Ru­ta Han­seá­ti­ca

Conde Nast Traveler (Spain) - - SUMARIO -

Nos im­bui­mos del es­pí­ri­tu nó­ma­da de la an­ti­gua Li­ga Han­seá­ti­ca pa­ra co­no­cer cua­tro ciu­da­des de cua­tro paí­ses en sie­te días. El me­dio de trans­por­te en es­te ca­so re­sul­ta esen­cial pa­ra des­cu­brir la esen­cia de la ma­yor red co­mer­cial de la Edad Me­dia. Acom­pá­ña­nos a es­te cru­ce­ro por el Bál­ti­co, des­de Co­pen­ha­gue has­ta San Pe­ters­bur­go, pa­san­do por Es­to­col­mo y Ta­llín.

Vi­si­tar cua­tro ciu­da­des de cua­tro paí­ses di­fe­ren­tes en tan so­lo sie­te días pue­de pa­re­cer to­do lo con­tra­rio a unas re­la­jan­tes va­ca­cio­nes, in­clu­so pa­ra los más ex­pe­ri­men­ta­dos via­je­ros. Sin em­bar­go, a bor­do de un cru­ce­ro no so­lo es po­si­ble, sino que la pre­mi­sa de que lo im­por­tan­te es dis­fru­tar del ca­mino se ele­va has­ta su má­xi­mo ex­po­nen­te.

AA­tra­ca­do en so­li­ta­rio en el puer­to de Co­pen­ha­gue no pa­re­ce tan in­ti­mi­dan­te. Pe­ro de cer­ca es in­ne­ga­ble que, como mí­ni­mo, im­po­ne. El MSC Poe­sía es la na­ve que se­rá mi ho­gar du­ran­te sie­te días en un re­co­rri­do por el mar Bál­ti­co, con pa­ra­da en las prin­ci­pa­les ciu­da­des me­die­va­les de la Li­ga Han­seá­ti­ca. La pri­me­ra vi­si­ta de fa­mi­lia­ri­za­ción me re­ve­la va­rias co­sas. En primer lu­gar, la enor­mi­dad de es­te bu­que (60 me­tros de al­tu­ra, 290 me­tros de es­lo­ra, 32 de man­ga y 92.000 to­ne­la­das). Se­gun­do, lo di­fí­cil que me re­sul­ta orien­tar­me. Y ter­ce­ro, iden­ti­fi­co cla­ra­men­te dos ti­pos de pa­sa­je­ros; los pri­me­ri­zos, como yo, que van des­cu­brien­do po­co a po­co lo que el bar­co pue­de ofre­cer y los “re­pe­ti­do­res”, aque­llos que co­no­cen el bar­co al de­di­llo y sa­ben có­mo ex­pri­mir su es­tan­cia al má­xi­mo. Des­ta­can cla­ra­men­te por­que son los que, na­da más em­bar­car, ya se han ins­ta­la­do en las ha­ma­cas fren­te a la pis­ci­na, lu­cien­do ba­ña­dor, un cóc­tel en una mano, un li­bro en la otra, dis­pues­tos a re­la­jar­se in­clu­so an­tes de zar­par del puer­to de Co­pen­ha­gue. Son ver­da­de­ros ex­per­tos cru­ce­ris­tas que han he­cho de sus va­ca­cio­nes en el mar su ra­zón de ser. Vie­nen a dis­fru­tar de una se­ma­na de des­can­so y la apro­ve­chan bien. Des­de lue­go ten­go mu­cho que apren­der de ellos.

