Acam­pa­da con vis­tas

Conde Nast Traveler (Spain) - - MUNDO TRAVELER -

Nos aden­tra­mos en un be­llí­si­mo pa­ra­je lu­nar de Etio­pía, país ele­gi­do me­jor des­tino tu­rís­ti­co de 2015 por el Eu­ro­pean Coun­cil on Tou­rism and Tra­de.

Des­cu­bre por qué ama­mos el Da­na­kil, en el orien­te etío­pe.

La gran es­cri­to­ra de via­jes Der­vla Murphy so­lía de­cir que Etio­pía le dio la opor­tu­ni­dad de vi­vir en si­glos di­fe­ren­tes al mis­mo tiem­po. En el Da­na­kil, la gran de­pre­sión de­sér­ti­ca que se ex­tien­de en el orien­te del país, uno sien­te que po­dría en­con­trar­se en el si­glo I, in­clu­so en el pri­mer día de la exis­ten­cia, an­tes de que Dios pa­sa­ra por allí a re­lle­nar los es­pa­cios va­cíos con pe­que­ños de­ta­lles co­mo co­li­nas, ve­ge­ta­ción y ríos. Los pai­sa­jes son es­que­lé­ti­cos, ele­men­ta­les, emo­cio­nan­tes y vas­tos. Sus ha­bi­tan­tes, los dis­tan­tes hom­bres y mu­je­res de la tri­bu afar, vi­ven en tien­das he­chas con piel de ca­bra que pa­re­cen

pe­que­ños bar­cos da­dos la vuel­ta y con­tro­lan el co­mer­cio de sal que ha trans­cu­rri­do por es­te lu­gar des­de el prin­ci­pio de los tiem­pos. Es­te es el pun­to más sep­ten­trio­nal del Gran Va­lle del Rift de Etio­pía, don­de las cor­te­zas te­rres­tres se se­pa­ran. En las an­ti­guas cal­de­ras el de­sier­to se con­vier­te en un ca­lei­dos­co­pio de mi­ne­ra­les de co­lo­res, fi­su­ras y fís­tu­las, fuen­tes ter­ma­les y géi­se­res, bur­bu­jas y es­fuer­zos. En la dis­tan­cia se ele­va un vol­cán cu­yo la­go de la­va es una es­pec­ta­cu­lar cal­de­ra de es­tre­pi­to­so fue­go. Apro­xi­ma­da­men­te a una ho­ra de ese es­pec­tácu­lo se en­cuen­tra Aba­ca, el pri­mer cam­pa­men­to de es­te ca­li­bre en es­ta par­te del mun­do. Con la luz del ano­che­cer, pa­re­ce irreal co­mo

un mi­la­gro, ofre­cien­do pla­ce­res sen­ci­llos en un es­pa­cio re­mo­to: inodo­ros con cis­ter­na y du­chas sur­ti­dos por cu­bos de agua, vino a bue­na tem­pe­ra­tu­ra y ex­qui­si­tas ce­nas a ba­se de pes­ca­dos a la bra­sa y en­sa­la­das, có­mo­das ca­mas que se sa­can al ex­te­rior pa­ra dor­mir ba­jo un edre­dón de es­tre­llas. Y por la ma­ña­na, al des­per­tar, ca­ra­va­nas de ca­me­llos pa­san por de­lan­te, si­len­cio­sas, aca­rrean­do so­bre sus gran­des pe­zu­ñas mu­lli­dos blo­ques de sal ha­cia las Tie­rras Al­tas, a la ci­vi­li­za­ción, en una ru­ta que en su día con­tri­bu­yó a la for­tu­na de la rei­na de Sa­ba. Por Stan­ley Ste­wart.

ÁFRI­CA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.