Edi­to­rial

EN BUS­CA DE ESOS LA­ZOS PRO­FUN­DOS QUE NOS UNEN CON AMÉ­RI­CA en­con­tra­mos un con­ti­nen­te don­de la be­lle­za no se aca­ba, en el que la son­ri­sa pre­ce­de a la pa­la­bra, la mú­si­ca al mo­vi­mien­to, la ex­pre­sión al diá­lo­go. Y la len­gua nos en­vuel­ve en la mis­ma ma­gia.

Conde Nast Traveler (Spain) - - SUMARIO -

DDe Nor­te a Sur, de Es­te a Oes­te, go­za­mos del in­men­so pri­vi­le­gio de no ser aje­nos a los gran­des acon­te­ci­mien­tos de la his­to­ria de Amé­ri­ca; al­gu­nos, más afor­tu­na­dos que otros; to­dos, tras­cen­den­ta­les. Fru­to de un via­je equi­noc­cial, un des­cu­bri­mien­to ex­tra­or­di­na­rio y su­ce­si­vas mi­gra­cio­nes en uno y otro sen­ti­do, en nues­tro ADN la­te con fuer­za la que­ren­cia por to­do lo que su­ce­de al otro la­do del char­co. Soy eu­ro­pea, pe­ro he te­ni­do la suer­te de vi­vir mu­chos años en Ar­gen­ti­na, unos cuan­tos en Flo­ri­da, una tem­po­ra­da en Mé­xi­co, unos me­ses en Hon­du­ras. La ex­pe­rien­cia, lo di­go con or­gu­llo y hu­mil­dad, me ha for­ja­do el ca­rác­ter, me ha ayu­da­do a com­pren­der sen­si­bi­li­da­des muy di­fe­ren­tes am­pa­ra­das por el mis­mo idio­ma, a na­ve­gar por el Atlán­ti­co y el Pa­cí­fi­co, le­jos de mi Me­di­te­rrá­neo na­tal. ¡Ca­si na­da! En Amé­ri­ca to­do es su­per­la­ti­vo, sir­va como ejem­plo una cró­ni­ca de In­dias re­fi­rién­do­se al ac­ci­den­te de un sol­da­do es­pa­ñol en tie­rras sel­vá­ti­cas: “A Pe­pe se lo co­mió una cu­le­bra”, que en es­te ca­so de­bía ser una ana­con­da de la Ama-

zo­nia. Gran­des pai­sa­jes, dis­tan­cias in­abar­ca­bles, co­ra­zo­nes de in­men­sa ge­ne­ro­si­dad que ha­blan de no­so­tros como par­te de sí mis­mos, por­que ca­si to­dos tie­nen o han te­ni­do un en­gan­che emo­cio­nal a es­te la­do del char­co. Pe­ro no son es­te ti­po de emo­cio­nes –o no so­lo es­tas– las que nos lle­van a co­men­zar el año con un ho­me­na­je a la Gran Amé­ri­ca; re­sul­ta que es el con­ti­nen­te de mo­da, el que da bos­ques y sel­vas al pla­ne­ta, el que tie­ne ho­ri­zon­tes y si­tio pa­ra to­do el mun­do, el que re­nue­va la gas­tro­no­mía fu­sio­nan­do los sa­bo­res tra­di­cio­na­les con sus ma­ra­vi­llo­sas ma­te­rias pri­mas. El que pal­pi­ta en las ca­lles de Nue­va York, en las ave­ni­das de Los An­ge­les, y lle­ga has­ta los gla­cia­res an­di­nos. El que ha­ce de sus ar­te­sa­nías una fies­ta de co­lor y tex­tu­ra. El que avi­va la lla­ma de la ale­gría, y le po­ne rit­mo a la vida. El que se rein­ven­ta y bus­ca sa­li­das in­ge­nio­sas a los pro­ble­mas en una suer­te de rea­lis­mo má­gi­co. El que apor­ta es­cri­to­res, mú­si­cos y poe­tas que tam­bién in­mor­ta­li­zan es­ta len­gua que nos une por en­ci­ma de tan­tas di­fe­ren­cias.

SAN­DRA DEL RÍO Di­rec­to­ra

Gla­cia­res del sur. Aven­tu­ra ex­tre­ma. Por el ca­mino van que­dan­do otros paí­ses, otros pai­sa­jes. En reali­dad, to­dos los que la men­te hu­ma­na sea ca­paz de ima­gi­nar. Y de dis­fru­tar.

“Amé­ri­ca es la tie­rra don­de la gen­te en­cuen­tra lo que ha­bía per­di­do”. Günt­her Grass.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.