Es­toy de suer­te por­que mis com­pa­ñe­ros de me­sa –con los que com­par­ti­ré ce­na to­das las no­ches– son tres pa­re­jas, to­das ellas es­pa­ño­las, ve­te­ra­nas en es­to de co­no­cer el mun­do des­de un bar­co. Han re­co­rri­do me­dio glo­bo a bor­do de cru­ce­ros y no du­dan en ase­so­rar­me so­bre có­mo sa­car­le el má­xi­mo par­ti­do a es­tos días. Aun­que no coin­ci­den pre­ci­sa­men­te en la ma­ne­ra de ha­cer­lo. Unos me acon­se­jan con­tra­tar to­das las ex­cur­sio­nes

pa­ra ba­jar a tie­rra, mien­tras que otros ase­gu­ran que lo me­jor es que de­di­que el tiem­po a re­la­jar­me en la pis­ci­na, a dar­me un ma­sa­je en el spa y ba­jar a tie­rra por mi cuen­ta vi­si­tan­do so­lo al­guno de los des­ti­nos en los que atra­ca­re­mos. Eso sí, to­dos coin­ci­den en que uno de los gran­des mo­men­tos del día es la ce­na. La ver­dad es que el en­gra­na­je que li­de­ra el maî­tre Giu­sep­pe Ca­ca­ce fun­cio­na como un re­loj sui­zo. Con un equi­po de más de 200 per­so­nas se en­car­ga de sa­tis­fa­cer los exi­gen­tes pa­la­da­res de sus pa­sa­je­ros en dos tur­nos ca­da no­che, en tres res­tau­ran­tes. Una car­ta de más de cin­co pla­tos (más pos­tres) que cam­bia a dia­rio su­po­ne to­do un fes­ti­val pa­ra los sen­ti­dos. Aquí na­die se que­da con ham­bre, eso es­tá cla­ro. Y a pe­sar de ello, como bue­nos españoles, pe­di­mos que­so pa­ra pi­car an­tes de en­trar en ma­te­ria, un ca­pri­cho que nos con­ce­den nues­tros ca­ma­re­ros con una son­ri­sa cóm­pli­ce en los la­bios y con las que nos re­ci­bi­rán ya to­das y ca­da una de las no­ches a bor­do.

PA­LA­CIOS DE CUEN­TO Y UNA PIN­TO­RES­CA PLA­YA Pri­me­ra pa­ra­da, Ale­ma­nia. Des­pués de un re­pa­ra­dor sue­ño en el am­plio ca­ma­ro­te, me des­pier­to al alba jus­to pa­ra ver des­de mi bal­cón có­mo re­co­rre­mos el ca­nal de War­ne­mün­de a la in­ver­sa an­tes de atra­car en el an­dén más pró­xi­mo a la en­tra­da del mis­mo, to­da una ma­nio­bra de pre­ci­sión te­nien­do en cuen­ta el ta­ma­ño de nues­tra na­ve.

El sol lu­ce en un cie­lo des­pe­ja­do y azul y la tem­pe­ra­tu­ra es agra­da­ble. Ha­ce un día per­fec­to pa­ra co­no­cer Sch­we­rin, la ca­pi­tal del Land Mec­klen­burg-Vor­pom­mern (Mec­klem­bur­go Baja Po­me­ra­nia), si­tua­da a 80 km al sur de la cos­ta. Con tan so­lo 100.000 ha­bi­tan­tes, es la más pe­que­ña de las ca­pi­ta­les de los län­der. Pe­ro tam­bién la más sin­gu­lar. Su Land­tag (par­la­men­to) se ubi­ca na­da más y na­da me­nos que en un cas­ti­llo. El Sch­we­ri­ner Schloss se me an­to­ja como un de­co­ra­do de las pe­lí­cu­las de Dis­ney, con sus sun­tuo­sas cú­pu­las do­ra­das, sus to­rres y to­rreo­nes,

