SEXY EL LA­DO DE LOS AN­GE­LES

“EN EL CE­NIT AZUL, UNA CA­RI­CIA ROSA”, ES­CRI­BIÓ JUAN RAMÓN JI­MÉ­NEZ PA­RA DES­CRI­BIR EL ATAR­DE­CER. SI HAY UN LU­GAR CA­PAZ DE PRO­VO­CAR SI­NES­TE­SIA, ESA MEZ­CLA DE SEN­SA­CIO­NES AU­DI­TI­VAS, VI­SUA­LES, GUS­TA­TI­VAS, OL­FA­TI­VAS Y TÁC­TI­LES, ESA ES LA CIU­DAD DE LOS AN­GE­LES.

Conde Nast Traveler (Spain) - - ENERO - T: M E / F: A  R

PER­DI­DOS EN LA IN­MEN­SA JUNGLA ar­qui­tec­tó­ni­ca de hie­rro y hor­mi­gón que for­man las au­to­pis­tas de Los An­ge­les nos cos­tó en­con­trar Down­town L.A. Es­te ba­rrio es el pun­to más ale­ja­do al es­te de la ciu­dad, le­jos de San­ta Mó­ni­ca, Ma­li­bú, Be­verly Hills e in­clu­so Holly­wood. La zo­na vi­bra gra­cias a la tri­bu ur­ba­na de los híps­ters.

Su te­rri­to­rio, en­te Spring Street y Main Street, pal­pi­ta no­che y día a tal rit­mo que prác­ti­ca­men­te se es­cu­cha su ve­lo­ci­dad. En es­te res­tau­ra­do ve­cin­da­rio que so­lía ser un lu­gar fan­tas­ma, con­su­mi­do de ocho a cin­co por ofi­ci­nis­tas y du­ran­te el res­to del tiem­po por va­ga­bun­dos y ven­de­do­res de dro­gas, es hoy cu­na de los an­ge­li­nos más au­tén­ti­cos. To­do se ori­gi­nó en 2007 cuan­do una co­mu­ni­dad de ar­tis­tas em­pe­zó a or­ga­ni­zar pa­seos de ar­te mos­tran­do sus obras en lofts, ba­res y res­tau­ran­tes. Aho­ra Down­town L.A. (DTLA) ro­ba el pro­ta­go­nis­mo a Wi­lliams­burg, el ba­rrio híps­ter de Brooklyn que du­ran­te va­rios años fue­ra epi­cen­tro de es­te mo­vi­mien­to cul­tu­ral. La inau­gu­ra­ción en enero de 2014 del ho­tel Ace ha al­te­ra­do por com­ple­to a los ha­bi­tan­tes de la zo­na. La lle­ga­da en ma­sa de mo­de­los, ac­to­res, mú­si­cos, via­je­ros y, so­bre to­do, jó­ve­nes con ga­nas de cam­bio ha pro­vo­ca­do un tsu­na­mi ge­ne­ra­cio­nal en los in­qui­li­nos de los edi­fi­cios. El Ace per­te­ne­ce a esa ca­de­na de ho­te­les chic, na­ci­da en Portland, que va de la mano de la cul­tu­ra híps­ter, al­go que se apre­cia en la de­co­ra­ción de sus ha­bi­ta­cio­nes o en la for­ma en que vis­ten sus em­plea­dos, Tay­lor es un fiel ejem­plo. La lle­ga­da del Ace a DTLA es una prue­ba más del re­na­ci­mien­to del ba­rrio más em­ble­má­ti­co de la ciu­dad. El Ace ate­rri­zó en el in­te­rior del edi­fi­cio que al­ber­ga­ba el tea­tro Uni­ted Ar­tist, un his­tó­ri­co lu­gar cons­trui­do en 1927 por Char­lie Cha­plin y Mary Pick­ford. De ins­pi­ra­ción gó­ti­ca el tea­tro fue en­car­ga­do por Mary Pick­ford a su ar­qui­tec­to a ima­gen y se­me­jan­za de la ca­te­dral de Se­go­via, igle­sia de la que vol­vió enamo­ra­da cuan­do via­jó a Es­pa­ña. El tea­tro fusiona un es­ti­lo mi­ni­ma­lis­ta mo­derno con la gran­dio­si­dad de la cons­truc­ción se­go­via­na y fue edi­fi­ca­do com­bi­nan­do es­ti­lo y fun­cio­na­li­dad cuan­do los tal­kies se im­pu­sie­ron fren­te al ci­ne mu­do, obli­gan­do al desa­rro­llo de un sis­te­ma acús­ti­co mo­derno. El di­rec­tor de ar­te pa­ra el ho­tel, Mi­ke Mills, ha crea­do el di­se­ño de las ha­bi­ta­cio­nes del Ace ins­pi­rán­do­se en la vida so­cial de la ciu­dad en 1927, lo cual ha con­tri­bui­do a man­te­ner la na­rra­ti­va de­co­ra­ti­va del lo­cal en el que se in­ser­ta. Si­mon y Ni­ko­lai Haas son los di­se­ña­do­res en­car­ga­dos de la re­cep­ción y la res­tau­ra­ción de las ofi­ci­nas del ho­tel, así como el área del res­tau­ran­te de es­ti­lo je­ro­glí­fi­co. Un gui­ño al en­can­to vi­sual y psi­co­dé­li­co de Ca­li­for­nia. El ho­tel aña­de una po­de­ro­sa in­yec­ción eco­nó­mi­ca al cru­ce en­tre las ca­lles 9th y Broad­way, epi­cen­tro del re­na­ci­mien­to de Down­town. Su tour en bi­ci­cle­ta, el To­kioRi­de, es una cu­rio­sa y ex­tra­va­gan­te for­ma de co­no­cer L.A.

