esen­cia de flor de na­ran­ja pa­ra la ca­ra de Ro­din (un ar­tícu­lo de cul­to).

DE CON­CEP­TO Lo­ve Ador­ned (269 Eli­za­beth Street; tel. +1 212 431 5683; lo­vea­dor­ned.com). En los días del Le­jano Oes­te ca­da pe­que­ño pue­blo te­nía su pro­pia tien­da de ul­tra­ma­ri­nos (ese lu­gar don­de se po­dían ob­te­ner los pro­duc­tos que ne­ce­si­ta­bas en la vida dia­ria y al­gún que otro ca­pri­cho tam­bién). Es­te con­cep­to del si­glo XIX se ac­tua­li­za en el si­glo XXI en Lo­ve Ador­ned en Noli­ta, que ven­de to­dos los bá­si­cos que un ur­ba­ni­ta bohe­mio y híps­ter pue­de ne­ce­si­tar, des­de fras­cos de perfumes de Strange In­vi­si­ble has­ta atra­pa­sue­ños de au­tor (si uno pue­de ima­gi­nar tal co­sa); ce­ra pa­ra bar­ba e in­cien­so de esen­cia de abe­to. Tam­bién hay una am­plia va­rie­dad de jo­yas en una bue­na ga­ma de pre­cios (ap­tos pa­ra to­dos los bol­si­llos), así como un mon­tón de ba­ra­ti­jas: pe­que­ños ju­gue­tes de te­la, bol­sas de cue­ro, ca­lei­dos­co­pios, cua­der­nos, lá­pi­ces de co­lo­res... Jus­to lo que ne­ce­si­ta un com­pra­dor com­pul­si­vo pa­ra sen­tir­se li­bre de cul­pa. Goods for the Study (234 Mul­berry Street; tel. +1 212 219 2789; mcnally­jack­sons­to­re.com). Cual­quier per­so­na que di­ri­ge una li­bre­ría en es­tos días es, por de­fi­ni­ción, un nos­tál­gi­co. Así que no es sor­pren­den­te que los pro­pie­ta­rios de la li­bre­ría in­de­pen­dien­te McNally Jack­son ha­yan abier­to es­ta se­gun­da tien­da que es­tá obs­ti­na­da­men­te de­di­ca­da a los en­can­tos y los ac­ce­so­rios de la era pre­di­gi­tal. Abs­tén­gan­se los apo­ca­líp­ti­cos del pa­pel, por­que se sen­ti­rán en un mun­do que no les per­te­ne­ce. Es­ta tien­da ven­de cua­der­nos con bor­des irre­gu­la­res y ac­ce­so­rios de es­cri­to­rio (da­dos de ma­de­ra de gran ta­ma­ño, re­glas li­ge­ras, lá­pi­ces), así como im­pre­sio­nes en­mar­ca­das, tar­je­tas de vi­si­ta, plu­mas es­ti­lo­grá­fi­cas y pa­pe­les se­can­tes: to­do pa­ra sa­tis­fa­cer tus fantasías de es­cri­tor. Y no hay un so­lo iPad a la vis­ta.

EN­CON­TRA­RaS es­ta tien­da

por su de­li­cio­so per­fu­me a cho­co­la­te ne­gro

ca­paz de pro­du­cir de­li­rios an­tes DE ver­la.

