La cos­ta por des­cu­brir

Conde Nast Traveler (Spain) - - SUMARIO -

Nos re­fu­gia­mos con la top­mo­del Re­na­ta Kuer­ten en uno de los se­cre­tos me­jor guar­da­dos del li­to­ral no­res­te de Bra­sil. En ple­na pla­ya Ba­rra de São Mi­guel, el ele­gan­te eco-re­sort Kenoa es­tá cus­to­dia­do por pura be­lle­za: la­gu­nas, man­gla­res, pis­ci­nas na­tu­ra­les...

En una pla­ya ki­lo­mé­tri­ca, en el des­co­no­ci­do no­res­te de Bra­sil, un jo­ven y pe­que­ño re­sort se ha con­ver­ti­do en el se­cre­to me­jor guar­da­do de ce­le­bri­ties e in­fluen­cers de me­dio mun­do por su res­pe­tuo­sa fu­sión en­tre di­se­ño y na­tu­ra­le­za sal­va­je. Pe­dro D’Orey via­ja has­ta allí pa­ra des­cu­brír­nos­lo.

CCa­si como por ar­te de ma­gia, de en­tre la mul­ti­tud de lu­ga­re­ños y tu­ris­tas que aba­rro­tan el ae­ro­puer­to de Ma­ceió Zum­bi dos Pal­ma­res, un cho­fer ata­via­do con un im­pe­ca­ble uni­for­me del Kenoa Re­sort, mi ho­gar du­ran­te los pró­xi­mos días, se ma­te­ria­li­za fren­te a mí an­tes de ha­ber al­can­za­do la cin­ta de re­co­gi­da de equi­pa­jes y me con­du­ce has­ta una li­mu­si­na ne­gra. El tra­yec­to has­ta el ho­tel fi­na­li­za en una ca­rre­te­ra per­fi­la­da de pal­me­ras que atra­vie­sa un den­so man­glar des­de el que vis­lum­bro un sen­de­ro de are­na que avan­za has­ta un pa­be­llón. Con su te­ja­do de ma­de­ra a dos aguas y sus lí­neas lim­pias, se fun­de con la sel­va cir­cun­dan­te. Me en­cuen­tro en Ba­rra de São Mi­guel, en una de las pla­yas más es­pec­ta­cu­la­res del es­ta­do de Ala­goas, en una zo­na aún po­co ex­plo­ta­da del no­res­te de Bra­sil don­de siem­pre es ve­rano. Y es que in­clu­so en Bra­sil hay pla­yas y pla­yas, y es­ta idí­li­ca lo­ca­li­dad, jun­to con la ve­ci­na Pla­ya del Fran­cés (Praia do Fran­cês), es la que aho­ra cau­ti­va a los aman­tes del sol de me­dio mun­do.

Mien­tras la gen­te gua­pa con ga­nas de fies­ta va a Tran­co­so en ma­na­da y Bahía es muy apre­cia­do por las top-mo­dels, Ba­rra de São Mi­guel y el ex­clu­si­vo eco-re­sort Kenoa atrae a las tri­bus de mo­da de São Pao­lo y a pan­di­llas de di­se­ña­do­res, mo­de­los, ac­to­res, mo­dis­tos, jó­ve­nes aris­tó­cra­tas y co­no­ci­dos trend­set­ters. Se res­pi­ra una des­preo­cu­pa­da at­mós­fe­ra bohe­mia y un gla­mour sin adi­ti­vos. Es­te es un lu­gar sin pri­sas “per­fec­to pa­ra no ha­cer na­da”, me con­fie­sa Pe­dro Mar­ques, el jo­ven pro­pie­ta­rio de Kenoa, “que es jus­to lo que nues­tros hués­pe­des nos di­cen que ne­ce­si­tan”.