Des­pués de dos ho­ras de ru­ta so­bre dos rue­das, des­can­sar en Eggs­lut, el pues­to-res­tau­ran­te del Cen­tral Mar­ket crea­do por Al­vin Cai­lan, es per­fec­to. Su co­ci­na gourmet es­tá pen­sa­da pa­ra sa­tis­fa­cer a los ver­da­de­ros aman­tes del hue­vo, un ape­ri­ti­vo que se con­su­me a lo lar­go de to­do el día y que se ha con­ver­ti­do en un éxi­to si te­ne­mos en cuen­ta las co­las que tie­ne. En Down­town hay lo­ca­les con su pro­pio pro­to­co­lo como el Broad­way Bar de­di­ca­do a Frank Si­na­tra o The Edi­son con una es­tric­ta eti­que­ta años vein­te. Es­te úl­ti­mo con te­chos es­ti­lo ca­te­dral mues­tra en sus pa­re­des pe­lí­cu­las en blan­co y ne­gro. Si­tua­do en lo que se lla­ma el Dis­tri­to de la Mo­da en un ca­lle­jón de 2nd St, el Edi­son es­tá siem­pre lleno y es ne­ce­sa­rio te­ner tu nom­bre in­clui­do en la lis­ta VIP pa­ra po­der en­trar. Pe­ro si hay un must sa­gra­do, re­ser­va­do a los dio­ses que sa­len en la no­che de Los An­ge­les, ese lu­gar es Perch en la ca­lle Hill. La en­tra­da al san­tua­rio tie­ne has­ta una mo­nu­men­tal pe­ce­ra de bien­ve­ni­da. Un primer as­cen­sor con­du­ce a los ele­gi­dos has­ta el do­cea­vo pi­so don­de de­be­rán to­mar lue­go otro ele­va­dor, mu­cho más lu­jo­so, has­ta la en­tra­da del lo­cal. La vis­ta des­de lo al­to cor­ta la res­pi­ra­ción con la to­rre KRKD al fren­te. Un gru­po de jazz ani­ma el am­bien­te a par­tir de las sie­te en la azo­tea de es­te ras­ca­cie­los don­de se sien­te to­car el ai­re al pa­sar. Pa­ra ani­mar es­ta at­mós­fe­ra de Very Im­por­tant Peo­ple dos drinks em­ble­má­ti­cos del Perch: My Fair Lady, com­pues­to de qui­noa, vodka, arán­da­nos, li­ma y crè­me de Pe­ché, y Wri­ters Block, a ba­se de Absolut Pears vodka, St. Ger­main, Le­mon Jui­ce & Champagne. Si bien es cier­to que ca­da mes sur­ge un nue­vo lo­cal, aho­ra mis­mo lo más trendy lo for­man el triun­vi­ra­to Street Bar, Beel­man’s Pub y Ex­chan­ge.