ro­dea­do de unos jar­di­nes de es­ti­lo ba­rro­co y otros de es­ti­lo in­glés, y si­tua­do, como por ar­te de ma­gia, so­bre una mi­nús­cu­la is­la en el la­go de Sch­we­rin. Pa­ra ac­ce­der al cas­ti­llo hay que cru­zar un puen­te y me re­sul­ta fá­cil ima­gi­nar­me a los du­ques de Mec­klem­bur­go en­tran­do con sus ca­rro­zas en la que fue su re­si­den­cia du­ran­te si­glos. Se­gu­ra­men­te, si le­van­ta­ran la ca­be­za, no ve­rían mu­chos cam­bios en la par­te an­ti­gua de la ciu­dad. Sch­we­rin se ha preo­cu­pa­do por man­te­ner in­tac­tos los edi­fi­cios his­tó­ri­cos, sus pre­cio­sas ca­sas de vi­gas de ma­de­ra a la vis­ta y las ca­lles em­pe­dra­das. Jun­to con el cas­ti­llo, la pla­za an­ti­gua del Mer­ca­do es su cen­tro neu­rál­gi­co. Aquí se con­cen­tran el Al­ts­täd­tis­ches rat­haus (el ayun­ta­mien­to de la ciu­dad vie­ja), ca­sas con fron­to­nes y un pa­la­cio ba­rro­co tar­dío con do­ce im­po­nen­tes co­lum­nas dó­ri­cas que ejer­ció de mer­ca­do cu­bier­to en el si­glo XVIII y que, hoy en día, es­con­de uno de los ca­fés más po­pu­la­res de la ciu­dad. Do­mi­nan­do to­da la ciu­dad se ele­va la ca­te­dral, una edi­fi­ca­ción me­die­val de la­dri­llo ro­jo. Va­le la pe­na el es­fuer­zo de su­bir has­ta su cam­pa­na­rio (ojo, no hay as­cen­sor), a 117 me­tros de al­tu­ra y aso­mar­se a los cua­tro la­dos pa­ra ad­mi­rar la pa­no­rá­mi­ca

que nos brin­da. Des­de aquí se apre­cia que Sch­we­rin es­tá ro­dea­da por bos­ques y la­gos.

De vuel­ta al puer­to to­da­vía nos que­dan un par de ho­ras an­tes de zar­par, por lo que apro­ve­cho pa­ra acer­car­me has­ta la enor­me pla­ya de la lla­ma­da ciu­dad-bal­nea­rio, War­ne­mün­de. So­bre la are­na se han re­par­ti­do de­ce­nas de ca­bi­nas de de mim­bre pa­ra pro­te­ger­se del sol. Fue aquí don­de se in­ven­ta­ron ha­ce más de un si­glo pa­ra sa­tis­fa­cer la de­man­da de los aque­ja­dos de reu­ma­tis­mo que ve­nían a cu­rar­se de sus do­len­cias con el ai­re del mar. El bu­lli­cio de la pla­ya se ex­tien­de por el ca­nal Al­ter Strom, don­de ca­da día se ins­ta­la el mer­ca­do de pes­ca­do fres­co, que se pue­de com­prar di­rec­ta­men­te des­de las bar­cas.

UN SIN­FÍN DE AC­TI­VI­DA­DES DEN­TRO DEL BAR­CO Hoy es día de na­ve­ga­ción (que­dan por de­lan­te 471 mi­llas) has­ta lle­gar a Es­to­col­mo. Es el mo­men­to de dis­fru­tar de las ac­ti­vi­da­des del bar­co. En el pro­gra­ma del día me pro­po­nen un sin­fín de op­cio­nes

(que cam­bian a dia­rio) pa­ra que no me abu­rra a bor­do: pue­do par­ti­ci­par en un cam­peo­na­to de fut­bo­lín, ver una de­mos­tra­ción de coc­te­le­ría acro­bá­ti­ca, ha­cer una se­sión de yoga, dar­me un tra­ta­mien­to de be­lle­za que hoy es­tá en ofer­ta, es­cu­char un con­cier­to de mú­si­ca clá­si­ca en di­rec­to… Me de­can­to por unos lar­gos en una de las pis­ci­nas del puen­te su­pe­rior (el agua es­tá a 26 gra­dos) se­gui­do de una se­sión de ja­cuz­zi y un po­co de re­lax en el so­lá­rium. Ah, es­to es vida. Em­pie­zo a en­ten­der por qué la gen­te que prue­ba la ex­pe­rien­cia del cru­ce­ro siem­pre aca­ba re­pi­tien­do.