JO­YAS Ma­rie-Hé­lè­ne de Tai­llac (20 East 69th Street; tel. +1 212 249 0371; ma­riehe­le­ne­de­tai­llac.com). La jo­ye­ra pa­ri­si­na es co­no­ci­da por su uso des­lum­bran­te de pie­dras pre­cio­sas de co­lo­res: su ban­de­ra in­sig­nia es el co­llar ar­coi­ris, una he­bra de oro de­li­ca­do de la que cuel­gan ge­mas de to­dos los co­lo­res del es­pec­tro. Y su bou­ti­que de Up­per East Si­de es una ele­gan­te com­po­si­ción de to­nos jo­ya bri­llan­tes, des­de las pa­re­des de azul cla­ro y el te­cho de ho­jas de pla­ta has­ta la clave del mo­bi­lia­rio del sa­lón ín­ti­mo, que es una me­sa Jan­sen lle­na con mi­les de bri­llan­tes agua­ma­ri­nas. Uno po­dría pa­sar­se ho­ras aquí pro­bán­do­se los ca­pri­cho­sos di­se­ños de ins­pi­ra­ción in­dia de Tai­llac y el per­so­nal, bien in­for­ma­do, te ayu­da­rá con cual­quier en­car­go que pue­das te­ner. To­do lo que ne­ce­si­tas en es­ta tien­da es su­fi­cien­te di­ne­ro. De Ve­ra (1 Crosby Street; tel. +1 212 625 0838; de­ve­raob­jects.com). Más que una bou­ti­que es un ga­bi­ne­te de ma­ra­vi­llas. Es­ta tien­da se en­cuen­tra en una ca­lle que se ha pues­to re­cien­te­men­te de mo­da en el sur del SoHo y es ver­da­de­ra­men­te sui ge­ne­ris. Su ex­qui­si­ta (y ca­ra) se­lec­ción de jo­yas ha si­do di­se­ña­da com­ple­ta­men­te por el pro­pie­ta­rio. Es­tán he­chas prin­ci­pal­men­te a par­tir de pie­zas an­ti­guas traí­das de to­do el mun­do. He­bi­llas eduar­dia­nas con­ver­ti­das en co­lla­res, vie­jos dia­man­tes gri­ses en­gar­za­dos en pen­dien­tes lar­gos y ca­ma­feos ta­lla­dos en hue­so mon­ta­dos en ani­llos. Ade­más de las jo­yas, hay mu­chos otros ob­je­tos, en­tre ellos ca­jas de cris­tal se­me­jan­tes a las de los mu­seos y vi­tri­nas de gran ta­ma­ño cu­yo con­te­ni­do no en­con­tra­rás en nin­gún otro lu­gar: ca­jas de ma­de­ra ja­po­ne­sas, di­mi­nu­tos es­ca­ra­ba­jos per­fec­ta­men­te re­pro­du­ci­dos en pa­pel ma­ché y re­li­quias de di­fe­ren­tes pro­ce­den­cias y ma­te­ria­les. Y con sus bri­llan­tes sue­los ne­gros y el ai­re con olor a sua­ve in­cien­so, el es­pa­cio en sí es tan fas­ci­nan­te como los te­so­ros que guar­da. Mo­ciun (224 Wyt­he Ave­nue, Brooklyn (+1 718 387 3731; mo­ciun.com). Es­ta fres­ca, lim­pia y lu­mi­no­sa tien­da en Green­point es el mi­ni­ma­lis­mo en su má­xi­ma ex­pre­sión y, sin em­bar­go, hay mu­chas co­sas que des­lum­bra­rán tus ojos, como ca­nas­tas de al­go­dón te­ji­das en to­na­li­da­des Ag­nes Mar­tin; sim­ples ta­zas de ma­de­ra tor­nea­das ma­nual­men­te y ce­rá­mi­cas rús­ti­cas. Lo me­jor de to­do es la am­plia se­lec­ción de jo­yas. Echa un vis­ta­zo a los ani­llos de ca­bu­jón de tur­que­sa y dia­man­tes. Mian­sai (33 Crosby; tel. +1 212 858 9710; mian­sai. com). Ni si­quie­ra el hom­bre con más aver­sión a las jo­yas se­rá ca­paz de re­sis­tir­se a las pie­zas de te­má­ti­ca náu­ti­ca de es­ta tien­da in­for­mal en el es­te del SoHo. Tam­po­co las mu­je­res po­drán re­sis­tir­se a los bra­za­le­tes de cie­rre de tor­ni­llo en oro rosa, oro ama­ri­llo y pla­ta, a los pen­dien­tes inspirados en gan­chos de pes­ca y pul­se­ras de cue­ro tren­za­das en in­te­li­gen­tes com­bi­na­cio­nes de co­lo­res (des­de gris azu­la­do a verde hier­ba). Son prés­ta­mos ur­ba­nos de la es­té­ti­ca ma­rí­ti­ma de Nue­va In­gla­te­rra. En los me­ses cá­li­dos, hay un jar­dín pa­ra sen­tar­se y be­ber tés que se ela­bo­ran en la par­te de­lan­te­ra de la tien­da. Tom Binns (41 Perry Street; tel. +1 917 475 1412; tom­binns­de­sign.com). Fue­ra de es­ta tien­da es­tá to­da la her­mo­su­ra de West Vi­lla­ge: ca­sas bien cui­da­das, pre­cio­sos ár­bo­les con flo­res y ca­lles em­pe­dra­das. Pe­ro den­tro del ate­lier de Binns, que tie­ne el ta­ma­ño de un ar­ma­rio, to­do es un de­rro­che de bi­su­te­ría de es­ti­lo punk de los años 70.