So­bre Main Street es­tá Co­le’s French Dip, una ins­ti­tu­ción en Down­town. Es­con­di­do tras una puer­ta sin le­tre­ro, se tra­ta de uno de esos lu­ga­res que so­lo co­no­cen los lo­ca­les como The Var­nish que con sus más de cien años abier­to ha aco­gi­do a per­so­na­jes inol­vi­da­bles como Char­les Bu­kows­ki. El lo­cal pre­su­me no so­lo de ofre­cer ma­ra­vi­llo­sos cóc­te­les, sino de ser el in­ven­tor del fa­mo­so sánd­wich French Dip (un bo­ca­di­llo de ter­ne­ra ca­lien­te en pan de ba­guet­te). El Gol­den Gop­her es otro bar icono de la zo­na, fre­cuen­ta­do por

El sen­de­ris­mo es una ac­ti­vi­dad de cul­to en Los An­ge­les. Lu­ga­res como RUNYON CAN­YON O FRY­MAN, en­tre las co­li­nas, son cen­tros de pe­re­gri­na­je.

el ma­fio­so de los 40 y 50 Mic­key Cohen. Un gáns­ter que se con­vir­tió en una ce­le­bri­dad en L.A. (tam­bién The Var­nish lo tu­vo en­tre sus clien­tes) y a quien Sean Penn dio vida en la pe­lí­cu­la Gangster Squad. Aca­bar la ve­la­da gra­cias a Uber en In-N-Out de­gus­tan­do la mis­ma ham­bur­gue­sa que sir­ven en la fies­ta de Va­nity Fair la no­che de los Os­cars nos ha­ce ima­gi­nar que ca­si nos he­mos con­ver­ti­do en una es­tre­lla.

A la ma­ña­na si­guien­te nos de­ja­mos abra­zar por los pri­me­ros ra­yos de sol que in­vi­tan a ca­mi­nar: un ejer­ci­cio, el del sen­de­ris­mo, tan de cul­to en la ciu­dad de Los An­ge­les. Runyon Can­yon o Fry­man son dos ca­ño­nes en­tre las mon­ta­ñas de Holly­wood don­de cien­tos de an­ge­li­nos acu­den ca­da día con sus mas­co­tas, su pre­pa­ra­dor

fí­si­co, en gru­po o con la sim­ple com­pa­ñía de su mú­si­ca. La vis­ta de la ciu­dad des­de la ci­ma de la co­li­na es arre­ba­ta­do­ra­men­te ex­ten­sa. Runyon Can­yon Park tie­ne ca­si 50 hec­tá­reas que abar­can des­de Holly­wood Blvd has­ta el oes­te del Free­way 101 y el nor­te de Mul­ho­lland Dri­ve. Se pue­de en­trar des­de Fu­ller Ave­nue, Vis­ta Street y Mul­ho­lland. En 1983 es­te par­que lo ad­qui­rió la ciu­dad de Los An­ge­les y, des­de en­ton­ces, se ha con­ver­ti­do en el par­que ur­bano más vi­si­ta­do de la ciu­dad. Fry­man es más cor­to, ca­si cin­co ki­ló­me­tros de fá­cil ac­ce­so des­de Holly­wood o des­de Stu­dio City, una al­ter­na­ti­va al con­ges­tio­na­do pa­seo de Runyon.