Na­ve­gar por el Bál­ti­co fren­te a la cos­ta de Gotlan­dia al caer la tar­de, con el cie­lo re­ple­to de nu­ba­rro­nes hin­cha­dos, ai­re fres­co y lim­pio, y un si­len­cio so­lo ro­to por los gri­tos de las ga­vio­tas que si­guen al bu­que es una ex­pe­rien­cia ca­si re­li­gio­sa. Es­ta­mos lo su­fi­cien­te­men­te cer­ca de la is­la como pa­ra ver las tí­pi­cas vi­vien­das sue­cas pin­ta­das de ale­gres co­lo­res, que des­ta­can en­tre el ver­dor de los pra­dos que lle­gan has­ta el agua. Ca­si to­das po­seen em­bar­ca­de­ro pro­pio a los que se ac­ce­de por es­tre­chos ca­mi­ni­tos que pa­re­cen di­bu­ja­dos por un ni­ño. La be­lle­za del mo­men­to se me que­da gra­ba­da en la re­ti­na, pe­ro so­bre to­do, en el al­ma. Es uno de esos ins­tan­tes a los que vol­ver cuan­do quie­ra un po­co de paz. Arri­ba, el bar­co ama­rra­do en el puer­to en War­ne­mün­de, un bal­nea­rio ale­mán a ori­llas del mar Bál­ti­co. Abajo, la pis­ci­na en la cu­bier­ta, uno de los es­pa­cios más co­ti­za­dos.

Co­rrec­ta­men­te ata­via­da de ga­la, como re­quie­re la oca­sión, me acer­co al tea­tro pa­ra co­no­cer al ca­pi­tán Mar­co Mas­sa y a su equi­po más cer­cano du­ran­te la pre­sen­ta­ción que se lle­va a ca­bo una vez por se­ma­na. Es­te ita­liano po­lí­glo­ta echa por tie­rra los mi­tos que pue­den ro­dear su fi­gu­ra. Es mu­cho más jo­ven de lo que ha­bía ima­gi­na­do (to­da­vía no ha cum­pli­do los 40) y es muy cer­cano. Me con­fie­sa, con una son­ri­sa, que su des­tino es­ta­ba es­cri­to des­de que na­ció, en Ca­pri, a es­ca­sos 100 me­tros del mar. Su pa­dre tam­bién era ca­pi­tán y le fas­ci­na­ba la idea, ya de pe­que­ño, de na­ve­gar a bor­do de un gran bar­co. Ha­ce po­co na­cie­ron sus ge­me­los –un ni­ño y una ni­ña– y di­ce que echa de me­nos es­tar jun­to a ellos, pe­ro que a pe­sar de to­do si­gue dis­fru­tan­do enor­me­men­te de su tra­ba­jo, es­pe­cial­men­te cuan­do pue­de ad­mi­rar el cie­lo es­tre­lla­do des­de la cu­bier­ta su­pe­rior.

LA CIU­DAD DE LAS IS­LAS Hoy el tiem­po no acom­pa­ña. Cae una sua­ve llu­via y las tem­pe­ra­tu­ras han des­cen­di­do brus­ca­men­te, pe­ro ello no im­pi­de que, na­da más desa­yu­nar, los pa­sa­je­ros se lan­cen en tro­pel a des­cu­brir Es­to­col­mo. Hay que apro­ve­char ca­da mi­nu­to, ya que dis­po­ne­mos de tan so­lo unas ho­ras pa­ra des­en­tra­ñar los mis­te­rios de la ciu­dad. Des­de la

Arri­ba, una vis­ta de Es­to­col­mo; a la iz­quier­da, el res­tau­ran­te ja­po­nés a bor­do; la cu­bier­ta del bar­co; y una ca­lle en War­ne­mün­de (Ale­ma­nia).

Arri­ba, un día so­lea­do en el ca­nal de War­ne­mün­de. A la de­re­cha, ves­tí­bu­lo del spa y, abajo, un es­pec­tácu­lo en el tea­tro du­ran­te el cru­ce­ro.

Abajo, vis­ta del pa­la­cio de Sch­we­rin, ca­pi­tal del es­ta­do fe­de­ra­do de Mec­klem­bur­go-Po­me­ra­nia Oc­ci­den­tal, en Ale­ma­nia, cons­trui­do en el si­glo X.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.