CUA­DERNO DE VIAJE

Conde Nast Traveler (Spain) - - DESCUBRIMOS -

Ade­más, guar­da dos im­por­tan­tes mu­seos: el Mu­seo Ar­queo­ló­gi­co, y el Mu­seo Bi­zan­tino, am­bos re­ple­tos de te­so­ros ar­queo­ló­gi­cos.

Con­vie­ne ha­cer una pa­ra­da en Tour­si, el cas­co an­ti­guo, com­prar en el mer­ca­do, ad­mi­rar la mag­ní­fi­ca vi­lla ro­ma­na co­no­ci­da co­mo la Ca­sa de Me­nan­dro, y pa­sear por la mez­qui­ta Ge­ni Tsa­mi.

Mi­ti­le­ne es un pue­blo ani­ma­do, rui­do­so, lleno de res­tau­ran­tes don­de se al­ter­nan los sa­bo­res grie­gos y tur­cos. Des­de aquí, y en co­che, es fá­cil des­pla­zar­se a otros lu­ga­res de la is­la. La ru­ta es­cé­ni­ca, con sus im­pre­sio­nan­tes vis­tas de la cos­ta o el in­te­rior sal­va­je y des­co­no­ci­do ser­pen­tean­do por ca­rre­te­ras de mon­ta­ña que nos lle­van has­ta la bahía de Ka­llo­ni, es uno de los pai­sa­jes más bo­ni­tos de Les­bos. Sus aguas trans­pa­ren­tes y sus pla­yas de­sier­tas son el des­tino pre­fe­ri­do de los bird­wat­chers, los ob­ser­va­do­res de aves, y el lu­gar per­fec­to pa­ra los que ado­ran los pa­seos sin cru­zar­se con ca­si na­die. Des­de el pe­que­ño puer­to par­ten las bar­cas de co­lo­res que fae­nan ca­da tar­de pa­ra pes­car la sar­di­na. Hay pe­que­ñas ta­ber­nas pa­ra be­ber ou­zo, el tra­di­cio­nal li­cor dul­ce, pa­ra co­mer pes­ca­do fres­co o dis­fru­tar bus­can­do en las tien­das de la pla­za pe­que­ños te­so­ros de la ar­te­sa­nía lo­cal. Cer­ca de Ka­llo­ni se al­za uno de los más be­llos mo­nas­te­rios grie­gos, Li­mo­nos. A su la­do, Agia Pa­ras­ke­vi, un pue­blo sin­gu­lar cer­ca del tem­plo de Apo­lo. Y con­ti­nuan­do ha­cia el nor­te lle­ga­mos a Pe­tra, si­tua­da so­bre un acan­ti­la­do que per­mi­te ver con cla­ri­dad la fran­ja azul de la cos­ta tur­ca. En Pe­tra es fa­mo­so Lou­tra Ef­ta­lous, un spa con tra­ta­mien­tos ter­ma­les de pro­ba­da efi­ca­cia.

Lle­ga­mos a Moly­vos. Pin­to­res­co, con su laberinto de ca­lle­jue­las que des­cu­bren ca­sas an­ti­guas con puer­tas de co­lo­res, y al fi­nal, un cas­ti­llo. “Moly­vos siem­pre ha si­do el or­gu­llo de Les­bos, sus ha­bi­tan­tes son gen­te ca­lla­da y or­gu­llo­sa”, di­ce Tom Fi­la­kou­ris, un pes­ca­dor que na­ció aquí y es uno de los sa­bios del pue­blo. “Tam­bién es el puer­to al que lle­gan la ma­yo­ría de los mi­gran­tes, ya que mu­chas de las or­ga­ni­za­cio­nes de vo­lun­ta­rios, co­mo Mé­di­cos sin Fron­te­ras y la es­pa­ño­la Proac­ti­va Open Arms, tie­nen aquí sus En Mi­ti­le­ne, el ho­tel Pyr­gos (Eleft­he­riou Ve­ni­ze­liu, 49), un pa­la­cio de 1916 con mue­bles de épo­ca. Theo­fi­lous Pa­ra­di­se (Skra, 7), ho­tel bou­ti­que a 300 me­tros de la pla­ya de Ts­ma­kia. Ka­lo­ni Vi­lla­ge Ho­li­day Hou­ses, en el gol­fo de Ka­llo­ni, per­fec­to pa­ra va­ca­cio­nes en fa­mi­lia. En Moly­vos, el Sun­ri­se Re­sort Ho­tel, con tres pis­ci­nas y una te­rra­za di­vi­na. En Si­grion, To­wer Hou­se Kom­ni­nos (Fa­ne­ro­me­nis, 8), con pues­tas de sol es­pec­ta­cu­la­res.

