Nue­va York

Conde Nast Traveler (Spain) - - LUGARES Y PRECIOS -

PERFUMES Y BE­LLE­ZA Twis­ted Lily (360 Atlan­tic Ave­nue, Brooklyn; tel. +1 347 529 4681; twis­ted­lily.com). Es­ta tien­da en el ba­rrio Boerum Hill de Brooklyn es to­do lo que se pue­de de­cir de di­se­ño in­te­li­gen­te: pa­re­des blan­cas y sue­los de ma­de­ra cla­ra, pe­ro en el in­te­rior las ofer­tas son mu­cho más in­tere­san­tes, com­ple­jas y os­cu­ras. Es­ta­mos ha­blan­do de las fra­gan­cias en ofer­ta, por su­pues­to: aro­mas ca­se­ros di­fí­ci­les de con­se­guir como el ci­prés que­ma­do o pe­que­ños lo­tes de per­fu­me con aro­ma a ab­sen­ta. Des­cu­bri­rás no­tas de to­do ti­po; des­de mon­tu­ras de cue­ro a man­za­nas Granny Smith, plan­tas tro­pi­ca­les de Asia y has­ta de whisky. Y hay tam­bién una gran va­rie­dad de esen­cias de ro­sas y vio­le­tas pa­ra el com­pra­dor más tra­di­cio­nal. Ae­des de Ve­nus­tas (9 Ch­ris­top­her Street; tel. +1 212 206 8674; ae­des.com). Ca­da per­fu­me, vela, es­pray pa­ra la ha­bi­ta­ción o in­cien­so que ja­más se ha­ya he­cho se pue­de en­con­trar en es­ta bou­ti­que sub­te­rrá­nea de West Vi­lla­ge, que se ase­me­ja, de la me­jor ma­ne­ra, a una ha­bi­ta­ción vic­to­ria­na. Los pro­pie­ta­rios, una ele­gan­te y atrac­ti­va pa­re­ja de ale­ma­nes, son ex­per­tos en la elec­ción de fra­gan­cias pa­ra los no­va­tos que pue­den lle­gar a sen­tir­se abru­ma­dos, y son muy ge­ne­ro­sos con las mues­tras. Ae­des tam­bién ha­ce sus pro­pias esen­cias, y to­do en la tien­da pue­de ser en­vuel­to pa­ra re­ga­lo en una her­mo­sa ca­ja ador­na­da con un ra­mo de lo­res fres­cas. Min (117 Crosby St; tel. +1 212 206 6366; min­new­york.com). Es­ta tien­da con as­pec­to de ma­dri­gue­ra ubi­ca­da en un tran­qui­lo tra­mo del es­te del SoHo tie­ne es­tan­te­rías de pa­ne­les de ma­de­ra, ca­da una de las cua­les es­tá lle­na de perfumes, co­lo­nias, ja­bo­nes, in­cien­so, pa­pe­les de olor y ja­bo­nes lí­qui­dos, la ma­yo­ría de ellos es­tán fa­bri­ca­dos por pe­que­ños pro­duc­to­res, ca­si to­dos ar­te­sa­na­les de Es­ta­dos Uni­dos y Eu­ro­pa. Los más ca­ros y las lí­neas me­nos co­no­ci­das es­tán dis­pues­tos en va­rias me­sas pa­ra ser mos­tra­dos. To­dos se pue­den pro­bar. Los de­pen­dien­tes son ser­vi­cia­les sin lle­gar a ser con­tro­la­do­res aun­que, si an­he­las un po­co de aten­ción ex­tra o no sa­bes por dón­de em­pe­zar, se sen­ta­rán en­can­ta­dos con­ti­go en el gran so­fá de cue­ro que do­mi­na to­do el cen­tro del es­pa­cio, y te rea­li­za­rán una en­tre­vis­ta mi­nu­cio­sa y en pro­fun­di­dad pa­ra de­ter­mi­nar los que son tus más pro­fun­dos de­seos ol­fa­ti­vos.

In­for­ma­ción so­bre los es­ta­ble­ci­mien­tos. El pre­cio de los res­tau­ran­tes es orien­ta­ti­vo y no in­clu­ye la be­bi­da. En los ho­te­les, el pre­cio co­rres­pon­de al de una ha­bi­ta­ción do­ble en tem­po­ra­da baja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.