Sin­ga­pur

Conde Nast Traveler (Spain) - - DESCUBRIMOS -

Sin­ga­pur me re­cuer­da a mi in­fan­cia, en con­cre­to a un pai pai que me re­ga­ló mi abue­la Pao­la. En el tra­yec­to del ae­ro­puer­to al ho­tel me aso­mo a la ven­ta­ni­lla co­mo una ni­ña pe­que­ña. Ado­ro sen­tir los es­tí­mu­los de los nue­vos lu­ga­res y em­pa­par­me en ellos pa­ra con­ver­tir­los en al­go per­ma­nen­te en mi me­mo­ria. El via­je ha si­do lar­go pe­ro so­lo ten­go un día pa­ra vi­si­tar to­do, así que de­jo las ma­le­tas y me doy un pa­seo por las tien­das y cen­tros co­mer­cia­les de Or­chard Road. Me sor­pren­de lo mo­derno y lim­pio que es to­do, su­pon­go que, apar­te del com­po­nen­te cí­vi­co y edu­ca­cio­nal de sus ha­bi­tan­tes, el he­cho de que no ven­dan chi­cles es, sin du­da, un plus pa­ra fo­men­tar la lim­pie­za del as­fal­to ur­bano. Con su al­ta po­bla­ción chi­na y a po­cos días de su año nue­vo, vi­si­tar Chi­na­town es obli­ga­to­rio. Sa­lien­do de la es­ta­ción, Pa­go­da Street es un au­tén­ti­co her­vi­de­ro de gen­te. Los pues­tos de co­mi­da, dul­ces, al­fom­bras, ro­pa y mil ele­men­tos de­co­ra­ti­vos lle­nan de co­lo­res, olo­res y mú­si­ca el am­bien­te. Lar­gas guir­nal­das de ma­jes­tuo­sos ca­ba­llos y fa­ro­li­llos atra­vie­san las ca­lles crean­do una at­mós­fe­ra má­gi­ca. Con la caí­da del sol, to­do se vuel­ve más be­llo, si cabe, y me que­do ab­sor­ta mi­ran­do a una ni­ña y su abue­lo ju­gar en­tre las co­lum­nas de la fa­cha­da del Budd­ha Tooth Re­lic Tem­ple. Re­co­rrer las ca­lles en es­tos días es al­go es­pec­ta­cu­lar. En Max­well Food Cen­tre es ho­ra pun­ta y to­dos los pues­tos de co­mi­da se en­cuen­tran re­ple­tos. Aun­que por fue­ra no pa­re­ce gran co­sa, es im­pres­cin­di­ble co­mer, aun­que sea una vez, en al­guno de es­tos lla­ma­dos haw­kers. La gen­te se va re­ti­ran­do y, de vuel­ta al ho­tel, pa­so por el tem­plo de Thian Hock Keng y le doy gra­cias a la di­vi­ni­dad Ma­zu pa­ra que me pro­te­ja y me dé suer­te a lo lar­go de es­ta aven­tu­ra asiá­ti­ca. No es mi pri­mer cru­ce­ro, tam­po­co el se­gun­do, ni el ter­ce­ro, nun­ca pue­do evi­tar sen­tir un cos­qui­lleo y una cier­ta emo­ción jus­to an­tes de em­bar­car. En es­ta oca­sión el via­je es in­ten­so, 15 días pa­ra des­cu­brir el Le­jano Orien­te: Hong Kong, Viet­nam, Cam­bo­ya, Tai­lan­dia y Sin­ga­pur. Las si­re­nas nos anun­cian que zar­pa­mos y sal­go a cu­bier­ta. De re­pen­te to­do me tras­la­da men­tal­men­te a un pa­sa­je de la no­ve­la Cru­ce­ro de ve­rano, de Ca­po­te. Me sien­to en uno de los ban­cos y mi­ro la ciu­dad que de­sa­pa­re­ce len­ta­men­te. En el bar­co se res­pi­ra un ai­re de ele­gan­cia y so­lem­ni­dad, lo que si­gue pro­vo­can­do que me cues­te adi­vi­nar en qué épo­ca del año me en­cuen­tro: al­go que me re­sul­ta fas­ci­nan­te. Las cu­bier­tas no son os­ten­to­sas y la ma­de­ra pre­do­mi­na en sue­los y es­truc­tu­ras. La gen­te pa­sea tran­qui­la en­tre las di­fe­ren­tes es­tan­cias co­mo si siem­pre hu­bie­ran per­te­ne­ci­do a ellas, lo que me ha­ce pen­sar que qui­zá sea así (lue­go des­cu­brí que al­gu­nas sí). De fon­do una ban­da ver­sio­na Sing, sing, sing, de Benny Good­man. En la pis­ta una pa­re­ja de más de se­ten­ta años bai­lan co­mo ado­les­cen­tes y me dan ga­nas de aga­rrar del bra­zo a un se­ñor que ten­go al la­do y unir­me a ellos, pe­ro me re­pri­mo y me sien­to en la ba­rra. Pi­do un Kir Ro­yal y pien­so en Grady, en Pe­ter Bell, en el Queen Mary y en el lu­jo de en­con­trar con fa­ci­li­dad una tum­bo­na li­bre en la pis­ci­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.