Y, por su­pues­to, en re­sorts de es­ta ca­te­go­ría no hay ne­ce­si­dad de al­go tan mun­dano como ha­cer el check-in. Mi ma­yor­do­mo me acom­pa­ña a mi vi­lla, si­tua­da fren­te al mar y de­co­ra­da en es­ti­lo cla­ra­men­te bra­si­le­ño con li­cen­cias asiá­ti­cas. Los bor­da­dos de las col­chas los ha­cen las mu­je­res de un pue­blo cer­cano, las pie­zas de ce­rá­mi­ca y las ta­llas de ma­de­ra pro­vie­nen de Mi­na Ge­rais, esa más­ca­ra es de Ba­li, las al­fom­bras del Ama­zo­nas, las ba­ñe­ras son ofu­ros, ti­nas de ma­de­ra de Ja­pón, el la­va­bo se hi­zo con una pie­dra que se en­con­tró en la pla­ya... El re­sort es un la­be­rin­to de te­so­ros, una fan­ta­sía ecológica en la que, de­trás de ca­da ob­je­to, de ca­da de­ta­lle, hay una his­to­ria. Du­ran­te las obras se tra­tó de no mal­gas­tar ma­te­ria­les, a mu­chos de los cua­les se les ha da­do una se­gun­da vida. Na­da de bo­te­llas de plás­ti­co, ni ape­nas pin­tu­ra y, pa­ra re­du­cir el con­su­mo, los uni­for­mes del per­so­nal no ne­ce­si­tan plan­char­se.

La pá­li­da luz del ama­ne­cer se fil­tra en mi ha­bi­ta­ción mien­tras unos pa­ja­ri­llos de co­lo­res can­tan des­de las co­pas de las pal­me­ras.

Has­ta mis oí­dos lle­ga el su­su­rro de la es­co­ba del jar­di­ne­ro y el olea­je cons­tan­te del mar, ben­di­ta sin­fo­nía, unos me­tros más allá. Po­cos mi­nu­tos des­pués me en­cuen­tro ca­mi­nan­do fa­ti­go­sa­men­te so­bre una are­na abra­sa­do­ra tra­tan­do de po­ner mis pies a sal­vo en el fres­cor de la ori­lla. En­torno los ojos pa­ra pro­te­ger­los del sol. Si quie­res apren­der a ha­cer surf o padd­le surf –no es mi ca­so– es­tás en el si­tio ade­cua­do, con un pro­fe­sor par­ti­cu­lar si así lo re­quie­res.

Con cien­tos de ki­ló­me­tros de pla­yas do­ra­das, es­te un lu­gar de olas, viento y man­gla­res, plan­ta­cio­nes de co­co­te­ros y cie­los azu­les in­fi­ni­tos. Como con­ge­la­do en un pe­da­zo de ám­bar, es­te ex­cep­cio­nal pa­tri­mo­nio ac­túa de imán pa­ra in­ver­so­res, con­ser­va­cio­nis­tas y to­dos aque­llos que, sen­ci­lla­men­te, bus­can una be­lle­za sin obs­truc­cio­nes. Un gru­po de ellos de­ci­die­ron dar un gi­ro a sus di­fe­ren­tes ta­len­tos pa­ra con­ver­tir­se en ho­te­le­ros. Aun­que sus vi­sio­nes es­té­ti­cas son di­ver­sas, to­dos coin­ci­den en su res­pe­to por la his­to­ria y la na­tu­ra­le­za y su pa­sión por el di­se­ño in­te­li­gen­te. El ca­so más des­ta­ca­do es el de Pe­dro Mar­ques. Tra­ba­ja­ba como in­ge­nie­ro pa­ra De­loit­te y no qui­so vi­si­tar otros ho­te­les pa­ra no de­jar­se in­fluen­ciar. “Que­ría crear un ho­tel des­de el pun­to de vis­ta de los hués­pe­des”, me ex­pli­ca. “In­cor­po­rar lo na­tu­ral al di­se­ño y de­mos­trar que pue­de ser eco­ló­gi­co con un al­tí­si­mo ni­vel de ser­vi­cio”.

