Bang­kok, fá­bri­ca de son­ri­sas

Conde Nast Traveler (Spain) - - EXPLORERS -

Ca­na­lla y so­fis­ti­ca­da, fu­tu­ris­ta y tra­di­cio­nal, caó­ti­ca y gour­met, la ca­pi­tal de Tai­lan­dia es un ca­lei­dos­co­pio de so­ni­dos, aro­mas y sen­sa­cio­nes.

Tai­lan­dia es el país de las son­ri­sas. Tan­to es así que uno lle­ga a pen­sar que aquí las in­ven­ta­ron y las ex­por­ta­ron al res­to del mun­do. In­me­jo­ra­bles an­fi­trio­nes, los tai­lan­de­ses son­ríen de co­ra­zón. El mé­ri­to, ade­más, es do­ble, ya que du­ran­te to­do el año li­dian con un tre­men­do ca­lor hú­me­do, el cual, en con­tra de lo que uno pue­da su­po­ner, no des­cien­de con la caí­da del sol. QUÉ HA­CER En Bang­kok, su ca­pi­tal, es im­pres­cin­di­ble ha­cer un re­co­rri­do por sus prin­ci­pa­les tem­plos. El Wat Pho (Maha­rat Road, dis­tri­to de Ph­ra Nak­hon; abre a dia­rio de 8.30 a 18.00h) es co­no­ci­do por su gi­gan­tes-

una de las pis­ci­nas del Man­da­rin Orien­tal y el em­bar­ca­de­ro del ho­tel Man­da­rin Orien­tal. De­re­cha, en­tra­da al Wat Pho, el tem­plo del Bu­da re­cli­na­do.

co Bu­da re­cli­na­do y por ser la se­de de la es­cue­la de masajes thai. El Wat Arun, el Tem­plo del Ama­ne­cer (158 Wang Doem Rd.; dia­rio de 8.30 a 17.30h), es una fo­to­gé­ni­ca pa­go­da a ori­llas del río Chao Ph­ra­ya. Y en el Pa­la­cio Real (Na Ph­ra Lan Road, dis­tri­to de Ph­ra Nak­hon; dia­rio de 8.30 a 15.30h), an­ti­gua re­si­den­cia de los mo­nar­cas, se en­cuen­tra el tem­plo más sa­gra­do pa­ra los bu­dis­tas del país, el Wat Ph­ra Kaew, que con­tie­ne el ve­ne­ra­dí­si­mo (pe­se a su ta­ma­ño: so­lo 45 cm) Bu­da es­me­ral­da. Ten en cuen­ta que a los tem­plos no se pue­de ac­ce­der con las pier­nas y los bra­zos al ai­re, así que con­vie­ne lle­var a mano un sa­ri –sa­rong pa­ra los hom­bres– o un pa­reo, y un par de cal­ce­ti­nes pa­ra los más es­cru­pu­lo­sos, ya que hay que qui­tar­se los za­pa­tos an­tes de en­trar en cier­tos re­cin­tos. QUÉ CO­MER El pad thai es el pla­to más tí­pi­co del país. Es­tá he­cho a ba­se de ta­lla­ri­nes de arroz sal­tea­dos al wok con hue­vo, gam­bas, a ve­ces po­llo, bro­tes de so­ja, to­fu, sal­sa de pes­ca­do, ta­ma­rin­do, pi­mien­to ro­jo y pue­rros chi­nos. Se ter­mi­na con ca­cahue­tes mo­li­dos, ci­lan­tro y li­ma. Aun­que lo sir­ven pi­can­te, yo siem­pre pi­do un ex­tra de chi­li pa­ra con­se­guir un sa­bor úni­co. Y pa­ra con­tra­rres­tar el ca­lor, na­da me­jor que una de las cer­ve­zas lo­ca­les: mi pre­fe­ri­da es Sing­ha, aun­que Ti­ger y Chang son tam­bién ex­ce­len­tes op­cio­nes. DE SHOP­PING El MBK Cen­ter (444 Pha­yat­hai Rd., Pat­hum­wan; mbk-cen­ter.co.th) es el cen­tro co­mer­cial más gran­de de Bang­kok y en él po­drás en­con­trar, li­te­ral­men­te, de to­do: mo­da, ho­gar, elec­tró­ni­ca, be­lle­za... y un fa­mo­so food court, una zo­na gas­tro­nó­mi­ca, en la sex­ta plan­ta. Y to­do con ai­re acon­di­cio­na­do po­ten­te. Otra bue­na di­rec­ción es Asia­ti­que The Ri­ver­front (2194 Cha­roen Krung Rd., Wat Ph­ra­ya Krai; thaia­sia­ti­que.com), aun­que al ser al ai­re li­bre, jun­to al río, es me­jor ir de no­che. El re­ga­teo si­gue sien­do un clá­si­co pe­ro ya no se ob­tie­nen des­cuen­tos tan ge­ne­ro­sos co­mo an­tes.

Arri­ba,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.