es­te sa­lon de te en li­la y ama­ri­llo pa­re­ce como si hu­bie­se si­do de­co­ra­do por un Maes­tro

Ho­lan­des que se metio en una ma­qui­na del tiem­po y ter­mino en Brooklyn.

Es­ta es la úni­ca tien­da de es­te jo­ye­ro bri­tá­ni­co pe­ro es­tá bien abas­te­ci­da con sus más dis­tin­ti­vas y exa­ge­ra­das pie­zas: gar­gan­ti­llas for­ma­das de va­rias hi­le­ras de per­las fal­sas de gran ta­ma­ño y de cris­ta­les de Swa­rovs­ki, y co­lla­res de es­ti­lo fran­cés he­chos con pie­dras fal­sas de co­lo­res neón en lu­gar de dia­man­tes. Cat­bird (219 Bed­ford Ave­nue, Brooklyn; tel. +1 718 599 3457; cat­birdnyc.com). Es­ta pe­que­ña y dul­ce bou­ti­que de Wi­lliams­burg con pa­re­des de co­lor azul ahu­ma­do, es­tan­te­rías des­de el sue­lo al te­cho y una dis­per­sión de es­pe­jos es de obli­ga­to­ria vi­si­ta pa­ra los co­lec­cio­nis­tas de jo­yas. La se­lec­ción es ca­pri­cho­sa sin lle­gar a lo es­tra­fa­la­rio, con én­fa­sis en ani­llos de com­pro­mi­so de di­se­ño inusual, como los de Sa­to­mi Ka­wa­ki­ta con de­li­ca­dos ru­bíes, alian­zas de dia­man­tes de pe­so plu­ma y pul­se­ras (ca­de­nas de oro fi­nas tan­to pa­ra la mu­ñe­ca y como pa­ra

