Tai­lan­dia

Conde Nast Traveler (Spain) - - DESCUBRIMOS -

Nos acer­ca­mos len­ta­men­te a Tai­lan­dia y em­pie­zo a ha­cer mi plan­ning ba­jo el sol. Ten­dre­mos po­cas ho­ras en ca­da ciu­dad, así que pla­ni­fi­car­se bien y sa­ber qué ha­cer es fun­da­men­tal pa­ra apro­ve­char al má­xi­mo las mi­ni­es­tan­cias en ca­da des­tino. Es cier­to que en oca­sio­nes la me­jor op­ción pa­ra el cru­ce­ris­ta es apun­tar­se a las ex­cur­sio­nes or­ga­ni­za­das, pe­ro me pue­de el es­pí­ri­tu aven­tu­re­ro y me arries­go por mi cuen­ta en la pri­me­ra pa­ra­da: Koh Sa­mui. De­ce­nas de tai­lan­de­ses con car­te­les de ta­xis te ase­dia­rán si de­ci­des es­ta op­ción y la ne­go­cia­ción pue­de re­sul­tar lar­ga. Con so­lo seis ho­ras pa­ra re­co­rrer la is­la y que­rien­do ir a va­rios si­tios, 3.000 bahts por to­do me pa­re­ció un pre­cio ra­zo­na­ble, y mi guía, aun­que no ha­bla­ba ni una pa­la­bra de in­glés, era dul­ce y ca­ri­ño­sa. Pa­ra los que nun­ca he­mos vi­si­ta­do Asia, la pri­me­ra vez que te en­cuen­tras fren­te a uno de los mu­chos tem­plos bu­dis­tas de Tai­lan­dia re­sul­ta al­go impresionante. Sen­ta­da en el Big Budd­ha Tem­ple (Wat Ph­ra Yai), fren­te al gran bu­da do­ra­do, un mon­je en­cien­de va­ri­llas de in­cien­so mien­tras otro pa­sea por de­ba­jo de las co­lum­nas to­can­do pe­que­ñas cam­pa­nas, el con­jun­to pa­re­ce un sue­ño. Mi guía de­be de pen­sar que soy al­go ra­ra, pe­ro aun así me son­ríe ca­ri­ño­sa mien­tras va­mos ca­mino a

Bue­na par­te de la po­bla­ción tai­lan­de­sa prac­ti­ca el bu­dis­mo. En el Big Budd­ha Tem­ple (Wat Ph­ra Yai) se al­za el co­lo­sal bu­da do­ra­do, una be­lla ins­pi­ra­ción pa­ra el via­je­ro.

Bang­kok es uno de los im­pres­cin­di­bles de Tai­lan­dia. El Flo­wer Mar­ket con­den­sa la esen­cia del país asiá­ti­co.

Cha­weng Beach. Mu­chos chi­rin­gui­tos, mu­cha ado­les­cen­cia y po­co si­len­cio en es­te pa­raí­so que, se­gu­ra­men­te, lo fue de ver­dad años atrás. A la ma­ña­na si­guien­te des­em­bar­ca­mos muy tem­prano en Laem Cha­bang, con un día y me­dio en tie­rra por de­lan­te. Es­te puer­to es un me­ro trán­si­to, in­dus­trial y bas­tan­te des­an­ge­la­do, que se en­cuen­tra a unas tres ho­ras de Bang­kok y a unos 25 mi­nu­tos de Pat­ta­ya. Al es­tar tan ale­ja­dos de Bang­kok, la ex­cur­sión or­ga­ni­za­da es la más ade­cua­da, no tan­to si ha­ce­mos no­che en Bang­kok. La op­ción más re­co­men­da­ble. Mien­tras en­tra­mos por las atas­ca­das ca­lles del cen­tro de la ciu­dad, no pue­do pa­rar de mi­rar­lo to­do, es­tá lleno de pues­tos am­bu­lan­tes, mi­les de motos, tem­plos, edi­fi­cios im­po­si­bles y ca­bles. Un caos ab­so­lu­ta­men­te hip­nó­ti­co. Sin ba­jar del au­to­bús, pa­sea­mos por Chi­na­town has­ta lle­gar a un anár­qui­co mercado de flo­res. Aquí nues­tra guía, con un gran car­tel ver­de con el nú­me­ro sie­te, nos reúne a to­dos y nos ad­vier­te de los pe­li­gros de se­pa­rar­se de ella. Mu­cha gen­te y de­ma­sia­dos im­pul­sos sen­so­ria­les: tar­da­ré en acos­tum­brar­me. Si sois ami­gos de la fru­ta,

os re­co­mien­do que pro­béis la pa­pa­ya, el man­go o cual­quier otra de los pues­tos am­bu­lan­tes del mercado, el sa­bor de esas pie­zas es de otro mun­do, los ma­ti­ces y el dul­zor de los azú­ca­res son me­mo­ra­bles. Vi­si­tar el Ro­yal Pa­la­ce es obli­ga­to­rio y una ex­pe- rien­cia increíble, creo que si vol­vie­ra mil ve­ces nun­ca de­ja­ría de emo­cio­nar­me. Aun­que ha­bía bas­tan­te gen­te, no me sen­tí ago­bia­da y pu­de pa­sear tran­qui­la por los di­fe­ren­tes rin­co­nes. Ca­da fi­gu­ra, pie­dra o co­lum­na son de una be­lle­za ine­na­rra­ble. Sen­tar­se y acom­pa­ñar a los mon­jes en el tem­plo del Bu­da de Es­me­ral­da (Wat Ph­ra Kaew) y es­cu­char sus cán­ti­cos y ora­cio­nes re­sul­ta má­gi­co. Qui­zá de­bía de ha­ber pa­sa­do tam­bién la no­che en Bang­kok pa­ra te­ner más tiem­po en la ciu­dad y co­no­cer su vi­da noc­tur­na en lu­gar de ir a Pat­ta­ya. La sui­te Ve­ra­dah del Vo­len­dam dis­po­ne de ca­ma

una ba­ñe­ra con hi­dro­ma­sa­je y du­cha, una sa­la de es­tar, te­rra­za pri­va­da y ven­ta­nas pa­no­rá­mi­cas que mi­ran a la in­men­si­dad de los ma­res del Sud­es­te Asiá­ti­co.

RE­LI­QUIAS DO­RA­DAS

LA CA­PI­TAL NA­VE­GAR POR LOS SUE­ÑOS

queen si­ze,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.