Kenoa se ubi­ca en un lu­gar en el que, en el pa­sa­do, se en­con­tra­ba un pue­blo de los in­dios cae­tés. La cons­truc­ción se hi­zo al es­ti­lo tra­di­cio­nal, ca­si a ori­llas del océano. De ello se en­car­gó el ar­qui­tec­to Os­val­do Tenorio, crean­do unos in­te­rio­res ama­bles, de­li­ca­dos, más bien cru­dos, sin bar­ni­ces ni bri­llos, que mez­clan an­ti­güe­da­des con fo­to­gra­fías con­tem­po­rá­neas, sue­los de te­ca y apa­ra­do­res de cao­ba. Ma­de­ra tra­ba­ja­da so­bre pa­re­des de ce­men­to des­nu­do, ma­te­ria­les no­bles com­par­tien­do es­pa­cio con di­se­ño de van­guar­dia. Un jue­go de tex­tu­ras, aro­mas y con­tras­tes que con­for­man un mosaico de sen­sa­cio­nes. Mien­tras el ex­te­rior se fun­de con el en­torno, el in­te­rior te tras­la­da más allá.

En Kenoa ape­nas hay car­te­les, tam­po­co hay nor­mas. En es­te ti­po de pa­raí­so no es ne­ce­sa­rio in­di­car­les a los hués­pe­des có­mo DE­TA­LLES QUE CUEN­TAN La prin­ce­sa Pao­la con­tem­pla el mar. Ala de­re­cha, Kenoa es una fan­ta­sía ecológica en don­de los lí­mi­tes en­tre na­tu­ra­le­za y di­se­ño se con­fun­den. La es­ti­lo­sa prin­ce­sa en una de las dos pis­ci­nas del re­sort.

Es­te es un lu­gar sin pri­sas que se apo­de­ra de uno len­ta­men­te. “Es per­fec­to pa­ra no ha­cer na­da”, me con­fie­sa Pe­dro Mar­ques, el jo­ven pro­pie­ta­rio de Kenoa, “que es jus­to lo que nues­tros hués­pe­des nos di­cen que ne­ce­si­tan”.

re­la­jar­se y ser fe­li­ces. Ellos ya lo sa­ben. Pa­ra lle­gar al nir­va­na, “el spa es un san­tua­rio de bie­nes­tar don­de se mi­man los sen­ti­dos y del que uno sa­le sin­tién­do­se más jo­ven”, me ase­gu­ra Pe­dro.

¿Hay al­guien que re­cuer­de lo que es el coulis de man­ga­ba? ¿Y la ar­ca con ca­ram­bo­la? ¿La ca­ta­pla­na de ma­ris­co te di­ce al­go? Al se­gun­do día en Kenoa re­co­no­ce­rás to­dos es­tos pla­tos del me­nú del res­tau­ran­te Kaa­mo –aamo sig­ni­fi­ca ‘lu­na’–. El chef, Cé­sar Santos, ori­gi­na­rio del ve­cino es­ta­do de Per­nam­bu­co, fue quien pu­so la re­gión en el ma­pa gas­tro­nó­mi­co. Uti­li­za téc­ni­cas clá­si­cas pa­ra tra­ba­jar con pro­duc­tos bra­si­le­ños, com­bi­nán­do­los de ma­ne­ra au­daz con sa­bo­res asiá­ti­cos. Es­ta vez, su ob­je­ti­vo en Kaa­mo ha si­do for­ta­le­cer su com­pro­mi­so con la sos­te­ni­bi­li­dad, im­pli­can­do a los agri­cul­to­res, ga­na­de­ros y pes­ca­do­res lo­ca­les y re­cu­pe­ran­do in­gre­dien­tes des­co­no­ci­dos o ya ol­vi­da­dos.