To­ni­fi­ca­dos por el ejer­ci­cio nos mar­cha­mos has­ta el ho­tel Cha­teau Mar­mont, vi­si­ta obli­ga­da. Aquí So­fía Cop­po­la es­co­gió ro­dar su pe­lí­cu­la So­mew­he­re pa­ra de­fi­nir el es­pí­ri­tu de Los An­ge­les. La per­so­na­li­dad de la ciu­dad, inex­pli­ca­ble pa­ra los que no vi­ven en L.A., en­cuen­tra su ra­zón de ser en es­te ho­tel don­de se pal­pa la his­to­ria y por un ins­tan­te, las apa­rien­cias tien­den a des­apa­re­cer, pu­ro es­pe­jis­mo. En una ma­ña­na uno pue­de en­con­trar­se con dos ac­tri­ces to­man­do una cla­se pri­va­da de yoga en la pis­ci­na, ves­ti­das con leg­gins de Lu­lu­le­mon, un must en la ciu­dad; un ra­pe­ro be­bien­do zu­mos de ver­du­ra pren­sa­dos en frío de Pres­sed Jui­cery o una co­no­ci­da es­tre­lla bus­can­do al­ber­gue en su hui­da de los pa­pa­raz­zi, es­ce­nas co­ti­dia­nas an­te las que el res­to de los clien­tes per­ma­ne­cen in­mu­ta­bles: por­que en el Mar­mont siem­pre es­tá ocu­rrien­do al­go.

Cuan­do se es­tre­na fe­bre­ro sue­nan los nom­bres de los me­jo­res del año. Es la tem­po­ra­da de flas­hes, de pre­mios, el mo­men­to de que el mun­do mi­re di­rec­ta­men­te a los ojos de Tin­sel­town enamo­ra­do como es­tá de sus su­per es­tre­llas de car­ne y hue­so. A es­pal­das del tea­tro chino, jun­to al com­ple­jo High­land, don-

Ho­te­les como el Ace atraen mo­de­los, ac­to­res, mú­si­cos, via­je­ros y, so­bre to­do,

JÓ­VE­NES CON GA­NAS DE CAM­BIO que sus­ci­tan un tsu­na­mi ge­ne­ra­cio­nal

de se ce­le­bran los Os­cars, en­con­tra­mos el res­tau­ran­te Ya­mas­hi­ro, di­cen que el más ro­mán­ti­co de Los An­ge­les (en­con­trar me­sa en San Va­len­tín exi­ge re­ser­var con me­ses de an­te­la­ción). Es­te pa­la­cio en la mon­ta­ña es un icono ar­qui­tec­tó­ni­co que aca­ba de ce­le­brar sus cien años de vida. Un lo­cal que apues­ta por la sos­te­ni­bi­li­dad y que en ve­rano ven­de pro­duc­tos lo­ca­les en su pro­pio mer­ca­do. Al fren­te de su co­ci­na, des­de ha­ce una dé­ca­da, el chef Brock Kie­weno. Aquí fue don­de Rob Mars­hall ro­dó el fil­me Me­mo­rias de una Ghei­sa.

Ha­blan­do de ci­ne, el LACMA (Los An­ge­les County Mu­seum of Art) pre­sen­ta has­ta mar­zo la ex­po­si­ción Holly­wood Costume, co­or­ga­ni­za­da por la Aca­de­mia de las Ar­tes y las Cien­cias Ci­ne­ma­to­grá­fi­cas. La ex­hi­bi­ción re­co­rre el fas­ci­nan­te mun­do de la cos­tu­ra en el sép­ti­mo ar­te a tra­vés de más de 150 tra­jes, que su­man 22 Os­cars al me­jor ves­tua­rio. LACMA aca­ba de re­ci­bir la apor­ta­ción más gran­de de su his­to­ria de par­te de A. Je­rrold Pe­ren­chio. Una colección que in­clu­ye obras de Pablo Pi­cas­so, Clau­de Mo­net y Re­né Ma­grit­te. Ubi­ca­do en el cen­tro de la ciu­dad, el mu­seo, fuen­te de es­tu­dio de la cul­tu­ra eu­ro­pea del si­glo XIX, cuen­ta con un mo­nu­men­tal jar­dín de­co­ra­do con sie­te es­cul­tu­ras del gran maes­tro Au­gus­te Ro­din.