la mano). La tien­da tam­bién pro­du­ce su pro­pia lí­nea de ani­llos de oro pa­ra los nu­di­llos y pen­dien­tes he­chos con dia­man­tes pa­vé (que ron­dan los 80 € ). Ted Mueh­ling ( 52 Whi­te Street ; tel. +1 212 431 3825; ted­mueh­ling.com). Po­bres de aque­llos que sien­ten amor por las co­sas be­llas y que tie­nen un ro­llo de di­ne­ro en efec­ti­vo en su bol­si­llo si se acer­can a es­ta ex­qui­si­ta bou­ti­que en la zo­na de Tri­be­ca. Ve­rán como el di­ne­ro ga­na­do con tan­to es­fuer­zo des­apa­re­ce en un se­gun­do. Por otro la­do, van a po­der de­cir que aho­ra po­seen al­gu­na de las pie­zas de jo­ye­ría más li­mi­ta­das, ya sea un bra­za­le­te de oro pu­li­do mo­de­la­do como una co­ro­na de oli­vo o un par de pen­dien­tes que se ase­me­jan a un tém­pano que se de­rri­te len­ta­men­te. Jun­to a las crea­cio­nes pro­pias de Mueh­ling hay pie­zas de ami­gos y com­pa­ñe­ros jo­ye­ros, así como obras pro­duc­to de su in­cur­sión en otros me­dios (vi­drio pin­ta­do a mano, por­ce­la­na de Nymp­hen­burg y can­de­la­bros de bron­ce fun­di­do). CO­MI­DA The Mea­dow (523 Hud­son Street; tel. +1 212 645 4633; att­he­mea­dow.com). En un mun­do don­de pue­des com­prar cual­quier co­sa en cual­quier lu­gar, la de­di­ca­ción de The Mea­dow a su muy li­mi­ta­da ga­ma de ofer­tas, flo­res de tem­po­ra­da, bí­te­res, sa­les y cho­co­la­tes ar­te­sa­na­les es al mis­mo tiem­po anacró­ni­ca y en­can­ta­do­ra. Pe­ro si la ofer­ta de pro­duc­tos dis­po­ni­bles es pe­que­ña, su pro­fun­di­dad no lo es, lo que sig­ni­fi­ca que pue­des sa­lir con una ta­ble­ta de cho­co­la­te ha­waiano de fuen­te úni­ca de 15 eu­ros o un fras­co de sal de mar ne­gro re­co­gi­do y se­ca­do al ai­re en Kyus­hu, Ja­pón. Los efi­ca­ces asis­ten­tes de la tien­da te ayu­da­rán a ele­gir en­tre las más inusua­les ta­ble­tas de cho­co­la­te de los es­tan­tes su­pe­rio­res y te de­ta­lla­rán apa­sio­na­da­men­te la di­fe­ren­cia en­tre un ti­po de sal y otra. Bklyn Lar­der ( 228 Flat­bush Ave­nue, Brooklyn; tel. +1 718 783 1250; bklyn­lar­der.com). Aun­que es­ta tien­da siem­pre aba­rro­ta­da de Park Slo­pe es muy co­no­ci­da por su se­lec­ción de que­sos, tam­bién en­con­tra­rás aquí to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra ha­cer un píc­nic en el cer­cano Pros­pect Park, como car­nes, en­sa­la­das, qui­ches y dul­ces: los pa­ne­ci­llos con se­mi­llas de ca­la­ba­za he­chos en ca­sa, barras de hi­gos y nue­ces y ma­ca­rons de cho­co­la­te son par­ti­cu­lar­men­te adic­ti­vos. La abun­dan­cia de ar­tícu­los he­chos en Brooklyn, la pas­ta pa­ra un­tar con sa­bor a Sri­ra­cha de Em­pi­re Ma­yon­nai­se, los en­cur­ti­dos pi­can­tes de McC­lu­re, la gra­no­la de Early Bird y los pro­pios ta­rros de azú­car con esen­cia de man­da­ri­na de Bklyn Lar­der, to­dos son re­ga­los per­fec­tos pa­ra tus ami­gos foo­dies. Mast Brot­hers Cho­co­la­te (111 North 3rd Street, Brooklyn; tel. +1 718 388 2625; mast­brot­hers.com). En­con­tra­rás es­ta tien­da por el de­li­cio­so aro­ma a cho­co­la­te ne­gro que sa­le de la tien­da ca­paz de pro­du­cir de­li­rios an­tes de lle­gar a ver­la. La em­pre­sa es una de las pio­ne­ras de los pro­duc­to­res de ali­men­tos ar­te­sa­na­les de Brooklyn. En es­te es­pa­cio en­ve­je­ci­do a pro­pó­si­to de Wi­lliams­burg se ha­cen lo­tes de ta­ble­tas de sa­bo­res vin­ta­ge, en­tre ellos el de ja­ra­be de arce y el de chile se­rrano. Los mos­tra­do­res de ma­de­ra re­cuer­dan a las tien­das de ul­tra­ma­ri­nos de prin­ci­pios del si­glo pa­sa­do. Hay lu­ces col­gan­tes y azu­le­jos del me­tro en las pa­re­des y las ta­ble­tas de cho­co­la­te tie­nen en­vol­to­rios de ins­pi­ra­ción ita­lia­na que los con­vier­ten en un per­fec­to sou­ve­nir. Be­llocq (104 West Street, Brooklyn; tel. +1 800 495 5416; be­llocq.com). Con sus mag­ní­fi­cas pa­re­des de un co­lor li­la pro­fun­do, sue­los de ma­de­ra, arre­glos flo­ra­les un tan­to des­cui­da­dos y las es­tan­te­rías ali­nea­das con los fras­cos de co­lor ama­ri­llo (que es la fir­ma de la com­pa­ñía), es­te sa­lón de té pa­re­ce como si hu­bie­se si­do de­co­ra­do por un maes­tro ho­lan­dés que se me­tió en una má­qui­na del tiem­po y ter­mi­nó en Green­point. Fa­ná­ti­cos del té y neó­fi­tos por igual es­tán in­vi­ta­dos a ver, oler, pro­bar y sim­ple­men­te ma­ra­vi­llar­se. Al­gu­nas de es­tas mez­clas ar­te­sa­na­les, es­pe­cial­men­te las que es­tán he­chas con flo­res se­cas, pa­re­cen de­ma­sia­do com­ple­jas y con­cien­zu­das pa­ra ser sim­ple­men­te be­bi­das. Tam­bién tie­nen a la ven­ta ac­ce­so­rios pa­ra el té como ta­zas, ollas, co­la­do­res y ba­ti­do­ras.