Desa­rro­lla­da gra­cias a la in­dus­tria de la ca­ña de azú­car, Ma­ceió es la ca­pi­tal del es­ta­do. Con sus tien­das de ba­ra­ti­jas, su pa­seo ma­rí­ti­mo, y el avan­ce del hor­mi­gón en for­ma de con­do­mi­nios, Ma­ceió no es una ciu­dad tu­rís­ti­ca, pe­ro ten­go cu­rio­si­dad por echar­le un vis­ta­zo. Aquí to­do gi­ra en torno a la pla­ya, so­bre to­do en el ba­rrio de Pon­ta Verde y en la pla­ya de Pa­ju­ca­ra. En es­ta úl­ti­ma se en­cuen­tra el pa­seo ma­rí­ti­mo, re­ple­to de res­tau­ran­tes que abren has­ta bien en­tra­da la no­che, y la ma­yo­ría de los ho­te­les de ca­te­go­ría de la ciu­dad; mien­tras que en Pon­ta Verde es don­de tie­ne lu­gar el fa­mo­so mer­ca­do noc­turno de ar­te­sa­nías: Chei­ro da Te­rra, la ‘esen­cia de la tie­rra’. Fá­cil de re­co­rrer a pie, el re­la­ja­do cen­tro de Ma­ceió no guar­da atrac­cio­nes his­tó­ri­cas sig­ni­fi­ca­ti­vas, aun­que sí bo­ni­tos edi­fi­cios co­lo­nia­les, como la igle­sia de Bom Je­sus dos Martires, cu­bier­ta de azu­le­jos blan­cos y azu­les. Pe­ro el prin­ci­pal re­cla­mo de la ciu­dad es el mar. Y pa­ra zam­bu­llir­te en los arre­ci­fes po­co pro­fun­dos, los lla­ma­dos ‘parrachos’, hay que po­ner rum­bo a la pla­ya de Pa­juça­ra y en­ro­lar­se en una de las ex­cur­sio­nes a bor­do de las co­lo­ri­das jan­ga­das, las bar­cas tra­di­cio­na­les de los pes­ca­do­res.

Pe­ro yo me di­ri­jo en un to­do­te­rreno a la re­ser­va de La­goa do Ro­tei­ro, uno de los man­gla­res más ex­ten­sos y me­jor con­ser­va­dos del país. Des­de la al­dea de Vi­la Pa­la­teia, na­ve­ga­mos en ca­noas a tra­vés de los ca­na­les inun­da­dos has­ta la Il­ha do Meio, la ‘is­la del me­dio’, famosa por ser un cria­de­ro de os­tras, la se­gun­da gran­ja más gP r o a rt no dR e al do Co­le­gio de Bra­sil. La vi­si­ta cul­mi­na con una de­gus­ta­ción in si­tu.

Pe­ro lle­ga el mo­men­to de re­gre­sar al in­vierno del he­mis­fe­rio nor­te. Re­cuer­do una ci­ta de Gand­hi que pa­re­ce re­su­mir la vida co­nec­ta­da a la tie­rra pro­pia de es­ta re­gión: “La fe­li­ci­dad es cuan­do lo que pien­sas, lo que di­ces y lo que ha­ces es­tán en ar­mo­nía”. Creo que los sur­fis­tas, los in­dí­ge­nas, el per­so­nal de Kenoa..., to­dos los ha­bi­tan­tes del no­res­te de Bra­sil es­ta­rán de acuer­do.

Fo­to:Tin­ko AR­MO­NÍA NA­TU­RAL La pes­ca si­gue sien­do la prin­ci­pal ac­ti­vi­dad de la re­gión. Abajo, una de las villas del Kenoa Re­sort & Spa, in­te­gra­da en la pla­ya; fa­cha­da de una ca­sa en la al­dea de Vi­la Pa­la­teia, jun­to a la gran­ja de os­tras.

Fo­to:Tin­ko

OS­TRAS CON BUR­BU­JAS De arri­ba abajo, las con­di­cio­nes de Ba­rra de São Mi­guel son idea­les pa­ra la prác­ti­ca del wind­surf, el bu­ceo o el padd­le surf; de­gus­ta­ción de os­tras en la pro­pia gran­ja; un fa­ro pro­te­ge a los bar­cos de los arre­ci­fes; ven­ta de ar­te­sa­nías en Ma­ceió.

Fo­to:Tin­ko

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.