El es­te­reo­ti­po de su­bur­bio im­po­si­ble que acom­pa­ña a L.A. por sus di­men­sio­nes no re­fle­ja con leal­tad una me­tró­po­li que apues­ta por el fu­tu­ro y por la ca­li­dad de vida. Si bien es cier­to que sus co­ches, su rui­do y su hu­mo for­man par­te de la es­ce­no­gra­fía, los Far­mers Markets dia­rios, el desa­rro­llo del trans­por­te pú­bli­co, la apues­ta por los co­ches eléc­tri­cos y la bi­ci­cle­ta es­tán cam­bian­do la es­té­ti­ca de la ciu­dad. Mo­vién­do­nos por Wils­hi­re Blvd, una de las ar­te­rias prin­ci­pa­les de la vi­lla, lle­ga­mos has­ta Mé­lis­se, el res­tau­ran­te con dos es­tre­llas Mi­che­lin del chef Jo­siah Ci­trin. La gas­tro­no­mía de Mé­lis­se, con­si­de­ra­do por la re­vis­ta For­bes uno de los cin­co me­jo­res res­tau­ran­tes de Es­ta­dos Uni­dos, es un asal­to a los sen­ti­dos. Si­nes­te­sia en es­ta­do pu­ro. No ca­be du­da de que en la crea­ti­vi­dad de Ci­trin des­can­sa la nue­va y pro­vo­ca­do­ra co­ci­na ca­li­for­nia­na. “Los An­ge­les es una ciu­dad cam­bian­te don­de siem­pre sur­gen nue­vas ten­den­cias. En la gas­tro­no­mía es­ta­mos vien­do có­mo

Me­re­ce la pe­na ter­mi­nar la tar­de en TO­PAN­GA BEACH y ad­mi­rar el ta­len­to in­na­to

de los sur­fis­tas ca­li­for­nia­nos que a esas ho­ras se pe­lean por las olas del océano

los pla­tos pe­que­ños son muy po­pu­la­res por­que es una for­ma en la que los chefs po­de­mos com­pe­tir con los ba­res de sus­hi”, co­men­ta el chef, y aña­de: “Ade­más, no­so­tros in­ten­ta­mos ma­ri­dar ca­da pla­to con un buen vino y eso siem­pre fun­cio­na”. De­jar­se guiar por sus me­nús de­gus­ta­ción (ya sea de 10 o de 15 pla­tos) es lo me­jor que pue­de ha­cer­se aquí. “La car­ta en nues­tro res­tau­ran­te tie­ne un pre­cio fi­jo. Pa­ra mí la ca­li­dad en el pro­duc­to es­tá por en­ci­ma de to­do lo de­más”, ex­pli­ca Ci­trin. La ma­te­ria pri­ma lo­cal se une al buen ha­cer: sen­ci­llez y pro­fun­di­dad. Ci­trin evo­ca ese per­fu­me que per­ma­ne­ce de ma­ne­ra in­fi­ni­ta en la me­mo­ria. Aun­que los pla­tos cam­bian se­gún la es­ta­ción hay al­gu­nos per­ma­nen­tes como el Al­mond-Crus­ted Do­ver So­le ser­vi­do con maíz

