Una de las ra­zo­nes por las que Bo­lo­nia no re­ci­be más vi­si­tan­tes es por­que es de­ma­sia­do mo­des­ta res­pec­to a los lu­ga­res in­creí­bles que es­con­de

Conde Nast Traveler (Spain) - - FIN DE SEMANA -

los me­jo­res stuz­zi­chi­ni de la ciu­dad –una am­plia se­lec­ción de ca­na­pés y ta­pas que se sir­ven en to­dos los ba­res pa­ra acom­pa­ñar los cóc­te­les pre­vios a la ce­na–. Es­ta cos­tum­bre es al­go nue­vo en es­ta par­te de Ita­lia –es al­go más tí­pi­co de Mi­lán– y es otra de las sor­pre­sas de la ciu­dad.

Pe­ro de to­dos los pla­ce­res ocul­tos de Bo­lo­nia, mi fa­vo­ri­to es una obra de ar­te es­con­di­da en la par­te tra­se­ra de la igle­sia de San­ta Ma­ria de­lla Vi­ta. Aquí se en­cuen­tra un con­jun­to asom­bro­so de fi­gu­ras de te­rra­co­ta a ta­ma­ño na­tu­ral del si­glo XV que re­pre­sen­ta los ami­gos de Je­su­cris­to al­re­de­dor de su cuer­po a pun­to de ser en­te­rra­do. Ca­da fi­gu­ra es­tá con­ge­la­da en un mo­men­to de do­lor insoportable. Do­bla­da en su ago­nía, la ma­dre de Cris­to se ve DEL BAR AL MU­SEO

los chefs An­to­nio Ca­lò y Gia­co­mo Gros­sa en Via Con Me; una ins­ta­la­ción de ar­te en el MAM­bo; en la Squa­dro Ga­llery; y, aba­jo, el bar del mu­seo MAM­bo; y ju­gan­do a las car­tas en la Os­te­ria del So­le.

co­mo si le hu­bie­ran da­do un pu­ñe­ta­zo en el ple­xo so­lar. Ma­ría Mag­da­le­na, con un gri­to silencioso en su ros­tro, co­rre ha­cia el ca­dá­ver de Je­sús y pa­re­ce a pun­to de arro­jar­se so­bre él. San Juan de la Cruz, ex­tra­ña­men­te có­mi­co, apo­ya tea­tral­men­te su bar­bi­lla so­bre una mano. En su con­jun­to, la es­ce­na es­tá lle­na de ver­dad emo­cio­nal. Di­sec­cio­na la psi­que hu­ma­na exac­ta­men­te igual que hi­zo el tea­tro de anato­mía con el cuer­po hu­mano y lo que aho­ra ha­ce Bo­lo­nia con las per­so­nas que la vi­si­tan: se me­te de­ba­jo de la piel. DÓN­DE DOR­MIR TO­RRE PREN­DI­PAR­TE So­lo pa­ra dos per­so­nas, no tie­ne ni te­le­vi­sión ni wi­fi, co­mo buen re­fu­gio ro­mán­ti­co. Cuan­do lle­gues en­con­tra­rás la me­sa de ro­ble pre­pa­ra­da pa­ra el desa­yuno de la ma­ña­na si­guien­te y el fri­go­rí­fi­co bien abas­te­ci­do, tam­bién con vino. Sír­ve­te tú mis­mo (Piaz­zet­ta Pren­di­par­te, 5; pren­di­par­te.it; HD: des­de 280€). IL CON­VEN­TO DEI FIO­RI DI SE­TA El Con­ven­to de las Flo­res de Se­da es un pe­que­ño y co­que­to ho­tel bou­ti­que ubi­ca­do en una tran­qui­la es­qui­na del sur de la ciu­dad, a un bre­ve pa­seo del cen­tro. Fun­cio­nó co­mo con­ven­to has­ta ha­ce po­co y aún con­ser­va esa at­mós­fe­ra de si­len­cio. Las ha­bi­ta­cio­nes son mi­ni­ma­lis­tas, pe­ro

De izq. a dcha.,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.