Ha­cia el co­ra­zón sa­gra­do del cen­tro ro­jo de Aus­tra­lia

Via­jar al ve­rano aus­tra­liano es el plan per­fec­to pa­ra co­men­zar el año, so­bre to­do si tu ob­je­ti­vo es ob­ser­var el sol des­de la ‘mon­ta­ña is­la’ de Ulu­ru.

Conde Nast Traveler (Spain) - - EXPLORERS -

¿Có­mo ha lle­ga­do es­ta ro­ca aquí? Es lo pri­me­ro que se pre­gun­ta­rá cual­quier vi­si­tan­te que di­vi­se por pri­me­ra vez Ulu­ru, la mon­ta­ña más icó­ni­ca de Aus­tra­lia. Ulu­ru, Ayers Rock, es una ro­ca de are­nis­ca, has­ta aquí na­da es­pe­cial; las hay por to­do el mun­do. So­lo que es­ta tie­ne ca­si tres ki­ló­me­tros de lar­go y ocho de pe­rí­me­tro, y es­tá cla­va­da en me­dio de la so­le­dad de un de­sier­to ro­jo cu­ya com­po­si­ción geo­ló­gi­ca no tie­ne na­da que ver con se­me­jan­te mo­no­li­to. So­lo 348 m emer­gen en­ci­ma de la su­per­fi­cie; el res­to per­ma­ne­ce ba­jo tie­rra. No es de ex­tra­ñar que sea un lu­gar sa­gra­do pa­ra los abo­rí­ge­nes, su cen­tro es­pi­ri­tual; aun­que po­si­ble­men­te tam­bién lo sea por la fas­ci­na­ción que pro­du­ce el cam­bio de to­na­li­dad de la ro­ca a lo lar­go del día, de­pen­dien­do del sol. Ulu­ru se yer­gue en me­dio del Par­que Na­cio­nal Ulu­ru-Ka­ta Tju­ta, en el cen­tro geo­grá­fi­co de es­ta is­la con­ti­nen­te. Como un via­je a Aus­tra­lia no pa­re­ce com­ple­to sin vi­si­tar Ulu­ru, em­pre­sas como Ad­ven­tu­re Tours (ad­ven­tu­re­tours.com.au) or­ga­ni­zan ex­cur­sio­nes de dos días a Ulu­ru, con vue­lo des­de Mel­bour­ne o Síd­ney has­ta el ae­ro­puer­to de Ayers Rock, alo­ja­mien­to cer­ca de la ro­ca en un cam­pa­men­to de lu­jo, ca­mi­na­tas por los al­re­de­do­res y, por su­pues­to, el dis­fru­te del mo­nu­men­to na­tu­ral más fa­mo­so del país al ama­ne­cer y al oca­so.

Los ra­yos de sol pa­re­cen in­cen­diar Ulu­ru, cen­tro es­pi­ri­tual de los abo­rí­ge­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.