Ca­ta­lu­ña

Conde Nast Traveler (Spain) - - SUMARIO -

Ha­ce­mos un in­tere­san­te re­co­rri­do por cua­tro de sus de­no­mi­na­cio­nes de ori­gen más im­por­tan­tes: D.O. del Pe­ne­dès, D.O.Q. Prio­rat, D.O. Mon­tsant y D.O. Con­ca de Bar­be­rà.

Ha­ce­mos un re­co­rri­do por cua­tro de las prin­ci­pa­les de­no­mi­na­cio­nes de ori­gen de Ca­ta­lu­ña: la D.O. del Pe­ne­dès, la D.O.Q. Prio­rat, la D.O. Mon­tsant y la D.O. Con­ca de Bar­be­rà. Es­tas tie­rras tie­nen en co­mún unas ca­rac­te­rís­ti­cas úni­cas que per­mi­ten criar unos vi­nos sin­gu­la­res, con ca­rác­ter pro­pio y de gran ca­li­dad. Tex­to: Yvon­ne So­lé. Fo­tos: Alex del Río.

LLA PAR­TI­CU­LAR SI­TUA­CIÓN geo­grá­fi­ca del Pe­ne­dès, en­tre el mar Me­di­te­rrá­neo y la mis­te­rio­sa mon­ta­ña de Mon­tse­rrat, ha pro­pi­cia­do un pai­sa­je cá­li­do y ar­mó­ni­co, aco­ge­dor y lu­mi­no­so. Los con­tras­tes de tem­pe­ra­tu­ra, la al­ti­tud y el ti­po de sue­lo son los que lo con­vier­ten tam­bién en uno de los me­jo­res lu­ga­res pa­ra pro­du­cir mag­ní­fi­cos cal­dos que go­zan de re­co­no­ci­mien­to mun­dial. Es­te pa­ra­je idí­li­co y va­ria­do in­vi­ta a des­cu­brir los se­cre­tos de la tra­di­ción vi­ti­vi­ní­co­la que se re­mon­ta, en es­ta zo­na, a prin­ci­pios del si­glo XII. Sin em­bar­go, no es has­ta me­dia­dos del si­glo XX cuan­do el Pe­ne­dès asu­me un pa­pel pro­ta­go­nis­ta en la ela­bo­ra­ción de vi­nos de al­ta ca­li­dad. Su de­no­mi­na­ción de ori­gen ten­dría que es­pe­rar unos años más, has­ta 1976.

La his­to­ria del vino, su cul­ti­vo y pro­duc­ción, las con­di­cio­nes cli­ma­to­ló­gi­cas y oro­grá­fi­cas que son ne­ce­sa­rias, e in­clu­so las he­rra­mien­tas que se uti­li­zan pa­ra ela­bo­rar­lo, to­do es­tá am­plia­men­te do­cu­men­ta­do en VIN­SEUM, el Mu­seo de las Cul­tu­ras del Vino de Ca­ta­lu­ña (vin­seum.cat), uno de los más com­ple­tos que exis­ten en Eu­ro­pa, y que ayu­da a en­ten­der por­qué es­ta tra­di­ción sur­gió aquí y es­tá más vi­va que nun­ca. El mu­seo se ubi­ca en el Pa­la­cio Real de Vi­la­fran­ca, la ca­pi­tal del Alt Pe­ne­dès. Es­ta po­bla­ción es un ex­ce­len­te pun­to de par­ti­da pa­ra co­no­cer más de cer­ca la cul­tu­ra del vino. Ade­más de ser una de las ciu­da­des con ma­yor tra­di­ción y fol­clo­re ca­ta­lán (tie­ne la prin­ci­pal co­lla cas­te­lle­ra del mun­do y su fies­ta ma­yor es una de las más ce­le­bra­das) po­see un mag­ní­fi­co pa­tri­mo­nio ar­qui­tec­tó­ni­co me­die­val y mo­der­nis­ta, que bien me­re­ce una vi­si­ta. A su al­re­de­dor se han con­cen­tra­do bo­de­gas y vi­ñe­dos que abren sus puer­tas a los aman­tes del vino y que ofre­cen ex­pe­rien­cias enotu­rís­ti­cas pa­ra to­dos los gus­tos. Las Bo­de­gas To­rres, por ejem­plo, una de las mar­cas de ma­yor pro­yec­ción in­ter­na­cio­nal, pro­po­nen re­co­rrer en bu­rri­cle­ta (bi­ci-

cle­ta eléc­tri­ca) sus vi­ñe­dos y des­pués vi­si­tar la bodega de Pacs, una po­bla­ción a po­cos ki­ló­me­tros de Vi­la­fran­ca, pa­ra des­cu­brir pa­so a pa­so la ela­bo­ra­ción del vino y fi­na­li­zar con una cata, que tam­bién pue­de ma­ri­dar­se con que­so y otros pro­duc­tos lo­ca­les. Pa­ra los más osa­dos, To­rres pre­pa­ra en su res­tau­ran­te Mas Ra­bell co­mi­das o ce­nas a cie­gas, con su co­rres­pon­dien­te ma­ri­da­je de vi­nos en una ex­pe­rien­cia ideal pa­ra agu­di­zar y edu­car el pa­la­dar.