Mas que una bou­ti­que es un ga­bi­ne­te de ma­ra­vi­llas, es­ta tien­da del Soho ven­de ob­je­tos

pre­sen­ta­dos en vi­tri­nas de cris­tal que no en­con­tra­ras en nin­gun otro lu­gar.

DI­SE­ÑO Des­de la iz­quier­da, tien­da de jo­ye­ría Cat­bird; al­fom­bras en Lo­ve Ador­ned; bou­ti­que de Mar­yam Nas­sir Za­deh; tien­da de cho­co­la­tes de Mast Brot­hers; co­lo­ri­das te­las en Mi­che­le Va­rian. En la otra pá­gi­na, tien­da de ar­tícu­los pa­ra el ho­gar de John De­rian.

TEN­DEN­CIA De iz­quier­da a de­re­cha, ar­tícu­los pa­ra el ho­gar en Mi­che­le Va­rian, Chi­na­town; ta­blas de surf en Pil­grim Surf and Supply; Bklyn Lar­der, una tien­da de que­sos y de­li­ca­tes­sen en Park Slo­pe, Brooklyn; y ta­ble­tas de cho­co­la­te en Mast Brot­hers. En la otra pá­gi­na, sur­ti­do de pro­duc­tos ali­men­ti­cios en Bklyn Lar­der.

AU­TÉN­TI­COS Li­bre­ría Th­ree Li­ves & Com­pany, inau­gu­ra­da en el West Vi­lla­ge en 1968 y lla­ma­da así en ho­nor a una no­ve­la de Ger­tru­de Stein.

AR­TE Y CA­FÉ El Brew Bar en Mast Brot­hers, don­de los ba­ris­tas usan téc­ni­cas de des­ti­la­ción de ca­fé pa­ra crear be­bi­das con gra­nos de ca­cao re­co­gi­dos a mano.

SOU­VE­NIR De iz­quier­da a de­re­cha, ve­las aro­má­ti­cas y re­ga­los en Cat­bird; The Fu­tu­re Per­fect, co­no­ci­da por sus pie­zas con­tem­po­rá­neas; fa­cha­da de Goods for the Study en el ba­jo Man­hat­tan; y Dash­wood Books, es­pe­cia­li­za­da en fo­to­gra­fía. Al la­do, te­te­ras y fras­cos en la tien­da de tés Be­llocq en Brooklyn.

DE­TA­LLES Arri­ba des­de la iz­quier­da, di­fe­ren­tes es­tam­pa­dos en Mi­che­le Va­rian; jo­ye­ría Mo­ciun en Green­point, Brooklyn; la di­se­ña­do­ra de ar­tícu­los pa­ra el ho­gar y pro­pie­ta­ria Mi­che­le Va­rian; bou­ti­que Mar­yam Nas­sir Za­deh y va­rias vi­tri­nas en la jo­ye­ría Ted Mueh­ling.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.