blan­co, cham­pi­ño­nes chan­te­re­lle y man­te­qui­lla que mul­ti­pli­can la ex­ce­len­cia. Jo­siah Ci­trin pla­nea abrir un res­tau­ran­te ase­qui­ble al gran pú­bli­co a las ori­llas de la pla­ya de Ve­ni­ce: “Al­go ca­sual y di­ver­ti­do”, ex­pli­ca el res­tau­ra­dor más fa­mo­so de Holly­wood. Pre­ci­sa­men­te por las ca­lles de Ve­ni­ce nos per­de­mos en la tar­de, en­tre los cien­tos de tu­ris­tas que pa­sean en­tre Mus­cle Beach (pla­ya de los ‘mus­cu­li­tos’) y Man­hat­tan Blvd, por las pis­tas de pad­le, los ten­de­re­tes o el ska­te beach.

De vuel­ta a Be­verly Hills, la pa­ra­da obli­ga­to­ria es Ro­deo Dri­ve. Una ca­lle que in­vi­ta a an­dar­la con pi­car­día des­de Little San­ta Mó­ni­ca has­ta Wils­hi­re Blvd. es­cu­chan­do el bri­llo abru­ma­dor de la os­ten­ta­ción. Es el pa­seo de los co­ches de­por­ti­vos, de los za­pa­tos de sue­la ro­ja, de los dia­man­tes... Una ca­lle don­de hay tan­tas ofi­ci­nas de ci­ru­ja­nos plás­ti­cos como fir­mas de lu­jo. Ro­deo Dri­ve in­ti­mi­da sin una cá­ma­ra de fo­tos que nos con­ce­da el sal­vo­con­duc­to es­ti­lís­ti­co del tu­ris­ta o una black card que sir­va de acre­di­ta­ción. Pro­ba­ble­men­te, la pe­lí­cu­la de Ju­lia Ro­berts Pretty Wo­man sea la que me­jor re­fle­je lo que sig­ni­fi­ca Ro­deo Dri­ve en el pa­no­ra­ma ge­né­ti­co de Los An­ge­les. Allí, en la es­qui­na con Little San­ta Mó­ni­ca tie­ne la fir­ma nor­te­ame­ri­ca­na Brooks Brot­hers una es­pec­ta­cu­lar tien­da de dos plan­tas. Des­de su te­rra­za y en­vuel­tos en el al­go­dón de Su­pi­ma dis­fru­ta­mos de un al­muer­zo ad­mi­ran­do las co­li­nas de Holly­wood.

Pa­sear por RO­DEO DRI­VE pue­de lle­gar a in­ti­mi­dar si no uti­li­zas el sal­vo­con­duc­to

es­ti­lís­ti­co de una cá­ma­ra de fo­tos que te ha­ga pa­re­cer un tu­ris­ta fue­ra de lu­gar

LAS BAN­DAS SO­NO­RAS DE UNA CIU­DAD So­bre Sun­set Blvd.,don­de se en­cuen­tran la ma­yo­ría de lo­ca­les de mú­si­ca en di­rec­to, es­tá la tien­da de mú­si­ca Amoe­ba.

Su­bien­do por Cold­wa­ter Can­yon has­ta Mul­ho­lland lle­ga­mos a Sto­ne Can­yon Re­ser­voir pa­ra apa­ci­guar el rui­do de tan­ta ri­que­za con olor a pino. En es­ta re­ser­va pro­te­gi­da, que par­te la ciu­dad por la mi­tad, pue­de ver­se el va­lle de San Fer­nan­do a un la­do y Los An­ge­les al otro. Un car­tel anun­cia que el área me­tro­po­li­ta­na de Los An­ge­les es la úni­ca en el mun­do a la que una sie­rra di­vi­de en dos. Em­pie­za a caer el sol y por Mul­ho­lland Dri­ve, cóm­pli­ce ca­rre­te­ra de con­duc­to­res apa­sio­na­dos como Jack Ni­chol­son, Wa­rren Beatty o Ste­ve McQueen, po­ne­mos rum­bo a Ma­li­bú pa­ra des­pe­dir la tar­de en la pla­ya. La pri­me­ra pa­ra­da es Ma­ta­dor con un pic­nic de Es­pa­ño­li­ta Foods: gaz­pa­cho con­tra la nos­tal­gia. Es­ta es, sin nin­gu­na du­da, la pla­ya más es­pec­ta­cu­lar de la cos­ta ca­li­for­nia­na. Aquí nos ve­mos sor­pren­di­dos por va­rios gru­pos de fo­tó­gra­fos y equi­pos de gra­ba­ción de ci­ne y te­le­vi­sión que vie­nen a to­mar bue­na no­ta de la be­lle­za de Ma­ta­dor Beach, un en­cla­ve pa­ra­di­sía­co co­ro­na­do por lar­gas ro­cas so­bre la are­na de la pla­ya, que no pue­de fal­tar en nin­gu­na vi­si­ta a Los An­ge­les.