Muy cer­ca de allí, y pa­ra aque­llos que ten­gan un in­te­rés es­pe­cial en ca­tar cal­dos eco­ló­gi­cos, la bodega mo­der­nis­ta de Can Ven­drell, en Sant Pau d’Or­dal, cul­ti­va y pro­du­ce vi­nos y es­pu­mo­sos de es­te ti­po des­de 1972 de la mano de la fa­mi­lia Al­bet i No­ya.

A po­ca dis­tan­cia de aquí se en­cuen­tra el san­tua­rio de la Ma­re de Déu de la Font San­ta y los restos del cas­ti­llo de Su­bi­rats, el más an­ti­guo del Pe­ne­dès. Se ha­cen vi­si­tas guia­das los fi­nes de se­ma­na y el pun­to ál­gi­do es, sin du­da, la pa­no­rá­mi­ca de la zo­na que se ob­tie­ne des­de su mirador, con co­pa de ca­va in­clui­da. No po­de­mos ol­vi­dar que el Pe­ne­dès, ade­más de vino, tam­bién es un gran pro­duc­tor de es­pu­mo­sos. Den­tro de la di­la­ta­da his­to­ria vi­ní­co­la, el ca­va re­pre­sen­ta la mo­der­ni­dad, la su­bli­ma­ción del ar­te de ha­cer vino. Así lo vio la fa­mi­lia Co­dor­níu en 1872, cuan­do em­pe­zó a criar­lo por pri­me­ra vez en Sant Sa­dur­ní d’Anoia. Los ca­si 150 años que lle­van ha­cién­do­lo de­mues­tran que no se equi­vo­ca­ron. Sus bo­de­gas, ubi­ca­das en un im­pre­sio­nan­te con­jun­to mo­der­nis­ta, fue­ron di­se­ña­das por Puig i Ca­da­falch y de­cla­ra­das Mo­nu­men­to His­tó­ri­co Ar­tís­ti­co en 1976. En­tre las op­cio­nes que ofre­ce Co­dor­níu es­tá, por su­pues­to, la de una com­ple­ta vi­si­ta a las ca­vas, con re­co­rri­do en tren in­clui­do, ba­ja­da a las bo­de­gas sub­te­rrá­neas y un pa­seo por el jar­dín. Pe­ro tam­bién pro­po­ne me­nús de ma­ri­da­je, in­tro­duc­ción a la cata de ca­va o desa­yu­nos me­di­te­rrá­neos en­tre los vi­ñe­dos.

Una ex­ce­len­te ma­ne­ra de con­cluir la vi­si­ta por el Pe­ne­dès es de­ján­do­se mi­mar con un re­la­jan­te ma­sa­je o ba­ño… de vino, na­tu­ral­men­te. El Ca­va & Ho­tel Ma­sti­nell ofre­ce una am­plia car­ta de vi­no­te­ra­pia pa­ra sus hués­pe­des. An­tes de abrir es­te ho­tel de cin­co es­tre­llas de tan so­lo una de­ce­na de ha­bi­ta­cio­nes, con una cu­rio­sa ar­qui­tec­tu­ra que imi­ta a las bo­te­llas de ca­va co­lo­ca­das en ri­ma, He­re­tat Ma­sTi­nell ya era pro­duc­tor de vino y ca­va de al­ta ca­li­dad en su pe­que­ña bodega. La idea del ho­tel sur­gió pa­ra dar a co­no­cer a los aman­tes del vino to­da su ex­pe­rien­cia des­de di­fe­ren­tes pun­tos de vis­ta. Por ello, sus ser­vi­cios se com­ple­tan con el ín­ti­mo res­tau­ran­te En ri­ma, de co­ci­na ca­ta­la­na, ela­bo­ra­da con pro­duc­tos de ki­ló­me­tro ce­ro y cen­tra­da en la ri­que­za de las va­rie­da­des lo­ca­les y en pro­duc­tos de tem­po­ra­da.

