Edi­to­rial

ES­CU­CHA­DO EN RES­TAU­RAN­TES, EN DIS­CO­TE­CAS, REU­NIO­NES, FIES­TAS y has­ta en la ca­lle. Es el nue­vo brin­dis que pi­de –ade­más de sa­lud, paz, di­ne­ro y amor– un buen via­je. Sin dis­tin­ción de edad, gé­ne­ro, geo­gra­fía e his­to­ria, desea­mos dis­fru­tar la be­lle­za del mun

Conde Nast Traveler (Spain) - - SUMARIO -

LLo pe­dían mis ami­gos en­tre co­pas de champagne. Y los com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo de mis hi­jos, mi ges­tor y mi den­tis­ta. El ta­xis­ta que me lle­vó al ae­ro­puer­to un ama­ne­cer de nie­bla; los de la me­sa de al la­do en uno de mis res­tau­ran­tes fa­vo­ri­tos, una pa­re­ja ul­tra­chic en la tien­da gour-met del ba­rrio, los co­le­gas que lle­van show­rooms de mo­da, los me­cá­ni­cos del ta­ller que me per­mi­ten ir tran­qui­la por nues­tras ca­rre­te­ras, un co­ci­ne­ro fa­mo­so y de in­men­so co­ra­zón; mi fa­mi­lia des­de Ar­gen­ti­na, la pan­di­lla de Ibi­za, los ami­gos de Mia­mi, due­ños de esa do­sis tan al­ta de sol y ale­gría. Y así has­ta pa­rar de con­tar por­que de ver­dad que el de­seo de via­jar ha es­ta­do pre­sen­te en mu­chos brin­dis, y es la pri­me­ra vez que re­gis­tro es­te subidón de mun­da­ni­dad ne­ce­sa­ria, de pe­ti­ción via­je­ra jun­to a los in­fal­ta­bles man­tras. Mag­ní­fi­ca es la se­ñal, por­que el de­seo de ver mun­do y, so­bre to­do, de sa­car pla­cer y co­no­ci­mien­to de él es di­rec­ta­men­te pro­por­cio­nal a la vi­ta­li­dad y al buen hu­mor que pro­du­ce. Si via­jas, con­du­ces tu vida ha­cia te­rri­to­rios de pla­cer; em­pa­ti­zas con gen­te, lu­ga­res y si­tua­cio­nes. Abres la com­puer­ta de las en­dor­fi­nas sin ne­ce­si­dad de me­ter­le adi­ti­vos al cuer­po. Des­cu­bres que tu ca­pa­ci­dad de sor­pre­sa no tie­ne lí­mi­tes y tu ca­pa­ci­dad de pa­sár­te­lo bien tam­po­co. Cuan­do la gen­te brin­da es­tá in­vo­can­do ese sor­ti­le­gio que em­pie­za con el sols­ti­cio de in­vierno y de­be acom­pa­ñar­nos has­ta el si­guien­te: un año con bue­na on­da en las co­sas fun­da­men­ta­les –re­pi­to, sa­lud, paz, di­ne­ro y amor– y con otras que de pu­ro in­tere­san­tes, ener­gé­ti­cas, mo­ti­va­do­ras y di­ver­ti­das ter­mi­na­rán por ser fun­da­men­ta­les. Es­te año, y no se­rá el úl­ti­mo, el de­seo de via­jar ha en­tra­do, con mi­llo­nes de brin­dis, en la qui­nie­la ga­na­do­ra. Gra­cias a to­dos por la par­te que nos to­ca. Ya sa­béis que des­de Con­dé Nast Tra­ve­ler se­gui­re­mos abrien­do el ma­pa del mun­do pa­ra vol­car en nues­tras pá­gi­nas la be­lle­za, las pa­la­bras, las ex­pe­rien­cias, el co­no­ci­mien­to y el tra­ba­jo de to­das las per­so­nas que nos han con­ver­ti­do en la re­vis­ta de via­jes más in­flu­yen­te.

SAN­DRA DEL RÍO Di­rec­to­ra

“No hay ca­mino pa­ra la paz, la paz es el ca­mino”. Mahat­ma Gand­hi.

To­dos so­mos Char­lie Ha pa­sa­do un mes des­de que el te­rror en­tró en la redacción del se­ma­na­rio sa­tí­ri­co pa­ri­sino Char­lie Heb­do. Mi­llo­nes de per­so­nas han sa­li­do a la ca­lle pa­ra de­jar oír la voz de la con­cor­dia, to­dos los me­dios han afi­la­do sus lá­pi­ces, han on­dea­do la ban­de­ra de la paz y la con­vi­ven­cia, han di­cho no a la vio­len­cia. He­mos ele­gi­do el di­bu­jo de la ilus­tra­do­ra es­pa­ño­la Ana Juan, por­ta­da de New Yor­ker.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.