Ba­jan­do por el li­to­ral de Ma­li­bú ha­cia el sur, por la ca­rre­te­ra Pa­ci­fic Coast High­way, lle­ga­mos a Pa­ra­di­se Co­ve Beach Cafe, la úni­ca pla­ya con res­tau­ran­te a la ori­lla del mar. Otro clá­si­co: tum­bo­nas y ca­ba­ñas pri­va­das al más pu­ro es­ti­lo de la Cos­ta Azul. Ham­bur­gue­sas, pae­lla y ma­ris­cos son la ba­se del me­nú de es­te sin­gu­lar ca­fé con más de cin­cuen­ta años de his­to­ria.

Si­guien­do por la cos­ta me­re­ce la pe­na ter­mi­nar la tar­de en To­pan­ga Beach asom­bra­dos con el ta­len­to de los sur­fe­ros ca­li­for­nia­nos que a esa ho­ra pue­blan las olas de mar. Fren­te a la in­men­si­dad del Pa­cí­fi­co, en­vuel­tos los sen­ti­dos por el mag­ne­tis­mo del atar­de­cer an­ge­lino, re­gre­san las pa­la­bras de Juan Ramón Ji­mé­nez a mi me­mo­ria: “En el ce­nit azul, una ca­ri­cia rosa”.

SA­BOR ORIEN­TAL CON VIS­TAS En lo al­to de una co­li­na, en pleno Holly­wood, el res­tau­ran­te orien­tal Ya­mas­hi­ro or­ga­ni­za mer­ca­dos de pro­duc­tos lo­ca­les.

LA OTRA BUE­NA VIDA CA­LI­FOR­NIA­NA De iz­quier­da a de­re­cha, vis­ta de la man­sión del mag­na­te Jimmy Golds­tein so­bre Mul­ho­lland Dri­ve; otra vis­ta del in­te­rior de la man­sión que abre al pú­bli­co pa­ra ies­tas y par­ti­dos de te­nis con ce­le­bri­ties. Abajo, un pla­to del chef Jo­siah Ci­trin, en su res­tau­ran­te Mé­lis­se, con dos es­tre­llas Mi­che­lin en San­ta Mó­ni­ca. A la de­re­cha, Jo­siah Ci­trin.

SO­BRE EL DOWN­TOWN A la dcha., el bar res­tau­ran­te Perch, en el pi­so 15º de un ele­gan­te edii­cio. Abajo, el ho­tel Ace, muy híps­ter.

SIEM­PRE QUI­SE IR A L.A. De arri­ba a abajo, es­ce­na fa­mi­liar en la ex­ten­sa y are­no­sa pla­ya El Ma­ta­dor, en Ma­li­bú, per­fec­ta pa­ra ver atar­de­ce­res; pis­ci­na del ho­tel Cha­teau Mar­mont, con ese pun­to gla­mu­ro­so de­ca­den­te que le ca­rac­te­ri­za; ham­bur­gue­sa en uno de los lo­ca­les de la ca­de­na In-N Out re­par­ti­dos por to­da la ciu­dad y un mo­men­to de la tar­de en la ecléc­ti­ca Ve­ni­ce Beach.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.