LA CON­CA DE BAR­BE­RÀ, EL RE­SUR­GIR DEL BUEN VINO A me­dio ca­mino en­tre el Pe­ne­dès y el Prio­rat, a es­ca­sos 45 mi­nu­tos en co­che, se en­cuen­tra la D.O. Con­ca de Bar­be­rà. Sus an­te­ce­den­tes vi­ní­co­las más remo-

Pa­ra los más osa­dos, To­rres pre­pa­ra en su res­tau­ran­te Mas Ra­bell co­mi­das o ce­nas a cie­gas, con su co­rres­pon­dien­te ma­ri­da­je

tos hay que bus­car­los en tiem­pos de los ro­ma­nos, aun­que no fue has­ta la Edad Me­dia cuan­do el cul­ti­vo de los vi­ñe­dos pa­só a ser de vi­tal im­por­tan­cia, gra­cias a las ór­de­nes de los mon­jes cis­ter­cien­ses de la aba­día de San­ta Ma­ría de Po­blet y de los mon­jes tem­pla­rios que se es­ta­ble­cie­ron en la Con­ca y trans­mi­tie­ron sus co­no­ci­mien­tos a los pa­ye­ses. A fi­na­les del si­glo XIX, la pla­ga de la fi­lo­xe­ra aca­bó con la épo­ca de es­plen­dor, pe­ro la pa­ye­sía fue ca­paz de re­sur­gir con fuer­za. Fue­ron los pri­me­ros en crear coo­pe­ra­ti­vas agrí­co­las vin­cu­la­das al sec­tor vi­ti­vi­ní­co­la, sen­tan­do pre­ce­den­tes en Es­pa­ña. De esa épo­ca son las lla­ma­das ca­te­dra­les del vino, como las bau­ti­zó el dra­ma­tur­go Àn­gel Gui­me­rà, unas im­pre­sio­nan­tes bo­de­gas mo­der­nis­tas crea­das por los ar­qui­tec­tos Pe­re Do­mè­nech (hi­jo de Lluís Do­mè­nech i Mon­ta­ner) i Cè­sar Mar­ti­nell, de un gran va­lor den­tro del pa­tri­mo­nio de la Con­ca de Bar­be­rà y de Ca­ta­lu­ña. Hoy en día se pue­den vi­si­tar tres de ellas, sien­do la más in­tere­san­te el Ce­ller Coo­pe­ra­tiu de l’Es­plu­ga de Fran­co­lí, por ser el edi­fi­cio in­sig­nia y por­que al­ber­ga el Mu­seo del Vino.

Por su par­te, el mo­nas­te­rio de Po­blet, que for­ma par­te de la ru­ta del Cís­ter, tam­bién con­si­guió so­bre­po­ner­se al

Las pri­me­ras bo­te­llas sa­lie­ron del Prio­rat en 1878, di­rec­tas a la Ex­po­si­ción Uni­ver­sal de París, y des­de en­ton­ces se en­ve­je­cen del mis­mo mo­do

aban­dono tras la des­amor­ti­za­ción de Men­di­zá­bal del XIX, cuan­do en 1940 al­gu­nos mon­jes vol­vie­ron a ocu­par el edi­fi­cio y se de­di­ca­ron de nue­vo al cul­ti­vo del de­li­ca­do pi­not noir, en las nue­ve hec­tá­reas in­tra­mu­ros. A fi­na­les del si­glo XX, el gru­po Co­dor­níu se in­vo­lu­cra en el pro­yec­to y co­mien­za la ela­bo­ra­ción del vino Aba­día de Po­blet, de pro­duc­ción muy li­mi­ta­da y ar­te­sa­nal. Las bo­de­gas, con ele­men­tos tí­pi­cos del si­glo XIX y otras re­cu­pe­ra­das del si­glo XV son vi­si­ta­bles e in­clu­yen una cata de los dos úni­cos vi­nos que se pro­du­cen aquí.

La his­to­ria del cas­ti­llo for­ti­fi­ca­do de Mil­man­da es muy si­mi­lar, aun­que en es­ta oca­sión fue la fa­mi­lia To­rres quien lo ad­qui­rió en 1979 pa­ra ela­bo­rar, en­tre otros, su cal­do blan­co más fa­mo­so, el Mil­man­da. En la vi­si­ta se ha­ce un re­co­rri­do por los vi­ñe­dos don­de, en­tre ro­me­ro, enebro y to­mi­llo, se cul­ti­van las vi­des en do­ble cor­dón, una téc­ni­ca

que per­mi­te apro­ve­char la luz del sur pro­por­cio­nan­do uvas sa­nas y ri­cas en azú­ca­res.

