EN EL HO­TEL & RES­TAU­RAN­TE GAR­ZÓN, DE UN JO­VEN EQUI­PO DE CO­CI­NA CON­JU­GA LA PA­RRI­LLA TRA­DI­CIO­NAL CON TÉC­NI­CAS DEL SI­GLO XXI

Conde Nast Traveler (Spain) - - NOVIEMBRE -

ma­pa es­tá si­tua­do ya que no es ra­ro en­con­trar­se apar­ca­dos fren­te al lo­cal (en esa pla­za del pue­blo que te trans­por­ta­rá al le­jano oes­te por su as­pec­to de­sér­ti­co) va­rios co­ches de lu­jo que han lle­ga­do des­de Pun­ta del Es­te o Jo­sé Ig­na­cio, ya sea pa­ra co­mer o pa­ra, ade­más, hospedarse en al­gu­na de las cin­co ex­clu­si­vas ha­bi­ta­cio­nes del ho­tel del mis­mo nom­bre.

Tras la or­gía de sa­bo­res, cru­zo al otro la­do de la pla­za pa­ra des­cu­brir el nue­vo lo­cal de Agro­land, com­pa­ñía que un día so­ñó con crear una pe­que­ña Tos­ca­na en Uru­guay y que hoy po­see más de 4.300 hec­tá­reas de­di­ca­das a la pro­duc­ción, en­tre otras de­li­ca­tes­sen, de vino y acei­te de oli­va vir­gen de pri­me­ra. Se tra­ta de una ca­fe­te­ría –con de­co­ra­ción de col­ma­do an­ti­guo muy acor­de con el entorno– en la que es po­si­ble de­gus­tar o com­prar cual­quie­ra de sus pro­duc­tos. Tam­bién cuen­ta con otro lo­cal anexo lla­ma­do La Pa­na­de­ría de la Ma­ma, don­de los pa­nes y dul­ces se ela­bo­ran ar­te­sa­nal­men­te con in­gre­dien­tes de la zo­na y acei­te de oli­va vir­gen.

Una chi­ca muy ama­ble me in­for­ma so­bre las di­fe­ren­tes ex­pe­rien­cias que ofre­cen en la zo­na, des­de vue­lo en glo­bo has­ta ru­tas en bi­ci­cle­ta, pa­san­do por un píc­nic en­tre oli­vos. Yo me de­can­to por acer­car­me a co­no­cer la plan­ta bou­ti­que de ela­bo­ra­ción de acei­te de oli­va ex­tra vir­gen Co­li­nas de Gar­zón, una vi­si­ta que in­clu­ye de­gus­ta­ción de acei­te de oli­va y un al­muer­zo, así co­mo un en­can­ta­dor re­co­rri­do en el ca­rro de un trac­tor por los te­rre­nos. Tras atra­ve­sar la zo­na de los oli­vos y de los al­men­dros, me mues­tran tam­bién las vi­ñas y la me­ga­bo­de­ga de 11.500 m2 que es­tán cons­tru­yen­do en lo al­to de una mon­ta­ña. En ella se­gui­rán ela­bo­ran­do sus un­tuo­sos y afru­ta­dos blan­cos y sus ro­bus­tos, tos­ta­dos y ama­de­ra­dos tin­tos, pe­ro uti­li­zan­do un 40% me­nos de ener­gía gra­cias en Pun­ta del Es­te. Pe­ro no en la Pun­ta del Es­te de la gi­gan­tes­ca es­cul­tu­ra de una mano que emer­ge de la are­na y don­de hay cien­tos de per­so­nas es­pe­ran­do su turno pa­ra ha­cer­se un sel­fie, sino en esa Pun­ta del Es­te apar­ta­da y ex­clu­si­va del Fa­sano Las Pie­dras. Es­te ho­tel ofre­ce a sus clien­tes de lu­jo: bun­ga­lós de hor­mi­gón de es­té­ti­ca con­tem­po­rá­nea dis­per­sos en me­dio de la na­tu­ra­le­za más rús­ti­ca, pis­ci­na cli­ma­ti­za­da en­tre pie­dras, cen­tro ecues­tre, spa y un res­tau­ran­te si­tua­do en el pun­to más al­to de la par­ce­la don­de la co­mi­da es­tá a la al­tu­ra de las vis­tas.

Tam­po­co se ha de pa­sar de lar­go, en Pun­ta del Es­te, el Mu­seo Ta­ller de Ca­sa­pue­blo. Obra del ar­tis­ta Car­los Páez Vi­la­ró, es­te re­fe­ren­te de ar­qui­tec­tu­ra mo­de­la­da me re­cuer­da a un pe­que­ño e idí­li­co pue­blo grie­go por su blan­co en­ca­la­do y su es­truc­tu­ra en­ca­ra­ma­da a los acan­ti­la­dos ro­co­sos de Pun­ta Ba­lle­na. Aquí se ex­hi­be gran par­te de su pro­lí­fi­ca obra, cu­yo uso acer­ta­do y ex­ce­si­vo del co­lor nos ha­ce en­ten­der me­jor una fra­se que el uru­gua­yo le de­di­có a las di­fe­ren­tes to­na­li­da­des: “Veo el pres­ti­gio en un gris azu­la­do, la aris­to­cra­cia en un vio­le­ta, la po­bre­za en un ocre pá­li­do, la es­tri­den­cia en un co­lo­ra­do fue­go, la nos­tal­gia en un azul co­lo­nial. Veo en el blan­co la an­sie­dad de ser co­lor, y en el ne­gro la os­cu­ri­dad. En el ama­ri­llo el ala­ri­do, en el rosado el ama­ne­cer del amor, en el ver­de la vi­da”. Con tan­ta vi­si­ta se me ha he­cho un po­co tar­de, pe­ro no im­por­ta, ya que con­du­cien­do por la ru­ta 10 to­do es­tá a ti­ro de pie­dra. Ade­más, en Jo­sé Ig­na­cio me espera una de las ‘ca­ba­ñas’ de pla­ya del nue­vo Bahía Vik. Es­tan­cias que de ca­ba­ñas tie­nen po­co, ya que aquí la van­guar­dia y el ar­te es­tán pre­sen­tes tan­to en la de­co-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.