En Si­gri, Cue­va de Oro, las me­jo­res so­pas de pes­ca­do de la is­la. En Mi­ti­le­ne, obli­ga­to­rio el res­tau­ran­te An­to­nis Ou­ze­ri. En la ca­pi­tal se co­me al ai­re li­bre en Kaln­te­ri­mi, con su de­li­cio­sa se­lec­ción de dul­ces a ba­se de miel y al­men­dras. Las ta­ber­nas The Oc­to­pus y The Cap­tain´s Ta­ble, fa­mo­sa por­que sus due­ños, lo aus­tra­lia­nos McRos­ties, fue­ron los pri­me­ros en dar ayu­da a los re­fu­gia­dos crean­do la aso­cia­ción Star­fish.

De iz­da. a dcha., de arri­ba aba­jo, pa­tio del mo­nas­te­rio Yp­si­lon; pis­ci­na del Sun­ri­se Re­sort Ho­tel; bar­cas de pes­ca en el puer­to de Mi­ti­le­ne, la ca­pi­tal de la is­la; y la fa­cha­da del his­tó­ri­co ho­tel bou­ti­que Pyr­gos, tam­bién en Mi­ti­le­ne.

bar­cos de sal­va­men­to. No­so­tros no te­ne­mos mie­do de los mi­gran­tes, nun­ca lo he­mos te­ni­do: a es­ta is­la han lle­ga­do per­so­nas des­de ha­ce si­glos, siem­pre des­de Asia. No de es­ta ma­ne­ra ni tan­ta gen­te, pe­ro, ¿qué de­be­ría­mos ha­cer, ce­rrar­les las puer­tas de nues­tros ho­ga­res?”. Aquí las puer­tas es­tán siem­pre abier­tas, en el puer­to de­por­ti­vo, con res­tau­ran­tes don­de el pes­ca­do fres­co lle­ga to­dos los días, y con un desfile de vo­lun­ta­rios que vie­nen de to­das par­tes del mun­do, in­clu­so des­de la le­ja­na Aus­tra­lia. Moly­vos y las cer­ca­nas pla­yas de Ska­la Si­ka­mi­nias, an­tes acos­tum­bra­dos a la tran­qui­li­dad del tu­ris­mo de ve­rano, se han con­ver­ti­do en ba­be­les don­de se ha­blan mu­chos idio­mas.

Ch­ris­tos Ka­ra­geo­geor­giu, pro­pie­ta­rio del Ca­fe Traverso, nos di­ce: “Me gus­ta­ría que los via­je­ros tu­vie­ran en cuen­ta que Les­bos es una is­la de va­lor y no de pér­di­da. La be­lle­za, co­mo ves, se ha man­te­ni­do: la luz, el mar, los pue­blos, son los mis­mos de siem­pre. El úni­co cam­bio es que aquí, en es­te mo­men­to, Eu­ro­pa es­tá sien­do tes­ti­go de un ca­pí­tu­lo im­por­tan­te de su his­to­ria”.

La poe­sía, que en es­ta is­la tu­vo uno de los ma­yo­res en­cla­ves en la An­ti­güe­dad, no pue­de ser más evi­den­te en es­te atar­de­cer ro­jo. Ca­si nos pa­re­ce es­tar es­cu­chan­do los ver­sos de Al­ceo de Mi­ti­le­ne, el poe­ta de Les­bos que, ha­ce si­glos, di­jo: “Aho­ra hay que be­ber”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.