EL PRIO­RAT, LA ES­CA­LE­RA HA­CIA DIOS Es­ta co­mar­ca se ha ga­na­do la fa­ma de ser una de las zo­nas vi­ti­vi­ní­co­las más pres­ti­gio­sas de Ca­ta­lu­ña. Aco­ge dos de­no­mi­na­cio­nes de ori­gen, la D.O.C. Prio­rat (en Es­pa­ña, so­lo hay dos D.O. cua­li­fi­ca­das: es­ta y La Rio­ja) y la D.O. Mon­tsant. La pri­me­ra, la más an­ti­gua, es­ta­ble­ci­da en 1954 y agru­pa los te­rri­to­rios que per­te­ne­cie­ron al do­mi­nio del prior de la cartuja de Es­ca­la­dei y la ma­yor par­te de los sue­los de pi­za­rra de la zo­na que aquí es co­no­ci­da con el nom­bre de ‘lli­co­re­lla’. Fun­da­da por las mis­mas fa­mi­lias que en 1840 com­pra­ron la cartuja du­ran­te la des­amor­ti­za­ción de Men­di­zá­bal, Ce­llers d‘Sca­la­dei es la vi­va his­to­ria del vino en el Prio­rat. De sus bo­de­gas sa­lie­ron las pri­me­ras bo­te­llas en 1878, di­rec­tas a la Ex­po­si­ción Uni­ver­sal de París, y des­de en­ton­ces se si­guen en­ve­je­cien­do de la mis­ma ma­ne­ra y en el mis­mo lu­gar, en la an­ti­gua ca­va de los car­tu­jos, del si­glo XVII, abier­ta ex­clu­si­va­men­te a las vi­si­tas guia­das y que fi­na­li­za con una cata.

Pa­ra los más ex­per­tos en ma­te­ria vi­ní­co­la, las bo­de­gas To­rres ofre­cen una ex­pe­rien­cia úni­ca en su cen­tro de El Lloar. Se tra­ta de un ta­ller pa­ra crear un as­sem­bla­ge con di­fe­ren­tes va­rie­da­des de uva en­ve­je­ci­das en ro­ble. El re­sul­ta­do es un Sal­mos con se­llo pro­pio, una bo­te­lla con eti­que­ta per­so­na­li­za­da pa­ra dis­fru­tar en ca­sa de un vino con ca­rác­ter, que ex­pre­sa el es­pí­ri­tu in­dó­mi­to de es­ta co­mar­ca.

En Fal­set, la ca­pi­tal del Prio­rat, se en­cuen­tra otra de las ca­te­dra­les del vino, la Coope­ra­ti­va Agrí­co­la Fal­set Ma­rçà, una de las bo­de­gas más des­ta­ca­das de Ca­ta­lu­ña que ofre­ce vi­si­tas tea­tra­li­za­das.

La ex­pe­rien­cia de con­tem­plar el atar­de­cer des­de Siu­ra­na, un pue­ble­ci­to de cuen­to si­tua­do so­bre un acan­ti­la­do en el que los restos de una for­ta­le­za sa­rra­ce­na cuen­tan la his­to­ria de la úl­ti­ma ciu­dad que ca­yó du­ran­te la re­con­quis­ta de Ca­ta­lu­ña, –con el pan­tano de Siu­ra­na a sus pies y ad­mi­ran­do la sie­rra de Mon­tsant, la Gri­te­lla y las mon­ta­ñas de Pra­des– es una de las me­jo­res ma­ne­ras de dar por con­clui­do el re­co­rri­do. Y dis­fru­tan­do de una co­pa de vino, por su­pues­to.

Arri­ba, Ser­gi Mi­llet, el chef del res­tau­ran­te pri­va­do de la Ma­sia Mas Ra­bell de Fon­te­nac de la fa­mi­lia To­rres, de co­ci­na me­di­te­rrá­nea. Abajo, lan­gos­ti­nos de Vi­no­te­ca To­rres, en Bar­ce­lo­na.

Arri­ba, las cú­pu­las del Real Mo­nas­te­rio de San­ta Ma­ría de Po­blet. A la iz­quier­da, bodegón con vino del Prio­rat. Abajo, pos­tre en El Mo­lí del Ma­llol, en Mont­blanc.

Se­gún las agu­jas del re­loj, in­te­rior de la Vi­no­te­ca To­rres, vi­ñe­dos del Cas­ti­llo de Mil­man­da y es­cul­tu­ra a la fa­mi­lia To­rres. Arri­ba, de­ta­lle de la fa­cha­da del Mo­nas­te­rio de San­ta Ma­ría de Po­blet.

Arri­ba, pos­tre del res­tau­ran­te Mas Ra­bell. De­re­cha, VIN­SEUM en Pe­ne­dès. Abajo, vi­ñe­dos del Prio­rat y una bodega en Pe­ne­dês.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.